Archivo de la categoría: Fútbol

Pogba despertó a Manchester para que United avance en la UEFA Europa League

Dos gigantes de Europa que buscan su redención; dos enormes equipos, populares en sus países y muy famosos en el resto del mundo. Dos grandes del fútbol mundial que su recuperación los encontró en un cruce de octavos de final de la UEFA Europa League, la segunda competición del viejo continente, en tanto en sus ligas se encuentran en etapa de recuperación del protagonismo, luego de momentos sombríos, pero que ahora están otra vez entreverados en los primeros puestos. Milan se ubica segundo en la Serie “A”, tras una remontada muy grande en el campeonato anterior, tras la pandemia. Porque cuando el certamen iba por marzo del año pasado antes de la suspensión, su realidad no era acorde a lo que marca su historia. pero Stéfano Pioli le enocntró la vuelta y con la presencia estelar de Zlatan Ibrahimovic, el Milan tuvo un cierre fantástico de 2020.

Y Manchester United también marcha segundo en la Premier League, tras una temporada llena de dudas. Con un Rashford encendido, Bruno Fernandes en sintonía y el respaldo de Maguire desde el fondo, United mejoró en esta temporada.

El primer tiempo fue parejo, con una leve preponderancia de la visita. Manchester United sabía que el 0 a 0 inicial beneficiaba al local y comenzó el encuentro con decisión; así, generó la primera llegada cuando sólo iban 28″ con una proyección de Wan-Bissaka y el centro rasante que la defensa local pudo despejar.

A los 20′ tuvo otra contra peligrosa, bien conducida por James, aunque llegó con poca compañía y apareado por Tomori que frustró su entrada al área. El equipo inglés se mostraba mejor en el principio, pero luego fue el Milan el que tomó las riendas del encuentro.

A los 23′ tuvo su primera llegada positiva con una proyección de Theo Hernández que duró hasta su entrada al área, pero rebotó en la defensa visitante cuando iba por la definición. Luego fue Saelemaekers el que sacó un disparo fuerte que Henderson desvió y sobre el cierre de la primera parate tuvo otra chance clara.

La jugada nació en en un cierre de Kjaer quien cedió a Donnarumma; el arquero abrió rápido para Kalulu, por la banda derecha habilitó a Saelemaekers y este desbordó por esa punta para lanzar el centro al segundo palo; por allí entraba Kunic, pero su remate, marcado por Lindelof, se fue desviado.

El equipo de Solskjaer salió al segundo tiempo con una modificación: Pogba por Rashford. Y muy pronto iba a sacar provecho de esa decisión, porque a los 47′ el francés Paul Pogba tomó un balón que había flotado en el área del Milan, que demoró en el despeje tras el centro inicial. Pogba no dudó y en cuanto le quedó la pelota metió un remate fuerte y alto que se introdujo cerca del travesaño de Donnarumma para sellar el 0-1.

Milan sintió el golpe y fue a buscar el empate que volviera a equilibrar el marcador y lo pusiera tal como había sido en el partido de ida.

Soltó sus volantes y muy pronto recurrió al banco de suplentes; a los 64′ Zlatan Ibrahimovic ingresó en lugar de Castillejo, en tanto Dalot reemplazó a Kalulu. La defensa quedó con tres hombres, Kjaer, Tomori y Hernández, en tanto Dalot se ubicó como lateral volante por izquierda. Y allí fue el Milan, en tanto United se ordenó con Mc Tominay y Fred cerca de la línea de cuatro, un poco más adelante James, Bruno Fernandes y Pogba listos para gatillar las salidas rápidas y amenazar de contragolpe.

A los 71′ Pioli recurrió a otra variante: Brahim Díaz ingresó por Krunic. El Milan empujaba con más fervor que fútbol. Y tuvo una clara oportunidad a los 73′, tras un centro de Dalot y el cabezazo de Zlatan que Henderson desvió al corner. Fue la más clara del local. United tuvo su posibilidad a los 77′ con un tiro libre de Bruno Fernandes que controló Donnarumma.

El Milan fue con centros largos y pelotazos. No le alcanzó. United cerró los caminos, se abrazó al gol de Pogba y a esa diferencia que lo llevó a meterse en los cuartos de final para que Europa vuelva a temerle.

Hernán O’Donnell

Real Madrid varía su táctica, pero su voracidad y grandeza se mantienen inmodificables

Esta nueva táctica de Real Madrid de jugar con tres zagueros centrales y dos laterales adelantados junto a los volantes más los dos hombres de ataque es algo poco habitual en su historia, pues el equipo “Merengue” siempre se ha caracterizado por jugar con línea de cuatro en el fondo, pero a pesar de ser algo heterodoxo en su tradición, no mengua en su afán ofensivo, en su búsqueda ambiciosa. En su reconocida tradición de equipo de ataque.

Real Madrid, con Varane, Sergio Ramos y Nacho en el fondo, Lucas Vázquez y el francés Mendy por los costados de Modric, Valverde y Kroos, fue lo necesario audaz para que Vinicius y Benzema siempre estuvieran acompañados en ataque. Madrid, con una táctica distinta, fue el de la estrategia de siempre ante Atalanta. y construyó un primer tiempo más que interesante, para sacar una ventaja tranquilizadora y mostrar algunas ideas interesantes.

La situación más propicia la tuvo a los 26′, tras una corrida larga de Vinicius, la combinación con Benzemá, el pase lúcido del francés para dejar al brasileño solo y el remate que rebotó en un defensor visitante.

Atalanta le oponía una defensa de tres centrales, cuatro volantes por delante, los enganches Malinovskiy y Pasalic, y Muriel como referente de ataque. Presionaba y disputaba el partido en mitad de cancha, hasta que su arquero Sportiello se equivocó en una salida, lo que pretendió ser un pase fue interrumpido por Modric, el croata se fue al área, habilitó a Benzema y el francés marcó el 1 a 0 con el arco libre a los 33′ de juego.

El equipo italiano acusó el golpe, y soltó amarras para tratar de igualar; había caído de local y debía marcar dos goles para clasificarse; así cerró el primer tiempo con una gran jugada de Malinovskiy, quien enganchó ante dos rivales y sacó un tremendo zurdazo que se fue junto al palo derecho de Courtois.

Gian Piero Gasperini, entrenador del conjunto de Bérgamo, decidió comenzar el segundo tiempo con el ingreso de Duván Zapata en reemplazo de Pasalic. Dos delanteros y Malinovskiy detrás, para organizar los ataques. Sin embargo, era duro enfrentar a un Madrid iluminado. a los 51′ Vinicius arrancó una corrida fenomenal, entró al área y dejó a dos hombres en el camino en un espacio reducido y cuando salía el arquero y el golazo era inminente, su toque suave se perdió por el poste izquierdo del arco visitante. Mientras Atalanta debía recurrir a otra variante, esta por la lesión de Gosens,, quien debió salir a los 56′ y ser reemplazado por J. Ilicic.

Pero muy pronto Vinicius tendría desquite, porque a los 57′ recibió un largo pelotazo al pique, se fue al área por el lado izquierdo y cuando entraba al área, el defensor Rafel Toloi le tocó el pie derecho y tras la revisión del VAR, el penal fue sancionado.

Lo ejecutó Sergio Ramos, fuerte a y al costado derecho del arquero visitante, para marcar el 2 a 0 a los 59′ de juego.

El equipo italiano volvió a mover el banco; a los 60′ el ex defensor de San Lorenzo, José Luis Palomino, entró por Toloi, mientras que a los 63′ Militao ingresó en lugar de Sergio Ramos, en la primera variante local.

El partido creció en intensidad. Atalanta se soltó para buscar el descuento y Madrid aprovechó cada oferta que le surgía. A los 66′ Malinovskiy habilitó a Muriel con mucha precisión y el delantero sacó un buen remate que Courtois tapó con una rápida salida. Respondió el Madrid con una maniobra de Lucas Vázquez por derecha, el centro preciso y el cabezazo de Benzemá que rechazó Sportiello. El rebote le quedó otra vez al delantero francés para su cabezazo, pero el balón se estrelló en el palo.

Enseguida vino otro cambio; Rodrygo ingresó por Vinicius a los 68′ de juego. El encuentro no daba respiro; aunque Mdarid controlaba las acciones, Atalanta nsumaba situaciones. A los 75′ otro gran pase de Malinovskiy, esta vez para Zapata, lo dejó al delantero ante Courtois, pero su remate fue tapado por la pierna estirada del arquero local, en una brillante intervención. Llegaron más variantes: a los 81′ Asensio entró por Federico Valverde en el dueño de casa.

Y las emociones seguirían hasta el final. A los 83′ Muriel metió un golazo de tiro libre para la visita, para dejar el marcador en un 2 a 1 que invitaba a la hazaña al equipo de Bérgamo. Para intentar la utopía, hubo dos cambios en la visita: a los 83′ M. Caldara entró por M. Pessina y A. Miranchuk reemplazó a L. Muriel.

La demora en las variantes quizás le jugó en contra, porque el local salió con todo y a los 84′ estiró el marcador con una jugada de derecha a izquierda, la habilitación a Asensio y el remate de este al primer palo puso el marcador 3 a 1 para el Madrid.

No hubo lugar para más acciones. Allí se terminó el partido. Con una victoria contundente del Real Madrid, que podrá hacer variantes tácticas pero mantiene su esencia de grandeza y ya se ubica entre los ocho mejores de Europa para renovar el romance eterno que tiene con la Copa de Campeones.

Hernán O’Donnell

A los tiros, Barcelona se metió en la lucha por el título

Atrás quedó muy rápido la eliminación ante París Saint Germain por la EUFA Champions League. Una desilusión en un momento duro para el equipo catalán, pero con un conjunto que quiere renacer, que gira alrededor de Lionel Messi y que a los tiros quiere meterse en la pelea por el título de La Liga española.

Barcelona arrancó dominante frente a Huesca; con tres zagueros bien adelantados, Minguez, de Jong y Lenglet, dos laterales de proyección permanente como Sergiño Dest y Jordi Alba, el tranco de Sergio en el centro del campo y la movilidad permanente de Pedri, a Messi le aparecían opciones de juego y toque con la cercanía de Griezmann y Dembelé. Y en ese cantar, ante un Huesca que corría detrás de la pelota, a los 12′ Messi recibió de espaldas al arco, giró con un toque, desairó a su marcador y metió un remate lejano, con una comba fenomenal, para entrar en el ángulo superior derecho de Alvaro Fernández y señalar el 1 a 0 para el local.

Todas eran sonrisas para el local, porque al dominio sostenido le agregaba un remate de larga distancia que le abría las puertas del partido. Huesca llegó a los 25′, con una trepada del lateral derecho Maffeo, quien se proyectó con inteligencia, se metió por el medio y sacó un remate que Ter Stegen desvió tras una buena estirada.

Pero era más el equipo de Koeman y a los 34′ el francés Griezmann sacó otro tiro desde lejos que también se metió en el ángulo derecho del arco visitante y el encuentro quedó 2 a 0.

Barcelona atacaba y llegaba. Primero Jordi Alba clavó un disparo en el travesaño a los 41′ fue de Jong el que pisó el área, recibió el pase profundo y su remate volvió a dar en el travesaño visitante.

Pero el fútbol está lleno de misterios y de duendes que aparecen en momento imprevisibles y sobre el cierre del primer período Huesca llegó con un centro para Rafa Mir, Ter Stegen lo tocó cuando el balón pasaba paralelo al área chica y el árbitro sancionó el penal que Mir convirtió a los 45+3′ para dejar el marcador en un apretado 2-1.

En el complemento Barcelona se acomodó rápido en ataque y fue a la búsqueda de la ampliación del marcador. se había apretado al final de la primera etapa, pero el conjunto local sentía que no era justo, y aceleró para abrir la brecha. El gol de la tranquilidad llegó a los 52′, tras un tiro de esquina corto, Messi recibió sobre el costado izquierdo del ataque, sacó un centro medido y en el borde del área chica Oscar Minguez se elevó para sellar el 3 a 1 de cabeza.

La paz se hizo en el Camp Nou y el conjunto de Ronald Koeman empezó a manejar el encuentro a voluntad.

En Huesca apelaron al banco de los suplentes; a los 59′ J. Seoane ingresó en lugar de I. Doumbia y S. Gomez reemplazó a Escriche; enseguida llegaron las modificaciones en la escuadra local. A los 62′ R. Araujo ingresó en la posición de Frenkie de Jong y un poquito más tarde, a los 68′ I. Moriba fue en lugar de Sergiño Dest y Trincao entró por Antoine Griezmann.

Messi tuvo una chance a los 70′, cuando fue en busca de un pelotazo largo, superó la salida del arquero visitante y desde un ángulo lejano y muy abierto probó con un tiro por elevación, pero se fue arriba del travesaño.

Huesca volvió a recurrir al banco de alternativas para intentar modificar la película; entonces, a los 77′ J. Ontiveros ingresó en reemplazo de D. Ferreiro, P. Lopez entró por P. Maffeo y D. Vavro lo hizo por P. Insua.

Y si bien Huesca intentó atacar, ofreció espacios amplios que Barcelona amenazó una y otra vez con aprovechar.

A los 84′ se vinieron los últimos cambios en Barcelona: M. Braithwaite entró en lugar de O. Dembele y R. Puig ingresó por Pedri.

Dominaba tranquilo el “Blaugrana” y lo cerró a los 89′ con otro tiro desde lejos de Leo Messi, que tomó una comba perfecta y se convirtió en otro golazo desde afuera del área, para liquidar el encuentro en un 4 a 1 y poner a Barcelona, a los tiros limpios en la mesa de discusiones del título de la Liga española.

Hernán O’Donnell

Racing hizo valer su jerarquía, ante el entusiasmo de Platense

Platense vivió días de gloria, entusiasmo y excitación ininterrumpidos en estos meses que llevamos del 2021. Tras más de veinte años de ausencia en la máxima categoría, logró el ascenso a la Liga Profesional de Fútbol tras una final tensa ante Estudiantes de Río Cuarto, el 31 de Enero último. Unos días para celebrar, otros para descansar y enseguida a hacer la pretemporada para comenzar su participación en la máxima categoría, nada menos que en un clásico ante Argentinos Juniors y de visitante en el estadio “Diego Armando Maradona”. La victoria por 0-1 sumó un eslabón más a la cadena de días felices; pronto tuvo que recibir en su estadio “Ciudad de Vicente López” nada menos que a River, el mejor equipo de la actualidad y un exponente histórico de una rivalidad barrial centenaria.

Un viaje a Mendoza para enfrentar a Godoy Cruz, el partido recuperado entre semana por la primera fecha ante Sarmiento, y este Sábado 13 de Marzo, otra vez a recibir a un grande nacional: nada menos que el Racing Club de Avellaneda.

En el inicio, Racing intentó hacerse del balón y manejar el partido. Se ubicó con una línea de cuatro, tres volantes Aníbal Moreno, “Lolo” Miranda y Alcaraz, más adelantado Lovera y en el ataque Copetti y Chancalay. Hizo acto de presencia y dominó el terreno, ante el prolijo y sólido 4-4-2 que planteó Juan Manuel Llop.

Los quince minutos iniciales tuvieron esa tónica, con un leve predominio de la “Academia”, aunque recién contó con una llegada a los 18′, cuando Alcaraz habilitó a Mena por la banda izquierda, este fue al fondo, lanzó el centro y Moreno no encontró el espacio para sacar el remate.

De a poco, Platense se acomodó. Se soltó y llegó al arco de Arias. Y después de esa primera llegada de la visita, el “Calamar” tuvo diez minutos de control y buenas ocasiones.

La mejor fue a los 21′, con un remate de Curuchet que pegó en el travesaño de Arias; luego, a los 23′ Curuchet le quitó el balón a Miranda, combinó por derecha y el remate de Brian lluy se fue desviado. A los 26′ fue Thiago palacios quien sacó un remate que se fue muy cerca. Y a los 27′ probó Zeineddin desde afuera del área con un disparo que pasó al lado del palo izquierdo del arquero visitante.

Racing había perdido el control y a los 37′ se fue lesionado su primer marcador central, Nery Domínguez, y lo reemplazó Mauricio Martínez, que, al cabo, fue uno de los más destacados de la cancha.

En el segundo tiempo la “Academia” salió con un poco más de ímpetu. Adelantó sus líneas y fue en busca de la apertura del score. A los 56′, tras un tiro de esquina de Chancalay, Novillo cabeceó junto a un palo, pero el vuelo de De Olivera desvió el balón al corner.

Enseguida llegaron dos variantes más en la visita: a los 57′ Matías Rojas entró por Alcaraz y Melgarejo reemplazó a Chancalay.

Pero Platense iba a tener otra oportunidad en un gran tiro libre de Bogado que Arias sacó del ángulo superior izquierdo, a los 62′ de juego.

Después se abrió otra ventana de cambios, y en Platense Tissera entró en lugar de Curuchet a los 67′, en tanto en Racing Ivan Maggi ingresó en lugar de Lovera y Fabricio Dominguez reemplazó a E. Schelotto.

Racing era un poco más, y a los 72′, tras una jugada por izquierda, Lorenzo Melgarejo recibió en el borde del área grande y sacó una volea tremenda para marcar el 0-1. un golazo que le daba aire a la “Academia”, en tanto Platense se la jugó por la igualdad.

A los 74′ la perdió Miranda en el medio y estuvo cerca el “Calamar” pero medió Gabriel Arias y detuvo el remate peligroso.

El “Chocho” Llop metió mano, y a los 75′ Nicolás Bertolo ingresó en lugar de Gerzel, y un poco más tarde, a los 81′, Puleio reemplazó a Zeineddin.

El tiempo se agotaba entre el empuje local y el repliegue ordenado de Racing, hasta que en un contragolpe letal, donde quedaron cinco atacantes contra un defensor, Matías Rojas llegó al fondo, lanzó el centro e Ivan Maggi apareció, a los 90+3′, para meter el toque justo y señalar el 0-2 final a favor de Racing.

La “Academia” hizo valer su jerarquía y se llevó la victoria. Con lo justo, sin sobrarle nada, ante un Platense que derrochó entusiasmo, realizó un planteo inteligente y contó con varias posibilidades para sentir que mereció un poco más.

Hernán O’Donnell

Las virtudes de Banfield, mucho más que el equipo de moda

Es uno de los mejores equipos de la Liga Profesional de Fútbol. Ha conseguido resultados importantes, ha vencido a River Plate, ha llegado a la Final de la Copa “Diego Armando Maradona”, en ella le empató al final a Boca un encuentro muy duro, y cayó por la vía de los penales. Ha comenzado con buenas intenciones en esta Copa de la Liga Profesional, y si bien perdió un partido duro ante Colón en su casa, la victoria frente a Güemes de Santiago del Estero lo posicionó en la Copa Argentina, a la que ahora ha llegado a 16 avos de final.

Banfield es algo más que el equipo de moda. Tiene virtudes sostenidas en un sistema práctico, intenso y ofensivo. Con un buen plantel, balanceado entre jóvenes prometedores, que ya ocupan los puestos de privilegio de titulares y algunos futbolistas de gran experiencia que apoyan desde el banco y aportan lo suyo cada vez que les toca jugar.

Lo vimos ante Arsenal, en el Viaducto de Sarandí, y también en Temperley ante Güemes por la Copa Argentina. Encaró los dos partidos de la misma manera, los desarrolló bajo la misma sintonía y consiguió la victoria por caminos similares. Aún con diferentes intérpretes. Lo mismo en los juegos que observamos a través de las plataformas tecnológicas.

Frente a Arsenal se presentó con Arboleda, la línea de cuatro titular, Coronel, Maldonado, Lollo y Quinteros; un volante central, Alejandro Cabrera; los dos internos que seducen al ambiente, Giuliano Galoppo y Martín Payero, más los hombres de ataque Juan Alvarez, Luciano Pons y Mauricio Cuero. Por momentos los extremos Alvarez y Cuero se retasaban para alinearse con los internos y el esquema era de 4-1-4-1; cuando se desdoblaban en ataque, la representación era el clásico 4-3-3.

El equipo local le planteó dura lucha en el primer tiempo, pero en el arranque del complemento Banfield fue agresivo y eficaz y en pocos minutos se adelantó por 0-2 para llevarse un triunfo indiscutido.

Frente a Güemes varió algunos nombres, pero no el dibujo ni mucho menos el espíritu de ataque del equipo de Javier Sanguinetti. Facundo Altamirano ocupó el arco en lugar de Arboleda, y el joven portero cumplió con sobriedad cada vez que fue requerido. En la defensa también hubo una variante; el lateral izquierdo fue ocupado por Luciano “Lucho” Gómez en reemplazo de Franco Quinteros, mientras que Coronel, Maldonado y Lollo lo acompañaron en sus puestos habituales. Fue bueno lo de Gómez, duro en la marca y destacado en la técnica. Mostró salida y asoma como una variante interesante en esa posición de lateral izquierdo.

Martín Payero y Giuliano Galoppo actuaron como lo hacen siempre en sus posiciones de volantes internos, y la sorpresa fue Nicolás Linares como volante central, un jugador de enorme futuro según los allegados al plantel banfileño y que en el Estadio “Alfredo Beranger” mostró muchas pinceladas de su capacidad. En ataque actuaron Jaun Pablo Alvarez, Luciano Pons y la cuarta modificación, Agustín Urzi en reemplazo de Mauricio Cuero.

Y el “Taladro” fue el de siempre. Soportó la presión inicial del conjunto santiagueño durante los primeros quince minutos, aunque en ese lapso el balón era de su propiedad; lo que sucedía es que Güemes corría, metía, presionaba y a Banfield le costaba dominar el juego, quebrar la resistencia del rival, hacerle daño. Pero contaba con el balón y de a poco torció el juego a su favor.

Fue muy importante el trabajo de Juan Pablo Alvarez, quien desbordó una y otra vez por el sector derecho, para desestabilizar el esquema del “Gaucho”. Y sobre el cierre del primer tiempo logró abrir el marcador.

A los 40′ Martín Payero ejecutó un un tiro libre preciso desde la derecha y Luciano Pons con un frentazo puso el 1 a 0. Güemes había sido un hueso duro de roer, pero Banfield sacaba una luz de ventaja tras un trabajo prolijo y constante de construcción de juego.

Y en el complemento liquidó el trámite con un inicio a todo ritmo, con más presión en ataque y con una variante: el ingreso de Mauricio Cuero por J. P. Alvarez. A los 54′ Galoppo marcó el 2 a 0 y con el gol llegó la tranquilidad de un equipo que con las variantes no modificó ni su rendimiento ni su actitud.

De hecho, enseguida salieron dos jóvenes titulares y los reemplazaron dos hombres de experiencia, que están para jugar esos momentos en que el equipo los necesita. Fabián Bordagaray ingresó en lugar de Luciano Pons y Jonás Gutiérrez reemplazó a Giuliano Galoppo.

Pero no cambió la predisposición del equipo de Javier Sanguinetti. Mientras Güemes avanzó en el campo y con las modificaciones creció en entusiasmo y soltura, Banfield apeló a un experimentado Jesús Dátolo por Martín Payero y un muy joven Ramiro Enrique en lugar de Agustín Urzi.

Pudo ampliar el marcador en una oportunidad que Dátolo estaba bien posicionado y con el arco muy cerca, pero su remate se fue arriba del travesaño.

Lo importante es que el equipo en este partido, como en cada uno de los que ha jugado en los últimos tiempos, deja su sello. Un equipo duro, agresivo, intenso y ofensivo. Que sabe ocupar los espacios de la cancha, se mueve en forma coordinada, mezcla con justeza juventud y experiencia, mantiene el esquema y la intensidad juegue quien juegue y ante el rival que le toque. Banfield es una realidad de nuestro fútbol.

Hernán O’Donnell

Inter se puso el overol y logró un triunfo trabajoso frente al Atalanta

Quedan doce fechas y el Inter mantiene su ventaja de seis puntos sobre el Milan y de diez ante Juventus, aunque la “Vecchia Signora” tiene un partido menos jugado. Con lo cuál podría estar a siete unidades de distancia. Pero lo que vale es la victoria del equipo de Conte, porque Atalanta fue un rival duro, complicado, que al final lo apretó y lo obligó a ponerse el overol, a trabajar, a sudar la gota gorda y a sacar todos sus recursos para sotener el 1 a 0 y llevarse al cabo los tres puntos.

Fue una victoria difícil, pero merecida. Y lo mantiene en lo más alto de la tabla.

En la primera etapa el equipo local intentó imponer condiciones. Con el trabajo de Barella en el medio, las proyecciones laterales de Hakimi y Perisic, y todo el peligro que amenazan siempre los delanteros Lukaku y Lautaro Martínez, Inter volcó el juego a su favor en el inicio del encuentro.

A los 4′ llegó con Martínez, a los 14′, apurado por Lukaku, el zaguero argentino cedió el balón muy alto a su arquero, quien se vio obligado a sacarla con la cabeza al tiro de esquina.

Atalanta era el ímpetu de Duván Zapata, la habilidad intermitente de Malinovskiy, y la marca de Marten de Roon. No demasiado más.

Para el segundo tiempo, la visita presentó una modificación: Ilicic ingresó en lugar de R. Malinovskiy. En el local Eriksen entró en lugar de Arturo Vidal a los 52′ de juego. Y en una pelota quieta pudo encontrar la llave del gol.

Iban 53′ cuando vino el corner desde la derecha, un rebote de cabeza y el balón que le quedó a Skriniar para meter un disparo cruzado y señalar el 1 a 0 para el Internazionale.

Con el resultado adverso, la visita se soltó. Se adelantó en el campo, apretó al local. A los 67′ elaboró su mejor jugada colectiva, tras una buena escalada de Maehle, quien sorteó dos rivales, cedió a Ilicic y el pase fue a Duván Zapata, que sacó un tiro fuerte y muy cercano al palo derecho de Handanovic. tras esa jugada salió zapata y fue reemplazado por Muriel, cuando iban 68′ del partido.

A los 72′ entró Miranchuk por Pesina en la visita, para refrescar el ataque. Y a los 75′ otra buena maniobra de la visita se cortó con el desvío de Perisic al corner.

Antonio Conte entendió que el equipo necesitaba más ayuda desde afuera y resolvió efectuar dos modificaciones: iban 76′ y Gagliardini ingresó por Brozovic mientras que el chileno Alexis Sánchez reemplazó al argentino Lautaro Martínez.

La visita era más; le faltaba profundidad y poder sortear todas las vallas que le ponía el Inter. Pero se veía que quería y a los 80′ movió otra vez el banco y Pasalic ingresó en lugar de Freuler mientras que José Luis Palomino, ex defensor de San Lorenzo de Almagro, reemplazó a Djimsiti. Y Atalanta volvió a llegar, esta vez con un centro del brasileño Rafael Toloi que Palasic remató afuera, a los 83′ del encuentro.

El local modificó las bandas; a los 84′ D’Ambrosio entró en la posición de Hakimi y Darmian reemplazó a Ivan Perisic. Era el último arreglo para la obra, en tanto los trabajadores se sacrificaban para sostener la diferencia.

A los 90+1′ la visita contó con la última llegada; pelotazo largo de Muriel que no pudieron aprovechar por la salida rápida de Handanovic quien controló con una atenta salida.

Inter ganó con esfuerzo y sacrificio. No le sobró fútbol, ni brillaron sus estrellas, pero todos se pusieron el mameluco y trabajaron para sostener una victoria que los pone un poco más cerca del objetivo final.

Hernán O’Donnell

Estudiantes no tuvo piedad y construyó una goleada demoledora

Tarde de domingo de sol. Todo el calor en el sur, en esta zona de Sarandí, donde el laburo es cotidiano y el esfuerzo parte del paisaje. Arsenal recibe a Estudiantes, en un partido bravo. Porque el local necesita salir del fondo, ese pantano en que cayó sin merecerlo, pero al qué hay que despejar rápido. Las derrotas ante San Lorenzo, Banfield y Aldosivi aún duelen. Pero hay que salir.
Enfrente, el equipo de Ricardo Zielinsky. Con todo lo que eso significa. Un equipo que empieza a acumular horas de trabajo y también empieza a ver los resultados. Victoria inicial sorprendente ante River y la conformación de una candidatura a la clasificación. Estudiantes es un equipo a tener en cuenta. Porque mantiene su identidad, porque está firme en sus raíces. y porque hizo de una tarde de sol de visitante, una goleada para acrecentar la fe.

En el comienzo se decidió todo. Apenas iban 3′ cuando el visitante tuvo su primera ocasión con el penal que convirtió Leandro Díaz para marcar la apertura del marcador y ponerse en ventaja por 0-1.

Arsenal se encontraba, otra vez, muy rápido en desventaja. Tal como le había ocurrido ante San Lorenzo o en el inicio del segundo tiempo frente a Aldosivi. Trató de sacudirse, adelantó sus líneas y buscó la igualdad. a los 12′ Picco probó desde afuera con un tiro interesante que se fue desviado. Pero pronto vendría la hecatombe. El propio Leonel Picco perdió un balón en el centro de la defensa ante la presión de Angel González y este se fue derecho al arco para vencer a Navarro y colocar el 0-2 a los 18′ de juego.

Arsenal se acomodó con tres en el fondo, Gariglio, Méndez y Bottinelli, tres más adelante con Benavídez y Nicolás Castro abiertos y Picco por el medio, con doble enganche, Sorarire y Anteleff para conectarse con los delanteros Miracco y Albertengo. Así llegó un poco más, aunque siempre chocó con la altura de Rogel y Noguera, y la experiencia de Andújar.

Para el “León” las cosas se volvieron simples; la línea de cuatro con salida por medio de Godoy y Pasquini, Jorge Rodríguez como volante central, Manuel Castro por un lado, González por el otro, Sanchez Miño por el medio, por momentos de enlace y por momentos al lado de Rodríguez y Cuateruccio y Díaz en ataque. Aunque variaba y armaba un 4-1-4-1 cuando Castro, Cauteruccio, Sánchez Miño y González se ubicaban adelante de “Corcho”, o 4-2-3-1 con Rodríguez y Sánchez Miño adelante de la línea de cuatro, luego Castro, Cauteruccio y Angel González y Leandro Díaz adelante como centro atacante.

Pero todos los dibujos partían de la concentración de un equipo que fue letal y que aprovechó al máximo cada aceleración en ataque. Como la jugada del tercer gol, cuando habilitaron a Cuateruccio solo por izquierda, se fue por la banda y lanzó un centro que Sánchez Miño supo conectar para marcar el 0-3 a los 42′ de juego.

Parecía un partido definido y a poco de empezar el segundo tiempo se confirmó el parecer, porque en una jugada similar, esta vez con el pelotazo a González por derecha, la corrida de Angel, el centro al medio y la definición de Leandro Díaz para el 0-4 cuando iban 52′, el encuentro quedó resuelto.

El golpe para el local había sido demoledor. Si había alguna ilusión de descontar y arrimarse al marcador, ese tanto la borró de un soplido. Rondina movió el banco y a los 55′ Alan Ruiz entró por Picco; se ubicó de enlace, quedó una línea de cuatro en el fondo y en el lugar de volante central se paró Emiliano Méndez. 4-3-1-2 para el local.

Pero la tarde estaba complicada e incluso pudo venir otro tanto en otra corrida de González que Navarro tapo sobre su palo izquierdo, a los 59′. A los 60′ David Ayala entró por Manuel Castro y enseguida el golpe definitivo.

Pelotazo largo del fondo, corrida de Martín Cauteruccio por derecha, llegada al arco, tras superar al marcador y cuando salió Navarro enganchó al medio para definir de taco hacia el arco vacío y sellar con un golazo el 0-5 a los 61′ de juego.

Entonces vinieron ¡siete cambios juntos! tres de Estudiantes y cuatro de Arsenal, que consumieron más de tres minutos, entre los 64′ y los 66′ del partido.

En la visita ingresó Darío Sarmiento por Angel Gonzalez, Pablo Sabbag reemplazó a Leandro Diaz y Mauro Díaz entró en lugar de Martín Cauteruccio. En Arsenal, Jonathan Candia reemplazó a N. Miracco, M. Rogoski entró en lugar de I. Gariglio, B. Sepulveda ingresó por Lucas Albertengo y Emiliano Papa reemplazó a Nicolás Castro. El primer cambio del Léon fue a los 64′ y el último de Arsenal pasados los 66′.

Empezó otro partido, porque Arsenal soltó más gente al ataque, Sorarire y Antilef, que habían comenzado el partido de volantes ofensivos pasaron a ser los medios centrales y el “Pincha”, ya con el ingreso de Deian Verón a los 71′ por Juan Sánchez Miño, se alineó con un 4-1-4-1. Rodríguez como volante central, adelante, Verón, Ayala, Mauro Díaz y darío Sarmiento y Sabbag en el centro del ataque.

El local tuvo una llegada con un cabezazo cercano de Candia a los 79′, tras un buen centro de la derecha. Estudiantes pudo ampliar a los 88′ con una muy buena combinación colectiva y la aparición de Sarmiento por izquierda a los 88′, pero su tiro, factible, se fue arriba del travesaño.

A los 90′ exactos Germán Delfino dio por concluido el encuentro. no hacía falta agregar nada más. El equipo de Zielinsky había sido letal, jugó un partido intenso de principio a fin y no tuvo piedad para lastimar a Arsenal cada vez que el local puso la mejilla.

Hernán O’Donnell

Excursionistas llenó de ilusión la tarde del Bajo Belgrano

Una tarde de sábado a pleno sol, el reloj que marcaba un par de minutos pasadas las 17 hs, el viejo y querido “Coliseo del Bajo”, el verde que asomaba su figura y la ausencia del público, la única nota que apenaba en esta jornada colorida.

El comienzo de un nuevo torneo de la dura y exigente Primera “C” y la obligación de Excursionistas de pelear por el ascenso, para volver a la categoría que marca su historia y en la que estuvo durante tanto tiempo, hasta el duro año 1972, que lo vio caer a la “C” y tras la reestructuración de 1986, un escalón más abajo por la llegada del Nacional B, hoy Primera Nacional.

Enfrente, otro histórico: Victoriano Arenas. Y a rodar, mi vida, que empieza el campeonato y todos quieren subir de categoría…

El local intentó siempre jugar por abajo. Tocar el balón, salir limpio desde el fondo con el manejo de los centrales, quienes se apoyaban todo lo que fuera necesario, y luego abrían juego por Alaniz y Andrés Jantus.

En ese contexto, a los 9′ tuvo su primera llegada con un tiro de esquina y el cabezazo de Leyes bien controlado por el arquero local. A los 20′ Miguel lópez probó desde afuera y su disparo se fue al corner. Mientras Victoriano Arenas intentaba con pelotazos largos, el dominio se repartía. Hasta que el local abrió el marcador, con una gran jugada por derecha, el pase filtrado a Muller, el centro al medio y mientras entraban tres hombres de Excursionistas para definir y en medio de ellos López metió el cabezazo para el 1 a 0 a los 34′ de juego.

Excursionistas cerraba con optimismo el primer tiempo y en el segundo iba a realizar una gran tarea, para confirmar sus ilusiones.

Porque fue muy propicio el segundo tiempo del “Villero”. Tuvo unos veiente minutos en los que se apropió del balón, lo manejó con criterio, salió con Leyes y Molina desde el fondo, Zoratti se hizo eje en el centro del campo y por las bandas tanto Jantus y el “Colo” Muller por derecha como Alaniz y Morales por izquierda, “Excursio” fue el protagonista exclusivo del partido. A los 53′ un desborde de Muller fue el primer aviso. y enseguida llegaban los golpes.

A los 55′ se fue Muller por la derecha, llegó al fondo, metió el centro atrás y Morales, tras controlar la pelota metió un disparo fuerte que decretó el 2 a 0 para el local.

Victoriano Arenas intentó remontar la situación con dos variantes, pero el equipo se veía superado en todas las líneas. Excursionistas era amo y señor del balón y continuaba con la presión constante sobre el campo rival. Los volantes visitantes Torres y Acosta no podían cerrar las bandas, Negrete intentaba despejar, pero sufría Victoriano.

A los 68′ llegó el golpe definitivo tras una buena jugada colectiva y la definición de Miguel López para sellar el 3 a 0 para Excursionistas.

Más tranquilo con la amplitud del resultado, el local metió tres cambios a los 73′: Maitini por Juan Segundo, Arbelló por Muller y Gimondo por Arias fueron las variantes del equipo del Bajo Belgrano.

Un poco más tarde entró el histórico Patricio Roldán por Zoratti, de buen partido, ya a los 75′ de juego. Victoriano Arenas inetntó con algún centro o pelotazo, pero siempre apareció el experimentado Carlos Kletnicki para cortar cualquier peligro con una actuación sobria y destacada.


El dominio del “Verde” era tan claro que hasta tuvo un par de situaciones más sobre el final; a los 81′ Maitini recibió un centro y metió un tijeretazo que el arquero visitante pudo atajar. A los 83′ hizo el último cambio, con el ingreso de Pistoia en reemplazo de Morales. Y Maitini tuvo otra posibilidad a los 87′ con un tiro que se fue al corner.

A todo trapo terminó Excursionistas, en un partido que lo vio jugar de menor a mayor hasta completar un excelente segundo tiempo, cerrar un triunfo convincente y darle rienda suelta a una nueva ilusión del barrio, que sueña con un Bajo Belgrano en lo más alto.

Hernán O’Donnell

Central Córdoba y Banfield igualaron en el calor de Santiago del Estero

Banfield comenzó el partido con una actitud y disposición que hiciera borra el paso en falso con derrota y goleada incluida en contra y de local ante Colón de Santa Fé. El equipo de Sanguinetti se paró en campo local, con sus volantes adelantados y preparados para atacar. Así sumó varias llegadas en el inicio del encuentro.

Central Córdoba se sorprendió y le costó un momento acomodarse a la propuesta del adversario. Banfield llegó a los 4′ con una buena maniobra colectiva y el remate de Giuliano Galoppo que se fue apenas desviado; a los 9′ tuvo un tiro libre de Cuero que pasó cerca del palo derecho de Alejandro Sánchez y a los 22′ tuvo una tercera llegada con un remate de Coronel que se fue alto, tras una combinación por izquierda que progresó hasta la banda derecha del visitante.

El equipo de Coleoni presentó batalla en la media cancha, pero no encontró asociaciones entre sus figuras. Muy aislado Leonardo Sequeira, poco abastecidos Latanzio y Milton Giménez, el equipo local dio batalla en el centro del campo pero no pudo acercarse a la valla del conjunto de Javier Sanguinetti.

En el segundo tiempo el “Taladro” mostró una cara parecida al inicio; trató de jugar cerca del arco local, de empujar a Central y de mejorar su imagen. El conjunto de Gustavo Coleoni se mostró más aplomado y muy pronto tuvo que recurrir a las variantes por diferentes circunstancias.

A los 55′ 55′ se lesionó Carlo Lattanzio y debió dejarle su lugar a Nahuel Barrios, mientras que a los 61′ P. Argañaraz ingresó en lugar de Leonardo Sequeira. La humedad, el calor también jugaban su partido.

En Banfield entró Urzi a los 66′ en lugar de Cuero y muy pronto iba a ganar protagonismo, porque a los 69′ largó un centro desde la izquierda, bien pasado y por el palo derecha apareció Juan Alvarez para marcar de cabeza el 0-1 para la visita.

Reaccionó Central Córdoba y fue a buscar la igualdad. Y la consiguió muy pronto, antes de que el reloj empezara a jugarle en contra.

Tras un corner de la derecha, la pelota fue conectada primero por Andueza de cabeza, el balón fue a la derecha y Salomón también la conectó de cabeza para la posición de Milton Giménez quien remató y marcó el 1 a 1 a los 72′ de juego.

Se agrandó el local y volcó el juego a su favor; así tuvo una chance con un buen tiro libre que Mauricio Arboleda despejó al corner.

Y más cambios: a los  77′ R. Enrique ingresó por Jesús Datolo, en tanto a los 85′ N. Linares reemplazó a A. Cabrera en el conjunto del sur de Buenos Aires. En Central Córdoba a los 89′ Gonzalo Bettini reemplazó a J.C. Gonzalez y Claudio Riaño ingresó en lugar de Milton Gimenez.

Banfield tuvo una última ocasión a los 90+2′ cuando Galoppo remató un tiro libre por encima de la barrera; ahí se terminó el partido. Un empate justo, entretenido y expectante para el futuro de ambos equipos.

Hernán O’Donnell

Bajo la lluvia de Quito, Universidad Católica dio un paso adelante

Fue una noche de Copas de aquellas. Con todos los condimentos que hicieron grande a la Libertadores, con todos esos ingredientes que son imprescindibles para el certamen más importante de América de clubes de fútbol, con todos los componentes que forjaron su leyenda, para que prendiera en los amantes de la pelota bajo estos cielos del mundo…Y en Ecuador se vivió una jornada a pleno de la presente edición de la Copa CONMEBOL Libertadores, que ha vivido cambios de nombres y de patrocinantes, pero que siempre mantuvo el espíritu que la noche lluviosa y destemplada de Quito.

Liverpool había sacado una ventaja en Montevideo, porque la victoria por 2 a 1 le daba un margen al equipo oriental. Solo empatar le bastaba para clasificarse y jugar contra Libertad de Paraguay por la segunda fase previa. Pero no podía confiarse, porque Universidad Católica de Ecuador había demostrado ser un equipo ofensivo, audaz, inteligente. Y así como en Uruguay había hecho un papel interesante, de local fue por su resultado. Apoyado en Diego Armas y el argentino Facundo Martínez, la Católica fue mejor en el inicio. Con el peligro latente de Alzugaray, ex jugador de Central Córdoba de Santiago del estero, y la peligrosidad de Juan Manuel Tévcez, quien pegó un tiro en el palo al comienzo del partido. los dos delanteros, también argentinos, resultaron peligrosos bajo la tormenta, aunque Sebastián Lentinelly se mostraba rápido y seguro.

Hasta que a los 29′ el equipo uruguayo tuvo una oportunidad inmejorable. Un pase atrás de De Los Santos a Minda, este que se resbala y Ramírez que se encontró con la pelota, el espacio libre y la salida del arquero Galíndez. Pero no pudo resolver el delantero uruguayo y el arquero nacido en rosario y nacionalizado ecuatoriano le sacó la pelota cuando el visitante intentaba gambetearlo.

El partido era abierto. a pesar de las inclemencias del tiempo y que el campo de juego ya lucía con espacios inundados a la media hora de juego, aún así los dos equipos se prodigaban por buscar el arco rival. Hast que a los 37′ Tevez encontró la pelota en el punto del penal, tras un par de rebotes y de pifias, y con un tiro recto venció al arquero uruguayo para marcar el 1 a 0 para Universidad Católica.

Y a los 38′ Lentinnely sacó un remate dificilísimo de Alzugaray, con una mano que desvió el balón al corner. Se había complicado el cierre del primer tiempo para Liverpool y el local facturó su dominio con otro gol.

Se la llevó Chalá, tiró la pared con Alzugaray, quien se la devolvió exacta por el medio, y Chalá con un tiro suave venció la salida de Lentinelly a los 43′ de juego para poner el partido 2 a 0.

Con un tiro libre final para Liverpool finalizó el primer tiempo. Con un resultado que favorecía al local, pero que para los uruguayos no era una sentencia definitiva. Con un solo gol forzaban la definición con remates desde el punto del penal.

Gaston Pérez por Franco Romero fue la variante de la visita para iniciar el complemento. Y Liverpool fue por el descuento. Se soltó un poco más, adelantó las líneas y trató de llegar al arco de Galíndez.

En el local, a los 67′ ingresó Farías por Armas. En el equipo de Montevideo a los 70′ hubo dos modificaciones: J.P. Rosso entró por A. Pereira y G. Bueno ingresó en lugar de L. Ocampo; pero sufrió enseguida un golpe definitivo.

A los 74′ llegó un corner desde la derecha de Universidad Católica y De los Santos marcó el 3-0 con un remate fuerte y seco, al primer palo de Lentinnelly.

Marcelo Méndez, entrenador visitante, fue por las últimas modificaciones a los 76′: M. Fernandez entró por F. Diaz y M. Correa ingresó en lugar de Figueredo.

En el local ya había salido Alzugaray, reemplazado por Valencia y a los 86′ Cevallos entró en lugar de Tévez.

Ya no había esperanzas para Liverpool. A pesar de que no bajó los brazos, pegó un tiro en el travesaño e insistió en ataque hasta el final. Pero no alcanzó.

Universidad Católica de Ecuador jugó muy bien, atacó desde el comienzo, buscó revertir la desventaja que traía de Uruguay y edificó un triunfo contundente bajo el diluvio permanente de la noche de Quito.

Hernán O’Donnell