Archivo de la categoría: Automovilismo

Mick Schumacher, herencia de sangre

Llegó al mundo el 22 de marzo de 1999, cuando su padre, el célebre Michael ya había ganado dos títulos del mundo de la Fórmula 1 Internacional, pero aún no había entrado a su etapa más esplendorosa, la que vino con la llegada del nuevo milenio y su consagración en los Campeonatos Mundiales de 2000, 2001, 20002, 2003 y 20004.

Nació, entonces, con la velocidad en la sangre. Mick Schumacher comenzó a correr en karting a los 9 años de edad, en 2008 y en 2021 llegará a la máxima categoría, esa en la que brilló su padre durante dos décadas. Lo harà en la escudería Haas, de Estados Unidos, con el número 47 en su auto. “El 4 y el 7 son mis números favoritos, pero como ya estaban tomados (el 4 será el Mc laren de Lando Norris y el 7 el Alfa Romeo de Kimi Raikkonen), decidí usar los dos”.

“Estoy muy feliz y no tengo palabras por esta posibilidad” dijo Mick una vez conocida la noticia.

Crédito: @SchumacherMick

“Mi emoción es muy grande y apenas puedo sentarme a esbozar estas líneas; siempre creí que llegaría esta oportunidad de competir en la Fórmula 1”, agregó el heredero.

Para el director de Haas, Günter Steiner, “Mick se ganó esta posibilidad. El campeonato de Fórmula 2 sirvió como un banco de pruebas y Mick aprovechó la oportunidad. Ganó carreras, subió a muchos podios y tuvo actuaciones muy destacadas”, señaló. El título conquistado en la Fórmula 2 fue el examen decisivo, y aprobado, para arribar a la máxima categoría.

Mick acumuló experiencia y logros; fue subcampeón de la Fórmula 4 alemana, luego campeón de la Fórmula 3 europea y acaba de abrazar el título de la Fórmula 2.

Crédito: @FIA_F2

La comparación con su padre es inevitable; sin embargo, Mick le escapa a esa situación: “Eso nunca ha sido un problema”, señaló en más de una oportunidad; sabe que todo se lo ha ganado con su esfuerzo y su dedicación. Su tío, Ralph, quien también estuvo por muchos años en la Fórmula 1, se ha convertido en primer defensor. Sabe del potencial de su sobrino y de su capacidad.

Mick disfruta de las mieles que este año han llegado a su puerta. Estará en el Gran Premio de Abu Dhabi el próximo fin de semana para empezar a vivir la Fórmula 1 por dentro y a empezar a escribir su propia historia. Esa que tiene su base en los genes de su padre, pero que corre por sus propias venas y ya es parte de su vida.

Hernán O’Donnell

Con el séptimo título de Lewis Hamilton, la historia de la Fórmula 1 no se detiene

“No tengo palabras”, fue lo primero que dijo tras ganar el gran premio de Turquía y consagrarse Campeón Mundial de la Fórmula 1 Internacional por séptima vez, en una marca que igualó el récord de Michael Schumacher.

Lewis Hamilton estaba cubierto por el tapabocas y el gorro oficial de Mercedes, pero en su voz y en sus ojos se podía adivinar la enorme emoción que lo embargaba. En un año atípico, especial, extraño, su talento conductor, su habilidad y el apoyo fundamental de una escudería sobresaliente, fue una combinación implacable para otra coronación del piloto inglés, que ahora se encamina por un nuevo récord.

Crédito: Twitter @F1

La historia dirá que el Domingo 15 de Noviembre de 2020 Hamilton ganó su décima carrera del año y alcanzó así la cifra de 94 triunfos; una marca que parece muy difícil, en lo inmediato, de superar. Que tuvo algún contratiempo en la partida, que debió remontar posiciones, pero, al final, lo vio victorioso como casi siempre sucedió este año.

“No encuentro las palabras, pero agradezco a todos los integrantes de mi equipo, sin ellos no hubiera tenido esta oportunidad. Estoy muy orgulloso de ellos. Agradezco a mi familia. Este sueño empezó cuando era pequeño y era lo que quería, cumplir esto. Nunca dejen que alguien les diga que no pueden cumplir con sus sueños; que nunca te paren, no te rindas”, expresó tras la carrera.

El reconocimiento llegó de todas partes del mundo. Primero, de los colegas: “Hemos sido parte de la historia; Lewis es el mejor piloto de nuestra generación”, afirmó Sebastian Vettel, cuatro veces Campeón del Mundo de la Fórmula 1, en la conferencia de prensa posterior al GP de Turquía.

Crédito: Twitter @F1

La emoción embargó a todos en ese final. “Siempre es difícil comparar las épocas; ¿Se puede comparar a Fangio o Stirling Moss con nuestra generación? No se puede. Tal vez nosotros nos mataríamos en esos coches. Tal vez ellos no podrían competir en nuestros coches, porque son demasiado rápidos. ¿Quién sabe? Pero no importa”, agregó Vettel. “Cada tiempo tiene su piloto o sus pilotos, y Lewis es el más grande de nuestra época”.

Crédito: Twitter @F1

Se escribieron miles de historias de él. De su infancia, del bullying sufrido, de la discriminación racial, de sus sueños de campeón de automovilismo desde pequeño, de su ilusión de llegar rápido a la Fórmula 1, de su relación con su padre, de sus años jóvenes y festivos, y de esta madurez actual. De su profesionalismo. De su crecimiento personal.

Miles de historias, notas, reportajes y comentarios. Miles de frases, para el gran campeón de la Fórmula 1 que, la tarde que llegó a su séptimo título, no encontró palabras para expresar la emoción que vivía.

Hernán O’Donnell

Hamilton fue inalcanzable en Portugal y pulveriza récords

Ahora el campeonato empieza a definirse. La carrera de Hamilton fue lucida, inteligente, contundente. Superó los inconvenientes iniciales, supo estar tercero, pero luego agarró la punta y no la largó más, solo por unos segundos cuando se detuvo en boxes en la vuelta 41. Impecable como nos tiene acostumbrados, sumó su triunfo número 92 y parece decidido a batir todos los récords. El Gran Premio de Portugal fue suyo y el título parece inexorable.

La largada y sus primeras vueltas trajeron emociones a granel; una buena largada de Mercedes, primero Lewis Hamilton, detrás Valteri Bottas y Max Verstappen muy cerca. En eso estaban en las primeras curvas cuando apareció Checo Pérez y rozó al Red Bull para salir de pista y quedar en el vigésimo lugar; en tanto Bottas superaba a Hamilton, Carlos Sainz aprovechaba el toque anterior y se metía tercero y en una duda del inglés lo superó para quedar segundo. Pero no se detendría allí. Enseguida, lo pasaba a Bottas. El español, para sorpresa de todos, se ubicaba primero con su Mc Laren.

Llegabámos a la vuelta 9 y las cosas se empezaban a ordenar según las expectativas. Bottas retomaba la primera posición; luego era Lewis Hamilton el que superaba a Sainz y más tarde Verstappen se imponía sobre el español. En la vuelta 14 ya el orden era Bottas, Hamilton, Verstappen, Leclerc, Sainz. Mientras, “Checo” Pérez comenzaba una remontada espectacular. Luego de ese toque con Verstappen, y tras quedar en el 20º lugar, comenzaba a pasar. En la vuelta 16, ya estaba 18º.

La distancia de Bottas sobre Hamilton comenzó a acercarse. El inglés acortó distancias y en la curva 1 tras llegar a los 20 giros, lo superó de modo impecable.

Ahí comenzó una escapada del inglés. Fue superarlo y marcar el récord de vuelta. En dos vueltas, le sacó 3″. Empezaba la carrera de Lewis. La diferencia con su compañero se estiraba cada vez más, hasta llegar a los 6″, mientras Verstappen se retrasaba tras su parada en pits y Sergio Pérez continuaba su espectacular remontada y en el giro 27 llegaba a ubicarse noveno, detrás de la Ferrari de Sebastian Vettel.

En la vuelta 32, la distancia de Hamilton con Bottas alcanzaba los 8″. Era muy fuerte el ritmo del inglés, en tanto le costaba a su compañero seguirlo. Leclerc, que quedaba tercero, estaba a 27″. Faltaba media carrera, pero todo parecía hacerse previsible.

En la 35 se dio una lucha tremenda entre Pérez y Esteban Ocon por el quinto lugar, con superaciones mutuas hasta que prevaleció el mexicano y se quedó con la posición. Adelante, Leclerc se había detenido en boxes y Verstappen aprovechó para ubicarse tercero y dejar al farncés en el cuarto lugar.

La parada de Hamilton se produjo en la vuelta 41, y ahí Bottas tuvo, por un momento, otra vez la punta de la carrera. Pero en el giro siguiente fue el finlandés el que entró en los boxes y Lewis retomó la conducción del espectáculo. En la vuelta 46, ya la diferencia era de 14″.

La lucha se dirigía en los puestos de punta. Entre Pierre Gasly y Pérez, entre Vettel y Kimi Raikkonen. Pero para Lewis la carrera se volvía cada vez más favorable; en la vuelta 59 alcanzaba una diferencia de 19″ y en la vuelta 63 tomaba 22″ de distancia. En tanto, en el giro 65 Gasly superó a Pérez y se metió en el quinto lugar.

Pero nada preocupó a Hamilton; hizo un Gran Premio contundente, con récords de vuelta que se superaban giro a giro hasta establecer una diferencia con el segundo llamativa. Condujo a toda velocidad y nadie pudo acercarse. El mundo parece rendirse a sus pies.

Hernán O’Donnell

Lewis Hamilton alcanzó un récord y va por otro, en un día lleno de emociones

El triunfo de Lewis Hamilton en el Gran Premio de Eifel 2020 significó algo más que una simple victoria para el piloto inglés. Fue una prueba más de su excelsa conducción, de su momento dominante en la categoría y de su camino inexorable hacia otro título mundial. Pero también fue alcanzar el récord de triunfos que ostentaba Michael Schumacher, con 91, y un paso más al récord que también posee el piloto alemán con 7 títulos ecuménicos.

Fue una carrera con muchas emociones desde el inicio; la partida rápida de Valteri Bottas, la agresividad de Ricciardo, la posición expectante de Lewis; en el giro número 9 Daniel Ricciardo pasó de modo impecable a Charles Leclerc y en la vuelta siguiente Sebastian Vettel entró a boxes.

Hamilton pasó a Bottas en la vuelta 13, también con una maniobra clara y limpia, y en el giro siguiente Kimi Raikkonen tocó a Russell, lo que le provocó su despiste y la rotura de su cubierta trasera izquierda.

Pero los problemas continuarían. En la vuelta 17 Daniel Kvyat pasó de largo en una curva y rompió el alerón delantero. Más tarde pararía Esteban Ocon, con lo cual las dificultades técnicas eran para todos. Valtteri Bottas abandonó y Max Verstappen se ubicó segundo, mientras que Ricciardo quedó en la tercera ubicación. Más atrás se alternaban en la lucha Sergio Pérez, Carlos Sainz, Lando Norris, Charles Leclerc.

Hasta que el Mc Laren de Lando Norris dice basta y se queda cuando restan 14 vueltas para el final; el ingreso del safety car generó una renovación y varios pilotos aprovecharon para cambiar neumáticos; así, el final tuvo una nueva expectativa. Pero nada inquietó a Hamilton, que conservó su lugar en tanto detrás peleaban Verstappen, Ricciardo, “Checo” Pérez, Sainz y Gasly que se acomodaba en la sexta posición. Más atrás, Leclerc quedaba séptimo, octavo Hulkenberg, noveno Romain Grosjean y en el décimo lugar, para sumar, Antonio Giovinazzi.

No tuvo problemas Hamilton para regalarle a Mercedes una victoria en Alemania. Para seguir firme en la punta hasta el final. Para afirmarse en el campeonato; para recibir de Mick Schumacher piloto de Fórmula 2 e hijo del célebre Michael, un casco de su padre como legado por haber alcanzado su récord de triunfos en la Fórmula 1. Una hermosa sorpresa que dejó sin palabras al inglés: “No se que decir…Recuerdo jugar a ser Michael en las carreras; crecí con una admiración por él, y ahora alcanzar su récord me llevará tiempo acostumbrarme. Gracias a mi equipo pude hacerlo”.

Un hermoso y emotivo cierre de una carrera complicada, pero que dejó una señal clara del presente y el futuro de la Fórmula 1, en manos de Lewis Hamilton.

Hernán O’Donnell

Pierre Gasly dominó la “segunda carrera” y se llevó el Gran Premio de Monza

Todo cambiò en la vuelta 25; cuando Charles Leclerc se fue de pista, chocò de forma violenta contra la zona de protecciòn y se rompieron las barreras; ahí se detuvo la competencia, se debió parar y acabó lo que hasta entonces era una carrera unilateral, con el dominio claro del Mercedes de Lewis Hamilton y algunos resbalones en la performance de sus seguidores; le había sucedido a Bottas y a Verstappen, que tuvo problemas serios en el motor y debiò abandonar mientras que Ferrari veía otra vez quedarse sin sus pilotos en la competencia, tras la deserción de Sebastian Vettel y el feroz despiste de Charles Leclerc.

Después de esa vuelta 27, se volvió a la pista, para dar un giro y acomodarse para largar por segunda vez y darle paso a una nueva carrera, así comenzò otro Gran Premio, con una salida rápida de Lewis, la excelente partida de Gasly y Lando Norris, en tanto Stroll se pasaba de largo en una curva y perdía posiciones.

Hamilton, que debía cumplir una penalización de 10″ por haber entrado a boxes cuando estaba la luz roja, paró en esa vuelta 29 para cumplir la sanción y cayó al fondo del pelotón; aprovechó Pierre Gasly para tomar la delantera en tanto los Haas de Raikkonen y Giovanazzi se ubicaban en la segunda y tercera posición. Luego, por lógica, se quedaron y detrás de Gasly se puso Carlos Sainz, en tanto Lance Stroll en la vuelta 47 se colocaba en el tercer lugar.

“Es una alegrìa grande, no tengo palabras; este equipo hizo tanto por mí, me dio la oportunidad, pude tener mi primer podio con ellos y ahora ganar; es un día espectacular”, dijo el francés que consiguió volver a poner a su pais en lo más alto de las ubicaciones desde la última victoria que fue de Olivier Panis en 1996. Para Pierre Gasly fue una jornada espectacular.

Porque todo se definió en la “segunda carrera”. La conducción de Gasly fue prolija y contundente, igual que el trabajo de Alpha Tauri. El trabajo de Carlos Sainz fue para el elogio, igual que Lance Stroll y Lando Norris quien ya tiene toda la temporada para el recuerdo. Màs atràs llegaron Bottas, Daniel Ricciardo y séptimo Lewis Hamilton, que efectuó una tremenda remontada para pasar del 17 lugar al 7 en esa segunda parte. Ocon, Kwyat y “Checo” Pérez conformaron los puestos restantes de la zona de puntuación.

Pero todas las palabras y las emociones quedan para el francés Pierre Gasly, quien se llevó su primer triunfo luego de un gran esfuerzo, una conducción soberbia y los duendes de la Fórmula 1 que lo acompañaron para que viva esa enorme y dulce sensación de subirse por primera vez al escalón más alto de un podio.

Hernán O’Donnell

Hamilton no afloja y Renault volvió a la palestra

Una carrera impecable del inglés Lewis Hamilton. Una más. Y un camino hacia la Gloria que parece estará rodeado de rosas, porque su marcha es imparable, porque domina de punta a punta y porque hace en cada una de ellas un esfuerzo tremendo a la par de una exhibición de conducción que va más allá del dominio de Mercedes, que en Bélgica volvió a hacer el 1-2 con la segunda ubicación de Valteri Bottas, que dicho sea de paso, finalizó a casi 10″ de su compañero de equipo. Toda una demostración de Lewis en el Gran premio de Spa-Francorchamps.

En tercer lugar llegó Max Verstappen, el tercero en discordia de cada competencia, el segundo en las posibilidades de alcanzar el título. Muy buena carrera de Max, pero, tal como lo reconoció en la nota posterior a la carrera que le realizó la TV oficial, siempre vio de lejos a los Mercedes, no sintió que aparecieran oportunidades y al final optó, como todos, por conservar el auto y la posición.

Pero todos los aplausos se los lleva el siempre amable Daniel Ricciardo quien llevó a Renault al cuarto lugar, realizó un gran fin de semana de clasificación y coronó el domingo con el récord de vuelta al final de la competencia para llevarse un punto más y todos los aplausos virtuales de quienes siguieron la carrera alrededor de todo el mundo.

Y por si fuera poco, para Renault la carrera fue soñada, porque Esteban Ocon llegó en el quinto lugar tras realizar también una gran carrera y logró superar, cuando faltaba una vuelta, al Red Bull de Alexander Albon, en una persecución final que tuvo su premio en el ocaso del Gran Premio.

Albon finalizó sexto y apretado, porque Lando Norris también se le acercó mucho. De hecho, pareció que en un momento podía acercarse y superar a Ocon, pero el Renault fue más veloz.

Pierre Gasly fue para el gran público el piloto del día. Terminó octavo, pero tuvo una gran tarea. Se acercó a Ricciardo, logró ponerse quinto al promediar la carrera, pero cuando tuvo que detenerse a cambiar neumáticos perdió posiciones que le costó recuperar.

Fue un Gran Premio constante, con una largada prolija donde Hamilton tomó la punta, lo siguió Bottas y Verstappen debió esforzarse para conservar el tercer lugar en tanto Ricciardo lo acosó con un muy buen comienzo de carrera.

No resultó para Ferrari, que tuvo un mal fin de semana; fue mala su performance en la qualy dos, no pudo tener una mejoría en el inicio de la competencia, ni tampoco le funcionó el trabajo de boxes, con detenciones prolongadas que perjudicaron a Charles Leclerc y Sebastian Vettel.

No hubo cambios en las primeras posiciones; las emociones quedaron reservadas a la zona media, donde Renault fue el gran protagonista, y donde brillaron sus pilotos Ricciardo y Ocon, en tanto Albon y Norris también animaron el espectáculo.

Pero poco le importó a Mercedes, y menos al gran Lewis Hamilton, que elaboró otra magnífica conducción para llevarse el GP de Bélgica de punta a punta y seguir en su camino hacia la Gloria.


Hernán O’Donnell

Hamilton se escapa y Verstappen sueña con alcanzarlo…

Otro Gran Premio para Lewis Hamilton. Otra carrera ganada y más diferencia a su favor con respecto a los perseguidores. Otro paseo del inglés, que ganó el GP de España de punta a punta, con la solidez habitual, con el trabajo perfecto y un rendimiento excelso que lo lleva, como decíamos hace ya un par de carreras, a jugar un juego diferente al del resto de los competidores. Salvo Max Verstappen, que con su enorme capacidad y la consolidación de Red Bull como la segunda escudería detrás de Mercedes, parece darle pelea. Es lo que imagina el joven neerlandés, quien muestra toda su habilidad para intentar destronarlo. Aunque el camino de Hamilton parece despejado, y en la sexta competencia de este año, lo volvió a demostrar.

La largada fue impecable y a partir de allí dominó el inglés. Casi sin inconvenientes, y con una aceleración que lo llevó a aumentar su tiempo respecto al segundo cada vez más con el correr de las vueltas. Tal es así que llegó a sacarle más de 33″ a Verstappen cuando faltaba un cuarto de carrera.

Tuvo una largada muy buena, en tanto Valteri Bottas se quedó y cayó al cuarto lugar mientras Carlos Sainz pudo acomodarse séptimo. Luego, Bottas pudo superar a Stroll y meterse en el tercer lugar, pero ya la distancia se le hacía larga con los dos primeros. Tuvo que empezar a remontar y se acercó a poco más de 2″ de Verstappen, pero Hamilton se les alejaba a ambos. Por detrás, Sergio Pérez se afianzaba en el cuarto lugar y Sainz se adelantaba a Albon y Ocon, en tanto Sebastian Vettel intentaba mantenerse aunque mucho le costaba y era superado por Lance Stroll primero y luego por Carlos Sainz.

El final lo encontró cómodo a Hamilton; con una buena diferencia ante Verstappen, Bottas y quienes los siguieron: Perez, Stroll, Sainz, Vettel, Albon, Gasly y Norris.

Lewis vivió otra tarde triunfal. Otra victoria inobjetable, y con el objetivo muy presente. Todos los récords están a la vista, y el piloto inglés va por ellos.


Hernán O’Donnell

La Fórmula 1 celebró su GP 70 Aniversario con la frescura de Max Verstappen

Nada mejor que un triunfo del joven más prometedor, el mejor prospecto, el piloto del futuro, para celebrar los 70 años de la Fórmula 1 Internacional en su Gran Premio homenaje realizado en Silverstone.

Una carrera interesante, con mucha estrategia por parte de los equipos y una conducción brillante por parte de Verstappen. Porque hubo variedad en las posiciones, diferentes tácticas, y cambios de neumáticos en algunos casos como el de Charles Leclerc y Esteban Ocon.

La largada fue positiva para Mercedes, Bottas y Hamilton se acomodaron en las primeras posiciones, se arrimó Verstappen y Hulkenberg no pudo aprovechar su buen lugar de salida. Se retrasó Vettel, que a la larga le costó mucho recuperarse y su performance fue menor a la esperada.

Bottas, Hamilton, Verstappen se consolidaron en las primeras tres psoiciones; iban a ser los grandes portagonistas. Después, Hulkenberg, Stroll, Ricciardo, Norris, Leclerc, Sainz y Ocon, cuando llegábamos a la novena vuelta.

Al llegar a la vuelta 15 se detuvieron en boxes los Mercedes y Verstappen tomó la punta. Cuando volvieron, Bottas quedaba a 13″ y el inglés a poco más de 17″. Una diferencia apreciable. Y cuando Verstappen se detuvo a cambiar gomas, enseguida volvió a la pista muy cerca de Bottas y pudo superarlo.

En tanto Sainz se retrasaba con dos detenciones que no fueron buenas y lo ralentizaron, Max aceleraba y sacaba distancias de los Mercedes. Y cuando realizó su segunda detención, también Bottas fue al cambio. Le alcanzó para mantener la diferencia, en tanto Hamilton estiraba su detención en vistas de poder achicar la distancia, pero en perjuicio de unos neumáticos que se agotaban.

En la vuelta 42 de las 52 previstas, Lewis tomó la decisión de cambiar neumáticos y logró el récord de vuelta para sumar un punto más y recuperar el tercer lugar tras pasar a Leclerc y relegarlo al cuarto lugar.

Y en la vuelta 50 volvió a acelerar Hamilton para pasar a Bottas y conseguir el segundo lugar. Una demostración de su enorme capacidad sobre el final de la carrera.

Una competencia que homenajeó a los 70 años de la Fórmula 1 y vio brillar al piloto de mayor proyección. Nada mejor para la historia de la máxima que ver el futuro que se aproxima.


Hernán O’Donnell

Lewis Hamilton traza su camino paralelo al resto

Empezó el Mundial que parece tener dos caminos abiertos y paralelos. Un Campeonato de Fórmula 1 que promete tener muchas emociones, pero que también advierte una trama unilateral, con el rumbo del séxtuple campeón que parece inequívoco, y el resto de la plantilla que pelea, disputa y compite en otra dimensión.

Algo así se vio en el Gran Premio de Hungría. Una competencia fantástica, que estuvo llena de intensidad, que tuvo expectativa desde el inicio y que durante muchos tramos presentó variantes y modificaciones en distintas posiciones. Menos en la primera, porque Hamilton largó en punta y tomó la delantera que nunca dejó, excepto en un momento cuando se detuvo en la primera variante de cubiertas. Pero ganó de punta a punta, como si hubiera jugado a otra cosa, como si hubiera estado en otro mundo mientras sus rivales se debatieron en luchas encarnizadas por ocupar el resto de las ubicaciones.

Fue solo largar y que empezara una carrera cautivante, atrapante. Porque se escapó el inglés, es verdad, pero Valteri Bottas tuvo un inconveniente en la salida y lo pasaron Stroll, Verstappen, Leclerc y Vettel. Le iba a costar a Bottas recomponer su posición, pero el Gran Premio ya comenzaba con novedades.

La estrategia de cambiar neumáticos rápido le dio resultado al equipo Haas, que muy pronto vio a Magnussen y Grosjean ubicados en el segundo y tercer lugar. Se sabía que sería difícil para ellos sostenerse en las más de 60 vueltas que restaban, pero la emoción de vivir ese vértigo valía la pena.

No era bueno el comienzo de Mc Laren; en tanto Norris no podía repetir sus buenas actuaciones de las dos primeras competencias y se resbalaba hacia atrás del pelotón, una mala parada de Carlos Sainz también retrasaba al español.

La lluvia se anunciaba y se demoraba al mismo tiempo. Se la aguardaba pero tampoco llegaba. Y eso generaba dudas e incertidumbre en los equipos, que poco podían prever en cuanto a hacer o no el cambio de neumáticos.

Al promediar la carrera, el libreto estaba escrito, pues Hamilton volaba y se alejaba de Verstappen que había alcanzado el segundo lugar, en tanto por detrás se sucedían los cambios de posiciones en luchas intensas y emotivas. Los Haas, por lógica, empezaron a perder terreno ante autos más veloces, mientras arremetían los Red Bull y el propio Bottas aumentaba su rendimiento. Cada duelo contenía la respiración; Stroll mantenía el tiempo, Alexander Albon también y Vettel aceleraba posiciones, en tanto “Checo” Pérez superó a Romain Grosjean y se metía en la zona de arriba.

El final encontró el duelo tremendo entre Sainz y Leclerc, hasta que el Mc Laren encontró el espacio y pudo superar a la Ferrari, en un duelo por la lucha a entrar en la zona de puntuación. Y Sainz, envalentonado, fue por Magnussen, su siguiente objetivo.

Todo en un marco cambiante y emotivo, se ubicaron detrás del ganador Max Verstappen y Valtteri Bottas en la zona del podio, mientras que Lance Stroll, Alexander Albon, Sebastian Vettel, Sergio Pérez, Daniel Ricciardo, Kevin Magnussen y Carlos Sainz se ubicaron hasta el décimo lugar, todos los que sumaron puntos. Todo fue variado, excepto el primer lugar, ese que dominó Hamilton desde la largada, que lo llevó a reinar en Hungaroring de punta a punta, empezar a dominar las posiciones y construir su sueño de campeón una vez más, mientras pareciera que empieza a correr su torneo paralelo al resto de los pilotos.


Hernán O’Donnell

La Fórmula 1 empezó con emociones, frustraciones y polémicas

La temporada 2020 de la Fórmula 1 debió esperar para su comienzo, debido a la pandemia que irrumpió justo antes del inicio previsto para marzo. Tan sólo hace dos semanas comenzó la acción, con el atractivo Gran Premio de Austria. El acotado calendario que quedó disponible tras meses de inactividad, presenta carreras durante cada fin de semana, a diferencia de un año normal donde habría uno de pausa entre cada Gran Premio.

Por eso la intensidad es más fuerte, la chispa está latente ya que la actividad es semana tras semana. Apenas pasaron dos jornadas y ya se registraron una variedad enorme de emociones, alegrías, frustraciones y polémicas. Las primeras dos citas que tuvieron lugar en Austria estuvieron marcadas por algunos sucesos claros que se repitieron en ambos fines de semana: el dominio de Mercedes, el decepcionante inicio de Ferrari, el ascendente andar de McLaren y los impecables, pero acompañados por escándalos, desempeños de Racing Point.

El insuperable poder de la escudería alemana con la firmeza y jerarquía de sus pilotos Lewis Hamilton y Valtteri Bottas la consolida en el primer lugar en el campeonato de constructores con 80 puntos, producto de la victoria del finlandés en la primera carrera del año, donde Hamilton quedó detrás de él pero por una penalización fue 4º, y sumado al fabuloso 1-2 del equipo conseguido el domingo siguiente, cuando el británico ganó cómodamente la carrera desde la largada. Y la competencia por el primer lugar en la tabla de pilotos por ahora tiene más paridad entre los dos hombres de esta escudería, con el momentáneo liderato de Bottas con 43 puntos y Hamilton como su inmediato perseguidor con 37 unidades.

Ferrari se encuentra lejos de sus rivales y de los resultados a los que apunta. En el primer reto en el Red Bull Ring, Charles Leclerc salvó a la escudería italiana de un pobre papel al finalizar segundo (tras la mencionada sanción a Hamilton) mientras que Sebastian Vettel solamente logró 1 punto por culminar décimo. La inconformidad de los seguidores y la dudosa imagen tras esta carrera empeoraron aún más en el Gran Premio de Estiria. Apenas en la primera vuelta, un intento de Leclerc por avanzar en un hueco, terminó en un choque con Vettel y ambos debieron abandonar. El monegasco luego se responsabilizó por el episodio y pidió disculpas por el resultado que tuvo el intento por avanzar de lugar. El resultado del domingo fue totalmente opuesto al de Mercedes que logró las primeras dos posiciones. Así el equipo de Italia quedó distanciado de la escudería con la cual compitió, aunque sin poder vencerla, en los últimos años. Todavía es temprano y el campeonato tendrá más oportunidades, pero Ferrari tropezó en la salida y se le achica el margen de error si quiere finalizar en lo alto de la tabla y no perder pisada ante un oponente que carece de imperfecciones.

Por otro lado están las presentaciones de McLaren: su rendimiento cambió con respecto al de los años anteriores y se marchó alegre tras los compromisos de Austria. Lando Norris fue la sensación en la apertura de la temporada al terminar tercero y lograr su primer podio, mientras que en el último domingo hizo un impresionante cierre de carrera al avanzar tres lugares en las últimas dos vueltas para terminar quinto. Carlos Sainz, por su parte, fue 5º y 9º, en cada fin de semana. La histórica escudería británica acumula 39 puntos y está segunda en la tabla de constructores.

Racing Point también tuvo un arranque prometedor pero está observado con sospecha por otras escuderías y se enfrenta a las numerosas dudas y cuestionamientos sobre su monoplaza RP20. En las pruebas antes del comienzo de temporada ya había levantado suspicacia por el parecido con el coche ganador de Mercedes del año anterior. La polémica por tal similitud se reavivó luego de que en el Gran Premio de Estiria se viera un impresionante ritmo de Sergio “Checo” Pérez. El mexicano avanzó desde la décimo séptima posición hasta el quinto lugar, desde donde persiguió a fondo a Alexander Albon, hasta que sobre el final tuvieron un roce que dañó el ala frontal de Checo y así fue pasado por Norris pero resistió para finalizar sexto. Su colega Lance Stroll terminó por detrás suyo, y el equipo canadiense está cuarto en el campeonato de constructores detrás de Red Bull y delante de Ferrari. Pero la escudería continúa a la defensiva ante las sospechas rivales.

Luego del último Gran Premio fue que Renault elevó una protesta para que se investigue la legalidad del monoplaza RP20, reclamo que fue admitido por los oficiales y así se confiscaron los elementos cuestionados, los conductos de freno delantero y trasero, de los coches de Pérez y Stroll, como también Mercedes debió presentar los de su W10 utilizado el año pasado, para la comparación. Luego de los resultados de la investigación del departamento técnico de la FIA se dará a conocer si habrá o no sanción para Racing Point.

El jefe de equipo de Red Bull, Christian Horner, también apuntó: “Creo que todos estarían preocupados por lo de Racing Point”. Desde la escudería canadiense, por su parte, declararon estar “extremadamente decepcionados por ver sus resultados en el Gran Premio de Estiria cuestionados por lo que parece ser una mal concebida y pobremente informada protesta”. Aseguraron haber colaborado completamente con la FIA en la pretemporada acerca de cada pregunta sobre el diseño de su RP20, y mostraron optimismo con que la protesta sea desestimada luego de la investigación.

El clima de la Fórmula 1 es de una alta tensión para la tan temprana etapa del campeonato, en la cual la batalla no sólo se da en la pista pero también en las oficinas. Bajo este ambiente es que llegará el próximo fin de semana el Gran Premio de Hungría, con Mercedes y la búsqueda de despegarse del resto, con un Red Bull que quiere acercarse, con la expectativa de McLaren por continuar con una sonrisa, con el gigante dormido como Ferrari que quiere dejar atrás un inicio débil y con las polémicas que atacan a Racing Point, que quiere dar pelea.

Martín O’Donnell