Todas las entradas de: admin

Excursionistas pecó en el primer tiempo y resignó dos puntos importantes

Fue un partido paradójico, porque Excursionistas jugó mejor en el segundo tiempo con un futbolista menos, que en el primer tiempo. Y porque también el local consiguió la ventaja en el momento que más parecía complicado. También fue un encuentro paradójico porque la Argentino halló la igualdad por un error difícil de explicar del dueño de casa, al margen del buen primer tiempo que había jugado. Y en medio de todas esas situaciones contrastantes, “Excursio” dejó una mejor imagen final, cuando la teoría indicaba que casi todo se planteaba a favor del equipo de Merlo.

Fue empate, al cabo, entre Excursionistas y Argentino (Merlo) en una noche de luna llena en el Bajo Belgrano, donde su más antiguo vecino resiste al cambio permanente que desde hace unos años “sufre” el viejo barrio.

El equipo de Mariano Moramarco se presentó con Hugo Acevedo en la valla; Emilio Porro, Luciano Monasterio, Rubén Zamponi y Mariano Arango; Franco Quiróz como volante central; por delante, Leonel Barrios, Franco Benítez y Leandro Rodríguez; Claudio Galeano y Nahuel Quiero como delanteros. En la visita jugaron Marcelo Oviedo al arco; Diego Ursino, Ezequiel Cohen, Cristian Trombetta y Brian Pradeira; Facundo Macarof, Juan Manuel Sánchez de León y Cristian Barrios; Nicolás Rios, Jonathan Maciel y Rodrigo de Pasquini.

El “Verde” empujó en los primeros minutos, pero tras un tiro de Barrios alto, a los 2′ de juego, de a poco se empezó a afirmar la visita en el terreno de Pampa y Miñones. Avisó a los 18′, con una salvada de Zamponi, tras una habilitación de Rìos a Ursino.

A los 25′ remató Rìos, la mejor figura visitante, y Acevedo salvó al corner. Estaba mejor Argentino en esa media hora, hasta que el “Chino” Benítez sacó un tremendo tiro, a los 30′, que Oviedo sacó al corner. Volvió a llegar el equipo de Merlo, a los 35′, tras un buen rechazo de Acevedo, y el delantero Maciel volvió a tirar, sacó otra vez Acevedo y de Pasquini no pudo definir.

Pero al final, cuando estaba complicado, Excursionistas sacó un mago de la galera. Primero, a los 39′ con un cabezazo de Barrios que Oviedo sacó al corner; a los 42′ le cometieron penal a Quiero, y el “Chino” Benítez lo ejecutó sin fallas para poner el 1-0 a favor del local, cuando ya iban 44′.

Pero la alegría duró poco. Leonel Barrios cometió una agresión sobre un rival, se llevó la tarjeta roja y el consecuente penal para Argentino, que convirtió Maciel a los 45+4′ para poner el 1-1.

Excursio, que se había puesto, sobre el cierre del primer tiempo, adelante por un gol, se iba al vestuario con el marcador igualado y con un jugador menos para iniciar el segundo período.

Todo parecía acomodado para el equipo de Nohra, pero fue el local el que se acomodó mejo. Llegó a los 51′ con un remate de Galeano que Oviedo sacó al corner. El equipo de Moramarco pasó al “Sapito” Galeano a la derecha, al lugar de Leonel Barrios, y el resto siguió igual, con un definido 4-4-1.

A los 66′ tuvo un buen remate Argentino, a través de Maciel. A los 68′ se abrió la primera ventana de cambios; en el “Villero” entró Benítez Villalba en reemplazo de Nahuel Quiero, mientras que Miller Moreno Di Murillo entró por Ríos. A los 76′ Marcelo Cristeff reemplazó a Facundo Gabriel Macarof, en el conjunto de Merlo.

El partido se resumía en la pausa de la visita, mientras el local se mostraba agazapado, en la búsqueda de su oportunidad. Y al final tuvo varias. A los 86′ Mariano Arango armó una excelente maniobra por izquierda, pasó a dos hombres, sacó un centro al medio y por allí apareció Emilio Porro para rematar, y Oviedo supo atajar ese balón.

A los 89′ otra vez desbordó por izquierda Arango, sacó otro pase preciso, y Benítez Villaba remató al arco, pero Oviedo adivinó el disparo.

Al final, ya a los 90+3′, Moramarco decidió dos variantes para el local. Luca Zárate entró por el “Sapito” Galeano, y Hugo Tarazona ingresó en lugar de Rodríguez.

Nada varió con esas modificaciones. Al contrario, aceleraron el final. Excursionistas estuvo más cerca con diez hombres, Argentino (Merlo) caía cuando menos lo merecía y halló el empate en un error inexplicable del rival.

Fue un empate lleno de paradojas, en la noche de luna llena de un viernes en el Bajo Belgrano.

Hernán O’Donnell

Regresa la NFL con un Super Bowl anticipado

Los Angeles Rams, vigentes campeones, recibirán en el Sofi Stadium a los Buffalo Bills, candidato al trofeo Vince Lombardi.

Imagen
Crédito: @NFL

7 meses han trascurrido desde aquel 13 de febrero en el que Los Angeles Rams se hicieron con el Super Bowl. Vencieron a los Cincinnati Bengals, liderados por la joven sensación en el puesto de mariscal de campo, Joe Burrow. Aquella final de la NFL se disputó en el estadio de los Carneros y fue testigo de la consagración del conjunto local. Este jueves 8 de septiembre, el mismo escenario donde se cerró la temporada 2021 dará inicio a la temporada 2022. Otra vez Los Angeles Rams y otra vez un rival liderado por otro mariscal de campo sensacional, Josh Allen.

Todo parece ser una celebración y tributo al campeonato del equipo de Sean McVay, sin embargo, su plantel no es el mismo y Buffalo llega a la ciudad de la Costa Oeste con hambre y motivación suficiente para frustrar los festejos locales. La adición de Von Miller (campeón con los Rams en la última temporada) hace a los Bills un rival aún mas temible. Quizás la mayor deficiencia del equipo del Estado neoyorquino se ve rellenada por la presencia del experimentado “pass-rusher” y dos veces ganador del Super Bowl, quien dejó en claro durante la pretemporada su intención de ganar el trofeo Lombardi otra vez.

Sofi Stadium se prepara para un partido vibrante. / Crédito: @RamsNFL

Los Rams tampoco contarán con su confiable tackle izquierdo, Andrew Whitworth, quien se retiró tras la victoria en el Super Tazón, más que satisfecho con su extensa carrera en la NFL y ansioso por enfocarse en su familia y sus hijos. Otra baja de cara a esta temporada será la partida del receptor Odell Beckham Jr. quien fue determinante en la final ante los Bengals, previo a sufrir una lesión que lo retiró de manera temprana de dicho encuentro. En su lugar, los Rams firmaron como agente libre al siempre confiable, Allen Robinson II, quien promete ser de gran utilidad no solo como opción en el centro del campo, sino también para generarle espacios al receptor estrella, Cooper Kupp.

Ambos equipos tienen en sus mariscales de campo brazos fuertes y confiables que pueden lanzar pases de larga trayectoria, que rompan los esquemas defensivos rivales. Matthew Stafford se recuperó de una molestia en el codo derecho y declaró sentirse mejor que en la Semana 1 de la temporada pasada. Comentario que ilusiona a todos los aficionados del equipo californiano. Será dificil superar lo obtenido en la ultima campaña, pero Stafford querrá aprovechar los tiempos de gloria tras tantos años de frustraciones en la franquicia de Detroit.

Bills hacen historia con su victoria por paliza sobre los Patriots
Josh Allen y su línea ofensiva.

Por el otro lado, la figura de Josh Allen habla por sí sola. El joven QB se ha consolidado como uno de los 5 mejores en su puesto, combinando su explosividad aérea con su potencia terrestre. Es un dolor de cabeza incesable para todo coordinador defensivo. Buffalo tiene en Allen y Stefon Diggs una dupla imparable y con la ambición recargada tras la derrota en la ronda divisional con los Kansas City Chiefs. La herida de esa caída sigue ardiendo en la piel de Buffalo y sus fanáticos, pero no ha hecho más que fortalecerlos y postularlos como los favoritos al título de este año.

Los dos equipos tienen armas ofensivas, pero también poseen neutralizadores defensivos. Al ya mencionado Von Miller, en Buffalo se suma la presencia del esquinero, Tredavious White, respetado por todos los receptores y catalogado como uno de los mejores en la National Football League. White forma junto a los “safeties”, Jordan Poyer y Micah Hyde, una seguridad aérea en la defensa de los Bills, con la capacidad de cubrir en zona y al hombre con la misma eficacia. Los apoyadores, Matt Milano y Tremaine Edmunds le dan un colchón necesario en la defensa de los acarreos por tierra del rival.

Los Angeles cuenta con Jalen Ramsey, considerado por la mayoría como el mejor esquinero de la liga, y en su línea defensiva junta a Aaron Donald y Joseph-Day, capaces de desarmar toda protección al QB y no darle tiempo a los receptores de liberarse de sus coberturas. En el puesto de “linebacker” firmaron al gran tackleador de Bobby Wagner.

Los Ángeles Rams ganan el Super Bowl LVI - Noticias y chismes de la  farándula mundial
El festejo del campeón.

Los Bills y Rams comparten fortalezas y muchas similitudes. La diferencia estuvo en los métodos. Los Angeles apostó todo su futuro por el presente y le pagó con un Super Bowl y la ilusión de más. Buffalo seleccionó a su mariscal de campo franquicia en el Draft y con paciencia construyó un equipo voraz. Hasta ahora no alcanzó el éxito, pero van por buen camino. Este jueves 8 de septiembre afrontan un partido bisagra, un examen de principio de semestre y una final anticipada, todo eso significa este partido.

El campeón recibe al candidato y presunto heredero al trono. Buffalo llegó a 4 finales consecutivas en su historia, pero jamás se consagró. Liderados por McDermott como Entrenador en Jefe y con Josh Allen toda la “Bills Mafia” confía en que esta es su oportunidad. Para demostrarlo que mejor que batir al Rey en su castillo. Pocas veces un enfrentamiento en la Semana 1 ha significado tanto para el desarrollo de la temporada regular. Stafford vs Allen. El calor de Los Angeles contra el frío de Buffalo. Rams vs Bills, Semana 1. Un duelo de “Super Bowl” para empezar la temporada.

Federico O’Donnell

Cuando terminaba la noche, All Boys encontró la luz

Fue un partido difícil para All Boys. Si bien siempre propuso, siempre quiso ir para adelante, buscó variantes y maneras diferentes, lo cierto es que le costó mucho vencer a Brown (Adrogué). Más aún, el equipo de Pablo Vicó supo maniatarlo, tejerle una red de contención, oponerle un embudo, y allí se enredó el local, sin poder generar situaciones claras, con esfuerzo y carente de luces, frente a un equipo que lo neutralizó y supo generarle varias situaciones claras. Pero el conjunto de Aníbal Biggeri nunca se resignó a su suerte, no se perdió en la noche, y después de chocar una y mil veces, sobre el epílogo encontró la luz.

El equipo que conduce Biggeri se alineó con Andrés Desábato al arco; línea de cuatro con Cristian Marcial, Tomás Oneto, Ignacio Vázquez y Lucas Ferrari; Hugo Soria como volante central; por delante, Agustín Morales, Fernando Barrientos, Fernando Brandán y Nicolás Barrientos; y de referente de área, Octavio Bianchi.

Pablo Vicó, el entrenador del equipo de Adrogué, pensó un esquema distinto y atractivo. Horacio Ramírez en la valla. Tres centrales: Ariel Kippes, Nicolás Arrechea y Emiliano Mayola; otra línea de tres: Leonardo Zaragoza, Alexis Castaño y Luciano Balbi; Nicolás Da Campo y Rodrigo Sayavedra como interiores adelantados, y en el ataque, Mateo Acosta y Elías Contreras. Un 3-3-2-2 que resultó un enigma para el local, sobre todo en el primer tiempo.

Porque en ese período All Boys tuvo la pelota, pero no halló los caminos para llegar a Ramírez. Se deglutía en el embudo que le proponía Brown. Y era el equipo de Vicó el que tuvo un par de llegadas. A los 10′, con un centro de la izquierda de Sayaverda que Desábato controló en dos tiempos. A los 16′ fue Da Campo el que probó de larga distancia y respondió bien el arquero local.

All Boys tenía la pelota con el buen manejo de Nicolás Barrientos, la recuperación de Hugo Soria, la movilidad de Bianchi, pero chocó siempre contra el sistema del triple tres de la visita. Y sin emociones terminó el primer tiempo.

Se adelantó el local en el complemento. Fue unos metros más adelante. y llegó más. A los 53 fue Brandán el que desbordó por izquierda y su centro no pudo ser aprovechado. A los 62′ ingresó Marco Iacobellis por Morales, y creció máqs el equipo de Floresta, porque a los 64′ el propio Iacobellis sacó un lindo remate que Horacio Ramírez desvió al corner. Y de ese tiro de esquina, a los 65′, Bianchi elevó su tiro final.

Entonces movió el banco Pablo Vicó, y a los 67′ abrió su primera ventana para hacer dos modificaciones. Juan Pucheta entró en lugar de Contreras, y Lucas Algozino reemplazó a Leonardo Zaragoza. mejoró Brown, y a los 68′ un remate de Da Campo se estrelló en el palo izquierdo del arco local.

Parecía que se complicaba el “Albo”, más cuando a los 76′ se fue expulsado Fernando Brandán, por doble amonestación. En la visita, a los 77′ llegó la tercera variante en su segunda ventana habilitada de cambios: Julián Giménez ingresó por Da Campo.

Insistía Brown, y a los 79′ Desábato le tapó un increíble remate a Mateo Acosta, en otra llegada muy clara de la visita. Era el momento de Brown, por eso Biggeri volvió a mover su estructura, y a los 79′ determinó su segunda variante en la segunda ventana, y Francisco Gatti entró en reemplazo de Fernando Barrientos.

Empujó el local con fervor, y a los 89′, cuando el tiempo oficial ya vencía, halló la luz que no había podido encontrar a lo largo de la noche. Pelotazo de Soria a la derecha, cabezazo de Iacobellis, la entrada franca de Octavio Bianchi y su disparo fuerte y seco que venció la resistencia de Horacio Ramírez y puso el 1-0 para All Boys, en el cierre del partido.

Sebastián Zunino, el árbitro del partido, adicionó siete minutos, y los técnicos aprovecharon para hacer sus últimas jugadas. En la tercera ventana que les quedaba disponible, Pablo Vicó hizo su cuarto y quinto cambio: a los 90′ Franco Benítez entró por Alexis Castaño, y Juan Mendoza reemplazó a Nicolás Arrechea; a jugar con dos centrales, dos laterales adelantados y el resto posicionado en forma ofensiva. Aníbal Biggeri puso a Facundo González por Nicolás Barrientos, a los 90+1′.

Esos siete minutos adicionales fueron de nervios, angustia y expectativa. La gente alentó, y se mordió las uñas. Gritó, y pidió la hora. Y explotó de felicidad cuando Zunino marcó el final, porque la noche larga se había encendido en el epílogo y All Boys dio un paso adelante en el sueño de la clasificación y el regreso a Primera.

Hernán O’Donnell

Platense fue más que Estudiantes, pero no pudo sacar la diferencia

Una tarde hermosa y soleada en Vicente López. Con un agradable temperatura de fines de invierno que presagió una primavera muy esperada, y con el tradicional e histórico horario de las 15.30 hs, que tan inusual o extraño parece en estos tiempos modernos.

Platense y Estudiantes presentaron esquemas similares, aunque los variaron con el correr del juego. El equipo de Omar De Felippe puso a Marcos Ledesma en la valla; tres centrales, Ramiro González, Gastón Suso y Ruiz Díaz. Morgantini de carrilero derecho, Ayrton Costa, por el lateral izquierdo. En el medio Iván Gómez, Carlos Villalba y Vicente Taborda; en el ataque, Mauro Zárate y Rodrigo Contreras.

El conjunto de Ricardo Zielinski presentó a Mariano Andújar en el arco; los tres centrales arrancaron Jorge Morel, Fabían Noguera y Nehuén Paz; en el medio, Leonardo Godoy, Fernando Zuqui, y Emanuel Más; un poco más adelante, Manuel Castro, Leonardo Heredia y Benjamín Rolheiser; y de centro delantero, Mauro Boselli.

Arrancó muy bien Platense. Con muchas ganas fue al ataque y forzó llegadas al arco rival. A los 4′ tuvo la primera con un tiro libre que se fue cerca; a los 15′ Mauro Zárate se fue por izquierda, enganchó y remató al arco, pero controló Andújar. Contestó el “Pincha” con un tiro de Boselli que pasó muy cerca del palo izquierdo de Ledesma. Y el “Calamar” tuvo la mejor del primer tempo a los 22′ de juego, cuando Rodrigo Contreras se fue por derecha, cruzó un centro preciso y Mauro Zárate demoró el remate. En lugar de pegarle de “primera”, quiso enganchar, acomodarse y al final sacó un tiro que salió desviado.

Después fue Vicente Taborda el que intentó de lejos, a los 24′, pero otra vez apareció el arquero “Pincharrata”.

El “León” cambió el esquema y se despertó cuando promediaba el primer tiempo. Pasó Morel al medio, formó línea de cuatro con Godoy, Noguera, Paz y Más, a los costados de Morel se ubicaron Zuqui y Heredia, y adelante Manuel Castro, Mauro Boselli y Benjamín Rolheiser. Llégo a los 27′ con un cabezazo de Paz que Ledesma sacó al corner.

Pero el control y la tenencia eran de Platense, y volvió a asustar a los 39′ con un centro de Taborda, el cabezazo de Iván Gómez y el balón que salió por arriba. La última del primer período fue para la visita, con un centro de Emmanuel Más y el cabezazo de Castro al medio, que atrapó Ledesma.

El equipo de La Plata volvió a jugar con tres centrales al inicio del segundo tiempo, tras hacer una variante. Luciano Lollo ingresó por Leonardo Heredia, y se ubicó entre Noguera y Nehuén Paz. Godoy por un lado, Más por el otro. Zuqui y Morel al medio, y adelante Castro, Boselli y Rolheiser. Y si bien era el local el que dominaba el territorio, Estudiantes llegó a los 54′ con un cabezazo de Noguera que pegó en el poste derecho de Ledesma.

El “Marrón” avisó a los 58′, con un tiro de esquina, e l cabezazo de Gastón Suso, el rebote y Contreras que no pudo ante Andújar. A los 62′ Zielinski hizo su segunda variante; puso al delantero Mauro Méndez por el lateral Godoy. Castro se recostó sobre la banda derecha y el “Pincha” atacó con dos hombres de punta. A los 66′ movió el banco De Felippe, y dispuso dos modificaciones; Horacio Tijanovich entró en lugar de Mauro Zárate, mientras que Juan Cruz Esquivel reemplazó a Rodrigo Contreras.

El juego decayó y a ambos les empezó a costar llegar al arco rival. Cuando iban 74′ Zielinzki hizo la tercera y cuarta variante en su equipo: Franco Zapiola entró por Rolheiser, y Mateo Pellegrino reemplazó a Mauro Boselli.

Esquivel hizo una buena jugada, con su clásica velocidad y sacó un buen tiro, a los 79′, que se fue apenas alto. A los 82′ lo perdiò Castro, con un tiro alto. El quinto cambio de Estudiantes llegó a los 83′, con el ingreso de Gonzalo Piñeiro por Fernando Zuqui.

Al final, volvió a apretar el local. A los 87′ tuvo un tiro libre que, tras rebotar en el área, Taborda lo terminó con un disparo alto. A los 90+2′ Esquivel sacó un remate elevado. Y a los 90+3′ se fue Esquivel por izquierda, lo agarró Noguera, quien se ganó la amarilla, del tiro libre vino la última oportunidad. Lo ejecutó Tijanovich y Andújar devolvió con un golpe de puños.

La tarde cayó con la igualdad. Platense estuvo más cerca, asumió un rol de mayor protagonismo, pero le faltó eficacia para definir, y debió conformarse con el empate ante el siempre difícil Estudiantes de La Plata.

Hernán O’Donnell

Atlanta ofreció su corazón y se llevó un legítimo triunfo

Fue un partido intenso, con más lucha que juego, con más fervor que ideas. Pero con una disputa permanente y un equipo, Atlanta, que siempre quiso ganar; fue a buscarlo desde el comienzo, y logró su objetivo a fuerza de trajinar. Estudiantes mostró poco, y sólo cuando estuvo en desventaja asumió riesgos, hizo cambios ofensivos e intentó igualar el partido. No le alcanzó, el corazón “Bohemio” fue más para lograr el objetivo.

El equipo de Giganti se alineó con Juan Francisco Rago en la valla; línea de cuatro con Molina, Alan Pérez, Rodrigo Colombo y Franco Perinciolo; Alejo Dramisino, Maximiliano González y Juan Galeano; Julián Marcioni, Gonzalo Klusener y Lucas Ríos. Enfrente, Walter Otta dispuso a Lucas Bruera en el arco. Delfor Minervino, Stéfano Brundo, Iván Zafarana y Lautaro Lusnig. Por delante, Fernando Miranda como volante tapón; más arriba, Enzo Acosta, Sebastián Mayorga, Iván Smith y Lautaro Parisi; y de centro forward Facundo Castelli.

El local empujó, pero le costó crear situaciones claras. A los 13′ un pase claro de Galeano a Ríos derivó en un buen centro que nadie llegó a conectar. A los 20′ desbordó Ríos, lanzó el centro y no alcanzó Klusener. Pareció que hubo una mano de Zafarana, cuando iban 26′ de juego, pero el árbitro la juzgó como no intencional de juego y no hizo lugar a los reclamos de penal de la gente local.

Volvió a llegar el “Bohemio” a los 27′, tras un centro de la derecha, Julián Marcioni giró, remató y controló Bruera.

Estudiantes era Castelli y todo su empeño. Con poca asistencia y compañía, el “9” se las arreglaba para preocupar el solito. A los 39′ tuvo una aproximación, con un centro de Enzo Acosta que Lautaro Parisi no pudo alcanzar.

La primera parte se cerró con otra llegada de Atlanta; iban 45+2′ y Alejo Dramisino ejecutó un tiro libre que se fue apenas arriba del travesaño visitante.

En el complemento, el conjunto de Caseros salió con un poco más de determinación, y a los 46′ Enzo Acosta sacó un remate que llevó peligro. Y volvió a tener una oportunidad a los 57′, con un gran tiro de Acosta que “Pancho” Rago contuvo con un vuelo espectacular.

Atlanta retomó el control del partido, y a los 61′ avisó con un centro rasante que no pudo conectar Klusener. Sin embargo, a los 62′ abrió el marcador con un gol muy bien elaborado; pelotazo de Juan Galeano al área, entró en diagonal Dramisino, giró y habilitó al medio para la llegada de Gonzalo Klusener, quien sacó un remate fuerte, venció las manos de Bruera y puso el 1-0 a favor de Atlanta.

Walter Otta, el entrenador de Estudiantes, dispuso entonces dos variantes en su equipo; Elías Alderete entró en lugar de Fernando Miranda, y Franco Lonardi reemplazó a Enzo Acosta, cuando iban 64′ de juego. Smith se ubicó de volante central, Lonardi pasó a la derecha y jugó con dos centro delanteros: Castelli y Lonardi.

A los 68′ Parisi sacó un remate cercano, tras un tiro de esquina a favor de la visita. Comenzó a adelantarse el conjunto de Caseros. Y a los 72′ abrió la segunda ventana de cambios para hacer la tercera y cuarta modificación; Kevin González entró en lugar de Castelli, y Tomás Bolzicco reemplazó a Lautaro Parisi.

Fue el tiempo en que Mauricio Giganti adaptó el esquema a las necesidades del partido y a lo que proponía el rival. Decidió dos cambios a los 76′, con una modificación táctica: el defensor Martín García entró en lugar del delantero Gonzalo Klusener, y Juan Bisanz ingresó en reemplazo de Lucas Ríos. En este caso, delantero por delantero. Pero el equipo se paró con tres centrales, Alan Pérez, Rodrigo Colombo y el ingresado García; Molina por el lateral derecho, Dramisino como interior derecho, Maxi González al medio, de interior izquierdo Juan Galeano, y por la banda izquierda, Perinciolo. Adelante, Juan Bisanz y Julián Marcioni.

A los 79′ Otta hizo su quinto y último cambio: Alan Cantero reemplazó a Sebastián Mayorga. Era el intento final por volcar el juego hacia el arco que defendía Rago.

En el local hubo dos variantes a los 85′; Evelio Cardozo entró por Juan Galeano, en lo que fue el tercer cambio, y Nicolás Medina ingresó por Julián Marcioni, en la cuarta modificación. Y la quinta variante la hizo a los 90+2′, con la entrada de Vvalentín Gelos por Alejo Dramisino.

Era el cierre para una noche feliz en Villa Crespo. El equipo ofreció sudor, inteligencia y algunos ratos de buen fútbol. Suficientes para conseguir una victoria ajustada, pero merecida.

Hernán O’Donnell

Goianiense fue letal y dejó complicado a Sao Paulo

Llegaban con los mejores antecedentes. Goianiense, invicto como local. Con una campaña muy fuerte en esa condición, en la que acumulaba los partidos por la Copa CONMEBOL Sudamericana y los del torneo local, lo que marcaba la envergadura del equipo en su casa. Sao Paulo venía de caer ante Flamengo por la Copa Brasil, pero con el ímpetu de avanzar en este certamen, tras los encuentros ante Ceará.

Goianiense había hecho un gran partido ante Nacional de Montevideo, donde lo superó, de local, con mucha amplitud y comodidad. Llegó al partido con una derrota en el clásico ante Goias, el último fin de semana, lo que determinó la salida de su entrenador Jorginho y la asunción de Eduardo Alexandre Baptista.

Sao Paulo arrastra una historia grande en los certámenes continentales. Y con ese entusiasmo esperamos el gran partido de ida por las semifinales de la Copa CONMEBOL Sudamericana 2022.

Fue un arranque abierto, intenso. El local, con renán en el arco. Línea de fondo con Santos, Wanderson, Klaus y Jefferson; Freitas y Baralhas; Wellington Rato, Jorginho y edson; y el argentino Churín como centro delantero. Rogerio Ceni, entrenador del Sao Paulo, dispuso la siguiente formación: Jandrei en la valla; Diego Costa, Nahuel Ferraresi y Leo. Pablo Maia de volante central; cuatro más adelante, Igor Vinicius, Igor Gómes, Rodrigo Néstor y Reinaldo; y en el ataque, Luciano y Jonathan Calleri, el ex delantero de Boca Juniors.

A los 10′ el local abrió el marcador; Marlon Freitas abrió por derecha para Dudú, este fue al fondo, cruzó un centro rasante y Jorginho, con una barrida al piso, parovechó para marcar el 1-0 a favor de Goianiense.

El partido, que hasta entonces era controlado por el local, tuvo un cambio de táctica. Se abroqueló Goianiense, se plantó como un abánico que se cerraba en el retroceso y se abría en el contragolpe. Sao Paulo adelantó líneas, por una lógica cuestión, con Vinicus y Reinaldo como carrileros que bsucaban abrir y trepar la cancha.

Y a los 22′ llegó la igualdad; recuperó la visita una salida de Goianiense, Reinaldo sacó un centro preciso al corazón del área, y Luicano, de palomita, se arrojó con precisión para marcar a favor de Sao Paulo y poner el partido 1-1.

Otra vez el local tomó el mando del partido. Wellington Rato se mostró más activo, Jorginho activó la conducción y el juego se volcó hacia el campo visitante. A los 38′ Wellington Rato sacó un buenremate que tapó Jandrei con esfuerzo. y a los 39′ se fue xpulsado Igor Gómes, por segunda amonestación tras una infracción sobre Wellington Rato, incidencia que iba a influir en el desarrollo del partido, con perjuicio para Sao Paulo.

Entonces, y antes que teremine el primer tiempo, Rogerio Ceni decidió hacer dos modificaciones en el equipo paulista. Welington ingresó por Reinaldo, y Patryck reemplazó a N. Ferraresi, cuando iban 44′ de juego. El equipo se reordenó con línea de cuatro, Igor Vinicius, Diego Costa, Leo, y Patrick; tres volantes, Rodrigo Néstor, Pablo Maia y Welington; y dos delanteros, Luciano y Calleri.

Para arrancar el segundo tiempo, Goianiense también anunció dos variantes: Hayner ingresó en lugar de Dudú Santos, y Shaylon remplazó a Baralhas, en una variante de corte amibiciso, al poner un volante ofensivo en lugar de un mediocampista de equilibrio.

Y el dominio del local se hizo más profundo, más sotenido. Sao paulo intentaba resistir, con Jandrei listo para salir y cortar cada centro. Hasta que a los 55′ un centro de la derecha de Jefferson venció las manos del Jandrei y Shaylon concetó desde el piso para poner el 2-1 a favor de Gonianiense.

Rogerio Ceni volvió a mover el banco de la visita, y a los 59′ realizó la tercera y cuarta modificación: 59′ M. Guilherme ingresó en reemplazo de Luciano, y Gabriel Neves entró por Pablo Maia. Un cambio en el ataque y otro en la zona de mediocampistas.

Pero el control ya era del local. Dominaba campo y acciones. A los 60′ llegó con un cabezazo de Jorginho, que quedó anulado por off side. Pero le costaba sostener a Sa Paulo el juego. A los 65′ llegó el tercer cambio del equipo local; Arthur Henrique entró en lugar de Jefferson. Lateral izquierdo por marcador izquierdo, puesto por puesto.

El juego quedó en manos del local, que supo mantener el abanico del que hablábamos en el primer tiempo. Un equipo inteligente para abrirse en ataque y cerrarse en el repliegue. A los 71′ Leo Pereira ingresó por Wellington Rato, uno de los más destacados de la noche. Un delantero de área por un volante extremo, para darle más peso al ataque y aprovechar las circunstancias de un partido que se le presentó favorable. El conjunto paulista apostaba a los centros a Calleri, pero no tenía frutos de esa táctica.

Y a los 77′ el local liquidó el partido. Arthur Henrique lanzó un balón por la banda izquierda, Leo Pereira corrió y corrió, superó a Diego Costa, y ante la salida del arquero Jandrei definió con un tiro cruzado para poner el 3-1 para Goianiense.

Ahí quedó resuelto el partido. Sellado. Sao Paulo apeló a su quinto cambio y a los 79′ Alisson ingresó en reemplazo de Rodrigo Nestor.

En el local, a los 84′ Rhaldney reemplazó a Edson. Y con la quinta modificación del local se cerraron las ventanas de las variantes. El partido llegó a su fin.

Goianiense fue soberbio y contundente. Manejó el partido, golpeó en momentos oportunos, y sacó una buena diferencia, de 3 a 1, para viajar a Sao Paulo y esperar a ver que sucede en el desquiete en el mítico Estadio Morumbí.

Hernán O’Donnell

Independiente del Valle dio un paso al frente hacia la final

Fue un partido bárbaro, muy bien jugado, lleno de situaciones y con dos equipos que siempre mostraron una intención ofensiva, de querer ganar. Fue mejor el local, Independiente del Valle. Más profundo e incisivo, hizo méritos para ganar, y redondeó una diferencia importante de cara al desquite en Arequipa, donde Melgar deberá remontar la desventaja para ilusionar a Perú. El 3-0 final le da una relativa tranquilidad al equipo de Ecuador, pero ambos entrenadores, Martín Anselmi y Pablo Lavallén, argentinos los dos, saben de que se trata esto del fútbol, y por eso no dan por cerrado ni terminado este duelo de dos capítulos.

El local se presentó con Wellington Ramírez en la valla; tres centrales, Mateo Carabajal, Richard Shunke y Luis Segovia. El chileno Matías Fernández por el carril derecho, Marco Angulo de interior derecho, Cristian Pellerano de volante central, Lorenzo Faravelli de interior izquierdo, y Jhoanner Chávez por el carril izquierdo. En el ataque, Lautaro Díaz y Junior Somoza.

El conjunto peruano se alistó con Carlos Cáceda al arco; línea de cuatro con Alejandro Ramos, Deneumostier, Leonel Galeano y Matías Lazo. Horacio Orzán de volante medio, con Cabrera, Arias, Pérez Guedes y Luis Ibérico por delante, y de referencia de ataque, el argentino Bernardo Cuesta.

A los 20″ de juego llegó la visita con una aparición de Bernardo Cuesta, que pasó muy cerca. Contestó el local, a los 4′, con un centro al medio que Faravelli desvió. A los 11′ otra vez Faravelli remató afuera; luego llegó Lautaro Díaz, cuando iban 17′ y Cáceda sacó al corner. de ese tiro de esquina, a los 18′, apareció Mateo Carabajal, quien sacó un tremendo cabezazo que controló el arquero peruano.

Aunque el partido era abierto y bien jugado, Independiente del Valle empezaba a mostrar un dominio sostenido. Así llegó el gol de Schunke, a los 28′, tras un centro de la derecha y el formidable cabezazo del defensor que puso el 1-0 para Independiente del Valle.

Un rato más tarde lo tuvo Junior Somoza, pero Cáceda tapó muy bien. Y respondió Melgar con una entrada de Martín Pérez Guedes, que el arquero Wellington Ramírez pudo cortar con una rápida salida.

Salió más decidido el equipo de Lavallén en el segundo tiempo. Y volcó el juego hacia el campo local. A los 60′ Cristian Bordacahar ingresó por K. Cabrera, y enseguida tuvo una chance con un tiro desde la derecha que salió muy cerca del palo izquierdo de Ramírez. Luego fue el turno de Alexis Arias, quien cabeceó un centro que venía desde la izquierda y su disparo dio en la base del palo derecho de Ramírez, en otra oportunidad para el conjunto de Lavallén.

Reaccionó entonces el local. Primero, a los 63′ Julio Ortíz entró en lugar de Cristian Pellerano. Luego, a los 67′ aumentó el marcador, en una jugada en que Angulo se fue por derecha, cruzó un centro al medio y por allí entró Lorenzo Faravelli para rematar desde afuera del área, poner el balón junto al palo derecho de Cáceda, y aumentar el marcador a 2-0 a favor de Independiente del Valle.

Soltó amarras Melgar y fue con todo al ataque, pero Ramírez rechazó una jugada que llevaba peligro, a los 68′, y de contragolpe se fue Lautaro Díaz por izquierda, enganchó ante el cruce de dos defensores, y sacó un disparo fuerte que se metió junto al palo izquierdo del arquero visitante, y puso el 3-0 para Independiente del Valle cuando iban 69′ de juego.

Con el resultado amplio y tranquilizador, Martín Anselmi realizó tres modificaciones en su equipo. F. Gaibor ingresó por Lautaro Diaz; Jaime Ayovi reemplazó a M. Angulo, y A. Minda entró en lugar de J. Sornoza, cuando iban 70′ de juego.

Pablo Lavallén realizó su segunda variante en la segunda ventana autorizada de cambios: a los 74′ J. Vidales ingresó en lugar de L. Iberico.

Pudo aumentar Ayoví, pero Cáceda lo impidió. Hubiera sido terminante para serie. A los 84′ J. Sanchez entró por Martín Pérez Guedes en la tercera y última ventana de cambios del equipo de Arequipa, mientras que a los 86′ Willian Vargas sustituyó a Matías Fernández en el elenco local.

Fue victoria clara y contundente para Independiente del Valle. Pero a Melgar le queda el desquite y la esperanza de torcer el rumbo en Perú. Será difícil, pero en el fútbol nada está escrito hasta que se escribe. Por lo que brindaron ambos equipos, esperamos con ganas ese nuevo partido.

Hernán O’Donnell

Los Pumas, ante el desafío de confirmar el gran momento

La edición 2022 de The Rugby Championship llegó a la mitad de su desarrollo y encuentra, pro primera vez, a Los Pumas en lo más alto de la tabla de posiciones, fruto de dos victorias y una caída, pero con el asterisco que marca que la derrota fue en la primera presentación ante Australia, el gran favorito, pero con dos triunfos consecutivos. En Argentina, por un contundente 48-17, en una actuación excepcional, con un rugby distinguido a lo largo de los ochenta minutos de juego, y con el más reciente logro, por 18-25 en calidad de visitante ante los célebres All Blacks, un triunfo histórico, por la categoría del rival, su trayectoria y una historia adversa a lo largo de cada enfrentamiento.

Pero esa alegría, esa inmensa satisfacción, ya queda en la página escrita del libro grande de la historia argentina. Queda atrás. Ahora el desafío es sostenerse, continuar el recorrido, y afrontar el encuentro del sábado próximo en en el FMG Stadium Waikato, de la ciudad de Hamilton, a las 4:05 de la Argentina, con el mismo espíritu, la misma humildad, y la misma concentración.

Habrá cuatro modificaciones en la alineación de Los Pumas; ingresarán Guido Petti, Santiago Grondona, Tomás Cubelli y Santiago Cordero, y quedarán entre los suplentes Matías Alemanno, Juan Martín González, Gonzalo Bertranou y Lucio Cinti.

El equipo se presentará de la siguiente manera: 15 Juan Cruz Mallia, 14 Emiliano Boffelli, 13 Matias Moroni, 12 Matias Orlando, 11 Santiago Cordero, 10 Santiago Carreras, 9 Tomas Cubelli, 8 Pablo Matera, 7 Marcos Kremer, 6 Santiago Grondona, 5 Tomas Lavanini, 4 Guido Petti , 3 Joel Sclavi, 2 Julián Montoya (c), 1 Tomás Gallo.
Suplentes: 16 Santiago Socino, 17 Mayco Vivas, 18 Eduardo Bello, 19 Matias Alemanno, 20 Juan Martín González, 21 Gonzalo Bertranou, 22 Benjamín Urdapilleta, 23 Lucio Cinti.

“Los All Blacks siempre son un gran equipo, así que esperamos una dura batalla y la preparamos como tal”, sostuvo Santiago Grondona ante los micrófonos oficiales de la Unión Argentina de Rugby. “Estoy muy contento de tener la oportunidad, se laburó mucho estas semanas, y estamos listos”, agregó.

“El resultado no nos cambia la planificación”, sostuvo Michael Cheika, Head Coach de Los Pumas, quien reafirmó que el objetivo es a largo plazo, con la Copa Mundial de Rugby Francia 2023 en el horizonte.

“Queremos que el equipo tenga diferentes combinaciones. Ha sido una buena semana de entrenamiento y cada vez es más difícil elegir el equipo titular”, señaló el entrenador.

El entrenador sabe que jugará ante una potencia, al margen del momento que vive: “Estamos en Nueva Zelanda y jugamos contra Nueva Zelanda”, afirmó en una clara alusión al enorme grado de dificultad que presentará el partido. “Los All Blacks son un equipo que siempre te plantea un desafío muy grande en el line y el maul. Trabajamos no solo en esas áreas del juego, sino en todo el juego en sí. Entrenamos muy bien esta semana y todavía nos queda un día de preparación antes del partido para seguir en la mejoría”, apuntó.

El partido está a la vuelta de la esquina, y Los Pumas ya lo viven a flor de piel. Será todo un desafío. Mantener el nivel, jugar de la misma manera, ser competitivos, y lograr otra vez arrancarle una sonrisa a la madrugada de Argentina.

Hernán O’Donnell

Mourinho ilusiona a Roma, y Dybala sueña con la selección

José Mourinho es un Director Técnico que nunca pasa inadvertido. Tiene un carisma especial, conoce el juego en profunidad, es un reconocido motivador y se pone la camiseta del equipo que debe dirigir. En este caso la Roma, un equipo popular de la capital italiana, de los más reconocidos del país. Fue Campeón de las ligas de Portugal, Inglaterra, España e Italia. Ganó la Champions League con Porto de Portugal y el Inter de Milán. La UEFA Europa League la ganó tmabín con el Porto y con el Manchester United. Con Roma logró la última edición de la UEFA Conference League, y ya está embarcado en esta ilusión de la Serie “A”, que lo ve puntero tras cuatro fechas jugadas.

La última victoria, ante Monza en el Estadio Olímpico de Roma, le dejó una buena sensación y una esperanza para la Selección Argentina. Paulo Dybala fue goleador y figura, con una actuación destacada y dos tantos que invitan a pensar su inclusión en la lista definitiva para la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022.

“Tuvo una historia con varias lesiones, pero ahora Paulo está en crecimiento. Quizás Scaloni también nos deba una botella de vino para celebrar un jugador top más para él de cara a Qatar”, bromeó el extrovertido entrenador tras el partido.

El equipo local se alineó con el portugués Rui Patricio en el arco; tres centrales: Mancini, Kumbulla y el braileño Ibáñez. En el medio, Celik, Cristante, Matic y Zaleswki; adelante, Paulo Dybala y Lorenzo Pellegrini, con Tammy Abraham como referente de centro atacante.

Monza presentó un esquema similar. Di Gregorio en la valla; tres zagueros, Marlon Santos, Luca Marrone y Luca Caldirola. Stéfano Sensi como volante central, y por delante, Birindelli, Mateo Pessina, Pepin, Carlos Augusto. Gianluca Caprari y Andrea Petagna en el ataque, para los dirigidos por Giovanni Stroppa.

Muy pronto se mostró Dybala en el partido. Rápido, ágil, veloz. Se movió como enlace por derecha, una suerte de interior pero bien adelantado, cerca del centrodelantero y de las trepadas de Celik por su costado.

Sin embargo, el planteo inicial del local fue similar a muchas tácticas del entrenador portugués: cederle el balón al rival, esperar en tres cuartos y cortar rápido para armar contragolpes con espacios en la zona defensiva de su rival. Así, mientras Monza tenía la pelota, la manejaba en campo rival e intentaba abrir pasillos para llegar al área local, partió un contragolpe con un pelotazo a Tammy Abraham, quien de cabeza punteó para Dybala, que supo ganarle la posición a Sensi y se fue derecho al arco visitante para sacar un tremendo remate y poner el 1-0 para Roma, a los 17′ de juego.

Intentó responder la visita con un disparo de Caprari, a los 20′, que se fue al tiro de esquina. Cuando iban 27′ se fue lesionado el defensor de Roma Kumbulla y lo reemplazó el inglés Smalling. El encuentro siguió el mismo libreto, hasta que a los 31′ Abraham ganó un pelotazo de Matic, se fue al área y remató cruzado, Di Gregorio dio rebote y Paulo Dybala entró rasante para, desde el suelo, tomar el rechazo y meter el segundo gol particular y de su equipo: Roma ganaba por 2-0.

Se le hizo cuesta arriba el partido al visitante. Porque ya Roma le había encontrado la vuelta táctica a su estrategia de juego, y la diferencia de goles le daba una venturosa tranquilidad. Era más desde el dominio mental y control del juego la Roma, aunque la posesión le perteneciera al Monza.

A los 43′ cerró el primer tiempo con una combinación entre Pellegrini y Dubala, que finalizó con un remate del italiano que se fue por arriba del travesaño.

En el complemento Salvatore Molina entró en lugar de Marrone en la formación visitante, se ubicó por izquierda e intentó darle vuelo a su equipo. Pero Roma avisaba de contra, y a los 52′ llegó Celik por derecha, lanzó el centro y Pellegrini sacó un buen remate que Caldirola pudo rechazar.

A los 55′ Tammy Abraham llegó por el medio, se filtró y sacó un remate que Di Gregorio lo pudo rechazar, sacó otro disparo, que se fue apenas desviado.

Monza atacaba y cedía espacios. Roma anunciaba un peligro inminente en cada aceleración hacia el área visitante.

Y a los 60′, se terminó el partido. Tiro de esquina desde la banda izquierda del ataque local, el pelotazo al borde del área chica, y por allí entró Ibáñez para meter un tremendo cabezazo y marcar el 3-0 a favor de la Roma.

En el equipo visitante llegaron tres cambios en la primera ventana disponible: a los 61′ dispuso la segunda, tercera y cuarta modificación; P. Ciurria entró por A. Petagna, A. Colpani ingresó en lugar de M. Pessina, y D. Mota reemplazó a G. Caprari.

Mourinho también dispuso variantes; a los 65′ El Shaarawy ingresó por Paulo Dybala, en la segunda modificación local, y la tercera fue L. Spinazzola en lugar de N. Zalewski.

Perdido por perdido, el equipo de Stroppa fue sin limitaciones. se adelantó en el campo, los centrales se acercaron a la línea central, los carrileros vanzaron, y buscó llegar con un fútbol abierto. Roma se ordenó con inteligencia y amenazó en cada ataque.

A los 79′ llegaron los últimos cambios del equipo de la capital italiana; A. Belotti ingresó por Tammy Abraham, y E. Bove reemplazó a Lorenzo Pellegrini.

Monza tuvo una llegada a los 81′, con un disparo de Mancini, que besó el travesaño y se fue arriba. Con más ganas que ideas, la visita dejaba una imagen digna, aunque la superioridad y jerarquía del local se hacían evidentes en cada maniobra. El quinto cambio visitante sucedió a los 83′. Warren Bondo reemplazó a Stéfano Sensi.

El final fue lento y previsible. Monza movía la pelota e intentaba generar algo en ataque. Roma lo esperaba con mucha gente, bien ordenada, y la tranquilidad de saber que nada corría peligro. Se fue algo lesionado El Shaarawy, cuando iban 90+1′ de juego. Fue el único sobresalto de un equipo que tiene la identidad de su entrenador y que recupera una estrella para la Argentina.

Hernán O’Donnell

Arsenal y Huracán se dividieron momentos y no pudieron sacarse ventajas

Fue intenso, entretenido, con más lucha que juego, pero con varias situaciones y el ímpetu de los dos por buscar el partido. Arsenal y Huracán tuvieron sus momentos en el juego, pero no pudieron quebrarse y dejaron un empate que sirve para el futuro, en un encuentro interesante. Arsenal fue algo más en el primer tiempo, Huracán dominó el segundo y el empate no se alejó de la justicia.

El equipo que conduce Leonardo Carol Madelón se alinéo con Alejandro Medina en la valla; línea de cuatro con Julián Navas, Ignacio Gariglio, Gustavo canto y Leonardo Marchi. En el medio, William Machado, Dardo Miloc, Mauro Pittón y Kruspzky; adelante, Alexander Díaz y Sebastián Lomónaco. El “Globo” lo hizo con Lucas Chaves en el arco; Ismael Quilez, Fernando Tobio, Lucas Merolla y Guillermo Benítez. Federico Fattori de volante central; más adelnate, Santiago Hezze, Farnco Cristaldo y Benjamín Garré; y en el ataque, Cóccaro y Rodrigo Cabral.

Se presentó mejor el local en el inicio. Con la movilidad de Alexander Díaz generó varias llegadas; la primera, a los 6′, producto de una buena jugada del juvenil surgido en San Lorenzo, que terminó con un disparo de Lomónaco que atarpó Lucas Cháves. A los 10′, un tiro libre de Marchi se metí en el ángulo superior derecho del arco visitante, pero Cháves la pudo atrapar.

Huracán tuvo un momento con algunas llegadas. A los 14′ Quilez lanzó un centro de la derecha y el cabezazo de cóccaro se fue alto. A los 17′ Garré aprovechó una falla en la defensa local para cortar un pase profundo, entró en diagonal y sacó un buen tiro que pegó en el palo derecho de Medina. Y a los 18′ Cabral sacó un centro que Garré conectó y se fue arriba del travesaño.

Pasado ese lapso, Arsenal volvió a tener el control del juego. A los 23′ Lomónaco encabezó un gran contragolpe y Tobio tapó su remate, que llevaba mucho peligro. Con la dinámica de Pittón y la entrega de Díaz en ataque, Arsenal manejó el primer tiempo, aunque Huracán iba a tener una última chance, a los 40′, con un remate de Cristaldo que tapó muy bien Alejandro Medina.

El conjunto de Parque Patricios arrancó con mayor decisión el segundo tiempo, y a los pocos segundos de juego, Quilez sacó un buen tiro, apenas elevado. Sin embargo, iba a ser el local el que abriera el marcador, tras una contra que encabezó Lomónaco, quien abrió a la izquierda, por allí combinaron Facundo Kruspzky Alexander Díaz, Marchi sacó el centro, Lomónaco se la bajó a Mauro Pittón, y este entró por derecha para sacar untiro cruzado y poner el 1-0 a favor de Arsenal cuando iban 50′ de juego.

Diego Dabove, entrenador del equipo visitante, hizo una variante a los 56′; Lucas Carrizo reemplazó a Guillermo Benítez.

Pudo aumentar el local, a los 57′, cuando un pelotazo al vacío, de Medina al pique de Díaz, fue cortado por Cháves de cabeza al borde de su área; el balón le quedó a Pittó, quien sacó un tiro recto y Cháves volvió a controlar.

Entonces llegó la igualdad de Huracán. Garré combinó con Cabral, el centro llegó al corazón del área, y Cristaldo definió con precisión: 1-1 a los 58′.

A los 62′ Madelón hizo el primer cambio en Arsenal: Lucas Brochero entró por William Machado; luego, a los 67′, llegó la segunda variante en el equipo de Sarandí; Lucas Cano reemplazó a Alexander Díaz. El equipo de Dabove empezó a tener mayor protagonismo. A los 71′ Cabral metió un doble enganche por la banda izquierda, y sacó un potente remate que atajó Medina. A los 76′ vino el segundo cambio en el “Globito”; Maicol Cabrera entró en lugar de Cabral, mientras que el local hizo su tercera variante: Alejo Antilef ingresó por Dardo Miloc.

A los 80′ Hezze sacó un tiro abierto que pasó muy cerca, en otra oportunidad para la visita. Y a los 88′ Garré tuvo un gran tiro, que Medina desvió al corner.

La última fue para el local. A los 89′ Lucas Cano recibió solo en un buen contragolpe, y su tiro fue desviado por Cháves al corner.

Fu lo último de un partido entretenido, intenso, valioso. Los dos quisieron ganarlo. Arsenal fue un poco más en el primer tiempo, Huracán dominó en el segundo. El empate no estuvo tan mal.

Hernán O’Donnell