Archivo de la categoría: Fútbol

Real Madrid y otro capítulo de su romance eterno con la Copa

Fue un triunfo claro para el Real Madrid, que siempre que juega la Champions League, o la vieja Copa de Campeones, siente que está en el patio de su casa, que juega su torneo favorito, el que domina desde su nacimiento y en el que todos sus competidores, todos, saben de antemano que es un candidato natural. Sea quien sea su plantilla, su equipo titular y su director técnico. Real Madird es sinónimo de la “Orejona”. El que más veces la conquistó, el que mejor la interpretó a lo largo de la historia. El que tiene un romance que parece eterno.

Le bastaron un par de jugadas para sacar la ventaja en el primer tiempo. Era un encuentro equilibrado, sin preponderancia de uno u otro equipo, pero en un para de fogonazos, Real Madrid metió dos puñaladas y le complicó toda la serie al Liverpool.

A los 27′ Toni Kroos recibió un pase corto de la defensa, envió un balón largo y profundo, Vinicius recibió en zona de definición, la paró con el pecho, entró al área y doblegó a la salida del arquero visitante, Alisson Becker. 1 a 0 para el local.

Enseguida aumentó el conjunto Madridista; de un pase largo a la izquierda, Alexander Arnold quiso pasarla al medio y su cabezazo encontró a Asensio solo y libre en medio del área. Entonces, no tuvo más que recibir, encarar al arquero brasileño y resolver por encima para marcar el 2 a 0 a a favor del Real Madrid.

Sin esperar a la finalización de la primera etapa, Jürgen Klopp decidió reemplazar a Keita por Thiago Alcántara a los 41′ de la primera parte.

En el complemento, la visita salió con mayor decisión. Fue a buscar con sus líneas más adelantadas y a los 51′ logró achicar el marcador. Una jugada que comenzó Wijnaldum, la siguió Diogo Jota quien entró al área, limpió el camino y habilitó a Salah, para que el egipcio definiera ante Courtois. El encuentro quedaba 2-1 para el local.

Se despertó el Madrid con ese cachetazo. Liverpool creció en confianza. y el encuentro se hizo de ida y vuelta; a los 62′ una buena maniobra de la visita terminó con un centro de Mané, quien bien pudo haber pateado al arco, y el cierre de Mendy salvó el peligro. A los 63′ se fue solo Asensio y Alexander-Arnold cortó justo cuando el pánico rondaba el arco visitante. Y a los 64′ vino la sentencia del encuentro. Lateral para el Madrid, el balón para Modric y el croata habilitó a Vinicius quien definió con un remate preciso para dejar el marcador 3 a 1 para el local.

Y el sacudón llegó más alto, porque a los 65′ Asensio no pudo girar en un contragolpe muy peligroso que hubiera ampliado aún más el resultado.

A los 69′ Federico Valverde entró en lugar de Asensio, para cuidar el resultado. A los 70′ lo tuvo Benzema con un buen remate, pero controló Alisson.

Liverpool apostó al final con dos modificaciones. Iban 80′ cuando entraron Roberto Firmino en lugar de Kabak y Shaquiri por Diogo Jota. En Madrid, a los 84′ Rodrygo ingresó en reemplazo de Vinicius.

El partido no tuvo más alteraciones. Controló el Madrid el ataque inglés y cerró el partido con un resultado que lo lleva al desquite con tranquilidad y encierra otro capítulo de su romance eterno con la Copa.

Hernán O’Donnell

Atlanta reaccionó a tiempo y se trepó a una nueva ilusión

El último torneo pre-pandemia de la Primera Nacional, aún conocida como la vieja B Nacional para la mayoría de los espectadores, tenía dos protagonistas de lujo, que se encaminaban a jugar la final por el primer ascenso de la categoría a la máxima división de nuestro fútbol: Atlanta y San Martín de Tucumán.

Los dos mostraban por entonces un fútbol de alto vuelo y todo indicaba que entre ellos dirimirían el primer boleto a la Liga Profesional, aunque también eran muchos los que creían que ambos iban a lograr los dos boletos. lo cierto es que aquel torneo se canceló sin mayores análisis ni explicaciones y se jugó un campeonato nuevo en el que ninguno de los dos pudo repetir aquel rendimiento y vieron las instancias finales lejos de los protagonistas.

Se volvieron a encontrar una tarde de sol y calor de pascuas, en Villa Crespo. Una semana santa que terminaba y un encuentro que presagiaba iba a estar a la altura de aquellos antecedentes, pero durante un largo rato esto no sucedió.

Atlanta y San Martín, durante casi cuarenta minutos, aburrieron. Salió un primer tiempo chato, con pocas acciones para destacar, pocas emociones y jugadas de peligro con cuenta gotas. El local intentó dominar, a través de una línea de cuatro adelantada, con las proyecciones permanentes de Flores y Ramiro Fernández, más la dinámica de Dramisino en la mitad de la cancha y el talento de Colombini en ataque, acompañado por la experiencia de Fabricio Pedrozo.

San Martín lo esperaba bien parado, sostenido en la firmeza de Hernán Pellerano, la ubicación de Matías Ballini y la presencia de Tino Costa. En ataque apuraban Juan Imbert y Marcelo Estigarribia, pero era el local el que dominaba el juego.

Recién a los 35′ se produjo la primera emoción, al margen de un gol bien no convalidado por falta previa al comienzo del juego para Atlanta. En ese minuto 35, Fabricio Pedrozo sacó un remate potente que Nacho Arce controló con seguridad.

Y a los 40′ se abrió el marcador; el lateral Lucas Diarte llegó al fondo, lanzó un buen centro pasado y Juan Imbert conectó de cabeza para marcar el 0-1 a favor del equipo de Tucumán.

En el complemento, tanto Walter Ervitti como Sergio Gómez decidieron realizar una variante en sus Atlanta Taborda reemplazó a Ramírez, mientras que en la visita Maximiliano Martínez ingresó por Lucas Diarte.

Mejoró el “Bohemio” con Faculndo Taborda; tuvo más velocidad, más dinámica y más profundidad. Avisó a los 48´con una llegada de Colombini. A los 56′ ingresó Gonzalo Casazza por Dramisino en el local, mientras que a los 59′ Lucas Cano reemplazó a Emanuel Cuevas en el equipo visitante.

Atlanta ya era otra cosa con los ingresados. Más vivaz, más veloz y en un soplido reaccionó para revertir el resultado.

A los 61′ llegó un tiro de esquin de Taborda, la pelota fue de izquierda al medio para Agustín Bolívar, este abrió a la derecha para la entrada de Flores y el lateral sacó un remate potente que venció la resistencia de Arce y selló el 1 a 1.

A los 63′ volvió a insistir Flores con un disparo fuerte y Arce la desvió al corner. Y de esa jugada, a los 64′ llegó el centro, un rebote hacia el medio y la aparición de Fabricio Pedrozo para marcar el 2 a 1 para el “Bohemio”.

Atlanta había logrado remontar el resultado, cuando la tarde parecía que se le podía complicar.

Movió el banco el “Ciruja”; a los 69′ Luciano Vella entró por Tino Costa. A los 72′ Valentín Perales reemplazó a Fabricio Pedrozo, entonces Ervitti decidió jugar con tres zagueros bien cerca, Pérez, perales y García, dos laterales con marca y proyección, Flores y Fernández y Taborda y Casazza para encabezar el contragolpe. Hace tiempo que ya no se debe hablar de línea de cuatro o de cinco, porque los laterales, en cualquiera de los dos casos cumplen tareas similares en cuanto al recorrido por las bandas y las obligaciones defensivas. El tema es si se juega con dos o tres centrales. Esa es la discusión.

Lo cierto es que Atlanta se acomodó bien al terreno y manejó con tranquilidad el juego. Para terminar de elaborar su dibujo táctico y su esquema, a los 79′ realizó las dos últimas variantes: Cristian García entró por Santiago Solari y Pablo Martínez reemplazó a Colombini.

San Martín se jugó las últimas cartas; a los 81′ Gonzalo Gutiérrez entró por López y Nicolás Moreno por Estigarribia. Pero le costaba al equipo de Tucumán llegar hasta el arco de Rago. De hecho, Atlanta contó con un par de ocasiones para aumentar el marcador. A los 83′ Caszza sacó un buen remate que pasó muy cerca del arco de Arce; luego lo tuvo Pablo Martínez en un contraataque feroz que Arce resolvió de manera brillante.

A los 89′ se fue expulsado Ramiro Fernández y el local debió aguantar con diez futbolistas. El tiro libre para la visita lo ejecutó Daniel González directo al arco y Rago contuvo sin problemas, mientras que a los 90+4′ Atlanta contó con otra chance en un tiro libre de Taborda que se fue muy cerca del palo derecho de la visita.

Fue una gran victoria para Atlanta. Supo reaccionar, dar vuelta un partido que se había complicado y cantar victoria en una semana santa de expectativas.

Hernán O’Donnell

Arsenal cerró las puertas con las que chocó River Plate

La octava fecha de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol, en la zona “1”, los encontró en distintas realidades. Arsenal, en lo bajo de la tabla, con sólo un empate y seis caídas, alguna de ellas muy duras, como el 0-5 ante Estudiantes o el último 3 a 2 en La Paternal ante Argentinos, cuando el equipo contaba con dos hombres más, faltaban más de diez minutos por jugarse y el marcador estaba igualado en 2 tantos. Otras fueron más rescatables, en tanto el equipo pudo haber tenido mejor suerte. Frente a Aldosivi en Mar del Plata, ante Banfield donde cinco minutos iniciales del segundo tiempo fueron fatales, e incluso ante San Lorenzo, en la que pagó caro su desconcentración inicial. Lo mismo ante Central en Rosario, donde debió tener mejor suerte.

Y como desafío, nada menos que River Plate enfrente. El mejor equipo de la Argentina, el que somete al adversario a fuerza de ritmo, dinámica, presión constante y fútbol veloz. El conjunto más sólido. El que cuando acelera, demuele. Pero los partidos siempre hay que jugarlos. “En el fútbol no hay nada asegurado de antemano. No hay resultados puestos. Hay presunciones, que luego deben confirmarse en el campo de juego”. La sentencia llena de sabiduría y experiencia del “Maestro” Tabárez encierra la gran verdad de nuestro bendito deporte. Los partidos nunca se ganan antes de jugarlos.

Y en la noche otoñal de Sarandí, Arsenal y River salieron a jugarse el honor.

El visitante salió a jugar como lo hace de manera habitual. A apoderarse de la pelota, tenerla bajo su control, dominar el terreno y empujar al rival contra su arco. Con una circulación permanente de derecha a izquierda y vuelta hacia la derecha, a través de Montiel, Paulo Díaz, Héctor Martínez y Fabricio Angileri, River empujaba desde el fondo. Luego trataba de fluir el juego con la habilidad de Palavecino y De la Cruz, pero chocaba con una defensa cerrada, porque Arsenal a la línea de cuatro defensores, Navas, Gariglio, Suso y Nicolás Castro, le pegaba muy cerquita a Emiliano Méndez, y podr delante de él a Soraire, Picco y Antileff. Bien apretados los ocho, en tanto quedaban arriba Alan Ruiz y “Jony” Candia, para la aventura del ataque.

Entonces, el dominio de River no tenía profundidad. Apretaba, pero no lastimaba. Recién a los 16′ tuvo su primera llegada clara con un remate de De La Cruz que pasó cerca. respondió Arsenal a los 18′ con un disparo de Emiliano Méndez, quien recibió en el medio tras una salida de un tiro de esquina y su tiro lo contuvo Franco Armani.

Era más el visitante pero Arsenal lo controlaba. A los 32′ pudo River dejar a un hombre cara a cara en el área rival, tras un pase habilitante a Borré, aunque Medina salió rápido y tapó su tiro.

A los 36′ Montiel ejecutó un buen centro y el cabezazo de Matías Suárez se fue afuera; a los 43′ fue Palavecino el que probó de emboquillada tras una serie de rebotes. Y cerró Arsenal con un disparo de Candia a los 44′ que controló bien Franco Armani.

El equipo de Sergio Rondina comenzó la segunda etapa con dos modificaciones; adentro Farioli en reemplazo de Antilef y Lucas Albertengo en lugar de Alan Ruiz.

Y el equipo se acomodó mejor en los primeros minutos. Tuvo un poco más de audacia y de presencia en el campo rival. Ya no era sólo sostenerse en su terreno sino explorar territorio adversario, con una luz de esperanza.

River era más, a pesar del esfuerzo del “Viaducto” y a los 54′ Borré tuvo una oportunidad cortada por Medina, tras una buena jugada. Y a los 64′ entró carrascal por Julián Alvarez. El colombiano se iba a parar de enlace, en el medio de los volantes, adelantado, con llegada a Suárez y Borré. Y River creció en volumen de juego, a partir de las habilidades del recién ingresado.

Pero Arsenal insistía en la ofensiva; a los 66′ entró el promisorio Sepúlveda en lugar de Jonathan Candia.

En eso estaba el juego, entre el ímpetu de River, el dominio de su poderoso equipo y las ganas del local de atreverse un poco más; hasta que a los 76′ fue expulsado Farioli por doble amonestación y ya el partido se hizo muy duro para Arsenal. Entró Girotti por Borré, para que River pusiera toda la carne al asador. A los 79′ Matías Suárez se armó su jugada, con un giro y un remate muy bien logrados, que pasaron cerca del arco local.

Quedaba el tiempo para las últimas variantes. A los 81′ Fontana entró por Palavecino en la visita y a los 88′ Rogoski reemplazó a Picco en el local.

River fue dominante en todo el partido, pero no tuvo la puntada final y muchas veces chocó con la telaraña de Arsenal, que puso alma y corazón y se llevó una digna igualdad de puntos.

Hernán O’Donnell

En el juego del golpe por golpe, Excursionistas acertó el suyo y se llevó todo el premio

Excursionistas comenzó el torneo de Primera “C” 2021 con una actuación estupenda ante Victoriano Arenas, que le permitió ganar por 3 a 0 y darle sustento al sueño permanente de la enorme hinchada del club del Bajo Belgrano de subir, por lo menos, una categoría más, llegar a la Primera B Metropolitana, y estar en un lugar más acorde a su larga historia.

Pero esa ilusión se desdibujó a la fecha siguiente, cuando el equipo cayó de visitante por 3 a 0 ante Atlas, en una actuación deslucida y olvidable. Se encadenó otra derrota al partido que continuaba; tras comenzar 1 a 0 ante Midland, con cinco minutos de buen juego, ritmo y variantes, el equipo se cayó hasta perder el control en el juego, con un traspié por 2-4.

Cuando los nubarrones de la desesperanza comenzaban a asomarse, el “Verde” ganó en Luján ante el equipo local por un contundente 1-3, lo que reavivó la ilusión del Bajo, no solo por el valor del triunfo sino por el modo en que se consiguió.

La quinta fecha lo encontró ante un desafío grande: Deportivo Español, con todo lo que implica su nombre y su historia, muy relacionada con el fútbol grande e incluso la Primera División, durante muchos años. Era un partido bisagra para soñar con el ascenso y debía tomarse como tal.

En los primeros minutos Excursio intentó jugar con salida limpia, pelota a ras desde el fondo y control asegurado. Pero falló en algunos pases desde el arco, donde Kletnicki, que lució muy seguro bajo los tres palos, erró en dos ocasiones, lo que generó peligro de parte del ataque visitante. De hecho, a los 6′ Ottaviani quedó solo tras un mal pase desde el arco y el balón se fue muy cerca.

El local, a pesar de esas imperfecciones, insistió en su juego y de apoco empezó a empujar a Español contra su valla. A los 10′ tuvo una oportunidad con un remate de López que se fue cerca del palo derecho de Brambatti, el arquero de Español.

Y a los 14′ llegó el gol de la victoria; una buena jugada colectiva y Morales sacò un remate cruzado que se metiò abajo del palo derecho del arco visitante para clavar el 1 a 0 para el “Verde”.

Con el resultado en contra, Español fue a buscar la igualdad. Soltó los laterales, adelantó líneas y sostuvo un esquema ofensivo: línea de cuatro, dos volantes de contención, Abal y Malbernat, Vázquez de enganche bien cerca de los tres atacantes, Maza, Ottaviani y Alfenoni. Y sumó llegadas. A los 25′ vino un centro de la derecha de Vocos y el cabezazo de Ottaviani pasó muy cerca. A los 35′ Alfenoni rematò cerca del palo derecho y a los 36′ el mismo puntero tuvo una chance, pero cerró muy bien Kletnicki para desviar al corner.

El primer tiempo se cerró con Excursionistas un poco más replegado y así inició el complemento, pero siempre listo para meter contragolpes peligrosos. A los 54′ llegó el primer cambio de la tarde. Pereyra por Abal, en la visita.

Y empezó a tener chances el “Verde”, mientras le cedíaa el balón y el campo a la visita, el conjunto del Bajo Belgrano apostó a la velocidad para liquidar el juego. Ivan Muller tuvo una chance a los 62′, tras un remate fuerte que pegó primero en el palo derecho, recorrió la línea y golpeó el palo izquierdo, y en la llegada de Arbello, su disparo se fue alto. una oportunidad increíble para el local.

A los 60′ Da Conceicao ingresó por Vázquez en Español y a los 66′ entró Almirón por Arbello en el local.

Español tenía el balón y el campo, pero el conjunto del Bajo sumaba chances de contra. De hecho, a los 73′ hubo un claro agarrón en el área sobre Muller que debió ser cobrado como penal.

Ahí hubo otra variante en Excursionistas: Maitini entró por Segundo. Y al minuto, llegó Deportivo: centro de Alfenoni que Ottaviani no alcanzó a conectar.

El equipo del Bajo Flores fue por dos cambios al final, ya en los 86′ de juego: Hernández entró por Benaducci y Falotico reemplazó a Alfenoni.

Pero las oportunidades fueron para el local. Lo tuvo Gutiérrez Arango a los 86′ tras una distracción en la defensa visitante y a los 87′ Maza disparó cerca del travesaño en la última chance de Español.

A los 88′ Gimonfo ingresó por Morales en la ùltima modificación del elenco local, que contó con otra oportunidad en un remate de Ivan Muller a los 90′ que pasó arriba del travesaño.

Fue un partido duro, equilibrado y con un ida y vuelta permanente. Excurisonistas acertó su pleno y se llevó todo el premio, tras un esfuerzo encomiable de todo el conjunto.

Hernán O’Donnell

España mantiene su identidad y aclara su camino a la Copa del Mundo

El fútbol de Europa siempre tiene novedades en cuanto a países, naciones, seleccionados que surgen de la independencia o formación o creación de alguna nueva o vieja República que pudo volver a su cauce natural tras años de uniones forzadas con otras fuerzas dominantes. También surgen clubes, entidades y equipos producto de nuevos emprendimientos, pero las clasificaciones para los Mundiales o torneos continentales, siempre nos deparan alguna novedad.

Kosovo es una nación nueva, un estado con un reconocimiento de 90 naciones de las 193 que componen las Naciones Unidas, ubicada en la península balcánica, que declaró su independencia de Serbia el 17 de Febrero de 2008, aunque debe aún lidiar con el desconocimiento de algunos gobiernos.

Cuenta con el apoyo de de Estados Unidos y de la mayoría de los países de la Unión Europea, pero para el gobierno de Serbia todavía forma parte de la provincia autónoma de Kosovo y Metojia como una región autónoma dentro de su propio territorio. Y muchos son los países que aún no reconocen la independencia de Kosovo. De hecho, uno de ellos es España, que en la transmisión de TV algunos “tuiteros” avezados encontraron que ponían el nombre del país visitante en letras minúsculas.

Más allá de todas las diferencias políticas, el fútbol nos muestra, una vez más, que en su ámbito hay lugar para todos y es mucho más amplio que el de las organizaciones políticas; hay más países en la FIFA que la propia Naciones Unidas, y la República de Kosovo es un nueva muestra. Compite en el Grupo “B” de la zona Europea de la Competición Preliminar de la Copa Mundial de la FIFA-Qatar 2022; y en la tercera jornada le tocó visitar nada menos que a España, en el estadio de La Cartuja, en Sevilla.

Para el equipo de Luis Enrique una oportunidad de sumar y no perderle pisada a Suecia, el líder luego de los dos primeros partidos jugados.

Un clásico 4-3-3, con la proyección de Marcos Llorente por derecha, Jordi Alba por izquierda y el trabajo dinámico de Koke y Pedri en el medio para sumarse a los hombres más adelantados: Dani Olmo, Alvaro Morata y Ferrán Torres.

España fue el dueño del balón y del control del juego, pero Kosovo no se escondió. intentó jugarle de igual a igual y de hecho mantuvo un cierto equilibrio en el resultado, aunque siempre estuvo latente la apertura del marcador. Al local le llevó un poco más de media hora desnivelar en el score, y recién lo logró a los 34′ cuando Dani Olmo sacó un remate exacto y combado que se coló en el ángulo superior izquierdo de Ujkani, arquero visitante, para poner el 1 a 0.

Y a los 36 aumentó por intermedio de Ferrán, quien definió por la derecha una jugada que nació en la izquierda; el encuentro quedaba 2 a 0 para España. Luego tuvo una chance más en los pies de Alvaro Morata, que el arquero pudo desviar. En pocos minutos, España cerró el primer período con solidez y eficacia.

En el segundo tiempo, el desarrollo fue similar. España al mando del juego, sin acelerar y Kosovo con buenas intenciones, aunque sin poder lastimar al rival.

A los 55′ Kastrati entró por Rashica en el equipo visitante. Y a los 56′ Zeneli, de buenas condiciones e intenciones, ingresó por Kololli. Luis Enrique también entendió que había que modificar al equipo y a los 68′ Fabián Ruiz reemplazó a Pedri y Gerard Moreno ingresó en la posición de Alvaro Morata.

Hasta que a los 69′ Unai Simon salió muy lejos a cortar un pelotazo, luego quiso jugar, se enredó con el balón, lo perdió y desde muy lejos remató Halimi, para meter el balón de emboquillada y dejar el partido 2 a 1.

De pronto, el partido se había achicado. por lo menos en cuanto al marcador. Es que Kosovo tampoco era (ni es) un equipo para subestimar. La nación es nueva, pero la plantilla del seleccionado se ha nutrido de futbolistas que tiene experiencia y recorrido. Juegan en Francia, Alemania, Suiza…

Pero a los 74′ llegó un tiro de esquina desde la izquierda y Gerard Moreno metió el cabezazo justo para cambiar el palo y señalar el 3-1 a favor del local.

Después se acentuó el dominio español; de hecho, tras un centro de Koke, Gerard estuvo cerca de conectar y marcar el cuarto tanto local.

El final dejó un par de ventanas de cambios, que retrasan el juego, lo enfrían y terminan por cerrarlo. A los  82′ Canales reemplazó al hombre de RB Leipzig, Dani Olmo; R. Hernandez entró en lugar de Sergio Busquets, también en España y en Kosovo Voca entró por Halimi; más tarde, a los 86′ entró el defensor de Real Madrid, Sergio Ramos en lugar de Eric Garcia.

Casi no hubo tiempo para más. España sumó otra victoria por eliminatorias, mantiene un invicto que se acerca a las tres décadas en esta competición, afirma su identidad y aclara su rumbo a la próxima Copa del Mundo.

Hernán O’Donnell

Colón pasó por Vicente López y demostró que es cosa seria

Hacía tiempo que Platense no recibía a Colón de Santa Fe. Se habían enfrentado hace ya ocho años por la Copa Argentina en un encuentro disputado en Catamarca el 20 de Febrero de 2013, pero más lejos en el tiempo estaban los cruces en Primera División. Y el último choque había sido el 2 de Junio de 1999, hace ya más de dos décadas.

Volvieron e enfrentarse en el estadio “Ciudad de Vicente López”, esta vez por la séptima fecha de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol. Con un Platense que venía entonado a partir de un muy buen segundo tiempo frente a Arsenal en Sarandí en la última presentación (también había jugado bien el partido anterior ante Racing), y un Colón invicto y puntero en la Zona 2. El equipo de Eduardo Domínguez es una de las revelaciones del certamen y llegó a este juego con muy buenos antecedentes.

Y el partido que esperábamos, se dio en Vicente López. Aunque tardó en llegar, porque más allá del comienzo frenético de la visita, que forzó un tiro de esquina a poco de empezar, y una buena jugada de Aliendro por la izquierda, el centro atrás y el remate de Bernardi, en buena posición, que terminó muy arriba del travesaño de De Olivera, los siguientes minutos, casi hasta llegar a la primera media hora, fue de tono menor, con imprecisiones, muchos cortes y un juego espeso. En ese lapso, el partido fue aburrido. Sin emociones ni jugadas para destacar. Con una línea de tres la visita, un medio super poblado, sostenido por Lértora como volante central y bien apuntalado por Aliendro y el retraso de adelante de Farías, mientras que el “Calamar” se acomodó con su clásico 4-4-2 en el que brilló Nicolás Bertolo, activo, hábil e inteligente. Sagaz para asociarse con Curuchet, quien mejor lo acompañó.

Recién a los 27′ llegó otra situación clara; un arranque de Bertolo por derecha, el pase a Curuchet y la habilitación de este a Thiago Palacios que no llegó al balón, bien cerrado por Meza. Respondió Colón con un tiro de Bernardi afuera, a los 28′. Y a los 31′ fue Curuchet quien lanzó un buen centro que Zeineddin no pudo conectar. Después, a los 34′, Leguizamón remató desde abajo y De Olivera tapó bien. Y cerró Curuchet a los 41′ coon un tiro que tapó Burián mientras lo apareaba Rafael Delgado, de muy buen partido, en defensa y ataque.

El complemento se inició con varias modificaciones; Sinisterra entró por Thiago Palacios en Platense. Mura ingresó por Meza y Bruno Bianchi por Garcés, en la visita.

Nos acomodábamos para ver el segundo tiempo cuando Sinisterra encabezó un contraaataque, cedió a Curuchet y este enganchó para definir después al ángulo superior derecho de Burián y marcar el 1 a 0 a los 47′ de juego.

Enseguida tuvo una chance Bochi, con un disparo alto, a los 52′, y enseguida Colón se metió otra vez en el partido. A los 56′ Leguizamón sacó un remate que pegó en el palo, a los 57′ Tissera entró por Zeineddin en Platense, mientras que en el equipo de Domínguez llegarían los cambios que terminarían de revertir el partido. Morelo entró por Leguizamón y Pierotti por Bernardi. En tanto, en el local se fue Bertolo, a los 62′, reemplazado por Baldassarra. Y se cayó Platense.

El empate llegó a los 64′, con una buena jugada por izquierda, el centro de Morelo y la definición de Pierotti, de taco, para sellar el 1 a 1. Luego vino el penal de Iribarren a Morelo, y la ejecución del propio Morelo, a los 69′, para remontar el encuentro y dejarlo 1-2 a favor de Colón.

En ese lapso, entre la salida de Bertolo y los dos goles que revirtieron el score, el equipo de Santa Fe se adueñó del partido. Lo tuvo Farías a los 79′, pero salvó De Olivera. A los 80′ ingresó Messidoro en lugar de Bochi en el local. Pero le costaba llegar a pesar del esfuerzo de Curuchet, que generó un remate y el posterior corner a los 82′ de juego.

Pero Colón estaba encendido y continuó con su dominio y control; así lllegó otra maniobra por izquierda, el centro pasado y la aparición de Mura para rematar, pero otra vez salvó De Olivera a los 89′.

Hasta que a los 90+1′ Aliendro armó una gran jugada por izquierda, se metió al área y lanzó el centro atrás para la llegada de Delgado, quien marcó el tercer gol visitante para dejar el resultado final: 1-3 para Colón.

Platense fue un gran esfuerzo, pero sucumbió ante el orden, la precisión y la aceleración de Colón, que pasó por Vicente López y demostró que es un equipo serio, bien trabajado, que no se desespera aún en desventaja y apunta bien arriba.

Hernán O’Donnell

Inglaterra cumplió el protocolo y aseguró los primeros tres puntos rumbo al Mundial

No hubo lugar para la sorpresa ni para la utopía. Inglaterra, amplio favorito en su presentación ante San Marino en Wembley en el Grupo I de la UEFA de la Competición Preliminar de la Copa Mundial de la FIFA-Qatar 2022, jugó el partido que imaginábamos, lo resolvió con rapidez y mostró muchos momentos de buen fútbol.

Desde el mismísimo comienzo del partido se apoderó del balón, volcó el juego hacia el arco de Benedettini y acumuló situaciones hasta que el primer gol llegó por decantación.

Primero no pudo conectar Calvert-Lewin, luego fue Sterling quien no pudo a los 7′; a los Lingard probó con un buen remate y surgió el arquero visitante para rechazar el intento. Hasta que a los 13′ abrió el marcador, tras una maniobra por izquierda, el centro al medio, la aparición de Ward-Prowse para cruzar el tiro y convertir el 1 a 0.

Después, con más tranquilidad y algún espacio que se abrió, el equipo de Southgate comenzó a elaborar maniobras combinadas, sobre todo por el lado izquierdo, para llegar al arco de Benedettini. A los 20′ fue Calvert-Lewin el que recibió un centro de la derecha y de cabeza señaló el 2 a 0. Y a los 30′ Sterling recibió por izquierda, cuando llegó al fondo enganchó hacia adentro y metió el disparo que significó el 3 a 0.

A los 42′ Lingard ejecutó de lejos un remate potente y bien colocado, pero Benedettini voló de modo espectacular y desvió al corner. Todo fue un monólogo local, un partido unilateral con un equipo dominante en forma permanente, y un San Marino que corrió detrás del balón con un elogiable espíritu deportivo, pero muy lejos en equivalencias con el seleccionado local.

Inglaterra salió al segundo tiempo con cuatro modificaciones, todo un signo de que el partido había terminado y debía empezar otro. Resguardar jugadores, equilibrar las cargas físicas y cuidar, en definitiva, a ocho futbolistas, que jugaron un solo tiempo.

P. Foden ingresó por R. Sterling; K. Trippier lo hizo por R. James; T. Mings reemplazó a J. Stones y J. Bellingham entró en el lugar de M. Mount. Cuatro variantes que no modificaron el ritmo permanente del equipo local y que ensegudi lo llevaron a aumentar el marcador, cuando Calvert-Lewin convirtió el 4 a 0 a los 52′ de juego.

En San Marino, a los 54′, L. Ceccaroli ingreso en reemplazo de A. Grandoni y M. Mularoni entró por el argentino nacionalizado A. Hirsch; era darle un poco de aire al equipo, que no encontraba la pelota, no salía del asedio y mucho menos podía imaginar como cruzar la mitad de la cancha.

Cuando estábamos en los 63′ Southgate decidió la última variante en el equipo inglés. Así, O. Watkins entró en lugar del goleador local D. Calvert-Lewin. En la visita, a los 70′ Battistini reemplazó a E. Golinucci. y en eso estaban cuando Ward-Prowse, a los 71′, metió un tiro libre formidable que Benedettini logró desviar y su poste derecho completó la salvada.

A los 79′ llegaron los dos últimos cambios de la visita y del partido. M. Giardi entró por L. Lunadei, en tanto A. DAddario reemplazó a F. Berardi.

Y hubo espacio y tiempo para un gol más, a los 82′, cuando Watkins aprovechó un pase que venía desde la izquierda y con un remate recot sentenció el 5 a 0 final.

Inglaterra jugó su partido, hizo lo que debía y comenzó su camino rumbo a la Copa del Mundo.

Hernán O’Donnell

Empujó Atlanta, pero Chicago supo resistir

El debut no pudo haber sido mejor; de visitante, ante el clásico rival de más de un siglo, y con una victoria épica, sufrida y celebrada, con nueve futbolistas que lucharon y se desdoblaron en el esfuerzo para cubrir el espacio dejado por dos compañeros expulsados.

Atlanta le había ganado a Chacarita en San Martín, en un nuevo episodio de una rivalidad centenaria, nacida a la vera de los barrios de Villa Crespo y Chacarita, plagada de recuerdos y encuentros inolvidables. Y ahora debía recibir a Nueva Chicago, en otro enfrentamiento con tintes de rivalidad porteña.

El equipo de Mataderos había caído de local ante Mitre de Santiago del Estero, uno de los candidatos al ascenso. Había hecho un primer tiempo interesante, se quedó un poco en el segundo y al final del partido, cuando ya caía por 1-2, lo apretó pero no pudo quebrar la resistencia santiagueña.

Nos esperaba, entonces, un partido con buenas perspectivas y antecedentes. Un partido tradicional e histórico del fútbol de Buenos Aires.

Una cantidad importante de medios, partidarios y nacionales, para seguir un partido que fue intenso y disputado. Mejor Atlanta en el comienzo. Con un 4-3-3 muy definido; el trabajo por derecha de Flores, Sebastián Riquelme y Solari como argumento principal en los primeros minutos, para aprovechar alguna hendija que dejaba la visita y exponer a Bojanich a una situación poco habitual como lateral izquierdo. El trabajo de ochoa Giménez en la mitad de cancha, la movilidad de Pedrozo y la jerarquía de “Nacho” Colombini hicieron el resto.

Nueva Chica intentó ordenarse con un 4-4-2, pero le costó mucho en el primer tiempo salir del asedio. El arco de Rago le quedaba lejos y veía como su rival llegaba; a los 33′, tras un centro de Solari desde la derecha, apareció Ochoa Giménez y su cabezazo se fue apenas alto.

A los 41′ tuvo otra oportunidad cuando Colombini intentó y del rebote Riquelme desvió su tiro.

Atlanta insistió en el comienzo del segundo período. Chicago retrasó sus líneas, y por momentos jugó con un 4-5-1, en el que Sebastián Matos quedaba aislado arriba. A los 55′ lo tuvo Ochoa Giménez y su tiro se fue alto. Por eso la visita movió el banco; a los 57′ José Luis Fernández reemplazó a Alejandro Melo.

Y creció el equipo de Mataderos. Con el cambio tuvo más apertura por la izquierda y más llegadas. A los 59′ fue el propio fernández el que lanzó el centro de la izquierda y Matos la aguantó para el que venía; fue Altuna, quien sacó un disparo alto, en la mejor llegada visitante. A los 61′ Vázquez sacó un buen tiro, y respondió “Pancho” Rago, el arquero local.

Waletr Ervitti tomó nota; el partido se empezaba a complicar. A los 63′ F. Taborda entró por S. Solari y G. Ramirez reemplazó a S. Riquelme. Y a los 73′ M. Luque entró en lugar de Fabricio Pedrozo y P. Martinez ingresó por Leonardo Flores.

También Forestello movió su estructura; a los 77′ N. Rodriguez ingresó en lugar de Facundo Castillon y E. Garay reemplazó a Alexis Vazquez.

Chicago había logrado controlar a Atlanta. El equipo “Bohemio” fue superior, pero su dominio fue de mayor a menor y sobre el final el equipo visitante se acomodó mejor y hasta dio algún susto de contragolpe.

Atlanta fue el protagonista central, pero el clásico le dejó alguna factura en el aspecto físico y al final debió conformarse con el empate.

Hernán O’Donnell

Arsenal y Platense se repartieron los tiempos y el empate fue lógico

Atardecer de lunes, el ritmo febril del trabajo, el primer día de la semana y el encuentro de dos necesitados. Arsenal y Platense, a la búsqueda de la salida. Con más urgencias el “Arse”, por la imperiosa ansiedad de escapar del fondo, sumar puntos, romper la racha de derrotas. También Platense debía sortear la última caída, injusta tal vez, ante Racing en Vicente López, amén de la necesidad de sumar puntos para empezar a crear un promedio importante que lo aleje de la zona peligrosa cuando vuelvan a ejecutarse los descensos en el fútbol argentino.

Arsenal fue el dueño del primer tiempo. Con un esquema simple, 4-4-2, más suelto Alan Ruiz en el ataque, más de punta Albertengo, el equipo de Rondina dijo presente desde el inicio y a los 10′ y a los 10′ tuvo su primera llegada con un centro de Ruiz y la aparición de Farioli, para que el balón pasar cerca del arco de De Olivera.

A los 20′ arrancó Ruiz por derecha, llevó el balón con velocidad, cruzó el pase a la izquierda de Nicolás Castro y su disparo final se fue por arriba del travesaño.

Platense recién tuvo su impacto a los 23′ con un tiro libre de Bogado que se fue alto, arriba del horizontal.

Volvió a insistir Arsenal, y a los 27′ un tiro libre desde la izquierda fue bien aprovechado por Carabajal, cuyo cabezazo se fue muy cerca del palo izquierdo del arco visitante, en otra posibilidad para el conjunto de Sarandí.

Pero iba a haber más; a los 32′ Farioli habilitó con un buen toque a Ruiz, el enganche buscó a Albertengo y este, solo quiso colocar el tiro, que fue bien rechazado por De Olivera. Probó Ruiz a los 37′ desde afuera y a los 43′ Albertengo falló otra chance clara; primero no pudo definir y luego su tiro dio en el palo derecho del arco “Calamar”.

Era más el local, si bien el cierre, a los 45+1′ tuvo una llegada visitante en la que Gerzel desvió su disparo.

Para el segundo tiempo, Juan Manuel Llop, entrenador de Platense, dispuso dos modificaciones: Bochi entró en lugar de Lamberti y Zieneddin reemplazó a Tissera.

Y cambió el desarrollo del juego. Se paró mejor la visita y los roles se invirtieron; si todo el primer tiempo fue de Arsenal, la historia iba a cambiar en el complemento.

A los 49′ Gerzel presionó bien en la salida local, se llevó la pelota y sacó un remate que pasó cerca. Palacios, de buen primer tiempo, ya tuvo más compañía. A los 51′ Curuchet tuvo otra chance y a los 59′ Rondina movió el banco de Arsenal: Juan Andrada entró en lugar de Jorge “Marciano” Ortíz. A los 61′ Baldassarra ingresó por Palacios, mientras que a los 69′ Antilef reemplazó a Farioli.

Lo tuvo Zeineddin a los 70′, pero su tiro salió desviado; ingresó Bertolo, enseguida, por Gerzel y Platense fue más hasta el final, a pesar del último cambio local: Candia por Albertengo, a los 79′ de juego.

Arsenal ya no encontraba la pelota y se había ordenado en su campo; lo mejor lo había hecho en el primer tiempo, mientras que Platense fue hasta el final y a los 90+3′ tuvo un tiro libre de Bogado que Alejandro Medina, el arquero local, sacó al corner con un vuelo fenomenal.

Era todo. Un empate técnico, justo. Porque el primer tiempo fue de Arsenal y el segundo de Platense. No brillaron, pero los dos se prodigaron y se llevan un punto que puede ser importante.

Hernán O’Donnell

En la lluvia del sábado, Midland encontró el cielo del Bajo despejado

Excursionistas había comenzado el campeonato de Primera División “C” 2021 con una actuación estupenda frente a Victoriano Arenas. Un partido que se presentó disputado en el inicio, que con el correr de los minutos lo llevó a su favor, que alcanzó a obtener el primer gol de diferencia cuando se cerraba la etapa inicial, y en el segundo tiempo coronó una victoria amplia, legítima y concluyente. Con un manejo permanente del balón, el control de las acciones, el dominio territorial, amplió la distancia a un 3-0 final y llenó de expectativas a los leales seguidores del equipo del Bajo Belgrano.

Pero esa ilusión quedó encerrada en un mar de dudas luego de la segunda jornada del Campeonato, tras la caída del “Verde” ante Atlas, también por 3 a 0. Y con una actuación que estuvo lejos de la inicial. Por eso se aguardaba con mucha expectativa este choque frente a Midland, en un sábado de lluvia que anuncia la llegada inminente del otoño.

Y el “Verde” del Bajo Belgrano fue aquel equipo en los primeros cinco minutos del partido; salió decidido, rápido, certero. Tuvo una primera llegada a los 48″ y enseguida abrió el marcador, con un disparo de Nahuel Arias a los 2′ que se metió en el ángulo superior derecho de Córdoba para marcar el 1 a 0. Parecía que iba a ser una tarde de reencuentro, pero muy pronto aparecieron los nubarrones.

Porque de a poco Midland se hizo de la pelota, se adelantó en el campo y comenzó a tomar el mando del partido. Con Celin en el medio campo, el trabajo de Burzac y Montero por los costados, la visita empujó al “Villero” contra su arco y fueron varias las oportunidades en las que Carlos Kletnicki debió revolcarse para cortar los avances o atajar los disparos de Boaglio y Villalba.

Excursio tuvo una chance a los 18′ con un remate de Segundo que se fue afuera; pero a los 20′ debió reemplazar al lateral Alaniz por Jantus y por lo tanto reacomodar la defensa; Jantus entró como lateral derecho y todos se corrieron un lugar: Abre, Leyes y Molina.

A los 24′ Burzac ejecutó bien un tiro libre, pero Kletnicki apareció abajo para controlar; respondió el local con un tiro libre al medio, el cabezazo de López y Córdoba que controló. Hast que llegó el empate de Midland, casi por decantación.

En el sexto tiro de esquina que tuvo en el primer tiempo, la pelot vino desde la izquierda y apareció Villalba para empatar de cabeza 1 a 1 cuando se jugaban 34′ del primer tiempo.

Pero los problemas para Excursionistas no se detendrían allí; a los 36′ fue expulsado Nahuel Arias por una agresión al zaguero Monasterio. El “Verde” se quedaba con diez futbolistas, el partido ya era de Midland y vendrían más complicaciones. A los 38′ salvó Kletnicki con una tapada espléndida y a los 45+2′ Boaglio entró solo al área para definir y cerrar el primer período por 1-2 para los visitantes.

Excursionistas se paró en el segundo tiempo con un esquema de tres defensores, Abre, leyes y Molina; tres volantes, Jantus, Montemarani y Morales; Pablo López de enganche, y arriba Iván Müller y Juan Segundo; 3-3-1-2 para ir a buscar el empate.

Midland se mostró sereno y tuvo un comienzo de segundo tiempo seguro y resoluto. Era más la visita, por eso el local buscó ampliar el ataque y a los 60′ Facundo Maitini reemplazó a Abre, y el esquema quedó más ofensivo aún, con un 3-1-3-2: Jantus, Leyes y Molina; Montemarani como volante central; Müller, López y Morales como enlaces y arriba Juan Segundo y Facundo Maitini.

El encuentro se hizo más intenso, y de ida y vuelta. “Excursio” tuvo una chance a los 64′ con un remate de Miguel López arriba del travesaño. Respondió Midland a los 67′ con una entrada limpia de Montero por izquierda pero su tiro también se fue arriba del horizontal.

A los 70′ López ejectuó un tiro libre que se fue muy cerca del palo izquierdo de Córdoba y enseguida Segundo igualó para Excursionistas con un remate fuerte y cruzado que significó el 2 a 2 a los 76′ de juego.

Quedaba un rato por jugar y el partido ya era de alto voltaje; con ida y vuelta, pierna fuerte, roces, y jugadas de peligro. La visita hizo dos variantes en ataque que le refrescaron la ofensiva. A los 81′ Imanol Varela ingresó en lugar de Villalba y Nahuel Galat reemplazó a Mauro Boaglio.

Y los cambios le iban a dar rédito al equipo de Rodrigo Bilbao; porque a los 84′ tras una salvada espectacular de Kletnicki, la defensa local no pudo despejar la maniobra y el balón le volvió a Imanol Varela que remató ante el cierre deseperado de Damián Leyes y la última resistencia de Klenicki para marcar el 2-3.

Restaba muy poco tiempo y el “Verde” fue con lo que pudo, pero también se desprotegió atrás, pues debió salir Molina lesionado y lo reemplazó Arbello con lo que pasó Montemarani al fondo. A jugarselá, pero en la contra final llegó el penal de Müller sobre Galat y Varela, a los 90+3′ marcó desde los “once pasos” a la derecha de Kletnicki el 2-4 final.

Fue una tarde sombría para Excursionistas, que amagó con un partido similar al primero del campeonato y se diluyó entre errores individuales y equivocaciones colectivas, que en algún momento equiparó a fuerza de amor propio, pero dejó muchas ventanas abiertas y el chaparrón de Midland aprovechó esos espacios para facturar y llevarse una valiosa victoria que lo sube a lo alto de la tabla.

Hernán O’Donnell