Archivo de la categoría: Fútbol

Argentina volvió a escena, venció a Honduras, y tiene el Mundial en la mira

No se esperaba un partido difícil, ni con riesgo de resultado. Es obvio que en el fútbol no hay un marcador puesto antes de jugarse cualquier partido, pero las enormes diferencias futbolísticas, individuales y colectivas, que existen entre la Argentina y Honduras, hacían presuponer que el encuentro no iba a acarrear mayores problemas para el equipo de Lionel Scaloni. Siempre con la prudencia que exige este deporte, mágico, impredecible, y, a veces, misterioso. Pero en un amistoso aún es más difícil que haya una revelación, ya que el factor nervios, responsabilidad, y presión, disminuyen en forma sustantiva.

Argentina se presentó con Gerónimo Rulli en el arco; línea de cuatro, con Nahuel molina, Germán Pezzella, Lisandro Martínez y Nicolás Tagliafico. En el medio, De Paul, Leandro Paredes y Gio Lo Celso; adelante Lionel Messi, Lautaro Martínez y Alejandro Gómez.

Se apropió del balón apenas empezó el partido, y no lo soltó más. Honduras trató de sostenerse en partido, pero sólo pudo correr detrás de la pelota. El arquero fue Luis López; Marcelo Santos, Carlos Meléndez, Denil Maldonado y Omar Elvir; Deybi Flores, Héctor Castellanos, cuya función en la cancha fue seguir a Messi por todos lados, más allá de donde se ubicara Leo y donde transcurriera el juego, y Kervin Arriaga; Andy Najar, Romell Quioto y Rigoberto Rivas.

Crédito: media.afa.org.ar

A los 2′ Gómez remató apenas alto, en la primera llegada de Argentina. A los 17′ fue De Paul el que ejecutó un buen remate, que pasó al lado del palo izquierdo del arquero hondureño. Hasta que a los 15′ Messi habilitó a “Papu” Gómez, este lanzó un centro preciso, y Lautaro Martínez entró al área para definir y poner el 1-0 a favor de Argentina.

A partir de allí, la Argentina ya no tenía dudas del final que iba a encontrar en la película. Se dedicó a mover el balón, juntarse, tocar y mover el péndulo para abrir el esquema cerrado del equipo que conduce el argentino Diego Vázquez.

Llegó cómodo al final del primer tiempo; el lateral santos tomó a Lo Celso cuando entraba al área, el árbitro Rubiel Vázquez sancionó el penal, y Leo Messi lo ejecutó con maestría, para poner el 2-0 para la Argentina cuando iban 45+1′ del primer tiempo.

Crédito: media.afa.org.ar

En Honduras, Luis Palma entró por Rivas, mientras que el entrenador de la Albiceleste, Lionel Scaloni, realizó una variante para el inicio del primer tiempo. Julián Álvarez entró por Lautaro Martínez; y a los 53′ llegó el segundo cambio: Thiago Almada ingresó por Alejandro Gómez.

Pero no varió el dominio argentino. Al contrario, se profundizó con el correr de los minutos, y, de a poco, Luis López se volvió imprescindible para evitar una catástrofe hondureña.

A los 59′ Lo Celso habilitó a Julián Añvarez, y el arquero centroamericano le ahogó el grito de gol.

Crédito: media.afa.org.ar

Después llegaron más modificaciones en la selección argentina; a los 63′ Enzo Fernández ingresó en lugar de Leandro Paredes, en la tercera variante argentina, mientras que la cuarta modificación fue la de Nehuén Pérez en lugar de Germán Pezzella.

Y a los 68′ Lionel Messi cerró la cuenta con un toque sutil de emboquillada, tras recibir un pase de Enzo Fernández, quien presionó bien sobre la salida rival, y el partido quedó 3-0 para la Argentina.

A los 71′ Angel Correa ingresó en reemplazo de Lo Celso, mientras que Alexis Mac Allister entró en lugar de De Paul, aunque se ubicó como volante central.

Lo tuvo Angelito Correa, a los 72′, pero Lòpez supo ahogarle el remate.

Luego llegaron variantes en el equipo de Centro América. Iban 74′ cuando G. Mejia entró en lugar de Kervin Arriaga, mientras que J. Rosales ingresó por H. Castellanos. Un poco más tarde, a los 80′, Diego Vazquez volvió a mover el banco de Honduras. F. Flores entró en lugar de O. Elvir, y B. Rochez reemplazó a R. Quioto.

El partido lo manejaba la Argentina a voluntad, y hasta la fortuna ayudaba a Honduras para no caer por un diferencia más grande. A los 81′ Enzo Fernández sacó un tremendo remate que pegó en el poste izquierdo de López. A los 84′ Angelito Correa armó una jugada fantástica, gambeteó a dos y López rechazó su tiro. Habilitaron a Messi, quien metió una tijera, y el balón salió apenas alto. Fue el cierre de un show de Argentina, que superó con claridad a Honduras, prueba sistemas y jugadores, mientras tiene a la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022 en el horizonte.

Hernán O’Donnell

Resistió Atlético, y Tucumán se entusiasma con una campaña que no se detiene

Fue un partido durísimo, complicado, apretado. En un reducto difícil, ante un equipo, el local, que hace un culto de la presión, la intensidad y la búsqueda voraz del arco contrario. Pero Atlético Tucumán supo jugar su partido, aprovechar su momento favorable, golpear ahí, y luego resistir el embate de Argentinos Juniors. Fue una victoria respaldada en una buena segunda mitad del primer tiempo, y sostenida con orden y un enorme amor propio en el segundo. Atlético Tucumán, al cabo, venció a Argentinos Juniors por 1-2 en La Paternal, y sueña con el campeonato.

Empezó un poco mejor el “Bicho” como lo hace casi siempre de local; con mucho empuje, fuerza, velocidad, y juego directo al arco rival. Federico Lanzillotta en la valla; tres zagueros: Kevin Mac Allister, Miguél Torrén y Lucas Villalba. Línea de cuatro más adelante: Luciano Sánchez, Alan Rodríguez, Franco Moyano y Mariano Bíttolo; Andrés Roa delante, como una suerte de enganche con los dos delanteros: Gastón verón y Gabriel Ávalos.

Atlético Tucumán le opuso a Carlos Lampe en el arco; línea de cuatro con Martín Garay, Bruno Bianchi, Manuel Capasso y Matías Orihuela; Renzo Tesuri a la derecha, Guillermo Acosta de volante central, a su lado Ramiro Carrera y Joaquín Pereyra; y adelante Cristian Ménendez y Mateo Coronel. La idea era que los volantes, Tesuri, Carrera y Pereyra se adelantaran más, pero la presión los obligaba a formar una hilera con el volante central, Acosta. Así, el dibujo se asemejaba más a un 4-4-2, que a un 4-1-3-2.

A los 10′ remató Andrés Roa, y el disparo salió por arriba del travesaño. Repsondió el equipo de Lucas Pusineri, a los 17′, con un buen tiro de Renzo Tesuri que salió apenas afuera, y a partir de allí se acomodó el equipo visitante en el Estadio “Bumeran-Diego Armando Maradona”.

A los 28′ Garay ejecutó fuerte un lateral ofensivo, recibió Menéndez en el área, le ganó en el giro a Villalba, y sacó un disparo fuerte, bajo y seco, que dejó sin chances a Lanzillotta y puso el 0-1 a favor de Atlético Tucumán.

Salió con fuerza Argentinos, y forz{o una llegada a los 32′, con un centro de Lucas Villalba y el cabezazo posterior de Gastón Verón que se fue por arriba del travesaño.

La siguiente llegada fue de la visita, y otro golpe empezó a sentenciar el partido. Desbordó por derecha el equipo tucumano, llegó el centro pasado a la izquierda, y Cristian Menéndez concetó de volea un tremendo remate que se metió abajo, junto al palo derecho de Lanzillotta, para poner el partido 0-2 a favor de Atlético Tucumán, cuando se jugaban 37′.

Argentinos cerró el primer tiempo con una llegada a los 43′, tras un pelotazo de la izquierda de Mariano Bíttolo, la aparición por derecha de Sánchez, y Carlos Lampe contuvo de manera eficaz.

Gabriel Milito determinó tres modificaciones para comenzar el segundo tiempo. Nicolás Reniero ingresó por Andrés Roa; Javier Cabrera entró en lugar de Luciano Sánchez, y José Herrera reemplazó a Mariano Bíttolo.

El encuentro tomó mayor temperatura. Avanzó Atlético, y a los 50′ Joaquín Pereyra sacó un remate difícil, que terminó en corner. A los 51′ José Herrera desvió su remate, cuando estaba solo. A los 52′ Javier Cabrera lanzó un centro, cabeceó Ávalos y el balón dio en el travesaño visitante. A los 54′ cabeceó Cabrera y atrapó abajo lampe. A los 64′ fue Ávalos el que elevó su tiro. Argentinos empezaba una seguidilla de remates, que eran capturados por Lampe, o se iban desviados. Y de apoco, empezaba la defens aheróica de los centrales de la visita.

A los 67′ llegó la primera modificación dispuesta por Lucas Pusineri: Isnaldo entró en lugar de Mateo Coronel. Probó Villaba de afuera, y el tiro pasó cerca, cuando iban 69′ de juego. Enseguida, a los 71′, llegó la expulsión, por doble amonestación, de Cristian Menéndez, y a partir de allí todo fue resistir para el elenco tucumano.

Pusineri determinó entonces, a los 73′, el ingreso de Maestro Puch por Tesuri; el ingresado pasó de único delantero, mientras que a los 78′ llegaron el cuarto y quinto cambio del equipo de Gabriel Milito: Lautaro Ovando ingresó en lugar de Gastón Verón, y David Zalazar reemplazó a Franco Moyano.

Ya el partido era un ataque constante del local y una resistencia firme del equipo de Tucumán. A los 83′ Pusineri abrió la tercera ventana de cambios que le quedaba, y realizó la tercera, cuarta y quinta modificación de su equipo; Gastón Gil Romero reemplazó a Joaquín Pereyra; Di Franco entró en lugar de Ramiro Carrera, y Balante ingresó por Guillermo Acosta. Aire nuevo y fresco para la batalla final del medio campo.

David Zalazar, de buen ingresó, exigió a Lampe, a los 86′, pero el arquero boliviano respondió con mucha seguridad. A los 90+4′, otra vez Zalazar tuvo un remate que tapó Lampe. Hasta que a los 90+5′ llegó el último centro de la derecha, y David Zalazar conectó de palomita, para convertir para Argentinos Juniors, y poner el resultado final de 1-2.

Porque ya no hubo tiempo para más. Argentinos había llegado al descuento casi en el últimos supiro. Atlético Tucumán jugó un buen primer tiempo, golpeó en los momentos justos, y en el complemnto resistió con la seguirdad de Carlos Lampe, el trabajo de la defensa y la solidaridad de los mediocampistas y el único delantero que le quedó en la cancha. Suficiente para sostener la victoria y continuar con el sueño grande del campeonato.

Hernán O’Donnell

Arsenal jugó como una final y se llevó un triunfo holgado y merecido

Era una suerte de final anticipada por el tema del descenso. De esos partidos que siempre se dicen que son de “seis puntos”, por los tres que se ganan y los tres que se priva el rival de sumar, por el mismo objetivo. En este caso, evitar la pérdida de la categoría.

Arsenal jugó como una final. Concentrado, ofensivo, voraz. Aldosivi puso mucha voluntad, pero se desdibujó con los goles que llegaban del rival, y terminó el encuentro con una imagen preocupante.

Fue ambicioso desde el principio el equipo que conduce Leonardo Carol Madelón. A su clásico sistema de 4-4-2, le propuso soltura para ira buscar el partido. Alejandro Medina fue el arquero; Cristian Chimino, Ignacio Gariglio, Gustavo Canto y Damián Pérez, la línea de cuatro. En el medio, Mauro Pittón, Dardo Miloc, William Machado y Facundo Kruspzky; en el ataque, Alexander Díaz y Sebastián Lomónaco.

El conjunto de Leandro Somoza formó con José Devecchi en la valla; Joaquín Indacoechea de laterla-volante derecho; tres centrales, Emanuel Iñiguez, Patricio Boolsen y Nicolás Valentini; y de lateral-volante izquierdo, Ian Escobar. Tres medios: Leandro Maciel, Bautista Kociubinski y Javier Iritier; Tobías Cervera como extremo por derecha, y Santiago Silva de centro delantero.

Al minuto avisó kruspzky con un centro peligroso que cortó el arquero visitante, Devecchi. Arsenal se hizo muy pronto el dueño de la pelota y el territorio de juego. presionó arriba y llevó el partido al campo de Aldosivi. A los 18′ llegó con un disparo rasante de Mauro Pittón que Devecchi controló abajo. Y esa presión dio resultado.

Iban 23′ cuando William Machado tomó un rebote en el área visitante, entró en diagonal y sacó un fuerte tiro que puso el 1-0 a favor de Arsenal.

A los 27′, un empujón de Valentini a Mauro Pittón dentro del área fue sancionado con penal, de forma correcta, por el árbitro Silvio Trucco. A pesar de la comprensible protesta de Santiago Silva, que no entendía porque sancionaba la falta si el día anterior existió la misma por parte del defensor de River, caso, sobre el delantero de San lorenzo, Nicolás Blandi, y el árbitro Patricio Loustau no cobró el penal, ni el VAR advertírselo. Error grave de Loustau y el VAR que perjudicó San Lorenzo y favoreció a River, en aquel partido, pero en este, Trucco sancionó bien.

Lo ejecutó Lomónaco, a los 30′, y el partido quedó 2-0 a favor de Arsenal.

Aldosivi tuvo su primera llegada a los 38′ de juego, con un tiro libre de Javier Iritier que controló muy bien Medina, abajo.

Pero se le iba a complicar más el partido al equipo de Mar del Plata cuando, a los 45+2′, el zaguero Iñiguez golpe{o al delantero local Alexander Díaz y sufrió la segunda amarilla y la consecuente expulsión. Todo un dolor de cabezas para Leandro Somoza, que decidió reacomodar las piezas para el segundo tiempo, y dispuso tres modificaciones para comenzar el complemento: Elías Brítez entró por Indacoechea; Juan Manuel Cuesta Baena ingresó en lugar de Cervera, y Tomás Martínez entró por Iritier.

El equipo se paró con un formato de 4-1-3-1; en el fondo Brítez, Boolsen, Valentini y Escobar; Kociubinski de volante central; Cuesta Baena, Tomás Martínez y Leandro Maciel. Y el uruguayo Silva en el centro del ataque.

Pero el local tenía el control, ya los 51′ volvió a llegar con una asistencia de Chimino a Lomónaco, y el remate de este pegó en el travesaño. Aldosivi tubo una chance, a los 55′, con un tiro de Kociubuinski que se fue por arriba del travesaño.

Después, a los 57′, Cuesta Bena sacó un buen remate que pegó en el poste derecho de Medina, cuando el arquero ya nada podía hacer.

Sin embargo las llegadas del local se iban a suceder. A los 59′ Mauro Pittón habilitó a Kruspzky, y este sacó un disparo que tapó Devecchi, cuando lo más aconsejable era habilitar a Cristian Chimino, que entraba libre por derecha.

Y a los 63′ remató el partido. Mauro Pittón lanzó un centro de la derecha, entró por la izquierda Facundo Kruspzky, y de cabeza puso el 3-0 a favor de Arsenal.

Entonces, Leo Madelón empezó a jugar su partido con las modificaciones. A los 68′ Apaolaza entró en lugar de Sebastián Lomónaco, en el primer cambio del local. Llegó Alsivi a los 79′, con un tiro de Silva que Canto despejó en la línea, y a los 71′ contestó el “Arse” con un centro de Pittón y el taco de Apaolaza, que Devecchi supo controlar.

A los 80′, el entrenador local abrió la segunda ventana y realizó el segundo y tercer cambio de su equipo; Peinpil entró en lugar de Alexander Díaz, mientras que Alejo Antilef ingresó por Facundo Kruspzky. Y volvió a manejar el reloj los 82′, con la tercera ventana y la cuarta variante: Lucas Brochero reemplazó a dardo Miloc.

Arsenal cerró el partido. Sin apremios ni sobresaltos, manejo el balón hasta que concluyó el juego, y celebró tres puntos valiosos, producto de un trabajo cabal, ordenado y enfocado, tras el gran objetivo de permanecer en la categoría.

Hernán O’Donnell

Dybala mueve los hilos y Roma se prende a una ilusión

La Serie “A” italiana arde. Recién empieza la temporada 2022/23, y ya se vislumbra un torneo apasionante, parejo, dramático. Con varios equipos en condiciones de soñar con el título, el célebre “Scudetto”. El Milan, claro está. El actual campeón mantiene su vigencia, su estilo, y su respeto. Un equipo que juega bien, que cuenta con una forma muy clara a través del perfil de Stéfano Pioli, su entrenador, y que ha recuperado la grandeza en algún momento extraviada. El Nápoli, principal rival. Un conjunto que ya marca una tendencia, y que ha barrido a Liverpool, el gigante de Inglaterra, en el debut en la Champions League de esta temporada. Inter, con Lautaro martínez a la cabeza. Juventus, por todo lo que siempre representa la “Vecchia Signora” en el fútbol italiano. Atalanta, de buenas perspectivas. Lazio, con la sabiduría de Maurizio Sarri.

Roma, con la conducción de José Mourinho. quiere sumarse a ese lote. Por eso el encuentro ante Empoli resultó muy importante, porque tras el buen comienzo, la caída por 4-0 ante Udinese fue un golpe duro del que debió recuperarse rápido. Por eso ante Empoli fue un conjunto de voluntades, despierto, solidario, y con la conducción de Paulo Dybala, que le dio la magia y la creatividad necesaria para ganar el partido.

Sin ser una tromba ni desbordar de fútbol, el equipo de la capital italiana salió a dolbegar al Empoli, en el cierre de la sexta fecha de la Serie “A” italiana. A los 6′ avisó con un remate de Paulo Dybala que pegó en el poste derecho del arco local, y a los 16′ abrió el marcador con un fantástico tiro de Dybala, con comba incluída, que se coló en el ángulo superior derecho de Guglielmo Vicario, el arquero local.

Empoli se presentó con Vicario en la valla; Stojanovic, Ismajli, Luperto y Fabiano Parisi; Nicolas Haas, Marin y Bandinelli en la mitad de la cancha; un poco más adelantado, Marco Pjaca, y de atacantes, Sam Lammers y Martin Satriano.

La Roma jugó con el portugués Rui Patricio al arco; tres centrales, Gianluca Mancini, el inglés Smalling y el brasileño Ibáñez; Celik por el carril derecho, Cristante y Matic de medio centros, Spinazzola por el carril izquierdo; Paulo Dybala, adelante y volcado a la derecha; Lorenzo pellegrini, a la izquierda, y Tammy Abraham de centro delantero.

Empoli intentaba darle curso a la velocidad de sus delanteros, pero chocaba con el embudo propuesto por el visitante. Incluso Roma generó dos posibilidades más, a los 29′ Dybala habilitó a Pellegrini, y el disparo de este fue detenido por el arquero local. A los 30′ Celik se proyectó por derecha y sacó un remate fuerte que se fue por arriba del travesaño. Parecía que no peligraba el triunfo del equipo de Mourinho en el primer tiempo, pero sobre el cierre, a los 42′, llegó un centro de la derecha y Bandinelli se anticipó muy bien y con un cabezazo marcó el 1-1.

Salió decidido el visitante en el complemento; sabía que los puntos eran muy importantes para no perder el tren del campeonato. A los 48′ llegó con un tremendo cabezazo de Ibáñez. Entendió Paolo Zanetti que debía retocar su esquema, y a los 51′ hizo el primer cambio para el Empoli: Cace reemplazó a Parisi, en el fondo local.

Más tarde, a los 62′, hizo dos variantes más. Bajrami ingresó por Pjaca, en la segunda modificación local, mientras que Akpa Akpro reemplazó a Haas, en el tercer cambio, para darle un refresco a la zona de ataque.

Pero la magia de Dybala iba a dar un nuevo golpe, y a los 70′ se fue por derecha, enganchó para perfilarse a su mejor pefil y sacó, de zurda, un centro que conectó Tammy Abraham para poner el 1-2 a favor de Roma.

Tomó un respiro el conjunto visitante, porque a su esfuerzo y solidaridad, le encontró un premio. Y estuvo cerca de estirar la ventaja, pues a los 76′ Ibañez se proyectó con decisión al arco contrario, fue derribado al ingresar al área grande y el juez sancionó la pena máxima. Tras la revisión del VAR y las protestas habituales, a los 79′ se hizo cargo Lorenzo Pellegrini, pero su ejecución fue muy fuerte y alta, el balón pegó en el travesaño y se fue por arriba. El partido continuaba 1-2 para la visita.

José Mourinho, entonces, decidió renovar el aire de su equipo, y a los 80′ hizo los dos primeros cambios. Andrea Belotti entró en lugar de Tammy Abraham, y Edoardo Bove reemplazó a Paulo Dybala. El local cerró sus variantes con la cuarta y quinta modificación, a los 81′ de juego: Nicoló Cambiaghi entró en lugar de Marin, en tanto Alberto Grassi reemplazó a Sam Lammers.

Pero las ilusiones locales se iban a complicar al final, cuando a los 86′ fue expulsado Akpa Akpro, y enseguida, a los 88′ Celik tuvo una llegada profunda, el pase a Bove y la tapada del arquero local evitó la caída de su valla.

Las emociones iban a durar hasta el final, porque a los 90+2′ Bandinelli probó de afuera y respondió Rui Patricio. Mourinho aplicó el congelador; a los 90+4′ hizo su tercera variante, Mohamed Camara entró por el capitán Lorenzo Pellegrini. Llegó Belotti a los 90+5′ y otra vez Vicario sacó al corner. Iban 90+6′ cuando el uruguayo Viña entró en reemplazo de Spinazzola, en el cuarto cambio visitante, también para scarle jugo al reloj.

Y se abrazó Roma a la victoria. Porque se recuperó de una dura caída, trepó en la tabla de posiciones y se mantiene en el tren de las ilusiones.

Hernán O’Donnell

Arsenal y Vélez igualaron en una tarde plena de emociones, goles y polémicas

El último gol del partido, el de Miguel Brizuela, que puso la igualdad final en dos tantos, encendió la polémica de un partido que terminó muy caldeado, aunque en el desarrollo se vivió una tarde plena de fútbol, con dos equipos ambiciosos, con ganas, con goles y con alternativas cambiantes. Había sido algo mejor Arsenal a lo largo del partido, pero el empate que logró Vélez le agregó una cuota de intensidad final a un encuentro que había tenido muchas cualidades.

Arrancó mejor el equipo de Leonardo Carol Madelón. A los 2′ tuvo una chance con un disparo de Kruspky que Burián sacó al corner. Era la señal del local, que salió con Alejandro Medina al arco. Cristian Chimino, Ignacio Gariglio, Gustavo Canto y Damián Pérez; Mauro Pittón, Braian Rivero, Dardo Miloc y Facundo Kruspzky; Alexander Díaz y Juan Apaolaza.

Vélez Sársfield se alineó con Leonardo Burián en la valla. Línea de cuatro con Leonardo Jara, Matías de los Santos, Valentín Gómez y Francisco Ortega. Por delante, Santiago Cáseres como volante central; Nicolás Garayalde como interno derecho, José Florentín de interno izquierdo; Walter Bou a la derecha, Lucas Janson a la izquierda, y de centro atacante, Lucas Pratto.

Fue Pratto el eje del equipo visitante. Por sus pies e ideas nacieron las maniobras más importantes, como la que armaron a los 19′ cuando Pratto combinó con Florentín, recibió y jugó rápido a la izquierda para el pique de Ortega, este lanzó el centro y el cabezazo de Bou fu atajado por Medina.

Respondió Arsenal a los 21′, con un tiro de Alexander Díaz que se fue muy cerca. Era repartido el dominio y el control, aunque Arsenal insinuaba más. Sin embargo, la visita abrió el marcador.

Iban 30′ cuando llegó el centro de Valentín Gómez desde la izquierda, salió Alejandro Medina a despejar, chocó con Gustavo Canto y el balón derivó hacia adentro, pegó en Ignacio Gariglio y se fue adentro de la valla local, para que Vélez se pusiera adelante por 0-1.

El equipo de Madelón se adelantó en el campo, y a los 35′ tuvo una clara llegada. Mauro Pittón tocó a la derecha, Chimino lanzó el centro, Díaz se la bajó a Braian Rivero y este sacó un disparo que pasó por arriba del travesaño.

Y a los 40′ llegó a la igualdad. Tiro libre para el local. Facundo Kruspzky tocó con Damián Pérez, este se la abrió a la derecha para el propio Kruspzky que lanzó el centro, cabeceó Apaolaza, no pudo retener Burián y Cristian Chimino aprovechó para rematar cerca del arco y poner el 1-1 en el partido.

El local dejó esa mejor imagen del primer tiempo con un tiro libre, a los 45+1′, que ejecutó Kruspzky y el balón se fue por arriba del travesaño.

Comenzó mejor Vélez el segundo tiempo. Con la proyección y el manejo de Leandro Jara por derecha, la ubicuidad de Lucas Pratto para hacerse eje del juego, el conjunto de Alexander Medina dominó el territorio, hasta que Arsenal metió un buen contragolpe a los 49′, y con una combinación entre Alexander Díaz y Pittón terminó con un buen disparo del ex jugador de Unión que contuvo Burián.

Se lesionó Valentín Gómez en la defensa de Vélez y tuvo que ser reemplazado por Miguel Brizuela, a los 50′ de juego.

Estaba ya mejor el local; a los 52′ Apaolaza presionó en una salida visitante, consiguió el balón, sacó el centro y Alexander Díaz se arrojó de tijera para empalmar un buen remate que atrapó el arquero visitante.

Y a los 53′ Apaolaza fue a cabecear un centro, Ortega quiso rechazar e impactó con su botín en la cara del delantero local. Penal sancionado por Sebastián Zunino, lesión para Apaolaza que debió ser reemplazado por Lucas Cano ya a los 56′ y la pena máxima la ejecutó Alexander Díaz, a los 58′, para poner el partido 2-1 a favor de Arsenal.

El conjunto de Sarandí había dado vuelto el resultado, con juego y dominio de las situaciones. a los 59′ volvió a llegar con un tiro de Lucas Cano que atajó Burián. Estaba desdibujado Vélez, entonces el “Cacique” Medina resolvió hacer dos variantes más. Julián Fernández entró por Garayalde, segunda variante en la visita, y Franco Díaz reemplazó a Walter Bou, en la tercera modificación del equipo de Liniers, ambas en la segunda ventana habilitada para ellos, a los 64′ de juego.

Sin embargo, amenazaba Arsenal en cada contragolpe, y a los 69′ Cristian Chimino llegó libre por derecha y su remate se fue por encima del travesaño.

Vélez chocaba con la defensa local. Pratto era el único faro de juego, pero no hallaba socios para sacudir al rival. Y a los 81′ se lo volvió a perder el equipo del “Viaducto”, con un remate de Kruspzky que pasó muy cerca del arco visitante.

El entrenador visitante resolvió hacer su cuarta y quinta variante a los 83′, en la tercera ventana posible. Mateo Seoane ingresó por S. Cáseres, y A. Osorio entró en lugar de José Florentín. En el local, Madelón dispuso, a los 84′ que Joaquín Ibáñez ingresara por Alexander Díaz, agotado en lo físico, y Alejo Antilef entró en lugar de Facundo Kuspzky.

Parecía que el final se aproximaba con la lògica victoria local, pero en el fútbol hay una vieja ley que dice que los goles que se erran en un arco luego se concretan en el otro. Y algo de esto sucedió, porque Vélez aprovechó a fondo su oportunidad luego de que Burián lo salvara en varias ocasiones, y a los 86′ Miguel Brizuela convirtió un centro que había recibido de Lucas Pratto, pero tras el off side cobrado de inmediato, y la revisión del VAR, tras unos cinco minutos de deliberación, se sancionó el tanto, que fue el del 2-2 final. La falta previa cobrada motivó grandes quejas de los futbolistas de Vélez; la revisión extensa y la aprobación final generaron la bronca de los jugadores locales. Y los diez minutos adicionados generaron más nerviosismo que fútbol. Ya no pudieron sacarse ventajas, excepto por la última jugada, a los 90+9′, donde Antilef sacó un buen centro, Mauro Pittón remató y Burián, de lo mejor del encuentro, pudo controlar.

Pero ya todo estaba terminado, con esa enorme polémica que llegó sobre el final, después de una tarde de buen fútbol, goles y emociones.

Hernán O’Donnell

Excursionistas pecó en el primer tiempo y resignó dos puntos importantes

Fue un partido paradójico, porque Excursionistas jugó mejor en el segundo tiempo con un futbolista menos, que en el primer tiempo. Y porque también el local consiguió la ventaja en el momento que más parecía complicado. También fue un encuentro paradójico porque la Argentino halló la igualdad por un error difícil de explicar del dueño de casa, al margen del buen primer tiempo que había jugado. Y en medio de todas esas situaciones contrastantes, “Excursio” dejó una mejor imagen final, cuando la teoría indicaba que casi todo se planteaba a favor del equipo de Merlo.

Fue empate, al cabo, entre Excursionistas y Argentino (Merlo) en una noche de luna llena en el Bajo Belgrano, donde su más antiguo vecino resiste al cambio permanente que desde hace unos años “sufre” el viejo barrio.

El equipo de Mariano Moramarco se presentó con Hugo Acevedo en la valla; Emilio Porro, Luciano Monasterio, Rubén Zamponi y Mariano Arango; Franco Quiróz como volante central; por delante, Leonel Barrios, Franco Benítez y Leandro Rodríguez; Claudio Galeano y Nahuel Quiero como delanteros. En la visita jugaron Marcelo Oviedo al arco; Diego Ursino, Ezequiel Cohen, Cristian Trombetta y Brian Pradeira; Facundo Macarof, Juan Manuel Sánchez de León y Cristian Barrios; Nicolás Rios, Jonathan Maciel y Rodrigo de Pasquini.

El “Verde” empujó en los primeros minutos, pero tras un tiro de Barrios alto, a los 2′ de juego, de a poco se empezó a afirmar la visita en el terreno de Pampa y Miñones. Avisó a los 18′, con una salvada de Zamponi, tras una habilitación de Rìos a Ursino.

A los 25′ remató Rìos, la mejor figura visitante, y Acevedo salvó al corner. Estaba mejor Argentino en esa media hora, hasta que el “Chino” Benítez sacó un tremendo tiro, a los 30′, que Oviedo sacó al corner. Volvió a llegar el equipo de Merlo, a los 35′, tras un buen rechazo de Acevedo, y el delantero Maciel volvió a tirar, sacó otra vez Acevedo y de Pasquini no pudo definir.

Pero al final, cuando estaba complicado, Excursionistas sacó un mago de la galera. Primero, a los 39′ con un cabezazo de Barrios que Oviedo sacó al corner; a los 42′ le cometieron penal a Quiero, y el “Chino” Benítez lo ejecutó sin fallas para poner el 1-0 a favor del local, cuando ya iban 44′.

Pero la alegría duró poco. Leonel Barrios cometió una agresión sobre un rival, se llevó la tarjeta roja y el consecuente penal para Argentino, que convirtió Maciel a los 45+4′ para poner el 1-1.

Excursio, que se había puesto, sobre el cierre del primer tiempo, adelante por un gol, se iba al vestuario con el marcador igualado y con un jugador menos para iniciar el segundo período.

Todo parecía acomodado para el equipo de Nohra, pero fue el local el que se acomodó mejo. Llegó a los 51′ con un remate de Galeano que Oviedo sacó al corner. El equipo de Moramarco pasó al “Sapito” Galeano a la derecha, al lugar de Leonel Barrios, y el resto siguió igual, con un definido 4-4-1.

A los 66′ tuvo un buen remate Argentino, a través de Maciel. A los 68′ se abrió la primera ventana de cambios; en el “Villero” entró Benítez Villalba en reemplazo de Nahuel Quiero, mientras que Miller Moreno Di Murillo entró por Ríos. A los 76′ Marcelo Cristeff reemplazó a Facundo Gabriel Macarof, en el conjunto de Merlo.

El partido se resumía en la pausa de la visita, mientras el local se mostraba agazapado, en la búsqueda de su oportunidad. Y al final tuvo varias. A los 86′ Mariano Arango armó una excelente maniobra por izquierda, pasó a dos hombres, sacó un centro al medio y por allí apareció Emilio Porro para rematar, y Oviedo supo atajar ese balón.

A los 89′ otra vez desbordó por izquierda Arango, sacó otro pase preciso, y Benítez Villaba remató al arco, pero Oviedo adivinó el disparo.

Al final, ya a los 90+3′, Moramarco decidió dos variantes para el local. Luca Zárate entró por el “Sapito” Galeano, y Hugo Tarazona ingresó en lugar de Rodríguez.

Nada varió con esas modificaciones. Al contrario, aceleraron el final. Excursionistas estuvo más cerca con diez hombres, Argentino (Merlo) caía cuando menos lo merecía y halló el empate en un error inexplicable del rival.

Fue un empate lleno de paradojas, en la noche de luna llena de un viernes en el Bajo Belgrano.

Hernán O’Donnell

Cuando terminaba la noche, All Boys encontró la luz

Fue un partido difícil para All Boys. Si bien siempre propuso, siempre quiso ir para adelante, buscó variantes y maneras diferentes, lo cierto es que le costó mucho vencer a Brown (Adrogué). Más aún, el equipo de Pablo Vicó supo maniatarlo, tejerle una red de contención, oponerle un embudo, y allí se enredó el local, sin poder generar situaciones claras, con esfuerzo y carente de luces, frente a un equipo que lo neutralizó y supo generarle varias situaciones claras. Pero el conjunto de Aníbal Biggeri nunca se resignó a su suerte, no se perdió en la noche, y después de chocar una y mil veces, sobre el epílogo encontró la luz.

El equipo que conduce Biggeri se alineó con Andrés Desábato al arco; línea de cuatro con Cristian Marcial, Tomás Oneto, Ignacio Vázquez y Lucas Ferrari; Hugo Soria como volante central; por delante, Agustín Morales, Fernando Barrientos, Fernando Brandán y Nicolás Barrientos; y de referente de área, Octavio Bianchi.

Pablo Vicó, el entrenador del equipo de Adrogué, pensó un esquema distinto y atractivo. Horacio Ramírez en la valla. Tres centrales: Ariel Kippes, Nicolás Arrechea y Emiliano Mayola; otra línea de tres: Leonardo Zaragoza, Alexis Castaño y Luciano Balbi; Nicolás Da Campo y Rodrigo Sayavedra como interiores adelantados, y en el ataque, Mateo Acosta y Elías Contreras. Un 3-3-2-2 que resultó un enigma para el local, sobre todo en el primer tiempo.

Porque en ese período All Boys tuvo la pelota, pero no halló los caminos para llegar a Ramírez. Se deglutía en el embudo que le proponía Brown. Y era el equipo de Vicó el que tuvo un par de llegadas. A los 10′, con un centro de la izquierda de Sayaverda que Desábato controló en dos tiempos. A los 16′ fue Da Campo el que probó de larga distancia y respondió bien el arquero local.

All Boys tenía la pelota con el buen manejo de Nicolás Barrientos, la recuperación de Hugo Soria, la movilidad de Bianchi, pero chocó siempre contra el sistema del triple tres de la visita. Y sin emociones terminó el primer tiempo.

Se adelantó el local en el complemento. Fue unos metros más adelante. y llegó más. A los 53 fue Brandán el que desbordó por izquierda y su centro no pudo ser aprovechado. A los 62′ ingresó Marco Iacobellis por Morales, y creció máqs el equipo de Floresta, porque a los 64′ el propio Iacobellis sacó un lindo remate que Horacio Ramírez desvió al corner. Y de ese tiro de esquina, a los 65′, Bianchi elevó su tiro final.

Entonces movió el banco Pablo Vicó, y a los 67′ abrió su primera ventana para hacer dos modificaciones. Juan Pucheta entró en lugar de Contreras, y Lucas Algozino reemplazó a Leonardo Zaragoza. mejoró Brown, y a los 68′ un remate de Da Campo se estrelló en el palo izquierdo del arco local.

Parecía que se complicaba el “Albo”, más cuando a los 76′ se fue expulsado Fernando Brandán, por doble amonestación. En la visita, a los 77′ llegó la tercera variante en su segunda ventana habilitada de cambios: Julián Giménez ingresó por Da Campo.

Insistía Brown, y a los 79′ Desábato le tapó un increíble remate a Mateo Acosta, en otra llegada muy clara de la visita. Era el momento de Brown, por eso Biggeri volvió a mover su estructura, y a los 79′ determinó su segunda variante en la segunda ventana, y Francisco Gatti entró en reemplazo de Fernando Barrientos.

Empujó el local con fervor, y a los 89′, cuando el tiempo oficial ya vencía, halló la luz que no había podido encontrar a lo largo de la noche. Pelotazo de Soria a la derecha, cabezazo de Iacobellis, la entrada franca de Octavio Bianchi y su disparo fuerte y seco que venció la resistencia de Horacio Ramírez y puso el 1-0 para All Boys, en el cierre del partido.

Sebastián Zunino, el árbitro del partido, adicionó siete minutos, y los técnicos aprovecharon para hacer sus últimas jugadas. En la tercera ventana que les quedaba disponible, Pablo Vicó hizo su cuarto y quinto cambio: a los 90′ Franco Benítez entró por Alexis Castaño, y Juan Mendoza reemplazó a Nicolás Arrechea; a jugar con dos centrales, dos laterales adelantados y el resto posicionado en forma ofensiva. Aníbal Biggeri puso a Facundo González por Nicolás Barrientos, a los 90+1′.

Esos siete minutos adicionales fueron de nervios, angustia y expectativa. La gente alentó, y se mordió las uñas. Gritó, y pidió la hora. Y explotó de felicidad cuando Zunino marcó el final, porque la noche larga se había encendido en el epílogo y All Boys dio un paso adelante en el sueño de la clasificación y el regreso a Primera.

Hernán O’Donnell

Platense fue más que Estudiantes, pero no pudo sacar la diferencia

Una tarde hermosa y soleada en Vicente López. Con un agradable temperatura de fines de invierno que presagió una primavera muy esperada, y con el tradicional e histórico horario de las 15.30 hs, que tan inusual o extraño parece en estos tiempos modernos.

Platense y Estudiantes presentaron esquemas similares, aunque los variaron con el correr del juego. El equipo de Omar De Felippe puso a Marcos Ledesma en la valla; tres centrales, Ramiro González, Gastón Suso y Ruiz Díaz. Morgantini de carrilero derecho, Ayrton Costa, por el lateral izquierdo. En el medio Iván Gómez, Carlos Villalba y Vicente Taborda; en el ataque, Mauro Zárate y Rodrigo Contreras.

El conjunto de Ricardo Zielinski presentó a Mariano Andújar en el arco; los tres centrales arrancaron Jorge Morel, Fabían Noguera y Nehuén Paz; en el medio, Leonardo Godoy, Fernando Zuqui, y Emanuel Más; un poco más adelante, Manuel Castro, Leonardo Heredia y Benjamín Rolheiser; y de centro delantero, Mauro Boselli.

Arrancó muy bien Platense. Con muchas ganas fue al ataque y forzó llegadas al arco rival. A los 4′ tuvo la primera con un tiro libre que se fue cerca; a los 15′ Mauro Zárate se fue por izquierda, enganchó y remató al arco, pero controló Andújar. Contestó el “Pincha” con un tiro de Boselli que pasó muy cerca del palo izquierdo de Ledesma. Y el “Calamar” tuvo la mejor del primer tempo a los 22′ de juego, cuando Rodrigo Contreras se fue por derecha, cruzó un centro preciso y Mauro Zárate demoró el remate. En lugar de pegarle de “primera”, quiso enganchar, acomodarse y al final sacó un tiro que salió desviado.

Después fue Vicente Taborda el que intentó de lejos, a los 24′, pero otra vez apareció el arquero “Pincharrata”.

El “León” cambió el esquema y se despertó cuando promediaba el primer tiempo. Pasó Morel al medio, formó línea de cuatro con Godoy, Noguera, Paz y Más, a los costados de Morel se ubicaron Zuqui y Heredia, y adelante Manuel Castro, Mauro Boselli y Benjamín Rolheiser. Llégo a los 27′ con un cabezazo de Paz que Ledesma sacó al corner.

Pero el control y la tenencia eran de Platense, y volvió a asustar a los 39′ con un centro de Taborda, el cabezazo de Iván Gómez y el balón que salió por arriba. La última del primer período fue para la visita, con un centro de Emmanuel Más y el cabezazo de Castro al medio, que atrapó Ledesma.

El equipo de La Plata volvió a jugar con tres centrales al inicio del segundo tiempo, tras hacer una variante. Luciano Lollo ingresó por Leonardo Heredia, y se ubicó entre Noguera y Nehuén Paz. Godoy por un lado, Más por el otro. Zuqui y Morel al medio, y adelante Castro, Boselli y Rolheiser. Y si bien era el local el que dominaba el territorio, Estudiantes llegó a los 54′ con un cabezazo de Noguera que pegó en el poste derecho de Ledesma.

El “Marrón” avisó a los 58′, con un tiro de esquina, e l cabezazo de Gastón Suso, el rebote y Contreras que no pudo ante Andújar. A los 62′ Zielinski hizo su segunda variante; puso al delantero Mauro Méndez por el lateral Godoy. Castro se recostó sobre la banda derecha y el “Pincha” atacó con dos hombres de punta. A los 66′ movió el banco De Felippe, y dispuso dos modificaciones; Horacio Tijanovich entró en lugar de Mauro Zárate, mientras que Juan Cruz Esquivel reemplazó a Rodrigo Contreras.

El juego decayó y a ambos les empezó a costar llegar al arco rival. Cuando iban 74′ Zielinzki hizo la tercera y cuarta variante en su equipo: Franco Zapiola entró por Rolheiser, y Mateo Pellegrino reemplazó a Mauro Boselli.

Esquivel hizo una buena jugada, con su clásica velocidad y sacó un buen tiro, a los 79′, que se fue apenas alto. A los 82′ lo perdiò Castro, con un tiro alto. El quinto cambio de Estudiantes llegó a los 83′, con el ingreso de Gonzalo Piñeiro por Fernando Zuqui.

Al final, volvió a apretar el local. A los 87′ tuvo un tiro libre que, tras rebotar en el área, Taborda lo terminó con un disparo alto. A los 90+2′ Esquivel sacó un remate elevado. Y a los 90+3′ se fue Esquivel por izquierda, lo agarró Noguera, quien se ganó la amarilla, del tiro libre vino la última oportunidad. Lo ejecutó Tijanovich y Andújar devolvió con un golpe de puños.

La tarde cayó con la igualdad. Platense estuvo más cerca, asumió un rol de mayor protagonismo, pero le faltó eficacia para definir, y debió conformarse con el empate ante el siempre difícil Estudiantes de La Plata.

Hernán O’Donnell

Atlanta ofreció su corazón y se llevó un legítimo triunfo

Fue un partido intenso, con más lucha que juego, con más fervor que ideas. Pero con una disputa permanente y un equipo, Atlanta, que siempre quiso ganar; fue a buscarlo desde el comienzo, y logró su objetivo a fuerza de trajinar. Estudiantes mostró poco, y sólo cuando estuvo en desventaja asumió riesgos, hizo cambios ofensivos e intentó igualar el partido. No le alcanzó, el corazón “Bohemio” fue más para lograr el objetivo.

El equipo de Giganti se alineó con Juan Francisco Rago en la valla; línea de cuatro con Molina, Alan Pérez, Rodrigo Colombo y Franco Perinciolo; Alejo Dramisino, Maximiliano González y Juan Galeano; Julián Marcioni, Gonzalo Klusener y Lucas Ríos. Enfrente, Walter Otta dispuso a Lucas Bruera en el arco. Delfor Minervino, Stéfano Brundo, Iván Zafarana y Lautaro Lusnig. Por delante, Fernando Miranda como volante tapón; más arriba, Enzo Acosta, Sebastián Mayorga, Iván Smith y Lautaro Parisi; y de centro forward Facundo Castelli.

El local empujó, pero le costó crear situaciones claras. A los 13′ un pase claro de Galeano a Ríos derivó en un buen centro que nadie llegó a conectar. A los 20′ desbordó Ríos, lanzó el centro y no alcanzó Klusener. Pareció que hubo una mano de Zafarana, cuando iban 26′ de juego, pero el árbitro la juzgó como no intencional de juego y no hizo lugar a los reclamos de penal de la gente local.

Volvió a llegar el “Bohemio” a los 27′, tras un centro de la derecha, Julián Marcioni giró, remató y controló Bruera.

Estudiantes era Castelli y todo su empeño. Con poca asistencia y compañía, el “9” se las arreglaba para preocupar el solito. A los 39′ tuvo una aproximación, con un centro de Enzo Acosta que Lautaro Parisi no pudo alcanzar.

La primera parte se cerró con otra llegada de Atlanta; iban 45+2′ y Alejo Dramisino ejecutó un tiro libre que se fue apenas arriba del travesaño visitante.

En el complemento, el conjunto de Caseros salió con un poco más de determinación, y a los 46′ Enzo Acosta sacó un remate que llevó peligro. Y volvió a tener una oportunidad a los 57′, con un gran tiro de Acosta que “Pancho” Rago contuvo con un vuelo espectacular.

Atlanta retomó el control del partido, y a los 61′ avisó con un centro rasante que no pudo conectar Klusener. Sin embargo, a los 62′ abrió el marcador con un gol muy bien elaborado; pelotazo de Juan Galeano al área, entró en diagonal Dramisino, giró y habilitó al medio para la llegada de Gonzalo Klusener, quien sacó un remate fuerte, venció las manos de Bruera y puso el 1-0 a favor de Atlanta.

Walter Otta, el entrenador de Estudiantes, dispuso entonces dos variantes en su equipo; Elías Alderete entró en lugar de Fernando Miranda, y Franco Lonardi reemplazó a Enzo Acosta, cuando iban 64′ de juego. Smith se ubicó de volante central, Lonardi pasó a la derecha y jugó con dos centro delanteros: Castelli y Lonardi.

A los 68′ Parisi sacó un remate cercano, tras un tiro de esquina a favor de la visita. Comenzó a adelantarse el conjunto de Caseros. Y a los 72′ abrió la segunda ventana de cambios para hacer la tercera y cuarta modificación; Kevin González entró en lugar de Castelli, y Tomás Bolzicco reemplazó a Lautaro Parisi.

Fue el tiempo en que Mauricio Giganti adaptó el esquema a las necesidades del partido y a lo que proponía el rival. Decidió dos cambios a los 76′, con una modificación táctica: el defensor Martín García entró en lugar del delantero Gonzalo Klusener, y Juan Bisanz ingresó en reemplazo de Lucas Ríos. En este caso, delantero por delantero. Pero el equipo se paró con tres centrales, Alan Pérez, Rodrigo Colombo y el ingresado García; Molina por el lateral derecho, Dramisino como interior derecho, Maxi González al medio, de interior izquierdo Juan Galeano, y por la banda izquierda, Perinciolo. Adelante, Juan Bisanz y Julián Marcioni.

A los 79′ Otta hizo su quinto y último cambio: Alan Cantero reemplazó a Sebastián Mayorga. Era el intento final por volcar el juego hacia el arco que defendía Rago.

En el local hubo dos variantes a los 85′; Evelio Cardozo entró por Juan Galeano, en lo que fue el tercer cambio, y Nicolás Medina ingresó por Julián Marcioni, en la cuarta modificación. Y la quinta variante la hizo a los 90+2′, con la entrada de Vvalentín Gelos por Alejo Dramisino.

Era el cierre para una noche feliz en Villa Crespo. El equipo ofreció sudor, inteligencia y algunos ratos de buen fútbol. Suficientes para conseguir una victoria ajustada, pero merecida.

Hernán O’Donnell

Goianiense fue letal y dejó complicado a Sao Paulo

Llegaban con los mejores antecedentes. Goianiense, invicto como local. Con una campaña muy fuerte en esa condición, en la que acumulaba los partidos por la Copa CONMEBOL Sudamericana y los del torneo local, lo que marcaba la envergadura del equipo en su casa. Sao Paulo venía de caer ante Flamengo por la Copa Brasil, pero con el ímpetu de avanzar en este certamen, tras los encuentros ante Ceará.

Goianiense había hecho un gran partido ante Nacional de Montevideo, donde lo superó, de local, con mucha amplitud y comodidad. Llegó al partido con una derrota en el clásico ante Goias, el último fin de semana, lo que determinó la salida de su entrenador Jorginho y la asunción de Eduardo Alexandre Baptista.

Sao Paulo arrastra una historia grande en los certámenes continentales. Y con ese entusiasmo esperamos el gran partido de ida por las semifinales de la Copa CONMEBOL Sudamericana 2022.

Fue un arranque abierto, intenso. El local, con renán en el arco. Línea de fondo con Santos, Wanderson, Klaus y Jefferson; Freitas y Baralhas; Wellington Rato, Jorginho y edson; y el argentino Churín como centro delantero. Rogerio Ceni, entrenador del Sao Paulo, dispuso la siguiente formación: Jandrei en la valla; Diego Costa, Nahuel Ferraresi y Leo. Pablo Maia de volante central; cuatro más adelante, Igor Vinicius, Igor Gómes, Rodrigo Néstor y Reinaldo; y en el ataque, Luciano y Jonathan Calleri, el ex delantero de Boca Juniors.

A los 10′ el local abrió el marcador; Marlon Freitas abrió por derecha para Dudú, este fue al fondo, cruzó un centro rasante y Jorginho, con una barrida al piso, parovechó para marcar el 1-0 a favor de Goianiense.

El partido, que hasta entonces era controlado por el local, tuvo un cambio de táctica. Se abroqueló Goianiense, se plantó como un abánico que se cerraba en el retroceso y se abría en el contragolpe. Sao Paulo adelantó líneas, por una lógica cuestión, con Vinicus y Reinaldo como carrileros que bsucaban abrir y trepar la cancha.

Y a los 22′ llegó la igualdad; recuperó la visita una salida de Goianiense, Reinaldo sacó un centro preciso al corazón del área, y Luicano, de palomita, se arrojó con precisión para marcar a favor de Sao Paulo y poner el partido 1-1.

Otra vez el local tomó el mando del partido. Wellington Rato se mostró más activo, Jorginho activó la conducción y el juego se volcó hacia el campo visitante. A los 38′ Wellington Rato sacó un buenremate que tapó Jandrei con esfuerzo. y a los 39′ se fue xpulsado Igor Gómes, por segunda amonestación tras una infracción sobre Wellington Rato, incidencia que iba a influir en el desarrollo del partido, con perjuicio para Sao Paulo.

Entonces, y antes que teremine el primer tiempo, Rogerio Ceni decidió hacer dos modificaciones en el equipo paulista. Welington ingresó por Reinaldo, y Patryck reemplazó a N. Ferraresi, cuando iban 44′ de juego. El equipo se reordenó con línea de cuatro, Igor Vinicius, Diego Costa, Leo, y Patrick; tres volantes, Rodrigo Néstor, Pablo Maia y Welington; y dos delanteros, Luciano y Calleri.

Para arrancar el segundo tiempo, Goianiense también anunció dos variantes: Hayner ingresó en lugar de Dudú Santos, y Shaylon remplazó a Baralhas, en una variante de corte amibiciso, al poner un volante ofensivo en lugar de un mediocampista de equilibrio.

Y el dominio del local se hizo más profundo, más sotenido. Sao paulo intentaba resistir, con Jandrei listo para salir y cortar cada centro. Hasta que a los 55′ un centro de la derecha de Jefferson venció las manos del Jandrei y Shaylon concetó desde el piso para poner el 2-1 a favor de Gonianiense.

Rogerio Ceni volvió a mover el banco de la visita, y a los 59′ realizó la tercera y cuarta modificación: 59′ M. Guilherme ingresó en reemplazo de Luciano, y Gabriel Neves entró por Pablo Maia. Un cambio en el ataque y otro en la zona de mediocampistas.

Pero el control ya era del local. Dominaba campo y acciones. A los 60′ llegó con un cabezazo de Jorginho, que quedó anulado por off side. Pero le costaba sostener a Sa Paulo el juego. A los 65′ llegó el tercer cambio del equipo local; Arthur Henrique entró en lugar de Jefferson. Lateral izquierdo por marcador izquierdo, puesto por puesto.

El juego quedó en manos del local, que supo mantener el abanico del que hablábamos en el primer tiempo. Un equipo inteligente para abrirse en ataque y cerrarse en el repliegue. A los 71′ Leo Pereira ingresó por Wellington Rato, uno de los más destacados de la noche. Un delantero de área por un volante extremo, para darle más peso al ataque y aprovechar las circunstancias de un partido que se le presentó favorable. El conjunto paulista apostaba a los centros a Calleri, pero no tenía frutos de esa táctica.

Y a los 77′ el local liquidó el partido. Arthur Henrique lanzó un balón por la banda izquierda, Leo Pereira corrió y corrió, superó a Diego Costa, y ante la salida del arquero Jandrei definió con un tiro cruzado para poner el 3-1 para Goianiense.

Ahí quedó resuelto el partido. Sellado. Sao Paulo apeló a su quinto cambio y a los 79′ Alisson ingresó en reemplazo de Rodrigo Nestor.

En el local, a los 84′ Rhaldney reemplazó a Edson. Y con la quinta modificación del local se cerraron las ventanas de las variantes. El partido llegó a su fin.

Goianiense fue soberbio y contundente. Manejó el partido, golpeó en momentos oportunos, y sacó una buena diferencia, de 3 a 1, para viajar a Sao Paulo y esperar a ver que sucede en el desquiete en el mítico Estadio Morumbí.

Hernán O’Donnell