Dolgopolov se adueñó de Buenos Aires

Y habría que decir de la Argentina toda. Porque el ucraniano Alexandr Dolgopolov fue el dueño del torneo de la ATP que Buenos Aires organiza, sin interrupciones, cada febrero desde 2001. Y ya es más que el abierto de la Ciudad. Desde hace un par de temporadas se lo denomina Argentina Open, con reminiscencias de lo que fue un glorioso e histórico Abierto de la República, que durante muchísimos años engalanó el tenis vernáculo.

img_2166

El ucraniano no falló. Ya había tenido una semana brillante, donde mostró una solidez y un juego muy efectivo. Arrancó con Tipsarevic, en un encuentro de primera ronda muy atractivo. Ganó con autoridad por 6-3 y 6-3. Después dio cuenta del uruguayo Pablo Cuevas por 6-3 y 7-6. En cuartos fue el turno de Melzer, quien no pudo aguantarle el ritmo en un viernes caluroso y muy húmedo: 7-5 y 6-4.

Ya era el candidato de la gente, porque si bien el torneo estaba armado en derredor de David Ferrer y Kei Nishikori, estas figuras no alcanzaron la dimensión de dominantes de la escena. Ferrer se fue en el debut y el japonés arrancó bien y comenzó a apagarse a  medida que pasaba las rondas, hasta ser sometido por el dominio del ucraniano en la gran final.

Dolgopolov crecía en cada encuentro y tuvo una semifinal muy buena ante Carreño, que terminó con un 7-5 y 6-2. Y llegó a la final entonado y con buen ritmo.

Ni el calor, ni la pesada humedad, ni la figura respetable del número 5 del mundo inhibieron al europeo. Salió decidido, jugó cada tiro a “matar” y fue muy certero en cada golpe: un servicio brillante, con un movimiento cortito, fuerte y preciso, acompañado de “winners” y “drops” bien ejecutados.

img_2167

El primer set fue parejo, aunque Dolgopolov siempre lució más sólido. Ganó sus servicios con más amplitud de lo que el japonés pudo hacer con los suyos; además se hizo rápido del tie break ya que sacó para 1-0, y tras la igualdad de Nishikori, quebró para 2-1. Mantuvo sus dos servicios: 4-1. Nishikori ganó los suyos siguientes: 4-3 para Dolgopolov, quien ganó los dos siguientes servicios (6-3), y tras el saque de Nishikori (6-4), otro quiebre del ucraniano selló el 7-4 del desempate.

img_2168

Pareció que en el segundo set, el asiático se metía en el partido. Ganó su saque, se puso 1-0 y apretó a al ucraniano en el segundo game. Pero era la tarde de Dolgopolov, y más cuando tenía su servicio. Igualó en 1, luego Nisihikori mantuvo, 2-1. Igualó Dolgopolov en 2, se adelantó el japonés y el ucraniano igualó en 3. No encontraba soluciones Kei. Intentó ser más agresivo en la defensa, responder el saque de su oponente más adentro de la cancha y atacar, pero no funcionó. Y Dolgolpolov aprovechó su chance: quebró en el séptimo para llegar a un 4-3 promisorio. Sacó con potencia y precisión, 5-3. Nishikori mantuvo su servicio: 5-4. Arrancó el ucraniano con alguna duda y un 0-15 que pronto remedó: fue 6-4 y partido.

Se lo llevó quien lo fue a buscar. Alexandr Dolgopolov mostró su garra desde el primer partido, creció en cada encuentro de la semana y fue el dueño de la tarde del Domingo 19 de Febrero de 2017. Un campeón justo y merecido.

img_2189

 

 

Hernán O’Donnell

 

El tenis de Fognini inclinó la balanza para Italia

“El balance dice que hicimos una buena serie, jugamos todos los partidos, luchamos hasta el final, dejamos todo, pero Italia jugó un poco mejor y por eso se llevó el match”. En la síntesis que hizo el capitán argentino, Daniel Orsanic, está el resumen de lo que fue el fin de semana largo de Parque Sarmiento. Argentina no era favorito para esta serie; al contrario, la “cátedra” decía que Italia tenía muchas chances de pasar y sin sufrir como al cabo sucedió.

Porque si algo hay para rescatar del equipo argentino fue la entrega, el compromiso, el no guardarse nada y dar pelea aún cuando el viernes había sido muy desfavorable. El 0-2 en los puntos presagiaba una tormenta mayor a la que se desataría en buena parte del país.

Pero el equipo se sobrepuso a esa situación incómoda y no se dio por vencido. Descontó en el dobles, y Charly Berlocq estiró la esperanza la tarde larga del domingo.

img_2033

Y en un lunes atípico, Guido Pella peleó todo lo que pudo ante un Fabio Fognini que comenzó errático, tenso, apagado, pero que luego de ceder los dos primeros sets, se consolidó en el tercero, se adelantó 4-3, quebró, ganó con su servicio y después ya fue el italiano que conocemos en su mejor versión: Sólido, lúcido, con un tenis rico y variado, en el cuarto set tras el 1-1 inicial quebró el servicio de Pella se adelantó 3-1 y si bien en el 3-2 Guido tuvo una chance de acercarse, fue Fognini el que se llevó el juego 4-2. Y lo ganó por 6-4.

En el juego definitivo, un clima enrarecido ya había invadido al Parque Sarmiento. La idea de abrir las puertas y que entrara la gente gratis era interesante en la teoría y en la práctica resultó contraproducente: mucha gente se acercó, estuvo en una larga hilera y tardó un tiempo en enterarse que ya no había más lugar. Otros, menos civilizados, rompieron un alambrado, ingresaron a toda velocidad al predio y se metieron a las corridas.

img_2029

Los insultos a Fognini, los silbidos, las agresiones inaceptables, impropias de una  conducta humana cerraron una tarde que no merecía pasar por esa vergüenza. Igual que el entredicho entre algunos miembros del equipo local y del visitante; algo que no se vincula con el deporte, ni los valores que debe transmitir.

img_2042

Una pena terminar con esas imágenes, porque lo de Argentina en la serie había sido digno. Y cayó ante un rival que fue mejor, tal como lo dijo Orsanic. No sólo se es grande en la victoria; aceptar la derrota ante un rival superior, reconocer lo que sucedió en la competencia, también hace a la grandeza deportiva. El equipo argentino dio un ejemplo cuando se cerró este largo fin de semana de tenis.

img_2041

 

Hernán O’Donnell

 

 

…Y la historia aún continúa

Empezó pocos minutos después de las 11 de la mañana y finalizó pocos minutos antes de las 8 de la noche. Fue una batalla larga, épica, cortada y cambiante. Arrancó Paolo Lorenzi a toda orquesta, se llevó la primera manga por 6-4 cuando la lluvia ya había anunciado su protagonismo. Porque el italiano tuvo mucho ritmo y precisión para ponerse 4-2 arriba, pero cuando el clima se iba a meter de lleno en la jornada, las cosas cambiaron. 4-4, interrupción, luego la reanudación para Lorenzi y el partido ya entraría en el terreno de lo atípico.

Pero Charly ya había dicho que tenía un plan. Que sabía lo que tenía que hacer, como jugar el partido. Y empezó a volcarlo para su lado. Con la iniciativa, tratando de dominar el juego, más allá de la elaboración. Así lo torció a un 6-4 en la segunda manga y en el tercer set se fue muy rápido 6-1 arriba.

berlocq-ii

Pero el partido iba a tener más interrupciones. Viento, lluvia, humedad. Todo complicado para jugar al tenis. Y Lorenzi que recuperó el partido con un 6-3 muy luchado, y un fallo controvertido que pudo sacar a Berlocq de la concentración necesaria.

Pero era su tarde. Se adelantó con un quiebre muy rápido, porque ganó su servicio (1-0), empató Lorenzi (1-1), ganó Charly (2-1), quebró (3-1) y mantuvo (4-1)!

Después fue cuestión de mantener el saque para sellar un 6-3 final con sabor a gloria.

Falta un paso más. Se perdía 0-2 y se llegó a un 2-2 que deja todo para que se defina en un “SuperLunes” que promete ser muy atractivo.

copa-davis-2017

 

Hernán O’Donnell

 

Argentina puso el alma y estira la definición

La desazón de Simone Bolelli, el fastidio de Fabio Fognini y la serenidad del capitán Corrado Barrazzutti en la conferencia de prensa posterior al match, eran la imagen del equipo que no sólo había perdido un partido increíble y cambiante, sino que había dejado pasar una oportunidad magnífica para cerrar la serie y avanzar a la ronda siguiente.

La emoción de Leo Mayer, el optimismo de Carlos Berlocq y la sensatez del capitán Daniel Orsanic un rato más tarde, en la misma sala de prensa, eran la cara del vencedor. Un equipo que sigue abajo en el marcador, pero que conquistó un punto que le permite llegar al domingo con posibilidades.

img_1998

Leonardo Mayer y Carlos Berlocq jugaron con el alma y el corazón. Tuvieron dos sets muy buenos, donde aprovecharon las dudas de Simone Bolelli y los errores de Fognini, que recién se enchufó en el tercer set, en un momento clave: perdían 3-4 y 0-30 con su servicio y se afiló para revertir e igualar la manga en 4. Sacó Charly, que venía de dos sets muy buenos y falló. 5-4 para Italia, defensa sólida de su saque y obtención del tercer set. Otro partido comenzaba.

img_1996

Con la confianza por las nubes, los italianos se llevaron 6-2 el cuarto set. Igualados. Como regla general en el tenis, en los partidos a cinco sets, cuando se llega al quinto, la historia dice que puede pasar cualquier cosa.

img_2001

Y pasó de todo. Paridad hasta el 3-3; un dominio de Argentina; un match point con el score 5-3. El equilibrio de Italia en 5. La igualdad en 6 y a sufrir en el tie break…¿Sufrir? Argentina se puso muy rápido 4-1; y enseguida, 6-2. Todo parecía definido…Bueno, esto es tenis. Y nada está dicho hasta la última pelota. Italia tuvo frialdad para descontar cuatro match points y llegar al heróico 6-6. Y eso no fue todo. Se puso 7-6 para ganar…Pero Fognini erró una pelota no complicada, le picó mal y le dio en el marco, y Argentina igualó y ya no se detuvo: 9-7 el infartante tie break.

Todo está en juego. La Argentina se acordó del campeón, puso el alma y forzó la serie hasta el último día.

img_1990

 

Hernán O’Donnell 

 

 

 

Argentina, con todas las alarmas encendidas

“Creo que las declaraciones de Guido (Pella) tras jugar en Australia fueron impulsivas. Es cierto que no tuvo un buen día con Bautista Agut, pero a la jornada siguiente jugó el dobles y lo hizo muy bien; fue un jugador mucho más fresco, más suelto, por eso creo que estaba para esta serie”. Serio y seguro como acostumbra, el capitán Daniel Orsanic definió en la conferencia de prensa posterior a una jornada dura, sofocante e improductiva, sus razones para convocar a Pella a esta serie ante Italia, cuando el tenista había dicho, en el Abierto de Melbourne, que estaba agotado tras la final de la Davis en Zagreb, que se le había “quemado la cabeza” y necesitaba un descanso y rearmar esta temporada.

Sin embargo, prevaleció la opinión del capitán y Pella fue convocado a jugar. Como estaba en lo físico y, sobre todo, en lo emocional, sólo el tenista lo sabe. lo cierto es que saltó a la cancha a medirse ante un creciente Paolo Lorenzi con esos antecedentes frescos para la opinión pública: la de un jugador que estaba con la cabeza más enfocado en descansar y rearmar su año que en afrontar una competencia dura en el arranque y sin respiro tras el duro final pasado.

pella-i

En la mañana del viernes 3 de febrero de 2017, mientras el público cantaba “Dale Campeón” y se gozaba la presentación de la Davis en casa, empezó a desarrollarse una serie que trae más preocupaciones que certezas a futuro. Porque la idea de festejar el título tan deseado no tuvo un eco masivo en el público, aunque vale una de las razones que expresó Orsanic en la conferencia: “En general, el viernes es el día que menos público va a ver la Davis”. Eso es cierto y sucede en todos los países del mundo. Habrá que ver como continúa la convocatoria mañana.

La prestación de Guido no fue la mejor. No encontró nunca el partido, no pudo acomodarse y siempre se vio dominado por Paolo Lorenzi, que construyó su victoria con paciencia y eficacia.

“No pude entrar en el partido; no me sentí cómodo, y lo que probé no resultó”, señaló Pella tras el final. “Guido no tuvo un buen partido, tuvo más inconvenientes en lo emocional que en lo técnico” dijo Orsanic. En las rondas de preguntas no se profundizó demasiado el tema, pero queda claro que tuvieron percepciones diferentes.

img_1983

El triple 6-3 que logró el italiano Lorenzi es más que una curiosidad en el score. El desarrollo indica que pudo ser más amplia la victoria y la imagen que dejó el partido es la de un triunfo incuestionable del jugador visitante.

Como si hubiera habido un efecto contagio, Andreas Seppi tuvo un comienzo arrollador y se llevó las dos primeras mangas por 6-1 y 6-2. Parecía definido, porque Charly Berlocq tampoco encontraba la dinámica del partido. Pero el corazón y la garra del jugador de Chascomús dijeron presente y enderezaron el juego con un contundente tercer set que se llevó por 6-1. Luego vino la recuperación de Seppi y algunos vaivenes en Berlocq: el cuarto set fue una montaña rusa de sensaciones. Ganaba 5-2 Seppi con su servicio; Charly lo remontó y recuperó dos quiebres para adelantarse 6-5. El italiano igualó en 6 y fueron a un tie break también eléctrico. Seppi se imponía por 6-3, Berlocq igualó en 6 y tuvo su servicio para pasar al frente. No pudo aprovecharlo, y ya con el 7-6 a favor y el saque, el italiano consiguió el segundo tanto de diferencia para ganar ese tie break, el set y el partido.

La calurosa tarde del Parque Sarmiento tuvo un debut poco amigable. Una caída dura en los dos encuentros, un partido decisivo el sábado y los posibles que vendrán el domingo. La Argentina ya no tiene margen, debe ganar todos y cada uno de los puntos en juego para seguir en la Primera División del Grupo Mundial o deberá jugar el repechaje en Septiembre, con la pesada carga de evitar el descenso a segunda.

Las alarmas están todas encendidas, pero ningún partido está perdido antes de jugarlo. La Argentina Campeona del Mundo en tenis, lo sabe. Y tiene una chance más para demostrarlo.

img_1954

 

Hernán O’Donnell

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una Copa que promete muchas sorpresas

En unas horas se presenta el campeón. Sí, el campeón del mundo de tenis. Aunque la ciudad aún aparezca un poco desierta, como cada verano, aunque no se viva un clima desbordante de festejos. Lo cierto es que en unas horas, el seleccionado argentino de tenis saltará al court armado en el Parque Sarmiento para ofrendarle a su gente la bendita Copa Davis, y jugar la serie (muy complicada, por cierto) ante Italia.

La Argentina vive horas de alegría y compromiso. Primero, por poder ofrecerle al sufrido público del tenis, que acompañó a cada jugador y sobre todo siguió a la Davis con paciencia y devoción, en los estadios del mundo y a través de la TV, el premio mayor. La Copa está en casa y la podemos disfrutar. Después de tanto tiempo de desearla.

Pero enfrente está Italia, que quiere tomarse desquite de la derrota en Pesaro el año pasado y cuenta con jugadores formidables para buscar la victoria: Fabio Fognini, verdugo implacable en la primera serie jugada en febrero de 2014 en Mar del Plata; Andreas Seppi, posible segundo singlista, de muy buena actuación en Australia donde llegó a octavos y cayó ante Wawrinka, Paolo Lorenzi, para muchos el candidato a ser segundo singlista en lugar de Seppi y Simone Bolelli, un experto en dobles, que viene de una recuperación física.

img_1949

Pero los locales no se amedrentan. Están con unas ganas bárbaras. Leo Mayer y Charly Berlocq jugaron un partido de entrenamiento a todo trapo, con gran intensidad y mucho ritmo.

Pareció que el correntino lució un poco más afirmado y más ofensivo. Se puede pensar en una primera jornada con Mayer y Pella como primeros singlistas. Veremos, porque hay que esperar la recuperación física de Schwartzmann, aunque todo indica que jugaría el domingo, en caso de ser necesario.

Hay muchos interrogantes para esta serie, muchas dudas por los jugadores que actuarán (Sólo Fognini y tal vez Pella tengan el lugar asegurado) y por todo lo que promete vivirse este fin de semana de festejos, competencia y las grandes sorpresas que siempre depara la bendita Copa Davis.

img_1955

 

Hernán O’Donnell

 

Al maestro, con cariño

Dicen que los homenajes hay que hacerlos en vida, porque es la mejor forma de retribuir gratitud, cariño, afecto, admiración a quien es el homenajeado. Que luego, es tarde. por lo menos, para el receptor. Porque la intención es que sepa de cuánto se lo quiere, se lo admira, se le agradece.

WP_20160208_010

Guillermo Vilas, el “Padre” del tenis en la Argentina, el hombre que popularizó este deporte que, hasta su aparición en los comienzos de los años ’70, era una actividad chica, reservada para una elite, recibió un homenaje de los que valen: El court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club lleva, desde ahora, su nombre: Court Central “Guillermo Vilas”.

Estaban todos los tenistas que surgieron y triunfaron tras la huella que él había marcado. José Luis Clerc, Gabriela Sabatini, Martín Jaite, Gastón Gaudio, Guillermo Coria, Alberto Mancini, Paola Suárez, Juan Mónaco y aquellos que lo precedieron como Norma Baylon.

“Estar acá me hace revivir muchas cosas lindas. Me hace recordar momentos inolvidables de mi infancia. Como cuando pasaba horas en el club, cuando subía a lo más alto de la tribuna para mirar tenis, cuando me bajaba del tren y venía a jugar. Tengo mucha historia con este club y también muchos amigos acá. Por eso estoy muy contento y muy agradecido por este homenaje”, dijo feliz y emocionado.

WP_20160208_008

Recibió una réplica del estadio, una maqueta de “su casa”. Agradeció a todos, se bañó en la dulzura del aplauso y la ovación, se sacó fotos, se saludó con los “cancheros”, también los ayudó a tirar un poco de polvo de ladrillo…sonrió como nunca. El homenaje había llegado en el momento justo, como los que mejor valen.

DSC03390

 

Hernán O’Donnell

Argentina está convencida

Pasó la serie ante Serbia, la victoria final por un amplio y tal vez sorpresivo 4 a 1 y la ilusión empieza tomar una dimensión que muy pocos creían posible cuando se iniciaba la temporada. Incluso, este equipo estuvo muy cerca de caer en primera rueda, cuando Brasil era una amenaza concreta y Souza estuvo muy próximo a derrotar a Leo Mayer en el cuarto punto y sentenciar la serie. Pero el correntino sacó fuerzas de donde ya parecía no haber y consiguió un triunfo histórico y memorable. Y se encaminó la serie que selló Federico Delbonis.

Entonces llegó Serbia. Sin Novak Djokovic ni Tipsarevic disminuía de modo muy claro sus fortalezas. Pero contaba con Viktor Troicki y un dobles con experiencia. Había que jugar.

WP_20150717_001

La primera jornada fue impresionante. Leo Mayer jugó impecable. Tuvo un rival que le hizo partido sólo en los primeros games. Después de un inicio parejo, el “Yacaré” impuso condiciones. Sacó impecable, su drive fue letal y el reves funcionó a pleno. No tuvo fisuras, dominó a voluntad y demolió a Flip Krajinovic por 6-4, 6-2 y 6-1 en una hora y 38 minutos.

Un triunfo claro y tranquilizador. Fede Delbonis comenzó con dudas y algunos desaciertos. Además, Troicki jugó muy bien, con un reves cruzado que complicaba al joven de Azul.

6-2 y 6-2 fueron las primeras mangas y una sensación de preocupación recorrió el estadio cerrado de Tecnópolis. Pero con mucha paciencia y el aliento permanente del público pudo dar vuelta la historia y ganar los tres sets restantes por 6-4, 6-4 y 6-2. Un viernes de grandes alegrías. Se imaginaban muchas variantes; la mejor fue la que se concretó.

WP_20150717_007El capitán Daniel Orsanic tomó una decisión acertada, que muchos suponíamos iba a realizar: Incluir a Mayer en el dobles en reemplazo de Schwartzmann era imaginado y fue un acierto. Junto a Carlos Berlocq jugaron un partido impecable, sólidos, inexpugnables. Fue victoria por 6-2, 6-4 y 6-1 y un 3 a 0 definitivo que desató la alegría y el festejo de un grupo unido, humilde y trabajador.

El domingo sirvió para que Diego Schwartzmann debutara en singles. Más allá de la caída sirvió para entrar en clima, jugar, sentir la Davis a flor de piel. Charly se llevó el cuarto punto y dejó un mensaje: hay equipo. Hay equipo en el liderazgo humilde, sencillo y positivo de Leo Mayer. Hay equipo en la confiabilidad de Fede Delbonis. Hay equipo en la garra de Carlos Berlocq. Hay equipo en la humildad y simpatía de Diego Schwartzmann. Hay equipo en la seriedad de Daniel Orsanic. En la colaboración de todos. En el apoyo de todos. Y en el convencimiento de todos, que creen que, juntos, el sueño imposible puede ser una hermosa realidad.

WP_20150716_017

 

Hernán O’Donnell

Una serie intensa, cambiante e interminable…

Pasò algunas veces. Ya hemos visto partidos largos, series cambiantes, continuidad en el suspenso…La Copa Davis tiene una magia especial, distinta a cualquier torneo de ATP, con el ingrediente mayúsculo de poner en el medio a las naciones, los países. Y eso le agrega una cuota de patriotismo, de fanatismo exacerbado que le da un color muy especial a cada match.

Lo hemos dicho muchas veces: La Davis es distinta a todas las demás competiciones tenísticas. Y esta serie ante Brasil, en Tecnópolis, no fue la excepción. Una derrota dura de Berloq cuando parecía que el partido estaba muy cerca. Un triunfo sin demasiados sobresaltos de Mayer ante Belluci.

WP_20150306_027

El dobles del sábado, que fue categórico para Brasil. Que tuvo ritmo, juego y supo explotar las falencias de la pareja local.

Y el domingo de gloria para Leo Mayer, que ganó con lo último, con la última gota de sudor, fuerza y energía. Que lo tuvo muchas veces match point pero también lo pudo perder. Pero que, tras 6 horas y 47 minutos de juego, la puso a la Argentina de pie y en carrera para soñar con un lunes de alegría en una serie intensa, calurosa e interminable…

WP_20150306_025

 

Hernán O’Donnell

Nadal, la tarde de los paraguas…

“Fuera de España, lo que sentí esta tarde no lo sentí en ningún lugar. No puedo prometer nada, pero espero volver pronto”. Así cerró Rafa Nadal su presentación en Buenos Aires. Que fue tremenda, impactante, triunfal. Quienes esperaban ver al mejor jugador de polvo de ladrillo de la historia, se vieron recompensados. Un fenómeno dentro de la cancha, un fenómeno fuera, que supo ganarse el cariño de un público que lo esperaba con muchas ilusiones y no se fue defraudado.

WP_20150301_009La semana fue impecable. Con una cadena de victorias inobjetables, contundentes. Rafael Nadal se perfiló desde el principio como el dueño del certamen. No sólo era la estrella que buscaban todos los medios, sino el rival impiadoso que liquidaba a todo aquel que se pusiera en su camino.

Así venció a Arguello por 6-4 y 6-0; a Federico Delbonis con un resultado muy amplio: 6-1 y 6-1; Luego llegó la semifinal ante Berloqc. Y si bien Charly hizo un gran esfuerzo en el primer set, nada pudo hacer para concretar el batacazo. 7-6 y 6-2 para el español. Y la final ante su amigo Juan Mónaco fue más complicada por los avatares climáticos que por el desarrollo del juego.

El partido iba a comenzar 14.30, pero en el momento del inicio llegó el chaparrón. media hora de espera, y a la cancha: dos games jugados (1-1) y otra catarata de agua: al vestuario y a esperar otro buen rato.

WP_20150301_010Y a eso de las 17 hs se pudo continuar: La cancha muy pesada, un “Pico” Mónaco enchufado y con ganas de demostrar que se habían equivocado al excluirlo del equipo de la Copa Davis hicieron un match equilibrado. Pero Nadal pudo quebrar y llevarse el parcial por 6-4.

La segunda manga fue similar a lo que vivimos en la semana; Un Nadal encendido, dominante, se puso muy rápido 4-0 y dejó la sensación de su gran dominio en esta superficie. Mónaco ya no tuvo resto para buscar el partido y casi sin tiempo de acomodarnos en la butaca se fue el segundo set  por 6-1. Nadal ganaba el partido y el Torneo.

Una cálida ovación despidió sus palabras una tarde húmeda, fresca y desapacible. Nadal no quiso dejar sin su función al público que fue a gozar de su talento. Jugó cuando no se podía, buscó que el show fuera posible y dejó una tonelada de tenis.

DSC01906

 

Hernán O’Donnell