Todas las entradas de: admin

El Challenger de Buenos Aires abre la puerta al futuro del Tenis

La zona de los Bosques de Palermo, en la Ciudad de Buenos Aires, respira tenis por todos sus rincones. Es el rincón de la ciudad donde el polvo de ladrillo mezcla su rojo con el verde que fluye por todos lados. Allí nació y vive el Tenis nacional. Allí se establecieron clubes ahora centenarios, que fueron escenarios de grandes hitos de este deporte. El Tenis Club Argentino, para muchos uno de los más lindos y agraciados clubes del mundo, o el Buenos Aires Lawn Tennis Club, sede de los más grandes sucesos de esta disciplina, cuna de hazañas de Guillermo Vilas, José Luis Clerc, y todos los que siguieron el camino.

Desde hace unos años se sumó el “Racket Club”, otro club de Tenis que se ha afincado en la zona. primero, con el padrinazgo inigualable de Vilas, luego, con un sendero independiente, que también se ha convertido en refugio de ilusiones de los tenistas del mañana. Y ya lleva varios años de cobijar al ATP Challenger Tour, para darle espacio al Challenger de Buenos Aires, que ya puso en marcha la quinta edición, desde la primera en 2017. Esta semana se vivirá a pleno, con un domingo inicial de Clasificación, la famosa “Qualy” de cada torneo.

El domingo fue el día de los sueños. El que juegan todos los que luchan por llegar al gran circuito, a meterse en la línea de la máxima exigencia. La experiencia que viven aquellos que se arman de paciencia, sacrificio e ilusión.

De esta jornada inicial, el español Carlos Sánchez Jover protagonizó uno de los triunfos más claros, ante el argentino Alex Barrena. Sólido, preciso, convincente, el tenista europeo comenzó con su servicio, igualó Barrena, y luego se apropió del set a fuerza de una buena variedad de golpes y buen trabajo de los puntos. Fue 6-1 y 6-2, al cabo de una tarea muy consistente. Deberá medirse mañana por la segunda ronda de la qualy ante el brasileño Wilson Leite, quien venció a su compatriota José Pereira por 7-5 y 6-3.

En el primer partido de la cancha central Alejo Lingua Lavallén le ganó a Mariano Kestelboim por 7-5 y 6-3, en un duelo de jugadores locales. Mañana deberá medirse ante el peruano Nicolás Álvarez.

El español Daniel Rincón debió trabajar mucho para derrotar al local Matías Descotte por 2-6, 6-1 y 6-4. Facundo Juárez jugó un largo partido ante el brasileño Eduardo Ribeiro, para ganar 6-2, 6-7 (1-7) y 6-4.

El lunes será el día de las grandes presentaciones, amén de la jornada final de clasificación. El peruano Juan Pablo Varillas enfrentará al local Andrea Collarini, mientras que en la primera ronda de la jornada nocturna, Camilo Ugo Carabelli se medirá con el brasileño Daniel Dutra da Silva.

Mariano Navone, Federico Coria, Juan Manuel Cerúndolo, Juan Bautista Torres, Thiago Tirante, Santiago Rodríguez Taverna, Román Burruchaga. Una cantidad de nombres atrapantes y atrayentes, para disfrutar una semana a pleno tenis en Buenos Aires.

Hernán O’Donnell

Argentina volvió a escena, venció a Honduras, y tiene el Mundial en la mira

No se esperaba un partido difícil, ni con riesgo de resultado. Es obvio que en el fútbol no hay un marcador puesto antes de jugarse cualquier partido, pero las enormes diferencias futbolísticas, individuales y colectivas, que existen entre la Argentina y Honduras, hacían presuponer que el encuentro no iba a acarrear mayores problemas para el equipo de Lionel Scaloni. Siempre con la prudencia que exige este deporte, mágico, impredecible, y, a veces, misterioso. Pero en un amistoso aún es más difícil que haya una revelación, ya que el factor nervios, responsabilidad, y presión, disminuyen en forma sustantiva.

Argentina se presentó con Gerónimo Rulli en el arco; línea de cuatro, con Nahuel molina, Germán Pezzella, Lisandro Martínez y Nicolás Tagliafico. En el medio, De Paul, Leandro Paredes y Gio Lo Celso; adelante Lionel Messi, Lautaro Martínez y Alejandro Gómez.

Se apropió del balón apenas empezó el partido, y no lo soltó más. Honduras trató de sostenerse en partido, pero sólo pudo correr detrás de la pelota. El arquero fue Luis López; Marcelo Santos, Carlos Meléndez, Denil Maldonado y Omar Elvir; Deybi Flores, Héctor Castellanos, cuya función en la cancha fue seguir a Messi por todos lados, más allá de donde se ubicara Leo y donde transcurriera el juego, y Kervin Arriaga; Andy Najar, Romell Quioto y Rigoberto Rivas.

Crédito: media.afa.org.ar

A los 2′ Gómez remató apenas alto, en la primera llegada de Argentina. A los 17′ fue De Paul el que ejecutó un buen remate, que pasó al lado del palo izquierdo del arquero hondureño. Hasta que a los 15′ Messi habilitó a “Papu” Gómez, este lanzó un centro preciso, y Lautaro Martínez entró al área para definir y poner el 1-0 a favor de Argentina.

A partir de allí, la Argentina ya no tenía dudas del final que iba a encontrar en la película. Se dedicó a mover el balón, juntarse, tocar y mover el péndulo para abrir el esquema cerrado del equipo que conduce el argentino Diego Vázquez.

Llegó cómodo al final del primer tiempo; el lateral santos tomó a Lo Celso cuando entraba al área, el árbitro Rubiel Vázquez sancionó el penal, y Leo Messi lo ejecutó con maestría, para poner el 2-0 para la Argentina cuando iban 45+1′ del primer tiempo.

Crédito: media.afa.org.ar

En Honduras, Luis Palma entró por Rivas, mientras que el entrenador de la Albiceleste, Lionel Scaloni, realizó una variante para el inicio del primer tiempo. Julián Álvarez entró por Lautaro Martínez; y a los 53′ llegó el segundo cambio: Thiago Almada ingresó por Alejandro Gómez.

Pero no varió el dominio argentino. Al contrario, se profundizó con el correr de los minutos, y, de a poco, Luis López se volvió imprescindible para evitar una catástrofe hondureña.

A los 59′ Lo Celso habilitó a Julián Añvarez, y el arquero centroamericano le ahogó el grito de gol.

Crédito: media.afa.org.ar

Después llegaron más modificaciones en la selección argentina; a los 63′ Enzo Fernández ingresó en lugar de Leandro Paredes, en la tercera variante argentina, mientras que la cuarta modificación fue la de Nehuén Pérez en lugar de Germán Pezzella.

Y a los 68′ Lionel Messi cerró la cuenta con un toque sutil de emboquillada, tras recibir un pase de Enzo Fernández, quien presionó bien sobre la salida rival, y el partido quedó 3-0 para la Argentina.

A los 71′ Angel Correa ingresó en reemplazo de Lo Celso, mientras que Alexis Mac Allister entró en lugar de De Paul, aunque se ubicó como volante central.

Lo tuvo Angelito Correa, a los 72′, pero Lòpez supo ahogarle el remate.

Luego llegaron variantes en el equipo de Centro América. Iban 74′ cuando G. Mejia entró en lugar de Kervin Arriaga, mientras que J. Rosales ingresó por H. Castellanos. Un poco más tarde, a los 80′, Diego Vazquez volvió a mover el banco de Honduras. F. Flores entró en lugar de O. Elvir, y B. Rochez reemplazó a R. Quioto.

El partido lo manejaba la Argentina a voluntad, y hasta la fortuna ayudaba a Honduras para no caer por un diferencia más grande. A los 81′ Enzo Fernández sacó un tremendo remate que pegó en el poste izquierdo de López. A los 84′ Angelito Correa armó una jugada fantástica, gambeteó a dos y López rechazó su tiro. Habilitaron a Messi, quien metió una tijera, y el balón salió apenas alto. Fue el cierre de un show de Argentina, que superó con claridad a Honduras, prueba sistemas y jugadores, mientras tiene a la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022 en el horizonte.

Hernán O’Donnell

Resistió Atlético, y Tucumán se entusiasma con una campaña que no se detiene

Fue un partido durísimo, complicado, apretado. En un reducto difícil, ante un equipo, el local, que hace un culto de la presión, la intensidad y la búsqueda voraz del arco contrario. Pero Atlético Tucumán supo jugar su partido, aprovechar su momento favorable, golpear ahí, y luego resistir el embate de Argentinos Juniors. Fue una victoria respaldada en una buena segunda mitad del primer tiempo, y sostenida con orden y un enorme amor propio en el segundo. Atlético Tucumán, al cabo, venció a Argentinos Juniors por 1-2 en La Paternal, y sueña con el campeonato.

Empezó un poco mejor el “Bicho” como lo hace casi siempre de local; con mucho empuje, fuerza, velocidad, y juego directo al arco rival. Federico Lanzillotta en la valla; tres zagueros: Kevin Mac Allister, Miguél Torrén y Lucas Villalba. Línea de cuatro más adelante: Luciano Sánchez, Alan Rodríguez, Franco Moyano y Mariano Bíttolo; Andrés Roa delante, como una suerte de enganche con los dos delanteros: Gastón verón y Gabriel Ávalos.

Atlético Tucumán le opuso a Carlos Lampe en el arco; línea de cuatro con Martín Garay, Bruno Bianchi, Manuel Capasso y Matías Orihuela; Renzo Tesuri a la derecha, Guillermo Acosta de volante central, a su lado Ramiro Carrera y Joaquín Pereyra; y adelante Cristian Ménendez y Mateo Coronel. La idea era que los volantes, Tesuri, Carrera y Pereyra se adelantaran más, pero la presión los obligaba a formar una hilera con el volante central, Acosta. Así, el dibujo se asemejaba más a un 4-4-2, que a un 4-1-3-2.

A los 10′ remató Andrés Roa, y el disparo salió por arriba del travesaño. Repsondió el equipo de Lucas Pusineri, a los 17′, con un buen tiro de Renzo Tesuri que salió apenas afuera, y a partir de allí se acomodó el equipo visitante en el Estadio “Bumeran-Diego Armando Maradona”.

A los 28′ Garay ejecutó fuerte un lateral ofensivo, recibió Menéndez en el área, le ganó en el giro a Villalba, y sacó un disparo fuerte, bajo y seco, que dejó sin chances a Lanzillotta y puso el 0-1 a favor de Atlético Tucumán.

Salió con fuerza Argentinos, y forz{o una llegada a los 32′, con un centro de Lucas Villalba y el cabezazo posterior de Gastón Verón que se fue por arriba del travesaño.

La siguiente llegada fue de la visita, y otro golpe empezó a sentenciar el partido. Desbordó por derecha el equipo tucumano, llegó el centro pasado a la izquierda, y Cristian Menéndez concetó de volea un tremendo remate que se metió abajo, junto al palo derecho de Lanzillotta, para poner el partido 0-2 a favor de Atlético Tucumán, cuando se jugaban 37′.

Argentinos cerró el primer tiempo con una llegada a los 43′, tras un pelotazo de la izquierda de Mariano Bíttolo, la aparición por derecha de Sánchez, y Carlos Lampe contuvo de manera eficaz.

Gabriel Milito determinó tres modificaciones para comenzar el segundo tiempo. Nicolás Reniero ingresó por Andrés Roa; Javier Cabrera entró en lugar de Luciano Sánchez, y José Herrera reemplazó a Mariano Bíttolo.

El encuentro tomó mayor temperatura. Avanzó Atlético, y a los 50′ Joaquín Pereyra sacó un remate difícil, que terminó en corner. A los 51′ José Herrera desvió su remate, cuando estaba solo. A los 52′ Javier Cabrera lanzó un centro, cabeceó Ávalos y el balón dio en el travesaño visitante. A los 54′ cabeceó Cabrera y atrapó abajo lampe. A los 64′ fue Ávalos el que elevó su tiro. Argentinos empezaba una seguidilla de remates, que eran capturados por Lampe, o se iban desviados. Y de apoco, empezaba la defens aheróica de los centrales de la visita.

A los 67′ llegó la primera modificación dispuesta por Lucas Pusineri: Isnaldo entró en lugar de Mateo Coronel. Probó Villaba de afuera, y el tiro pasó cerca, cuando iban 69′ de juego. Enseguida, a los 71′, llegó la expulsión, por doble amonestación, de Cristian Menéndez, y a partir de allí todo fue resistir para el elenco tucumano.

Pusineri determinó entonces, a los 73′, el ingreso de Maestro Puch por Tesuri; el ingresado pasó de único delantero, mientras que a los 78′ llegaron el cuarto y quinto cambio del equipo de Gabriel Milito: Lautaro Ovando ingresó en lugar de Gastón Verón, y David Zalazar reemplazó a Franco Moyano.

Ya el partido era un ataque constante del local y una resistencia firme del equipo de Tucumán. A los 83′ Pusineri abrió la tercera ventana de cambios que le quedaba, y realizó la tercera, cuarta y quinta modificación de su equipo; Gastón Gil Romero reemplazó a Joaquín Pereyra; Di Franco entró en lugar de Ramiro Carrera, y Balante ingresó por Guillermo Acosta. Aire nuevo y fresco para la batalla final del medio campo.

David Zalazar, de buen ingresó, exigió a Lampe, a los 86′, pero el arquero boliviano respondió con mucha seguridad. A los 90+4′, otra vez Zalazar tuvo un remate que tapó Lampe. Hasta que a los 90+5′ llegó el último centro de la derecha, y David Zalazar conectó de palomita, para convertir para Argentinos Juniors, y poner el resultado final de 1-2.

Porque ya no hubo tiempo para más. Argentinos había llegado al descuento casi en el últimos supiro. Atlético Tucumán jugó un buen primer tiempo, golpeó en los momentos justos, y en el complemnto resistió con la seguirdad de Carlos Lampe, el trabajo de la defensa y la solidaridad de los mediocampistas y el único delantero que le quedó en la cancha. Suficiente para sostener la victoria y continuar con el sueño grande del campeonato.

Hernán O’Donnell

Arsenal jugó como una final y se llevó un triunfo holgado y merecido

Era una suerte de final anticipada por el tema del descenso. De esos partidos que siempre se dicen que son de “seis puntos”, por los tres que se ganan y los tres que se priva el rival de sumar, por el mismo objetivo. En este caso, evitar la pérdida de la categoría.

Arsenal jugó como una final. Concentrado, ofensivo, voraz. Aldosivi puso mucha voluntad, pero se desdibujó con los goles que llegaban del rival, y terminó el encuentro con una imagen preocupante.

Fue ambicioso desde el principio el equipo que conduce Leonardo Carol Madelón. A su clásico sistema de 4-4-2, le propuso soltura para ira buscar el partido. Alejandro Medina fue el arquero; Cristian Chimino, Ignacio Gariglio, Gustavo Canto y Damián Pérez, la línea de cuatro. En el medio, Mauro Pittón, Dardo Miloc, William Machado y Facundo Kruspzky; en el ataque, Alexander Díaz y Sebastián Lomónaco.

El conjunto de Leandro Somoza formó con José Devecchi en la valla; Joaquín Indacoechea de laterla-volante derecho; tres centrales, Emanuel Iñiguez, Patricio Boolsen y Nicolás Valentini; y de lateral-volante izquierdo, Ian Escobar. Tres medios: Leandro Maciel, Bautista Kociubinski y Javier Iritier; Tobías Cervera como extremo por derecha, y Santiago Silva de centro delantero.

Al minuto avisó kruspzky con un centro peligroso que cortó el arquero visitante, Devecchi. Arsenal se hizo muy pronto el dueño de la pelota y el territorio de juego. presionó arriba y llevó el partido al campo de Aldosivi. A los 18′ llegó con un disparo rasante de Mauro Pittón que Devecchi controló abajo. Y esa presión dio resultado.

Iban 23′ cuando William Machado tomó un rebote en el área visitante, entró en diagonal y sacó un fuerte tiro que puso el 1-0 a favor de Arsenal.

A los 27′, un empujón de Valentini a Mauro Pittón dentro del área fue sancionado con penal, de forma correcta, por el árbitro Silvio Trucco. A pesar de la comprensible protesta de Santiago Silva, que no entendía porque sancionaba la falta si el día anterior existió la misma por parte del defensor de River, caso, sobre el delantero de San lorenzo, Nicolás Blandi, y el árbitro Patricio Loustau no cobró el penal, ni el VAR advertírselo. Error grave de Loustau y el VAR que perjudicó San Lorenzo y favoreció a River, en aquel partido, pero en este, Trucco sancionó bien.

Lo ejecutó Lomónaco, a los 30′, y el partido quedó 2-0 a favor de Arsenal.

Aldosivi tuvo su primera llegada a los 38′ de juego, con un tiro libre de Javier Iritier que controló muy bien Medina, abajo.

Pero se le iba a complicar más el partido al equipo de Mar del Plata cuando, a los 45+2′, el zaguero Iñiguez golpe{o al delantero local Alexander Díaz y sufrió la segunda amarilla y la consecuente expulsión. Todo un dolor de cabezas para Leandro Somoza, que decidió reacomodar las piezas para el segundo tiempo, y dispuso tres modificaciones para comenzar el complemento: Elías Brítez entró por Indacoechea; Juan Manuel Cuesta Baena ingresó en lugar de Cervera, y Tomás Martínez entró por Iritier.

El equipo se paró con un formato de 4-1-3-1; en el fondo Brítez, Boolsen, Valentini y Escobar; Kociubinski de volante central; Cuesta Baena, Tomás Martínez y Leandro Maciel. Y el uruguayo Silva en el centro del ataque.

Pero el local tenía el control, ya los 51′ volvió a llegar con una asistencia de Chimino a Lomónaco, y el remate de este pegó en el travesaño. Aldosivi tubo una chance, a los 55′, con un tiro de Kociubuinski que se fue por arriba del travesaño.

Después, a los 57′, Cuesta Bena sacó un buen remate que pegó en el poste derecho de Medina, cuando el arquero ya nada podía hacer.

Sin embargo las llegadas del local se iban a suceder. A los 59′ Mauro Pittón habilitó a Kruspzky, y este sacó un disparo que tapó Devecchi, cuando lo más aconsejable era habilitar a Cristian Chimino, que entraba libre por derecha.

Y a los 63′ remató el partido. Mauro Pittón lanzó un centro de la derecha, entró por la izquierda Facundo Kruspzky, y de cabeza puso el 3-0 a favor de Arsenal.

Entonces, Leo Madelón empezó a jugar su partido con las modificaciones. A los 68′ Apaolaza entró en lugar de Sebastián Lomónaco, en el primer cambio del local. Llegó Alsivi a los 79′, con un tiro de Silva que Canto despejó en la línea, y a los 71′ contestó el “Arse” con un centro de Pittón y el taco de Apaolaza, que Devecchi supo controlar.

A los 80′, el entrenador local abrió la segunda ventana y realizó el segundo y tercer cambio de su equipo; Peinpil entró en lugar de Alexander Díaz, mientras que Alejo Antilef ingresó por Facundo Kruspzky. Y volvió a manejar el reloj los 82′, con la tercera ventana y la cuarta variante: Lucas Brochero reemplazó a dardo Miloc.

Arsenal cerró el partido. Sin apremios ni sobresaltos, manejo el balón hasta que concluyó el juego, y celebró tres puntos valiosos, producto de un trabajo cabal, ordenado y enfocado, tras el gran objetivo de permanecer en la categoría.

Hernán O’Donnell

Portugal acertó en los penales, y se llevó la Futsal Finalissima 2022

Fue una final intensa, pensada y equilibrada. Con mucha cautela, España se adelantó a través de una pelota quieta, y Portugal lo pudo igualar, tras un esfuerzo encomiable por llegar a la igualdad. Dejaron todo, pero no pudieon quebrarse en el marcador y debieron resolver por la vía del penal. Cinco por equipo y con la chance de cambiar al arquero en la serie.

Crédito: Prensa CONMEBOL

Primero Bruno convirtió para Portugal. El “Búfalo” Lozan igual{o para España. 1 a1. André Coelho, fuerte y seco convirtió para Portugal. 2 a 1. Edu le atajó el segundo penal a España, y los lusos quedaron en ventaja. Convirtió Pany el tercero, y se adelantó 3-1 el Campeón del Mundo. Mellado hizo su gol, y achicó a 3-2, pero luego Tomás Paco puso el 4 a 2 para Portugal, ante un nuevo arquero Didac Plana.

Raúl Campos fue a ejecutar el cuarto penal Español con la obligación de convertir para seguir con ilusiones, pero su tiro fue rechazado por Edu y Portugal celebró la conquista de la “Finalissima” 2022, al cabo merecida por su actuación global.

Antes hubo un partido. España comenzó con Jesús Herrero en la valla; A. Pérez en el fondo, S. Lozano y Mellado a los costados, R. Gómez, adelante. Portugal, con André Sousa, Joao Matos de central, Pany a la derecha, Bruno Coelho a la izquierda, y Erick Mendonca, delantero.

Llegó el equipo luso, a los 4′, a través de un remate de Bruno Coelho. Respondió españa con un disparo de Campos, a los 6′, y volvió a avisar Portugal con un tiro de Coelho y la sac{o el arquero español Herrero, de buena presencia en el área, y muy limpia salida para jugar fuera de los límites de su territorio. También se lució André Sousa, tras un tiro de Adolfo Fernández Díaz, y a los 16′ Zicky metió un cabezazo terrible, que Herrero sacó al corner.

Crédito: @CopaAmerica

Sobre el cierre del primer tiempo llegó la apertura del marcador. Tiro de esquina de Antonio, entró libre Miguel Mellado y convirtió el 1-0 para España cuando iban 19′ de juego.

Portugal apuró la intensidad en el complemento. Fue por la igualdad, y a los 6′ tuvo un remate de Zicky que salió apenas alto. Y a los 7′ Alfonso Jesús captó un pase atrás de Pol Pacheco, encontró desacomodado al arquero español, y con un toque suave, por encima de su cuerpo, mandó la pelota a la red. 1 a 1, y todo quedaba como al principio.

A los 9′ lo perdió Hugo Neves, con un disparo alto. Después apareció el arquero portugués, para una triple tapada. Al partido le sobraban emociones, aunque no podían quebrarse y al cabo fueron a los penales.

Allí celebró Portugal. Con mayor certeza en la ejecución, con Edu fundamental para la contención, el equipo actual Campeón del Mundo se dio el gusto de celebrar a lo grande en Buenos Aires, con una Copa muy valiosa.

Hernán O’Donnell

Los Pumas reaccionaron en el segundo tiempo, pero Sudáfrica ya había trazado el destino

La semana fue atípica, con un cambio de escenario cuando faltaban unos días para el Match, que modificó la logística, la organización, incluso los horarios de traslado. La enorme expectativa del público de Buenos Aires por ver al seleccionado nacional de rugby, habituado a Vélez Sársfield, pero ante el mal estado del campo de juego del equipo de Liniers, se vio trasladada a Avellaneda, al Estadio “Libertadores de América-Ricardo Enrique Bochini”, del Club Atlético Independiente. Hacia allí irán los fieles…

La 5ta. fecha del VISA Macro Rugby Championship era una hermosa oportunidad para el seleccionado argentino. Ante los Springboks, los siempre difíciles y actuales Campeones del Mundo, la tarde se presentaba ideal para disfrutar de buen rugby y soñar con un torneo que cada año crece en prestigio, calidad y competencia.

El head coach Michael Cheika dispuso siete modificaciones con respecto a la formación que enfrentó a los All Blacks, en Hamilton, en la cuarta fecha del Torneo. Decidió el ingreso de Nahuel Tetaz Chaparro, Eduardo Bello, Matías Alemanno, Juan Martín González, Gonzalo Bertranou, Jerónimo de la Fuente y Lucio Cinti, en reemplazo de Thomas Gallo, Joel Sclavi, Guido Petti, Santiago Grondona, Tomás Cubelli, Matías Moroni y Santiago Cordero. Y volvieron al banco de suplentes Agustín Creevy y Rodrigo Bruni, lo que completó un cuadro de relevos de alta categoría.

Al cabo, el equipo de Michael Cheika se presentó con Nahuel Tetaz Chaparro, Julián Montoya y Bello; Matías Alemanno y Tomás Lavanini; Juan Martín González, Marcos Kremer y Pablo Matera; Gonzalo Bertranou y Santiago Carreras; Lucio Cinti, Jerónimo De La Fuente, Matías Orlando y Emiliano Bofelli; Juan Cruz Mallía.

Los Springboks se alinearon con Steven Kitshoff, Malcom Marx y Frans Malherbe; Eben Etzebeth y Lood de Jager; Slya Kolisi, Franco Mostert y Jasper Wiese; Jaden Hendrikse y Damian Willemse; Makazole Mapimpi, Damian de Allende, Jesse Kriel y Canan Moodie; Willie Le Roux.

Fue un partido muy complicado para Los Pumas. A pesar de haber comenzado 3-0 a favor después de un penal de Emiliano Bofelli, a los 8′, la visita volcó el juego hacia las 22 yardas argentinas. Willemse igualó de penal a los 11′ para poner el marcador 3-3; luego erró uno factible, a los 14′, pero eso empezó mostrar una constante del primer tiempo: errores e indisciplina de Los Pumas que se reiteraron en penales en contra.

Falló Bofelli, a los 17′, un penal muy lejano, y ya no volvió la Argentina a tener oportunidades hasta el cierre del primer tiempo.

A los 21′ Hendrikse marcó un try en el que había recibido falta; try penal y el marcador quedó 3-10 para Sudáfrica, con la consecuente amonestación de Santiago Carreras. A jugar Los Pumas con un hombre menos durante diez minutos, y el marcador que se alejaba. Tuvo un penal Boffeli, a los 25′, y el score quedó 6-10. Después, retomó el control la visita, y a los 29′ Hendrykse marcó otro try, convirtio Willemse y Sudáfrica quedó arriba por 6-17. El try del hooker Marxx, a los 34′, puso el primer tiempo 6-22.

Cayó en la indisciplina Argentina, y sobre el cierre del primer período fue amonestado Bertranou.

Comenzó el segundo tiempo y Los Pumas presentaron una modificación: Tomás Cubelli ingresó por Lucio Cinti; más tarde, a los 46′, Thomas Gallo reemplazó a Tetaz Chaparro, y Joel Sclavi ingresó por Eduardo Bello. A los 49′, el cuarto cambio en el local: Matías Moroni entró por Bertranou, que cumplía los diez minutos de suspensión y ya no regresó.

En Sudáfrica, a los 52′ Kwagga Smith entró por De Jager, y a los 55′ Elirgh Louw reemplazó a Jasper Wiese. A los 62′ fue amonestado Le Roux, mientras que Faf De Klerk entró por Jaden Hendrikse, Nyakane ingresó en lugar de Siya Kolisi, y Deon Fourie reemplazó a Malherbe.

Argentina creció con los cambios; el ingreso de Guido Petti por Alemanno, Bruni por González y Agustín Creevy por Julián Montoya le renovó el aire al equipo. Llegó el try penal a los 65′, y el marcador quedó 13-22. La consecuente amonestación dejó a Sudáfrica con 13 hombres por un tiempo. La gente se levantó y el Estadio se convirtió en la famosa “Caldera del Diablo”. Entre el griterío, el empuje, y ese aire renovado de los ingresantes, Los Pumas tuvieron en ese tiempo su mejor momento en el partido. Llegó el try de Moroni, la conversión de Emiliano Bofelli, y el score quedó 20-22 cuando iban 68′. Entonces la “Caldera” ya fue una explosión de gritos y júbilo.

Pero, una buena jugada visitante terminó con los sueños, porque De Allende marcó un try convertido por Frans Steyn y el marcador quedó otra vez estirado: 20-29, a los 74′.

Entró Benjamín Urdapilleta en reemplazo de Santiago Carreras en el local, mientras que en Springboks Andre Esterhuizen reemplazó a Jesse Kriel.

Pero Sudáfrica había regresado al partido, y a los 79′ Malcom Marx volvió a apoyar cerca de la bandera, convirtió Steyn y el marcador quedó 20-36

La misma diferencia de 16 puntos con que había terminado el primer tiempo. Sudáfrica había ganado el primer tiempo con claridad, y Argentina remontó en el segundo tiempo, cuyo parcial fue de empate, a pesar de ese momento del local, cuando el Estadio era una “Caldera” y todos creímos que Los Pumas escribirían una página más de su épica y sus hazañas.

Hernán O’Donnell

Portugal y España dominaron las semifinales y Buenos Aires verá una final europea

La Finalissima será europea. Ni Argentina ni Paraguay pudieron con sus rivales, España y Portugal, que cruzaron el océano y jugaron unas semifinales convincentes, hasta ganar sus respectivos encuentros y clasificarse finalistas de este cuadrangular, llamado Futsal Finalissima 2022. El Estadio “Mary Terán de Weiss”, conocido como Parque Roca, vivió una jornada mágica, con el triunfo de Portugal sobre Paraguay por 2-1 cuando caía la tarde, y ya a la nochecita España fue sólida y efectiva, para derrotar al equipo local por 0-3.

Crédito: Prensa CONMEBOL

Un marco muy respetable, un clima de evento grande, la gente propia del Futsal, y la barra bullanguera. Primero fue el turno de Portugal, que debió sufrir para remontar el marcador ante un Paraguay que se mostró aguerrido, intenso, y con pasajes de dominio. El equipo guaraní tuvo un buen primer tiempo, donde generó varias situaciones, la más clara por parte de Richard Rejala, que desvió un remate muy factible, tras recibir de Hugo Martínez. El conjunto dirigido por Carlos Chilavert inició el partido con Giovanni González; Arnaldo Báez, Juan Gómez Salas, Francisco Martínez y Pedro Pascottini. Portugal comenzó con André Sousa en la valla; Erick Mendonca, Joao Matos, Bruno Coelho y Anilton Silva. Con un claro esquema de 3-1, los lusos se debatieron contra la garra guaraní, que con 2-2 se desdoblaba en la intensidad de la presión, y el toque rápido.

Se puso en ventaja a los 17′ por intermedio de Antonio Ozuna, y tuvo otra chance para aumentar, pero lo impidió Sousa. Paraguay se fue arriba 1-0 en el primer tiempo.

Crédito: Prensa CONMEBOL

Portugal aceleró en el complemento y cambió el rumbo del partido. A los 29′ igualó Pany Varela, y el partido quedó 1-1. Allí pareció encontrar el camino el equipo europeo. Con gran trabajo de Joao Matos en la defensa, el equipo fue veloz y desbordó a Paraguay en el complemento, hasta lograr el segundo tanto que revirtió el marcador, a través de Erick, a los 33′, para poner el 1-2 final a favor de Portugal. La Finalissima ya tenía un protagonista central.

Crédito: Prensa CONMEBOL

Luego fue el turno de Argentina ante España. El equipo de Matías Lucuix empezó con Nicolás Sarmiento en el arco; Angel Claudino, Lucas Bolo, Alan Brandi y Pablo Taborda. El seleccionado que dirige Fede Vidal arrancó con Jesús Herrero en la valla; Raúl Gómez, Raya, Sergio Lozano y Miguel Angel Mellado.

El encuentro comenzó con una Argentina intensa, y España prolija, con dos remates de afuera que obligaron a Sarmiento a volar y revolcarse. A los 5′ tuvo Maxi Rescia una llegada clara a través de un remate que pasó apenas alto. A los 6′ Raúl Campos aprovechó un balón limpio en el centro del área y puso el 0-1 a favor de España.

Crédito: Prensa CONMEBOL

Allí se ordenó la visita, con un esquema cerrado y un trabajo defensivo muy sólido. Argentina intentaba llegar, pero chocaba y no lograba progresar en campo contrario. A los 15′ otra vez Raúl Campos fue oportuno y puso el 0-2 para España.

Era cuesta arriba el partido para el local, y ni siquiera lo acompañaba la suerte ya que a los 19′ disparó Angel Claudino y su ejecución pegó en el palo.

Jugó con más presión el local en el inicio del complemento. Pero le costaba perforar a la defensa de los europeos, que volvieron a tener una posibilidad a los 25′ con otro buen remate de Campos.

Crédito: Prensa CONMEBOL

Argentina jugó los últimos minutos con Basile como arquero-jugador, y en ese ir final, a los 39′ Didac, el arquero que entró en la roja, convirtió con un disparo de arco a arco. Así se cerró el encuentro, con un concluyente 0-3 para España, que tuvo inteligencia y orden para llevarse el partido y acceder a la final.

La Finalissima, al cabo, será europea. Como un signo de estos tiempos en el balompié, donde el viejo mundo domina.

Hernán O’Donnell

Se juega la Finalissima y la pasión del Futsal desbordó a Buenos Aires

Ha crecido de manera exponencial. De unos años a esta parte, el Futsal se ganó un lugar bajo estos cielos que es motivo de orgullo por parte de aquellos que tanto trabajor y lucharon por darle cabida, visibilidad y desarrollo a esta disciplina. La Argentina lo vive con una pasión que se emparenta con el Fútbol tradicional, aunque aún tiene un recorrido por hacer y una historia para desarrollar, pero con hitos que fueron importantes para tejer un presente que lo ubica en esta “Finalissima”, al cabo la Competición que reúne a los equipos nacionales finalistas de la última Eurocopa Futsal, Portugal y España, y de la CONMEBOL Copa América Futsal, Argentina y Paraguay. Estas cuatro selecciones, las mejores de Europa y Sudamérica, disputarán un cuadrangular, a partir de mañana y hasta el próximo Domingo 18 de Septiembre, para consagrar al Campeón de la “Finalissima”, en el marco de la colabroación y convenios que existen entre la CONMEBOL y la UEFA.

La Argentina, que antes de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA-China 2004, no tenía la envergadura ni la relevancia de estos días, cuando cuentan los que saben que no poseía la infraestructura de hoy, los campeonatos eran integrados por menos equipos, en la segunda división algunos desertaban antes de llegar al final, y no había canchas de la disciplina, hizo un esfuerzo mancomunado para llegar al cuarto puesto de dicho certamen, y no dejar de crecer hasta consagrarse Campeón de América en 2015 y luego en la Copa Mundial de Futsal de la FIFA-Colombia 2016; mientras que fue segundo en el último certamen, Lituania 2021, jugado un año después de su programación, por la pandemia que afectó al mundo.

El Estadio Mary Terán de Weiss, también conocido como Estadio “Parque Roca”, albergará el torneo, que comenzará el Jueves 15 de Septiembre, con el enfrentamiento entre Portugal y Paraguay, a partir de las 17 hs, en tanto, a las 19.45, jugarán Argentina y España.

Federico Vidal Montaldo, Director Técnico de España, afirmó que “fue un año complicado, donde no conseguimos los resultados que queríamos. Esta es una oportunidad para demostrar que España es una de las mejores selecciones del mundo”.

Con respecto a la semifinal, indicó: “Será un partido con mucha presión. Con mucha fuerza en la defensaa nivel defensivo, hay que hacer circular la pelota, mantener la hegemonía en lo ofensivo y lógicamente evitar los errores porque el rival te puede matar”.

“Tenemos que acercarnos a la excelencia, y eso requiere un alto nivel de exigencia”, había declarado Matías Lucuix, entrenador de la Selección Argentina, hace unos días. “Será un torneo muy duro, muy difícil, pero tenemos que aprovechar esta oportunidad, y disfrutar. Vamos a jugar en nuestro país, con nuestra gente, eso es muy motivador. España será un rival durísimo, de los mejores del mundo, tiene una gran historia en esta disciplina. Tenemos el gran desafío de vencerla, nunca lo hicimos, solo empatar. Confío en el equipo, en mis jugadores, y tendrmeos que hacer un gran esfuerzo físico y mental para poder superarlos”, también señaló unos días antes.

“Estamos preparados, creo que tendremos oportunidades, pero también debemos saber que tenemos que hacer un partido perfecto”, resumió el entrenador argentino.

Paraguay, Portugal, España y la Argentina. Todos ya conocen el escenario, han estado en el piso y han trabajado en el entrenamiento previo a las semifinales. La Finalissima llegó a Buenos Aires, y el show del Futsal está por comenzar.

Hernán O’Donnell

Dybala mueve los hilos y Roma se prende a una ilusión

La Serie “A” italiana arde. Recién empieza la temporada 2022/23, y ya se vislumbra un torneo apasionante, parejo, dramático. Con varios equipos en condiciones de soñar con el título, el célebre “Scudetto”. El Milan, claro está. El actual campeón mantiene su vigencia, su estilo, y su respeto. Un equipo que juega bien, que cuenta con una forma muy clara a través del perfil de Stéfano Pioli, su entrenador, y que ha recuperado la grandeza en algún momento extraviada. El Nápoli, principal rival. Un conjunto que ya marca una tendencia, y que ha barrido a Liverpool, el gigante de Inglaterra, en el debut en la Champions League de esta temporada. Inter, con Lautaro martínez a la cabeza. Juventus, por todo lo que siempre representa la “Vecchia Signora” en el fútbol italiano. Atalanta, de buenas perspectivas. Lazio, con la sabiduría de Maurizio Sarri.

Roma, con la conducción de José Mourinho. quiere sumarse a ese lote. Por eso el encuentro ante Empoli resultó muy importante, porque tras el buen comienzo, la caída por 4-0 ante Udinese fue un golpe duro del que debió recuperarse rápido. Por eso ante Empoli fue un conjunto de voluntades, despierto, solidario, y con la conducción de Paulo Dybala, que le dio la magia y la creatividad necesaria para ganar el partido.

Sin ser una tromba ni desbordar de fútbol, el equipo de la capital italiana salió a dolbegar al Empoli, en el cierre de la sexta fecha de la Serie “A” italiana. A los 6′ avisó con un remate de Paulo Dybala que pegó en el poste derecho del arco local, y a los 16′ abrió el marcador con un fantástico tiro de Dybala, con comba incluída, que se coló en el ángulo superior derecho de Guglielmo Vicario, el arquero local.

Empoli se presentó con Vicario en la valla; Stojanovic, Ismajli, Luperto y Fabiano Parisi; Nicolas Haas, Marin y Bandinelli en la mitad de la cancha; un poco más adelantado, Marco Pjaca, y de atacantes, Sam Lammers y Martin Satriano.

La Roma jugó con el portugués Rui Patricio al arco; tres centrales, Gianluca Mancini, el inglés Smalling y el brasileño Ibáñez; Celik por el carril derecho, Cristante y Matic de medio centros, Spinazzola por el carril izquierdo; Paulo Dybala, adelante y volcado a la derecha; Lorenzo pellegrini, a la izquierda, y Tammy Abraham de centro delantero.

Empoli intentaba darle curso a la velocidad de sus delanteros, pero chocaba con el embudo propuesto por el visitante. Incluso Roma generó dos posibilidades más, a los 29′ Dybala habilitó a Pellegrini, y el disparo de este fue detenido por el arquero local. A los 30′ Celik se proyectó por derecha y sacó un remate fuerte que se fue por arriba del travesaño. Parecía que no peligraba el triunfo del equipo de Mourinho en el primer tiempo, pero sobre el cierre, a los 42′, llegó un centro de la derecha y Bandinelli se anticipó muy bien y con un cabezazo marcó el 1-1.

Salió decidido el visitante en el complemento; sabía que los puntos eran muy importantes para no perder el tren del campeonato. A los 48′ llegó con un tremendo cabezazo de Ibáñez. Entendió Paolo Zanetti que debía retocar su esquema, y a los 51′ hizo el primer cambio para el Empoli: Cace reemplazó a Parisi, en el fondo local.

Más tarde, a los 62′, hizo dos variantes más. Bajrami ingresó por Pjaca, en la segunda modificación local, mientras que Akpa Akpro reemplazó a Haas, en el tercer cambio, para darle un refresco a la zona de ataque.

Pero la magia de Dybala iba a dar un nuevo golpe, y a los 70′ se fue por derecha, enganchó para perfilarse a su mejor pefil y sacó, de zurda, un centro que conectó Tammy Abraham para poner el 1-2 a favor de Roma.

Tomó un respiro el conjunto visitante, porque a su esfuerzo y solidaridad, le encontró un premio. Y estuvo cerca de estirar la ventaja, pues a los 76′ Ibañez se proyectó con decisión al arco contrario, fue derribado al ingresar al área grande y el juez sancionó la pena máxima. Tras la revisión del VAR y las protestas habituales, a los 79′ se hizo cargo Lorenzo Pellegrini, pero su ejecución fue muy fuerte y alta, el balón pegó en el travesaño y se fue por arriba. El partido continuaba 1-2 para la visita.

José Mourinho, entonces, decidió renovar el aire de su equipo, y a los 80′ hizo los dos primeros cambios. Andrea Belotti entró en lugar de Tammy Abraham, y Edoardo Bove reemplazó a Paulo Dybala. El local cerró sus variantes con la cuarta y quinta modificación, a los 81′ de juego: Nicoló Cambiaghi entró en lugar de Marin, en tanto Alberto Grassi reemplazó a Sam Lammers.

Pero las ilusiones locales se iban a complicar al final, cuando a los 86′ fue expulsado Akpa Akpro, y enseguida, a los 88′ Celik tuvo una llegada profunda, el pase a Bove y la tapada del arquero local evitó la caída de su valla.

Las emociones iban a durar hasta el final, porque a los 90+2′ Bandinelli probó de afuera y respondió Rui Patricio. Mourinho aplicó el congelador; a los 90+4′ hizo su tercera variante, Mohamed Camara entró por el capitán Lorenzo Pellegrini. Llegó Belotti a los 90+5′ y otra vez Vicario sacó al corner. Iban 90+6′ cuando el uruguayo Viña entró en reemplazo de Spinazzola, en el cuarto cambio visitante, también para scarle jugo al reloj.

Y se abrazó Roma a la victoria. Porque se recuperó de una dura caída, trepó en la tabla de posiciones y se mantiene en el tren de las ilusiones.

Hernán O’Donnell

Arsenal y Vélez igualaron en una tarde plena de emociones, goles y polémicas

El último gol del partido, el de Miguel Brizuela, que puso la igualdad final en dos tantos, encendió la polémica de un partido que terminó muy caldeado, aunque en el desarrollo se vivió una tarde plena de fútbol, con dos equipos ambiciosos, con ganas, con goles y con alternativas cambiantes. Había sido algo mejor Arsenal a lo largo del partido, pero el empate que logró Vélez le agregó una cuota de intensidad final a un encuentro que había tenido muchas cualidades.

Arrancó mejor el equipo de Leonardo Carol Madelón. A los 2′ tuvo una chance con un disparo de Kruspky que Burián sacó al corner. Era la señal del local, que salió con Alejandro Medina al arco. Cristian Chimino, Ignacio Gariglio, Gustavo Canto y Damián Pérez; Mauro Pittón, Braian Rivero, Dardo Miloc y Facundo Kruspzky; Alexander Díaz y Juan Apaolaza.

Vélez Sársfield se alineó con Leonardo Burián en la valla. Línea de cuatro con Leonardo Jara, Matías de los Santos, Valentín Gómez y Francisco Ortega. Por delante, Santiago Cáseres como volante central; Nicolás Garayalde como interno derecho, José Florentín de interno izquierdo; Walter Bou a la derecha, Lucas Janson a la izquierda, y de centro atacante, Lucas Pratto.

Fue Pratto el eje del equipo visitante. Por sus pies e ideas nacieron las maniobras más importantes, como la que armaron a los 19′ cuando Pratto combinó con Florentín, recibió y jugó rápido a la izquierda para el pique de Ortega, este lanzó el centro y el cabezazo de Bou fu atajado por Medina.

Respondió Arsenal a los 21′, con un tiro de Alexander Díaz que se fue muy cerca. Era repartido el dominio y el control, aunque Arsenal insinuaba más. Sin embargo, la visita abrió el marcador.

Iban 30′ cuando llegó el centro de Valentín Gómez desde la izquierda, salió Alejandro Medina a despejar, chocó con Gustavo Canto y el balón derivó hacia adentro, pegó en Ignacio Gariglio y se fue adentro de la valla local, para que Vélez se pusiera adelante por 0-1.

El equipo de Madelón se adelantó en el campo, y a los 35′ tuvo una clara llegada. Mauro Pittón tocó a la derecha, Chimino lanzó el centro, Díaz se la bajó a Braian Rivero y este sacó un disparo que pasó por arriba del travesaño.

Y a los 40′ llegó a la igualdad. Tiro libre para el local. Facundo Kruspzky tocó con Damián Pérez, este se la abrió a la derecha para el propio Kruspzky que lanzó el centro, cabeceó Apaolaza, no pudo retener Burián y Cristian Chimino aprovechó para rematar cerca del arco y poner el 1-1 en el partido.

El local dejó esa mejor imagen del primer tiempo con un tiro libre, a los 45+1′, que ejecutó Kruspzky y el balón se fue por arriba del travesaño.

Comenzó mejor Vélez el segundo tiempo. Con la proyección y el manejo de Leandro Jara por derecha, la ubicuidad de Lucas Pratto para hacerse eje del juego, el conjunto de Alexander Medina dominó el territorio, hasta que Arsenal metió un buen contragolpe a los 49′, y con una combinación entre Alexander Díaz y Pittón terminó con un buen disparo del ex jugador de Unión que contuvo Burián.

Se lesionó Valentín Gómez en la defensa de Vélez y tuvo que ser reemplazado por Miguel Brizuela, a los 50′ de juego.

Estaba ya mejor el local; a los 52′ Apaolaza presionó en una salida visitante, consiguió el balón, sacó el centro y Alexander Díaz se arrojó de tijera para empalmar un buen remate que atrapó el arquero visitante.

Y a los 53′ Apaolaza fue a cabecear un centro, Ortega quiso rechazar e impactó con su botín en la cara del delantero local. Penal sancionado por Sebastián Zunino, lesión para Apaolaza que debió ser reemplazado por Lucas Cano ya a los 56′ y la pena máxima la ejecutó Alexander Díaz, a los 58′, para poner el partido 2-1 a favor de Arsenal.

El conjunto de Sarandí había dado vuelto el resultado, con juego y dominio de las situaciones. a los 59′ volvió a llegar con un tiro de Lucas Cano que atajó Burián. Estaba desdibujado Vélez, entonces el “Cacique” Medina resolvió hacer dos variantes más. Julián Fernández entró por Garayalde, segunda variante en la visita, y Franco Díaz reemplazó a Walter Bou, en la tercera modificación del equipo de Liniers, ambas en la segunda ventana habilitada para ellos, a los 64′ de juego.

Sin embargo, amenazaba Arsenal en cada contragolpe, y a los 69′ Cristian Chimino llegó libre por derecha y su remate se fue por encima del travesaño.

Vélez chocaba con la defensa local. Pratto era el único faro de juego, pero no hallaba socios para sacudir al rival. Y a los 81′ se lo volvió a perder el equipo del “Viaducto”, con un remate de Kruspzky que pasó muy cerca del arco visitante.

El entrenador visitante resolvió hacer su cuarta y quinta variante a los 83′, en la tercera ventana posible. Mateo Seoane ingresó por S. Cáseres, y A. Osorio entró en lugar de José Florentín. En el local, Madelón dispuso, a los 84′ que Joaquín Ibáñez ingresara por Alexander Díaz, agotado en lo físico, y Alejo Antilef entró en lugar de Facundo Kuspzky.

Parecía que el final se aproximaba con la lògica victoria local, pero en el fútbol hay una vieja ley que dice que los goles que se erran en un arco luego se concretan en el otro. Y algo de esto sucedió, porque Vélez aprovechó a fondo su oportunidad luego de que Burián lo salvara en varias ocasiones, y a los 86′ Miguel Brizuela convirtió un centro que había recibido de Lucas Pratto, pero tras el off side cobrado de inmediato, y la revisión del VAR, tras unos cinco minutos de deliberación, se sancionó el tanto, que fue el del 2-2 final. La falta previa cobrada motivó grandes quejas de los futbolistas de Vélez; la revisión extensa y la aprobación final generaron la bronca de los jugadores locales. Y los diez minutos adicionados generaron más nerviosismo que fútbol. Ya no pudieron sacarse ventajas, excepto por la última jugada, a los 90+9′, donde Antilef sacó un buen centro, Mauro Pittón remató y Burián, de lo mejor del encuentro, pudo controlar.

Pero ya todo estaba terminado, con esa enorme polémica que llegó sobre el final, después de una tarde de buen fútbol, goles y emociones.

Hernán O’Donnell