El Sub 20 y el desafío que viene

Ya debería empezar a trabajar. Ya mismo. La fecha planteada es hoy, lunes 10 de Diciembre de 2018. La pretemporada que, según anunció Lionel Scaloni en los últimos partidos de Córdoba y Mendoza, se iba a iniciar con el plantel juvenil para el objetivo inmediato: el Torneo Sudamericano de fútbol Chile 2019, programado para jugarse entre el 17 de enero y el 10 de febrero del año próximo.

Con el objetivo de lograr una de las cuatro plazas disponibles para la Copa del Mundo U20  de la FIFA-Polonia 2019, el equipo ya debería estar en movimiento.

Sin embargo, aún no se comenzó. El presidente de AFA, Claudio Tapia, aprovechó el viaje a Madrid para ver la final de la Copa Libertadores de América y se contactó con Scaloni.

Pero no trascendió el orden de la conversación, ni tampoco hubo grandes anuncios. Aún no se sabe cuando comienzan los trabajos y se necesita saber el camino a seguir. El diagrama de los próximos pasos a dar.

La selección no espera. No puede esperar. El torneo sudamericano está a la vuelta de la esquina. Ya tuvimos experiencia en frustraciones y derrotas en estos torneos continentales. Sin ir más lejos, en la edición de 2013, jugada en nuestro país, en las provincias de San Juan y Mendoza, la Selección no se clasíficó ¡ni en la primera ronda! No superamos la primera fase, no llegamos al hexagonal final para luchar por una de las cuatro vacantes. Y así ocurrieron otras malas performances.

Es hora de empezar. Los tiempos corren. La selección debe reconstruirse desde las bases. Las ideas y los conceptos de Scaloni parecen buenos y adecuados para este momento. Es el tiempo de comenzar la tarea, la pelota no se detiene y la Argentina no debe perder el camino.

 

Hernán O’Donnell

La Superliga busca salir del laberinto

Hay fútbol, aunque no se note. Hay fútbol y hay un campeonato en marcha, aunque todo parezca reducirse a los conflictos deportivos y reglamentarios de la final de la Copa Libertadores de América.

Hay un campeonato que vive, aunque el fin de año lo encuentre lleno de asteriscos y con muchos encuentros pendientes. Pero, mientras tanto, se juega. Y cuando se juega hay fútbol para disfrutar y gozar…

Hay un torneo que presenta un puntero firme, sólido y decidido. El Racing de Eduardo Coudet marcha a paso firme, tiene una intención clara de juego, una vocación ofensiva muy sostenida y  una dinámica y velocidad que lo convierten en un equipo vertiginoso, difícil de contener para los adversarios. Le pasó a Talleres de Córdoba en la última fecha. El embate de la Academia en los primeros minutos se hizo duro de controlar y  el local lo pagó muy caro, antes de poder esbozar una reacción. Y la recuperación que mostró al final no le alcanzó para llegar a forzar un partido más euqilibrado.

Hay sorpresas que ya no lo son tanto: Atlético Tucumán muestra un equipo sólido y combativo, que además mostró (su gente, sus dirigentes) que pueden organizar un clásico de local de manera impecable y saber aceptar la derrota a manos de su tradicional adversario. Es un dolor deportivo, pero no excede ningún otro límite.

Hay un equipo que contradice a su nombre. Defensa y Justicia juega al ataque, busca siempre el desequilibrio y sale a ganara en cualquier cancha. Hay un equipo, Huracán, que dejó a un costado su tradición de buen fútbol y se puso el overol para sumar puntos y pelear arriba. Hay otro conjunto que supo esperar a los jóvenes, tenerle paciencia al DT, tolerar el rezongo de los hinchas y ver la siembra en este torneo: Vélez es un equipo rápido, jóven y peligroso, que ya se metió en la lucha de arriba.

Hay dos equipos que quieren animarse. Uno ya se empezó a acostumbrar a pelear arriba, a jugar por los puntos, a disputar copas internacionales y a ser un dolor de cabeza para los grandes: Godoy Cruz. El otro se anima de a poco, pero ya se lo considera como un rival de riesgo. Aldosivi.

Hay un torneo que tiene a Boca y a River en otro tema, pero que cuando se metan, van a hacer ruido.

Hay un torneo que tiene mucho para mostrar y para seguir, pero que los conflictos de la Copa nos han hecho dejar a un lado. es hora de que volvamos a vivir la Superliga, nuestro torneo.

 

Hernán O’Donnell

 

El futuro del Seleccionado ya llegó

El próximo 20 de enero, la selección sub 20 comenzará su participación en el Sudamericano Chile 2019, en la ciudad de Curicó ante Paraguay. Será el comienzo del camino para la clasificación para la Copa del Mundo Sub 20 de la FIFA-Polonia 2019. Con ese objetivo ya está ocupado Lionel Scaloni, aunque la preparación fuerte comenzará el lunes 10 de diciembre próximo.

Pero ya está con ese torneo en la mente; junto a su cuerpo técnico, han pensado en jugadores, han visto partidos, han analizado entrenamientos de los clubes y han tenido algunas conversaciones.

El martes 22 de enero jugará el segundo partido en Talca, ante Ecuador. El jueves 24 en Curicó frente a Uruguay y cerrará la primera fase el sábado 26, otra vez en Talca, contra Perú.

Los tres primeros de este grupo B, al igual que los tres primeros del A, pasarán a la ronda final, donde se medirán todos contra todos, y los cuatro primeros van al Mundial. Una empresa difícil (sobre todo, se volvió difícil en los últimos años), pero para nada imposible.

Ahí está el futuro inmediato. Argentina debe volver a ser. El viejo Campeonato “Juventud de América” vivió mucho tiempo en la piel de los argentinos. Era un torneo de visión obligada cada vez que llegaban los eneros de los años impares, donde desde Uruguay 1979, la Argentina era protagonista, en aquella ocasión con un equipazo comandado por Diego Armando Maradona, muy bien acompañado por Ramón Angel Díaz, Juan Ernesto Simón, Osvaldo Escudero, Juan Barbas, Rubén Rossi, Gabriel Calderón y varios más que después descollaron en el Mundial de Japón.

Se jugaban desde muchos años antes, pero esa fecha fue fundacional para vibrar con los “pibes”, porque después llegaron los tumultuosos ’80, entre la rebeldía y algún escándalo, para la consagración definitiva en los ’90 con la época dorada de José Pekerman y quienes lo secundaron.

Allí está el futuro. En el Sudamericano Chile 2019 que está a la vuelta de la esquina. Porque hay que ponerse ya mismo a trabajar en el fútbol argentino, el tiempo nos dice que el futuro ya llegó.

 

Hernán O’Donnell 

La gira de la Selección y un futuro esperanzador

Por lo que jugó el equipo, porque tuvo momentos de lucidez, porque supo acomodarse a los partidos y porque de a poco empezó a encontrar lo que el entrenador pretende. Pero sobre todo, porque se reencontraron con la gente. Ese abrazo emotivo, cálido y sincero que se dieron en la puerta del Hotel donde se hospedó la Selección en Mendoza fue el pacto que a partir de ahora une a la gente con el equipo.

Ese reencuentro fue todo un símbolo. La gente enloqueció con sus ídolos, borró todo vestigio de rencores pasados y decidió hacer borrón y cuenta nueva con el seleccionado: se completó el Estadio “Malvinas Argentinas”, se gritó hasta la afonía el gol tempranero de Mauro Icardi y explotaron con el tanto agónico de Paulo Dybala, que dejó esos minutos finales para el aplauso y las ovaciones para los máximos protagonistas.

“Me quedé sólo para dirigir la Sub 20, y luego surgió la posibilidad de ser entrenador de la Mayor. Nunca pensé que iba a suceder ésto. Creo que el balance es positivo. En mi lugar, pienso que cualquiera hubiera hecho lo mismo”, dijo Lionel Scaloni al final del partido, muy emocionado.

Y también habló del apoyo de los futbolistas: “Veo normal que cualquier jugador hable bien de su entrenador. Yo les agradezco a todos, es evidente que tengo una buena relación con ellos. Los que tenemos que estar agradecidos somos nosotros, el cuerpo técnico, porque estos chicos nos hicieron la tarea muy fácil. Se entregaron con unas ganas tremendas”.

Así fue. El equipo desbordó humildad y voluntad. Todos tenían muchas ganas de jugar, mostrarse y comenzar a armar el nuevo grupo. Mauro Icardi, que supo estar en el plantel anterior, remarcó las diferencias que los separan.

El equipo se mostró versátil y dinámico. Tuvo elaboración de juego en Córdoba, allí hizo un buen primer tiempo y se frenó un poco en el segundo.

En Mendoza realizó una producción similar: Fue directo en la primera etapa, rápido y punzante para atacar, pero en el complemento perdió peso. México también jugó su partido y, tal como nos reconoció el “Tuca” Ferretti en la conferencia de prensa posterior, “el equipo mejoró, tuvo un segundo tiempo bueno, equilibró el partido, lo hizo parejo”, donde se destacó el ingresado Jesús Gallardo.

“Tenemos que estar felices porque dos jugadores tan importantes como Icardi y Dybala se desbloquearon. Le van a dar muchas alegrías a los hinchas”, dijo Scaloni como resumen de lo que dejó el partido. Dos hombres que serán claves en el nuevo plantel. Dos futbolistas que van a tomar el timón, que serán muy pronto referentes y tendrán la misión de mantener a la selección cerca de la gente. Icardi y Dybala saben de que se trata y bien pueden ser los conductores de la nueva tropa.

Argentina sonrió en la cálida noche mendocina. Argentina se abrazó a la gente. La Selección marcó las pautas: quieren un nuevo diálogo, una nueva manera de relacionarse y encarar el futuro unidos en el afecto y con el sueño en común de conquistar los objetivos.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Ciudad de Mendoza, Provincia de Mendoza)

Argentina se abraza con la gente

Esa enorme masa que los esperó en la puerta del hotel, que los recibió anoche con gritos de alegría y gestos de cariño y vieron recompensada la espera con un saludo cálido y cercano de muchos futbolistas, selló con un estadio repleto el nuevo romance con la Selección. Argentina se reencontró con su gente una noche en Mendoza.

Iba poco más de un minuto cuando Icardi metió su quinta velocidad y se filtró entre los zagueros mexicanos para marcar el 1-0. Un estallido apenas nacía la noche y el gol que tranquilizaba al conjunto de Scaloni.

Argetina se acomodó con el resultado. Supo contener 10 minutos de México que intentó llegar a Rulli, y empezó a marcar el ritmo del partido.

Firme Kanemann en el fondo, dinámico Ascacibar para cubrir los espacios y hábiles Lamela y Meza para conducir. A ellos hay que sumar la ubicuidad de Pereyra y las ganas de De Paul. Con la experiencia de Icardi arriba, Argentina contó con varias chances para aumentar, a partir del juego directo que pide su entrenador.

El primer tiempo se cerró con esa imagen. Argentina dominante y serena con su juego. México mostró algún impulso con Brizuela pero no tuvo la pelota y cuando la encontró, le faltó profundidad.

En el segundo tiempo México hizo 4 cambios, igual que lo había hecho en Córdoba. El Tuca Ferretti quiso despertar a su equipo. Mientras Cervi ingresó por De Paul y a los 9′ Paredes por Ascacibar.

Argentina tuvo un tiro libre de Lamela y enseguida la oportunidad para Paulo Gazzaniga que debutó en el arco de la selección por Rulli.

Mexico se animó y fue. Con su típico toque y el desprendimiento de los laterales. Argentina insinuó de contra. Lo tuvo Cervi con un remate de afuera que se fue muy cerca.

El partido perdió ritmo y de a poco se desdibujó. Los cambios conspiraron, porque siempre, al haber tantos, los equipos pierden su fisonomía. Aunque vale destacar que Jesús Gallardo mostró muchas virtudes y Gazzaniga se lució en dos ocasiones.

A los 41′ del segundo tiempo se cerró la fiesta. Simeone metió una contra rápida por izquierda y cruzó el pase a Dybala cuando entraba a toda velocidad por derecha. Libre, con un remate fuerte convirtió el 2-0.

Argentina terminó a todo trapo. Con dominio del balón, manejo de los tiempos y ataque sobre el arco de Corona. Se despidió a toda orquesta con el aplauso y la ovación del público, que selló el reencuentro en una cálida noche de primavera en Mendoza.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Ciudad de Mendoza, Provincia de Mendoza)

 

 

Mendoza espera por el segundo capítulo

Ya estamos en Mendoza, en esta hermosa ciudad que gobierna una provincia rica y atractiva por donde se la mire. Con su calor envolvente de noviembre, un sol que ilumina cada calle, cada acequia, la tranquilidad de las horas de la siesta y una expectativa aún moderada por el duelo que protagonizarán mañana Argentina y México, suerte de desquite del partido que jugaron el jueves último en la Ciudad de Córdoba.

El equipo de Scaloni se quedó todo el fin de semana en Córdoba, donde mezcló entrenamientos con descanso y visitas sociales.

Así, se los vio trabajar por la mañana pero también visitar el hospital de niños el domingo a la mañana. A la tarde, tuvieron una práctica abierta en la cancha de Instituto y ya se los espera por Mendoza, para el cierre de la gira.

Por la mañana entrenaron en Salsipuedes, y ahora se empieza a elucubrar el equipo que pueda jugar el segundo encuentro ante el “Tricolor”.

Se especula con que ingresen Gerónimo Rulli, Gabriel Mercado, Erik Lamela y Mauro Icardi, pero podría haber más modificaciones. Todo lo puede develar Scaloni a la hora de hablar con los medios.

También se habla de Waletr Kanemann, Ascacíbar y Roberto Pereyra como posibles titulares. Pero habrá que esperar.

El “Tuca” Ferretti, DT de México, aseveró: “Algunas Selecciones en el mundo han optado por empezar a poner jóvenes, Argentina, por ejemplo, es un caso interesante. Tiene jugadores jóvenes en muy buenos equipos y nos da la oportunidad de venir acá, de exponernos porque aquí hay cosas diferentes a lo que sucede en México, en Estados Unidos y Europa porque es otra manera de ver y hacer las cosas”, resumió sobre el valor de estos juegos.

Ya estamos en la cuenta regresiva. Ya vienen otra vez los seleccionados de la Argentina y México para disputar el segundo encuentro de la serie, en una ciudad cautivante, atractiva y elegante, que busca vivir otra noche de fútbol de alto vuelo.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Ciudad de Mendoza, Provincia de Mendoza)

 

 

Argentina aprobó el primer examen

Son dos partidos. El primero comenzó con un sacudón, al minuto avisó Jiménez y su cabezazo se estrelló en el travesaño. Enseguida se acomodó Argentina. Y el partido comenzó a tener ritmo. Así llegaron oportunidades para Argentina. No pudo encontrar el espacio Lautaro Martínez, una volea de Dybala, un tiro libre bien sacado por Ochoa…

Sobre el final llegó el premio; a los 44′, centro preciso de Dybala y gran cabezazo de Funes Mori para marcar el 1-0 y cerrar la etapa con una ventaja merecida.

En el complemento, la Argentina se metió más a partir del adelantamiento de Juan Foyth, de notable partido.  El equipo tuvo tranquilidad y se adaptó al partido.

Supo jugarlo, mostró buenos momentos y al final se llevó un gol más, tras una maniobra colectiva ofensiva bien elaborada, aunque Brizuela la desvió contra su arco cuando Icardi iba a convertir el gol. 2 a 0 y partido terminado. Ahora queda un nuevo capítulo. Será en Mendoza, y promete ser interesante.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba)

 

 

 

Córdoba se llena de fútbol con Argentina y México

La ciudad, futbolera como tantas de la República Argentina, de a poco empieza a tomar el color de la cita. No es el mismo movimiento que se desató allá por 2012, cuando la Argentina iniciaba una serie de partidos en el llamado interior del país, correspondientes a competiciones preliminares de las Copas del Mundo de la FIFA.

Es decir, partidos por los puntos. Pues bien, esa locura que recordamos vivir en Córdoba en aquellos días cálidos de septiembre de 2012 cuando la selección recibió a Paraguay, por estas horas, por una cuestión lógica, aún no se ve. No es lo mismo un partido por los puntos y de una competición FIFA, que un encuentro de carácter amistoso.

Pero, de a poco, la gente se empieza a enganchar. Los equipos ya están casi listos, y la ciudad toma color.

Scaloni adelantó la formación. O casi: “El equipo para mañana sería Marchesín, Saravia, Foyth o Mercado, Funes Mori, Tagliafico, Correa, Lo Celso, Paredes, Acuña, Dybala y Lautaro Martínez; ese sería el equipo para mañana”, señaló en conferencia de prensa.

Y dejó otros conceptos: “Queremos formar jugadores de calidad, que puedan estar aptos para la selección. y queremos definir una línea de juego. Nunca pensamos más allá de estos seis partidos amistosos. Cuando llegue el momento, pensaremos en los juveniles”.

Eso será a partir del 10 de diciembre, cuando empiece la pretemporada de cara al Sudamericano Sub 20 a desarrollarse en Chile en febrero de 2019.

“A mi me ilusiona mucho la selección. Dirigir estos partidos, y a la sub 20 en la próxima competición”, agregó Scaloni.

Y tuvo tiempo para recordar a un jugador que pasa el momento tan delicado de las lesiones: “Le mando un gran abrazo a Rodrigo Battaglia, un jugador que ha sido muy importante para esta selección”, dijo el DT.

México se entrenó en el Kempes y dejó toda su impronta en la voz de “Tuca” Ferretti, su entrenador: Todavía es el técnico, pero puede haber novedades. Una, la más mencionada es la que lleva un nombre y apellido conocido por estas tierras: Gerardo Martino. Y no debería sorprender a nadie, pues el DT ya dirigió a Paraguay, a la Argentina, al Barcelona…Lo acaban de nominar DT del año en Estados Unidos. Una trayectoria impecable.

Aquí están La Argentina y México. Para llenar a la ciudad de Córdoba de fútbol del más puro.

 

Hernán O’Donnell

(Enviado Especial a Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba)

La Selección presentó una nueva cara y es la de Paulo Gazzaniga

Pocos lo conocían, apenas por algunas notas periodísticas y otros por seguir con devoción la Premier League, una de las competiciones más vibrantes y atrayentes del planeta fútbol.

Sin embargo, en cuánto circuló su apellido fuimos muchos los que recordamos a su padre, Daniel, también arquero, de paso por River en esos exitosos años ’80, detrás de Nery Pumpido y Sergio Goycochea y con una carrera que luego tuvo brillo en Deportivo Maipú de Mendoza, Villa Dálmine e Instituto (Córdoba), donde más se destacó. La historia ya venía con un cierto mandato, porque su padre (el abuelo de Paulo) también fue arquero. Y el representante de la tercera generación hoy llega al seleccionado luego de haber armado una carrera en Europa, en silencio y con mucho sacrificio.

“Estoy con muchas ganas, empiezo a conocer a los chicos y al staff, tengo muy lindas sensaciones en este comienzo”, señaló ya en el predio de Ezeiza, ante los micrófonos de muchos periosdistas, entre ellos el colega Maximiliano De Vita Lemus.

“Esto es un sueño. Todos los que nacemos en la Argentina y nos dedicamos a esta profesión, siempre soñamos con llegar a la selección. Y para mí es eso, un sueño”, añadió.

Ahora es compañero de Sergio Romero, un referente de chico: “Lo veía de afuera y ahora comparto el plantel, es un sueño, igual que con los otros chicos, Rulli y Marchesín”.

“Me agarró un poco de sorpresa, yo hacía mi trabajo como siempre y al principio pensé que era una broma, pero luego la alegría fue muy grande. Te pasan muchas cosas y te emociona ver el llamado, se te cruzan muchas cosas que viviste…estoy muy emocionado”, agregó Paulo.

Estuvo en las menores de Valencia, y luego partió a Inglaterra a buscar su futuro. A soñar, a esforzarse y a ver los frutos. Comenzó en Gillingham, en 4ta división. Luego, Southampton, ya en Primera. Una temporada en segunda de España, en Rayo Vallecano y ahora es tiempo de disfrutar un equipo enorme como el Tottenham Hotspur.

“Siempre el objetivo es poder competir, pero uno tiene que trabajar y sumar para los chicos, para el equipo. Estar bien preparado para estar listo si a uno le toca jugar”, respondió.

Consultado sobre México, dijo: “Todas las selecciones del continente son muy difíciles, competitivas. México demostró buen nivel y tengo ganas de enfrentarlo”.

Tiene como referente a Hugo Lloris, su compañero del Tottenham: “Tengo la suerte de compartir vestuario con él, y lo miro siempre, trato de seguir sus pasos”, acotó sobre el arquero francés campeón del mundo. En la Argentina, admira a “Chiquito”: “Ahora también comparto vestuario con él, y es un orgullo”, cerró.

Recorrió un largo camino, trabajó duro y siempre tuvo sus sueños como el faro que guía su objetivo. Paulo Dino Gazzaniga, nacido en Murphy, Provincia de Santa Fe, caminó mucho y a sus 26 años llegó a la selección argentina. El sueño del abuelo, del padre y del hermano.

 

Hernán O’Donnell

 

La Selección cierra un año con sobresaltos

Como una montaña rusa, la Selección Nacional transitó este 2018. Lleno de sobresaltos, el camino fue una ruta plagada de curvas, marchas y contramarchas, avances y retrocesos y un sinfín de inconvenientes que se sucedieron como hacía tiempo no ocurría. La imagen del equipo retrocedió más de cuarenta años, hasta parecerse a la de fines de 1974, cuando empezó el ciclo de César Luis Menotti y se organizó un departamento de selecciones que cobijó un trabajo prolijo, moderno, superador que concluyó no sólo con la obtención de la Copa del Mundo en 1978, y luego la de 1986 bajo el mando de Carlos Salvador Bilardo, sino que estableció el orden bajo el cuál debe trabajar y desenvolverse el seleccionado nacional.

Este año pareció un viaje al pasado. Todo lo que se había vivido entre 1974 y 2018 quedó en el olvido y como una película de regreso al pasado, los tiempos parecieron volar hasta aquellos años y esas formas que parecían olvidadas.

Es cierto que la crisis no fue una tormenta desatada en este último tiempo. Quizás empezó con la renuncia de Gerardo Martino, la crisis que vivió la AFA y su indefinición en la sucesión de Julio Grondona, la seguidilla de técnicos y los cambios en el plantel.

Se fue Martino, la comisión normalizadora eligió a Bauza y cuando Claudio Tapia ganó la presidencia optó por Sampaoli. El Mundial fue su condena y ahora el equipo está a cargo de Lionel Scaloni, aunque no se sabe si continuará el año que viene. Todo sumó para la confusión general, aunque vale reconocer que cada uno que estuvo y cada uno que está en la selección, en la función que le toque, siempre intentó ordenar y organizar la situación para darle el empuje definitivo.

Ya es tiempo de arrancar. De dejar atrás todas las complicaciones que acompañaron la temporada y aprovechar esta ventana de noviembre para darle forma al seleccionado. Lionel Scaloni armó la lista, aún sin los históricos y con la salvedad de no incluir a los futbolistas de Boca y River para no interrumpir su preparación y dedicación a la final de la Copa Libertadores de América.

La serie contra México abre una nueva oportunidad. Tomemos provecho de ella.

 

Hernán O’Donnell