La fiesta de los Juegos Olímpicos de la Juventud pasó por Buenos Aires

Y es inevitable caer en la melancolía, en la mezcla rara de alegría y tristeza, tan común cuando termina una fiesta. Una fiesta grande y maravillosa. Porque eso fue lo que sucedió en Buenos Aires, en unos fantásticos doce días de un mes de octubre que será para recordar por todos los tiempos.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 fueron una síntesis de deporte, esfuerzo, valores, respeto y dedicación de todos los que los protagonizaron, combinados con la alegría, la pasión, el entusiasmo y el interés de todos los que se acercaron de forma masiva a observar y acompañar.

Fue un desborde de gente en todos lados; los parques se vieron colmados cada día, y los fines de semana desbordaban de pasión y entusiasmo. El Parque Verde se lució con el Beach Volley, y ese clima tan ligado a las playas, el verano y la despreocupación. Cada partido era acompañado de una multitud que forma largas filas para poder ingresar.

Y los partidos eran una verdadera fiesta, con gritos, aliento y las mejores habilidades de los jóvenes protagonistas.

Una de las grandes atracciones que tuvo esta magnífica fiesta deportiva.

En esa zona, el tenis también fue un gran protagonista, claro que en un lugar y un estadio (El Buenos Aires Lawn Tennis Club) al que el público de este deporte está muy habituado. El ciclismo, que siempre tiene ese encanto de la velocidad y la dinámica, y la elegancia que impregnó la equitación desde el club Hípico Argentino.

En Puerto Madero se construyó el Parque Urbano. Lugar encantador, terminó ubicado como una de las grandes revelaciones de los Juegos, ya que al impacto visual que siempre generan los deportes náuticos como el remo, canotaje, piraguismo, el BMX FreeStyle desató una verdadera fiebre, sólo comparable a las grandes masas que acudieron a ver el básquetbol 3×3, una variante callejera del Basketball tradicional.

El estadio se llenó en cada presentación de Argentina y la muchedumbre enloqueció con la medalla dorada de nuestros jóvenes basquetbolistas, así como admiró el talento de las estadounidenses y francesas en la competición femenina.

En Tecnópolis se dividieron las pasiones: el Futsal y la adrenalina que siempre genera el balompié, en cualquiera de sus formas y sus expresiones, y la revolución del Beach Handball, a unos metros de allí, en Parque Sarmiento.

Un poco más alejado en la geografía de Buenos Aires, estuvo el rugby. Pero con la misma pasión y la misma cantidad de gente que desbordó cada instalación olímpica, el CASI, en su sede La Boya, vibró con las mujeres y celebró con Los Pumitas, ganadores del Oro en  a atractiva modalidad de Seven.

Y nos queda el Parque Olímpico, epicentro de los Juegos, con las principales disciplinas que envuelven a los Olímpicos: Atletismo, Gimnasia y Natación. Además de Boxeo, Karate, Judo, Levantamiento de Pesas, Lucha, Pentatlón Moderno, Hockey 5 y Esgrima.

Nos quedan miles de fotos para publicar. Nos quedan miles de palabras para escribir. Nos quedan miles de comentarios para expresar. Nos quedan miles de recuerdos para atesorar y guardar en nuestra alma por estos Juegos tan maravillosos que pudimos compartir, por primera vez, en nuestra casa y  con nuestra gente.

 

Hernán O’Donnell

 

 

Los deportes en sus diferentes modalidades, la innovación de los Juegos

Buenos Aires se llenó de deportes. Esta magnífica idea del Comité Organizador Local de llevar los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 a cuatro puntos fundamentales de la ciudad, cuatro parques donde la gente puede ingresar y allí disfrutar de su disciplina favorita, hace que muchos espectadores estén cerca de lo que desean ver, pero también de otros deportes que por ahí no conocían.

Y una sorpresa es observar como los deportes tradicionales se ven desarrollados por modalidades nuevas y diferentes; por ejemplo, la competición del Básquetbol no es la tradicional, la del estadio cerrado y cinco hombres por lado, sino que se juega el Basketball 3 x 3, una variante interesante nacida en las calles y luego reglamentada por la FIBA (Federación Internacional del Basketball Asociado).

Se juega en una cancha de 15 m de ancho y 11 metros de largo, como si fuera la mitad de una regular. Consta de un sólo un aro y ambos equipos rotan entre ataque y defensa. Ambos equipos están formados por tres jugadores y pueden realizar un cambio.

Se juega un período que dura 10 minutos. El primer equipo en conseguir 21 puntos (o más) en el tiempo regular o el equipo que esté liderando el juego al final de los 10 minutos, es el ganador. Se otorga un punto para los tiros desde la línea de tiros libres y para los tiros de todas las posiciones dentro de la línea de 6,75 metros. Los tiros más allá de la línea de 6,75 metros, suman dos puntos. Cada equipo tiene 12 segundos de posesión del balón para intentar una anotación. No hay pausa después que uno de los dos equipo logre anotar. La ofensiva pasa a la defensiva sin deteneciones.

La jornada de hoy estuvo dedicada al grupo D. Y con el correr de las horas el público se asomó por Puerto Madero para ingrasr al parque Urbano y allí dirigirse al Basketball 3×3 Arena, hasta darle un colorido llamativo y unas gradas que con el paso de las horas se vieron abarrotadas.

En las damas hubo varios encuentros atrayentes, el de España y República Checa se distinguió por su equilibrio y paridad.

En los varones se destacó Bélgica, ganador de dos encuentros, ante Letonia por 18-16 y frente a Kazajhstan con un aplastante 20-9. Sobresalió Sam Hofman, de gran porte físico, se hizo muy fuerte bajo el aro y marcó 12 puntos de los 20 de la última victoria.

Italia también dejó una grata impresión. Venció con claridad a Letonia por 19-10, en un encuentro en el que se distinguió Riccardo Chinellato, autor de 10 puntos y con un gran aporte en la defensa. Más tarde, vencieron a Kyrgyzstan  por 21-6, unos segundos antes de llegar al final del tiempo reglamentario.

Pero lo más destacado, lo más valioso de esta mañana de Buenos Aires fue descubrir una nueva disciplina, al compás de jóvenes atletas, amables voluntarios y un entorno festivo y alegre en el calor incipiente del Puerto y la primavera que asoma para acompañar esta fiesta deportiva.

 

Hernán O’Donnell 

 

Buenos Aires cumple un sueño

“Es un sueño cumplido”, fue la frase que sintetizó la presentación de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. La que simboliza el pensamiento de los tres hombres fuertes de la organización local: Horacio Rodriguez Larreta, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino y Leandro Larrosa, director ejecutivo de los juegos.

Era una jornada de satisfacción y expectativa. Primero por llegar a tiempo con las obras, la organización, el prever todo y poder decir que 48 horas antes del inicio solo resta ajustar los últimos detalles y esperar.

Y claro, la expectativa está puesta en el sábado, en lo que va a ser una jornada muy especial, ya “que por primera vez habrá una ceremonia de apertura en las calles, para muchísima gente, abierta e inclusiva, en lugar de hacerla en un estadio cerrado para pocos”, tal como dijera Rodriguez Larreta. Y porque se guardan “las sorpresas para el sábado, para no adelantar nada ahora y vivir la fiesta en su momento”, señaló Werthein.

Es el momento de poner en marcha la cuenta regresiva. Ajustar los relojes y empezar a aumentar la adrenalina, a tomar el mapa de Buenos Aires y elegir el parque del día, para vibrar con los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, una fiesta deportiva mundial, que tanto tiempo soñó Buenos Aires y ahora la tiene al alcance de la mano.

 

Hernán O’Donnell

Río 2016, los Juegos para recordar

Ha terminado la fiesta, ha pasado ya el desfile monumental y diario de atletas y deportes de 16 días corridos con muchas, muchísimas competencias en casi 18 horas diarias, el placer de ver deporte de alto nivel de la mañana a la noche y es la hora de bajar la cuesta, porque, por lo menos por 4 años, hasta Tokyo 2020, se acabó la fiesta…

Río 2016 VI

Es tiempo de decir adiós, hacer un balance y pensar en lo que viene, porque los próximos Juegos Olímpicos están muy cerca.

Para Brasil, la prueba fue superada. Más allá de todos los inconvenientes habituales cuando de organizar algo (cualquier cosa) se trata en los países latinos: Un poco de informalidad, otro tanto de improvisación, demoras con las obras a realizar, inconvenientes en el tránsito, inseguridad preocupante, alguna falla en la información. Pero todo pudo ser resuelto y a los problemas o dificultades que pudieran surgir (digamos en algunos casos inevitables ante un evento de semejante magnitud) una solución o respuesta aparecía.

En lo deportivo, una fiesta incomparable. Los deportes madre (Atletismo, Gimnasia, Natación) tuvieron de todo. Usain Bolt, Michael Phelps…incomparables genios de una época que, casualidad o no, los hizo convivir.

Río 2016 I

Para la Argentina queda el dulce sabor de saber que se puede. Con esfuerzo, trabajo y dedicación. Paula Pareto es el ejemplo de sacrificio y empeño. Logró, en el primer día de competencia una medalla de oro que nos mantuvo durante varias horas en el primer lugar del medallero. Allí, el esfuerzo de la “Peque” desató la alegría y trajo tranquilidad a la delegación dirigencial: la Argentina ya estaba inscripta en la tabla de posiciones. Y se podía soñar y vivir los Juegos con más tranquilidad.

Después vino el sube y baja habitual: el fútbol que no pudo clasificarse, el básquet que dio una función de despedida emotiva e inolvidable con triunfo heróico ante Brasil incluído, el voley masculino realizó una gran primera etapa y se destacó mucho su tarea, el voley femenino que la peleó igual que las chicas de handball; los gladiadores que dejaron el alma en cada partido y por supuesto todos aquellos que nos emcoionaron en las largas jornadas de agosto…

Río 2016 III

Santiago Lange fue la expresión más acabada de voluntad, superación y esfuerzo personal. Sufrió los más complejos obstáculos, debió ser operado de un pulmón, pero nada lo detuvo. Participó en su sexto juego olímpico con las mismas ganas de siempre y la confianza alta como nunca. Acompañado por Cecilia Carranza Saroli lograron la medalla de oro en “Medal Race” en categoría Nacra 17 mixto. Tuvieron dos penalizaciones en la última etapa y creyeron que no alcanzarían el primer lugar. Pero el sol de Río de Janeiro les tenía preparada una gratísima sorpresa…

Juan Martín Del Potro conmovió al mundo cuando eliminó al número 1, Novak Djokovic en la primera ronda de tenis single masculino. Con un juego excepcional dejó sin respuestas al serbio, que se vio superado en lo deportivo y en lo psicológico. se veía, en la expresión del europeo, que el partido era un suplicio. Cuando ganaba un game festejaba con un resoplido, pedía aliento, parecía que se scaba toneladas de angustia de encima…Del Potro fue una tormenta de tenis y lo batió para encaminarse a una serie mnagnífica que coronó con la victoria épica ante Rafael Nadal en semifinales, y una final dignísima ante Andy Murray. donde dejó los últimos jirones de fuerza física y tenística que le quedaba.

Río 2016 V

El párrafo final se lo llevan Los Leones. Lograron la medalla de oro. Nada menos. En un deporte que es muy complicado, porque en el mundo el hockey masculino está mucho más desarrollado y es mucho más difícil y competitivo que el femenino, y con las desventajas de las características que tiene el hockey de nuestro país, donde el 90 % de los jugadores son mujeres y sól el 10% de los federados son varones, con todo eso en contra, lo de los muchachos fue sublime. Una hazaña. Tienen pocos jugadores federados para salir a competir al mundo. Y lo hicieron. Y lo lograron. Generaron una simpatía fenomenal con la gente, que los alentó sin cesar en el estadio, en Río y frente a los televisores de todo el país. Se emocionaron y nos emocionaron. Y se llevan el premio mayor. Más que merecido.

Olympic Sydney Stadium II

 

Hernán O’Donnell

Era imposible pedirle más a la ilusión de Argentina

La Argentina dijo adiós. Quizás más temprano de lo deseado, pero ese deseo estaba sostenido sólo en la ilusión que siempre despiertan nuestros futbolistas y en las ganas de ver a un seleccionado nacional progresar en una competencia. Pero más allá de esos factores, en rigor de verdad no había más elemnto para sostener la ilusión de la clasificación. El equipo de Olarticoechea llegó con muchos inconvenientes en su preparación, poco tiempo de trabajo y un desorden institucional que siempre repercute en el plano deportivo. Tal es así, que en verdad debió ser el equipo de Gerardo Martino, pero el técnico rosarino renunció  a poco tiempo de iniciarse los Juegos Olímpicos Río 2016 dolido por la negativa de los clubes a cederle los jugadores para cumplir con los entrenamientos y por la crisis que rodeaba a la AFA toda.

Y vimos un primer tiempo caluroso, rápido, ansioso. La Argentina salió con la presión de saber que tenía que ganar o ganar, que otro resultado no serviría. El empate favoraceía a Honduras y eso le daba una cuota importante de tranquilidad al equipo de Centroamérica y, como un efecto resultante, envolvía en el apuro al equipo del “Vasco” Olarticoechea.

Y la albiceleste jugó a ese ritmo; un poco apurado, pero siempre ofensivo. Contó con algunas situaciones de ataque, a partir de la pelota parada, bien ejecutada, que no pudo ser concretada por Jonathan Calleri primero, no encontró la certeza en un cabezazo de Gianetti segundo y un taco desviado de Vega después.

Arg vs Hon III

Costaba mantener la calma y la serenidad; enfrente, un equipo muy bien trabajado, con muchas horas de vuelo y muy veloz para contraatacar. Además, acumulaba gente en defensa y se hacía arduo poder entrar. Las maniobras combinadas entre Angel Correa, Calleri y Lo Celso se veían obstruídas por un cúmulo de defensores hodureños que se juntaban en el área.

Y cuando se iban los primeros 45 y se jugaba el 4 minuto de adicional llegó una jugada que pudo cambiar el destino. Contragolpe veloz de Honduras, salida larga de Gerónimo Rulli y corte con infracción: Penal y amarilla para el arquero de Argentina.

Sin embargo, la tenacidad, la templanza y la jerarquía de Rulli hizo su parte complementaria. Espero el remate de Acosta, se movió a su derecha y con el brazo izquierdo desvió el remate. Fin del primer tiempo y 0-0

Arg vs Hon IV

En el segundo tiempo, la jugada la tuvo Argentina: Pavón corrió una pelota imposible, lanzó el centro y Calleri no pudo rematar porque un zaguero hondureño lo sujetaba con falta: penal y a soñar. Angel Correa tomó la responsabilidad, quizo asegurar el remate, abrió su pie derecho…y la pelota tocó la base del poste izquierdo del arco rival y se fue afuera…Una lástima. Argentina no podía aprovechar su cahnce.

Pero el partido no cayó. Al contrario, se convirtió en un torbellino de ida y vuelta con situaciones constantes en cada arco. A cada ataque argentino le sucedía una contra de Honduras y las áreas eran un tembladeral que pasaban todo sito de sobresaltos.

Y a los 71 llegó el centroamericano Alberth Ellis por detrás de la zaga argentina, entró al área, enganchó hacia adentro y el cruce de Gianetti a destiempo lo derribó. Tercer penal del partido, que se ejecutó, tras las demoras por la lesión del hondureño, a los 74 minutos. Esta vez fue gol; remató Lozano y el tiro a la derecha de Rulli, resultó inatajable. 1-0 para Honduras, y a jugarselá en lo que quedaba.

Arg vs Hon VI

Quince minutos a matar o morir; a jugarselá, a dar todo porque la puerta de salida de los Juegos Olímpicos Río 2016 se empezaba a abrir.

Y la Argentina, con vergüenza y con fútbol, fue. Metió toda la carne al sador. El “Vasco” sabía que la historia se iba y puso a Simeone, Espinoza, sumados a Correa, Calleri y Pavó, para tener mucho peso ofensivo. Buscó por afuera y por adentro; una buena combinación entre Calleri y Giovanni Simeone encontró al ex hombre de Boca dentro delárea y muy cerca de empatar, pero su remate fue trabado, con el último esfuerzo, y desviado al corner.

Y cuando quedaban tres minutos, la esperanza volvió a revivir. Tiro libre por falta de Ellis sobre Correa, en la puerta del área. Un buen motivo para que Mauricio Martínez probara su remate, que dió en la barrera y entró. 1 a 1 y a pedir el milagro…

Que no llegó, porque Honduras congeló el juego, porque los segundos pasaron muy rápido, porque ya no quedaban fuerzas ni ideas frescas en la cabeza y porque se había entregado todo.

La Argentina se fue envuelta en la tristeza por la eliminación, pero cuando estos chicos se serenen, se tranquilicen y vean con mayor frialdad el balance de esta participación dirá que fueron dignos, que pusieron la cara en medio del desorden del fútbol argentino y que estuvieron muy cerca de pasar de ronda y tal vez de pelear por una medalla, lo que hubiera sido ilógico en función de como se llegó a esta competición.

Olympic Sydney Stadium II

 

Hernán O’Donnell

Apareció el ángel que la selección olímpica necesita

Lo habían criticado mucho tras el partido (y la derrota) ante Portugal en el debut. La Argentina olímpica había caído en su presentación y muchas voces se alzaron contra el crack surgido en San Lorenzo, y algo de razón había, porque en ese encuentro no surgió en todo su esplendor y no le dio todo lo que puede al equipo.

Podía ser un poco injusto y exagerado, por que Angelito Correa no había hecho un mal partido, pero es la exigencia lógica a la super estrella del equipo, al jugador distinto y desequilibrante que siempre te va a dar una mano para superarte.

Arg vs Argelia (2)

Contra Argelia apareció Correa en toda su dimensión. Jugó, hizo jugar y marcó el sendero de la victoria.

Después de un primer tiempo deslucido, donde la Argentina no jugó bien y por momentos fue superado por el adversario, el hombre del Atlético de Madrid fue muy importante en el complemento.

Marcó un golazo para abrir el partido; supo aprovechar un rebote y se metió en el área para convertir con un remate cruzado. Luego mantuvo la calma tras el empate de los argelinos. Y habilitó a Calleri con un pase magistral, tras haber dejado a dos hombres en el camino, para que el delantero de Sao Paulo guapeara una pelota y de rebote estableciera el 2-1 final.

Arg vs Argelia II

El partido no era fácil. Había sido expulsado Víctor Cuesta y todo se hacvía cuesta arriba; además existía la presión por ganar; no se podían dejar puntos, sino la clasificación iba a estar muy complicada. Todo era difícil. Y por si fuera poco, el rival dominaba, tenía más la pelota y generaba peligro.

Entonces apareció él. El ángel de la selección olímpica. El ángel que el equipo esperaba para mantener el sueño y la ilusión en estos Juegos Olímpicos.

WP_20150122_006

 

Hernán O’Donnell

El equipo empieza a asomar

Ya había dado muestras de buen fútbol, de orden y de funcionamiento ante Colombia. En ese primer amistoso, el sub 23 de Argentina que conduce tácticamente Julio Jorge Olarticoechea, jugó un buen partido y cerca estuvo de ganar. De hecho, contó con un penal a favor a los 89 minutos y Calleri desvió la ejecución por arriba del travesaño. Se esfumó así la chance de coronar con una victoria una buena presentación.

Ante Haití, ante un calor sofocante en Miami, el equipo hizo un buen partido y pudo llevarse la victoria.

Arg vs Haití

Jugó bien en el primer tiempo. Tuvo la pelota, reguló la intensidad y a los 44 logró abrir el marcado con un golazo de Mauricio Martínez.

En la segunda parte llegó el penal de Correa, y aunque Haití encontró el descuento, sobre el cierre, una gran jugada de Lo Celso derivó en un pase a Giovanni Simeone que definió con un golazo. 3-1 final.

“Sabíamos que no iba a ser un partido fácil, todos los países mejoraron”, sostuvo el DT. “Hoy jugamos bien, pudimos salir con precisión y creamos situaciones”.

“Se ganó bien, pero falta todavía”, agregó el entrenador.

Claro que sí; claro que falta, Vasco. Pero se ve un equipo. Un grupo que se hace fuerte. Y que invita a soñar…

WP_20160608_005[1]

 

Hernán O’Donnell

El vasco y su familia

Fue un gesto natural, noble y generoso. Propio del principal protagonista, Julio Jorge Olarticoechea, el DT que asumió el compromiso de dirigir al seleccionado sub-23 que actuará en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016; el hombre que nació en Saladillo y nunca perdió las costumbres y los modos de los pueblos chicos, humildes y bondadosos. Surgió en Racing, jugó en River y Boca, también en Mandiyú de Corrientes; en la selección nacional lo hizo por más de una década. Integró el equipo que ganó la Copa del Mundo de la FIFA-México 1986. Nunca se la creyó…

WP_20160715_004

“Me parece una buena oportunidad de presentarle a toda la gente que trabaja con nosotros; acá está el capitán Víctor Cuesta y el sub capitán Gerónimo Rulli, pero también utileros, cocineras, la gente de limpieza, cancheros, cuidadores…todos los que nos ayudan a formar un equipo”, dijo el vasquito.

Y agregó: “Trabajamos como podíamos, a medida que llegaban los jugadores. Algunos venían con poco entrenamiento, por lo que teníamos que cuidar el nivel de exigencia y equilibrar las cargas; hay plantel para armar sistemas muy buenos. Estoy muy confiado en los jugadores. No pongo excusas: Son muy buenos jugadores y yo deberé estar a la altura desde lo táctico, estratégico y en el convencimiento al jugador. Vamos a necesitar mucho esfuerzo para vencer a rivales muy difíciles”.

Evitó cualquier polémica: “Los campeones del ’86 tienen las puertas abiertas para venir acá o a Río de Janeiro; hoy, por ejmplo, vino Nery Pumpido, y su experiencia nos vino muy bien”, sostuvo Olarticoechea.

WP_20160715_003

Siempre con la sonrisa a mano; lleno de energía que le brota por todo el cuerpo. La pasión y las ganas que le inflan el pecho y la voz fuerte, aún cuando la tenga un poco gastada en estos días de frío, lluvia y múltiples indicaciones en cada entrenamiento. El “Vasco” no afloja nunca.

“Los rivales serán muy duros. Portugal, para comenzar, no es nada fácil. ya tenemos bastante información, hoy por internet se consigue todo, y hay videos cortos, no como en la época nuestra que Carlos nos hacía ver los videos de los rivales y eran larguísimos…” Y las risas se desparramaron por la sala de conferencias.

El “Vasco” Olarticoechea está en su salsa. Sabe que la parada es difícil, pero así le gusta. Entiende que hay un paralelismo con las dificultades que había en sus años en la selección, cuando “Burruchaga tiraba los centros en francia, para que Ruggeri los cabecee en España”, decía entonces el entrenador Carlos Bilardo. Sabe, el “Vasco”, que la unión hace la fuerza. Que todos juntos conforman un equipo. Y que ahí está la base del triunfo. contagia fe y optimismo. Merece esta oportunidad. Y que la suerte, si existe, se sume a este barco que está a punto de partir.

WP_20160113_021

 

Hernán O’Donnell

 

Los Juegos Olímpicos en su hora regresiva

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 ya viven sus horas regresivas; ya estamos en la cuenta atrás, palpitamos los días que faltan y las ilusiones toman forma  a partir de una cercanía que muy pronto será realidad.

La Argentina olímpica estará, como siempre, con su esperanza y su ilusión. Y si bien la historia y la razón de ser de estos juegos están vinculados a las disciplinas madre (leasé Atletismo, Natación y Gimnasia), nuestra patria deportista tiene los ojos puestos en aquellos deportes, la mayoría colectivos, que le permiten pensar en la posibilidad de subir al podio y alcanzar una medalla.

El fútbol es, quizás, el principal. Porque hay un exitismo en esta disciplina que siempre nos “obliga” a pensar en ganar, porque hay una generación de buenos futbolistas y porque se han logrado las medallas de oro en los juegos de Atenas 2004 y Beijing 2008, lo cual alimenta la exigencia.

Arg vs El Salvador

Gerardo Martino, el entrenador del equipo, no desconoce esta realidad; al contrario, sabe muy bien en que mundo camina, cuales son las expectativas y por donde se escriben las palabras más importantes y trascendentes. La argentina futbolera pretende ganar lo que sea, donde sea y por lo que sea que se juegue. Los Juegos de Río no escapan a esta (i)lógica.

“Pensamos en Ramiro Funes Mori para los Juegos y esperamos que Everton esté dispuesto a cederlo. Tal vez nos lo pueda dar para las dos competencias”, aseveró el entrenador.

También trascendió que piensa en Matías Kranevitter, en el arquero de la Real Sociedad de San Sebastián, Gerónimo Rulli, en Paulo Dybala, el propio Angel Correa, Luciano Vietto y Lenadro Paredes.

Mientras, la selección ya tiene sus rivales: su debut será el 4 de agosto, en Río de Janeiro, frente Portugal, tal vez con Cristiano Ronaldo en el equipo. Después, se medirá con Argelia, el 7 de agosto, en Río de Janeiro y la tercera fecha jugará ante Honduras, el 10 de agosto, en Brasilia. Casi sin traslados, una ventaja, y un rival que asoma como el más complicado: Portugal, con la chance de tener un refuerzo de lujo.

La ausencia de Messi será la mayor pena; no sólo por el peso que tiene en el equipo argentino, sino porque el torneo, y los Juegos mismos, se ven privados de ver a un atleta en todo su esplendor, un atleta que por virtudes técnicas y físicas alienta siempre las ganas de observarlo y que ingresa en una dimensión mayor a su deporte cada vez que juega un partido; un atleta que tiene mucho para ofrecerle a la familia olímpica en su celebración.

Claro que el espíritu está muy vinculado al esfuerzo, al amateurismo, a los valores deportivos: por eso se encierra en un torneo sub 23 con la posibilidad de incluir a tres jugadores mayores de esa edad. Pero el torneo, y cada uno de los que componen la grilla olímpica, intenta reflejar los objetivos competitivos históricos.

En esa senda está la Argentina, en el sueño de jugar, competir y, si se puede, subir al escalón más alto del podio.

SONY DSC

 

Hernán O’Donnell

Buenos Aires Olímpica

Para muchos, la noticia pasó casi inadvertida. pero lo cierto es que el sueño de tener una ciudad argentina olímpica, empezó a tomar forma: Buenos Aires albergará los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2018.

Es un Juego Olímpico. No la categoría máxima y tradicional como son los Juegos de verano, que se celebran, en la era moderna, desde 1896. Tampoco como los juegos de invierno. Pero es una cita altísima, bastante nueva, con pocas ediciones celebradas. Son los Juegos Olímpicos de la Juventud. En ellos compiten atletas de 14 a 18 años; se celebran cada cuatro años, y también, como los de mayores, tienen una versión de verano y otra invernal.

La primera edición se realizó en 2010 en Singapur; la segunda en 2014 será en Nankín, China y la ya comentada de 2018 en Buenos Aires, Argentina.

La alegría de los dirigentes deportivosEl abrazo de Claudio Morresi, Secretario de Deportes de la Nación y Francisco Irarrazaval, Secretario de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires, es todo un símbolo. Quizás, lo que la mayoría de los argentinos queremos ver: dos hombres de propuestas políticas distintas que puedan trabajar en común y fundirse en un abrazo tras haber logrado el objetivo. Quizás sin darse cuenta, dieron un ejemplo de grandeza.

Felicitaciones para ambos. Y para aquellos que trabajaron para que Buenos Aires tenga esta hermosa oportunidad. Como Gerardo Werthein, artífice del crecimiento olímpico argentino; Mario Moccia, incansable y constante en su tarea; Agustín Pichot, un líder que vuelca todos sus recursos humanos en lograr el objetivo, tal como lo hizo con The Rugby Championship; los dirigentes políticos, como Macri y los deportivos como los mencionados Morresi e Irarrazaval; y todos aquellos que que trabajaron en silencio.

Buenos Aires tiene un sueño olímpico hecho realidad. Sepamos aprovechar esta oportunidad y demonos la chance de hacer las cosas bien.

 

Hernán O’Donnell