Todas las entradas de: admin

Las razones del título de Boca

En un campeonato irregular, deslucido y con pocas atracciones, el Campeonato que de modo indiscutible ganó Boca Juniors , se sostuvo en 5 pilares fundamentales:

1) La solidez defensiva:  Se construyó a partir de la magnífica tarea de Agustín Orión, quien se mostró sólido, serio y aplomado, muy lejos de aquella versión  a veces exaltada que mostraba en San Lorenzo de Almagro. De aquel arquero que siempre parecía nervioso, que discutía con adversarios (Falcao a la cabeza) y compañeros, a esta versión moderna más aplomada, respetando el liderazgo de Riquelme (como lo había hecho con Verón en Estudiantes) Un jugador más obediente y menos rebelde.

También en este punto hay que ubicar la recuperación del “Flaco” Schiavi y quien regresó al club de la ribera para poner órden en la defensa y volver a gozar de ciertas licencias para golpear sin ser apercibido. Así mismo fue un acierto del entrenador la ubicación de Roncaglia como lateral y la organización general de la línea de fondo

2) El medio campo: Valioso aporte de los nuevos del conjunto. Somoza se convirtió en el eje central, quizás el jugador más regular del equipo. Rivero fue de menor a mayor, un caso muy similar al de Orión, pues dejó en el olvido el jugador problemático que conoció San Lorenzo de Almagro, donde las discusiones por premios, entredichos con entrenadores y juegos nocturnos de cartas eran noticia diaria. Ni las múltiples ovaciones que durante cinco años le prodigó el pueblo sanlorencista hicieron modificar su conducta. Sí lo pudo hacer el liderazgo de Riquelme. Muy rápido se puso bajo sus órdenes y se transformó en un volante derecho muy importante. Ervitti también desechó la propuesta azulgrana y las ganas de la gente de Banfield de que continúe en el club del sur. Tenía dos ofertas muy claras, pero eligió Boca, porque allí estaba Falcioni, el técnico que tiene una gran influencia en su carrera (¿Se habrá olvidado de Ruggeri o de Manuel Pellegrini?). Chavez fue un lujo en las definiciones y Riquelme aportó más desde su mágica aureola que desde  el campo de juego.

3) La fuerza del ataque: Aquí el aporte estuvo repartido, pero todos fueron importantes: Viatri hasta su lesión, Blandi con goles claves, Mouche por su velocidad y su habilidad, y Cvitanich por la entrega y el sacrificio que siempre volcó hacia el equipo.

No hubo un goleador indiscutido como en la época de Palermo, pero todos aportaron su granito de arena

4) La mano de Falcioni: Y podríamos agregar que por haber sido arquero, Julio César aportó dos manos. Todo lo dicho hasta ahora en los puntos anteriores tiene que ver con el trabajo del entrenador: La solidez defensiva, que remite tanto a su tarea en el Banfield campeón 2009; la dinámica del mediocampo; la entrega de los delanteros…Un equipo que tiene el sello del técnico, tal como lo había mostardo en Olimpo, Banfield y ahora. Vale decir que también lo intentó en Independiente, pero allí la suerte no lo acompañó. Esta vez contó con la paciencia de los dirigentes…

5) El aporte de dirigentes e hinchas: Y aquí se une con lo dicho anteriormente: El respaldo de los dirigentes al técnico, aún cuando en la ¡segunda fecha! se hablaba de la posibilidad de un cambio. Pasó la tormenta, y el equipo se encaminó al título.

El tiempo les dio la razón…

 

Hernán O’Donnell

 

El fin de año del seleccionado

El triunfo ante Colombia trajo paz y tranquilidad. La selección argentina logró tres puntos fundamentales, para crecer en la tabla, para ubicarse en una mejor posición y aventar algún fantasma que podía crecer en una eliminatoria que había comenzado con algunos sobresaltos.

VLUU L200  / Samsung L200La caída en Venezuela, histórica por ser la primera, trajo algún dolor de cabeza al trabajo de Sabella, que parecía concatenarse al de Sergio Batista en cuánto a resultados inesperados y cierta irregualridad. Le ocurrió a “Checho” en el empate frío de La Plata frente a Bolivia, los silbidos de Santa Fe y la eliminación temprana en cuartos de final de la Copa América.

Algo similar le tocó vivir a Alejandro Sabella en su comienzo: Gran victoria ante Chile, la caída inmediata ante Venezuela y un empate en River frente a Bolivia que llenó al pueblo futbolero de preocupación.

No aparecía el equipo ni los resultados. La irregularidad se repetía como en el ciclo anterior. En verdad, como en los últimos tiempos.

Sin embargo, en Colombia llegaron algunas certezas: el carácter del equipo para revertir la situación; una dupla central expeditiva (Fernández -Desábato), amén del buen trabajo de Burdisso; la aparición de Messi, la confirmación de la enorme jerarquía de Gonzalo Higuaín y la potencia de Sergio Aguero.

Son algunos datos que empiezan a escribirse en la libreta de apuntes. Termina una temporada complicada e importante para un futuro que avecina muchas competencias, amén de los pasos más trascendentales para llegar a la Copa Mundial de Brasil 2014.

Se aproxima un año clave para Argentina. Y, antes de que termine éste, ya hay que poner manos a la obra.

 

Hernán O’Donnell

 

 

El año que viene, a la misma hora

Conmueve ver las lágrimas que caen por esas mejillas y destiñen el celeste y blanco que un rato antes maquillaban las sonrisas esperanzadas.

Duele ver como se le esfuma la ilusíon a miles que se subieron a la empresa aún cuando parecía imposible: vencer, en su casa, a España, el mejor equipo de Copa Davis en lo que va del milenio. Sus 5 títulos lo corroboran.

VLUU L200  / Samsung L200Apena el alma la tristeza de los argentinos por otra Copa Davis perdida. Y quien no entienda como se puede estar triste por una simple derrota deportiva, no entiende nada de la tristeza…

El tenis argentino tiene una nueva chance. Casi inmediata. Como en la vieja y recordada película, el año que viene a la misma hora.

Un sorteo favorable, donde la mayor complicación será en la primera ronda: Alemania de visitante. Será un partido más duro de lo imaginado; habrá que tomarlo casi como una final, pues una derrota implicará jugar el repechaje por la permanencia en el grupo Mundial. Algo así como la famosa “Promoción”.

Habrá que conformar un equipo sólido. Unido, para que no nos devoren los de afuera. Será el primer paso, porque si logramos formar la verdadera selección argentina de tenis, empezaremos con un punto a favor. Sólo de nosotros depende. Y no es tan difícil. Podemos hacerlo. Hagamosló, para que se mantenga en todos los amantes del tenis el sueño vivo de, alguna vez, ganar la Copa Davis…

VLUU L200  / Samsung L200

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Sevilla, España)

Gracias, muchachos, por todo lo que hicieron

Imposible no comenzar por el reconocimiento y la gratitud a un grupo de tenistas que realizó el mayor esfuerzo, ante el mejor rival posible, de visitantes.  Se sabía que la empresa iba a resultar muy difícil. España era el amplio favorito y cumplió con todos los pronósticos. Quizás la caída de Juan Martín el viernes ante Ferrer marcó el rumbo definitivo de la serie. Porque se sabía que los puntos de Nadal y el último de Ferrer serían muy complicados.

Sin embargo, la tarde del domingo encendió una ilusión que se mantuvo durante más de 4 horas.

Juan Martín Del Potro entendió lo que se jugaba. El respaldo enorme de un público que no paró nunca de alentar le mostró que el camino era luchar y jugar. Y lo hizo. Salió muy concentrado y logró ganar el primer set. A pesar de lo que reflejaba el marcador, el 6-1 era más ajustado que lo imaginado.

VLUU L200  / Samsung L200Y el sueño se prolongó en el comienzo del segundo set. Pero después llegó la realidad. Nadal encendió los motores y se volvió una dura máquina de jugar. Y ganó. De modo incuestionable. Y la última esperanza se fue en el Estadio de La Cartuja, en esta hermosa Sevilla que vio a la Argentina perder otra final…

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Sevilla, España)

Del Potro estuvo cerca…Argentina está lejos

En el cuarto set, parecía que la apuesta  argentina iba a dar resultado. Que lo tan meneado y conversado (el punto de Del Potro a Ferrer) se iba a producir. Estuvo muy cerca en el cuarto set, cuando empezaba tras haber estado 2 sets a 1 a su favor y con una chance de break. Iban 3-3 y el español sacaba 0-30; estaba a dos puntos de ponerse 4-3, con su saque para volcar el partido a su favor. Pero no pudo.

VLUU L200  / Samsung L200Antes, un comienzo dubitativo y con un Ferrer con todas las luces. El español tomó muy rápido las riendas del juego, en el que se basó en un formidable saque (tuvo un altísimo porcentaje de primeros servicios) y un preciso drive. Allí, Del Potro no encontraba respuestas, errático y apresurado.

El segundo set fue un poco más equilibrado; el desenlace llegó con el tie-break y el aliento muy fuerte del público argentino. Ganó ese desempate 7 a 2 y el partido cobró otro rumbo.

Casi sin darse cuenta, el tandilense llegó al 6-3 del tercer set. Parecía más entero desde lo físico, y un poco más metido en el partido. Pero, Ferrer no se entregó. Logró revertir esa desventaja que lo encontró en la mitad del cuarto game.  Y la historia se volcó a su favor.

Ya no hubo muchas más chances, porque tras ganar la cuarta manga por 6-4, el quinto set lo esperó al español con gratísimas novedades: retomó su forma física, continuó con un servicio tremendo y Del Potro volvió a errar. En casi un abrir y cerrar de ojos, el partido se puso 5-1 a favor del español.  Un poco de ímpetu del visitante y algunos errores del local le permitieron llegar a un expectante 5-3 que se diluyó enseguida…

Las lágrimas de Del Potro conmovieron a tantos compatriotas que alentaron sin descanso, y mantuvieron viva la ilusión. No todo está perdido, pero luego de que Del Potro estuviera tan cerca no caben dudas que la Argentina, ahora, quedó muy lejos.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado especial a Sevilla, España)

 

 

Nadal, una maravilla

La ilusión, o la utopía, mejor dicho, se derrumbó en muy pocos instantes.  Apenas un par de games, y ya se descubrió el rumbo del juego y el resultado. El esfuerzo y las ganas de Mónaco fueron encomiables, pero a poco de quedar 1-1 en el primer set, una serie de golpes del mejor jugador del mundo en tierra batida, mostraban que la diferencia entre ambos se iba a reflejar en la tarde de Sevilla.

VLUU L200  / Samsung L200Un estadio colmado, con gente por doquier en la que sobresalía un buen número de argentinos , que cantos y banderas encendían la esperanza.

Pero, estaba  dicho, esos golpes de Nadal, una devolución de smash, de revés y tranquilo, mostraba la confianza del español. No se vio nunca apremiado por “Pico”. En ningún momento se comprometió el partido. Fue un dominio a voluntad, de principio a fin. Cada punto podía durar dos, tres, cuatro o cinco peloteos. Al final, siempre ganaba el mismo. Cualquier variante finalizaba del mismo modo: Tiros cruzados, cortos, largos, paralelos…siempre la moneda caía para el lado del local.

Intentó el argentino abrirlo con su servicio y luego cruzarle el tiro…Tampoco alcanzaba. Nadal devolvía todo. Llegaba a todas. Una clase de tenis, un dominio absoluto, un trabajo a fondo con el cual también demostró un enorme respeto por su amigo-rival. En el deporte, la mejor forma de respetar al adversario es jugarle con toda seriedad y a ganar por el máximo posible. Nadal Lo hizo.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Sevilla, España)

Argentina, a la hora de la verdad

“Esto es un deporte. Se puede ganar, se puede perder. Pero mañana, en la cancha, vamos a dejar todo por lograr los puntos” afirmó Juan Mónaco.
“Tengo que jugar mi mejor tenis y aprovechar las chances. Somos conscientes de que podemos hacer historia”, sentenció Del Potro.
“Estoy orgulloso de mis jugadores” confesó el capitán Vázquez.

Argentina cerró filas. El seleccionado nacional de tenis ya dijo, fuera de la cancha, todo lo que tenía que decir. Más allá de las palabras, el sentimiento es general: Dejar todo en la cancha, jugar por la gloria y por un lugar en la historia grande del deporte. España es el gran favorito y por eso un triunfo visitante sería un hito como alguna vez fue “El Maracanazo”, aquel triunfo de Uruguay sobre Brasil en Río de janeiro, en el último partido del Mundial de Fútbol de 1950. O la victoria de Cassius Clay ante Sonny Liston, por el título Mundial de los Pesos Pesados, cuando nadie auguraba una victoria de Clay, ante el enorme poderío que, hasta entonces, había mostrado Liston. O como tantos otros “batacazos”de la historia deportiva.

Argentina va tras eso, entonces. A dar el golpe, a torcer lo que parece un rumbo definido. A cambiar el destino que muchos le auguran al match. A doblegar la casi cantada victoria española. Y esto es tan así, que por aquí ya nadie cree en otra cosa que no sea un festejo rojo, a pura furia. Algunos lo anticipan para el sábado. Habrá que ver, pero lo cierto es que el estadio está cada vez más grande y ya no saben como hacer para seguir vendiendo boletos; es que capacidad hay, en definitiva es un estadio de fútbol al que le han injertado dentro uno más pequeño para el tenis. Se calculaba un aforo de 15.000 personas. Se amplió, en primera instancia a 22.000. Ahora se han estirado a 27.700, con asientos muy lejanos, otros de visibilidad reducida, otros arriba del techo, o detrás del vestuario, en fin…

VLUU L200  / Samsung L200Llegó el momento. En pocas horas el partido dejará de jugarse en las palabras y comenzará a disputarse donde debe: en la “pista”, como dicen los españoles. El cielo nublado y algunos chaparrones en la fría mañana de Sevilla le empiezan a dar un clima dramático a la gran final.

La gente se acerca y el estadio comienza a cobrar vida. Se acabaron las palabras; es tiempo de jugar.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Sevilla, España)

El teatro de los sueños

El Teatro Lope de Vega albergó el sorteo de los partidos correspondientes a la final de la Copa Davis, edición 2011. Dicho así, sólo parece un dato más del encuentro que jugarán España y Argentina por la famosa ensaladera. Pero el teatro es, en sí mismo, una historia aparte.

Preparado para la exposición Universal de 1929, dos años antes comenzó su proyección. En ese plazo de tiempo, se construyó el edificio. Se lo llamó “Teatro de la Exposición”. Luego de algunos años con altibajos, el teatro modificó su nombre: Hacia 1936 fue bautizado “Teatro Municipal Lope de Vega”. La guerra civil española también produjo su influencia; su vida empezó a declinar. La etapa de posguerra lo vio con las mismas dificultades que vivió la sociedad toda.
Recién en 1960 empezó a recobrar sus ilusiones; en el ’77 empieza a crecer y hacia 1988 se produce su relanzamiento: el teatro Lope de Vega se convierte en una pieza clave de la vida cultural de Sevilla, y cada año reúne más de 100.000 espectadores que disfrutan de sus obras.

Aquí empezaron a jugar España y Argentina. Aquí se sortearon los partidos y se comenzó a vivir la serie.
Una prolija ceremonia, con palabras del alcalde de la ciudad que alababan las bondades de la misma, mientras afuera, una manifestación de unas 100 personas reclamaban por trabajo.
El espectáculo y la necesidad. El lujo y el drama, apenas separados por unos muros. Adentro, palabras refinadas y un cocktail de hospitalidad; afuera, la búsqueda de alguna posibilidad. Risas y llantos. La vida misma.

El tenis dominó la escena. Primero, el sorteo: Nadal abrirá el fuego. Enfrente, el ímpetu de Mónaco. “Para mí, será un gran desafío – dijo el tandilense- No voy a entrar a ver que pasa. Es un rival durísimo, pero la intención siempre es ganar. Daremos el 100% en cada partido. Queremos darle el primer título a la Argentina”.
Nadal, en cambio, optó por la cautela: “Aún no se si jugaré contra Juan. Tal vez cambien y mañana enfrente a Nalbandián “, señaló.
“De todos modos, si juego ante Juan enfrentaré a un gran amigo, que juega muy bien, tiene un gran ritmo de piernas, y terminó la temporada con un alto nivel de juego”, agregó el español.
Incluso fue más lejos: “A los amigos uno les desea lo mejor: Que ganen la Copa, pero a partir del año que viene”.
Es que el equipo español valora mucho al argentino. Tanto en lo profesional como lo humano; , comparten muchas horas del circuito, salen a comer, conversan..el idioma y algunas costumbres son las claves fundamentales de esa relación.
Por eso el abrazo de Nadal y Mónaco en la foto oficial. O la buena onda entre los doblistas. O el cálido saludo de Ferrer a Del Potro.
Hay un clima de camaradería y respeto dentro de la rivalidad deportiva. Mañana será otro tema.

VLUU L200  / Samsung L200

 

Hernán O’Donnell

(Enviado especial a Sevilla, España)

España, entre la confianza y la humildad

Transpirado, cansado, luego de un duro entrenamiento junto al gran Rafa Nadal, que duró más de una hora de intenso peloteo, David Ferrer se dirigió al vestuario para reponer energías…Eso sí no tuvo inconvenientes en sacarse fotos con algunos chicos que observaron la práctica en el Estadio Olímpico de La Cartuja, así como le brotó una sonrisa espontánea para dialogar unos minutos con un par de periodistas argentinos. Sólo bastó proponerle unas preguntas para que el español aceptara de buena gana: “Será un partido durísimo, una verdadera final”, señaló amable.

VLUU L200  / Samsung L200“Estamos muy bien, con ganas de que empiece, que nos vaya bien, y luego tomarnos vacaciones”, amplió, en un reconocimiento tácito del cansancio acumulado durante el año. Y este puede ser un dato importante: A España, amplia favorita, también le pesa el cansancio de la temporada. Son muchos meses, casi un año entero de plena competencia. Once meses ininterrumpidos. “Algunos están más cansados que otros –sostuvo Ferrer- pero, bueno es una final y es muy apetecible”.

Se mostró confiado, pero también respetuoso del adversario. Lo considera un equipo al que no hay que descuidar. Y lo repitió también en este breve diálogo al finalizar el entrenamiento.
Sobre esa capacidad de Argentina, Ferrer sólo tuvo elogios: “Pues hombre, son todos muy buenos, Argentina tiene muchas variantes y eso lo hace peligroso. No sé si hay un favorito, en la pista todos intentan ganar. La presión es para todos y lo importante es empezar con una victoria”.
Allí mismo lo llamaron hombres del equipo español: “Suficiente, David”. Empezaba a refrescar sobre el Estadio Olímpico. “Vamos, hombre, que se nos resfría”, fue el pedido convincente.
En ese momento, sonrió y se despidió de manera cordial. Había pasado un día de dura práctica, había firmado autógrafos y se había sacado fotos con unos admiradores. También habló con un par de periodistas argentinos. Como lo mostró la conducta de uno de sus jugadores, así luce el equipo español hoy. Tranquilo, amable, seguro, David Ferrer se marchó al vestuario…

 

Hernán O’Donnell

(Enviado especial a Sevilla, España)

Argentina tiene casi todo definido

El entrenamiento vespertino del seleccionado nacional de tenis confirmó muchas de las sospechas, intrigas y elucubraciones de los últimos días: Eduardo Schwank y David Nalbandián de un lado. Los tandilenses, Mónaco y Del Potro, del otro. Un largo set de dobles, con el acento en los primeros, afirmados en la experiencia del cordobés y el ímpetu de Schwank. Casi el dobles cantado. Falta la confirmación, claro, pero hace rato que realizan entrenamientos en conjunto. Y los profundizaron en las últimas horas.
El único inconveniente estuvo por el lado del sol. Sí, ese sol que bendecimos en las tardes apacibles de Andalucía, pero que se filtra en el techo del Estadio Olimpico de La Cartuja y genera severos inconvenientes en la vista de los jugadores. Es que el estadio tiene una cubierta que produce una sombra en su, casi, totalidad. Pero deja un filtro que, cuando la pelota aparece por su sector, “ciega” la visión del tenista y pierde el control de la pelota. Algo así le pasó a Nalbandián, que repitió el grito “no se ve!” ante la imposibilidad de responder un tiro; la pelotita había entrado en la zona del sol…
Pero el dobles parece confirmado. Además, luego pelotearon, con gran intensidad, Del Potro y Mónaco, quizás los singlistas para el viernes, si el capitán Vázquez se decide por resguardar a David y hacerlo jugar el dobles, para luego, con los resultados puestos, armar la estrategia para el domingo. Todo parece un partido de ajedrez, con especulaciones variadas.

VLUU L200  / Samsung L200España tiene menos dudas. En realidad, casi no tienen dudas. Creen, aunque no lo manifiesten, que la Copa se quedará en casa. Es algo que sienten todos. Jugadores, entrenadores, aficionados…hasta los taxistas la miran con desdén, “acá sólo interesan Betis y Sevilla”, afirmó el conductor que nos transportó desde el aeropuerto al hotel.

Incluso, una encuesta de la edición española de la revista World Tennis, refleja unanimidad en la victoria local. Sólo varía el resultado; hay quienes pronostican un 5-0, otros (la mayoría) se inclina por un 3-1, y los menos sostienen el 3-2. Pero casi nadie cree en la sorpresa de Argentina. Ni siquiera se lo imaginan.
Descuentan los puntos de Nadal, y casi también los otros. La confianza es absoluta. Claro que deberán tener en cuenta las palabras de David Ferrer: “Si hay alguien que nos puede ganar, ése es Argentina”. Un mensaje de cautela entre tanta confianza ciega. Un toque de alerta necesario, para que la superioridad manifiesta no se vuelva un “boomerang”.
Las cartas empiezan a jugarse, las horas corren y la Copa entra en su cuenta regresiva.
Las armas se empiezan a afilar y la concentración le gana a las horas. La serie está por empezar y la Argentina se detiene a vibrar por el tenis.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Sevilla, España)