Una tarde de cielo marrón…

Hay que ver esas lágrimas que caen por las mejillas de los cincuentones; hay que sentir ese palpitar fuerte de los que pisan los 40; hay que apretujarse y saltar, y cantar, y gritar, como lo hacen los jóvenes y adolescentes de “la 16”; hay que tomarse un avión y venirse desde Francia como lo hizo Lisandro Arbizu para vivir este domingo que puede ser de gloria; hay que compartir una tarde soleada de inmenso calor rodeado de grandes, chicos, adolescentes, jugadoras de hockey y alentar y aplaudir, y vivir la tarde soñada tanto tiempo; hay que emocionarse como Alejandro Galli, que agita los brazos y mira conmovido a la tribuna mientras el partido se juega en el otro lateral y falta muy poco para que termine…

Hay que entender la historia de un club enorme, que supera de largo modo el siglo de vida, que se arraigó en un barrio de Buenos Aires y supo cobijar a generaciones y generaciones de deportistas y soñadores; que fue puntal enorme en el desarrollo de muchísimos deportes en la Argentina: Fútbol, Rugby, Natación, Tenis, Cricket…Un club que salió tres veces campeón de la Liga de Fútbol, que luego se quedó con el rugby ya que adoptó la decisión de no profesionalizarse; un club que generó nadadoras como Jeanette Campbell, Medalla de Plata en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936; que tuvo grandes tenistas, conjuntos de hockey sobre césped que regaron de esfuerzo los campos naturales y hoy lo hacen el sintético; equipos de rugby que fueron históricos, grandes campeones que en la década de los ’60 alumbraron con grandes conquistas, que en 1968 cerraron la puerta por melancolía…Hay que entender todo esto para poder ver, sentir y disfrutar la mágica tarde del sábado 15 de octubre de 2016…Vamos, subamos a la vieja tribuna del Atlético de San Isidro, apretemosnó, agarremos fuerte la bandera y vamos a vivir una jornada que promete ser memorable…

img_0702

Belgrano Athletic salió decidido a ganar el partido. Sabía que enfrente había un rival durísimo, un equipo sólido, serio y ganador; que sólo había perdido un partido en el año y que en el Top 14 había llegado a la final invicto. Un equipo, Hindú Club, que no regala nada, juega todos los partidos con la mayor seriedad y no se lo puede dar nunca por perdido. Hasta el último segundo mantiene la presión y la concentración para ganar un encuentro; lo prueba la semifinal el sábado anterior, frente a Newman.

Pero la gente del “Marrón” sentía que era su tarde. Que esta vez no se iba a escapar. Un aura de mágico optimismo rodeaba el ambiente y el público lo entendió desde que se logró el pase a la final. La semana se vivió con una mezcla de mesura y ansiedad, pero todos sabían que el club estaba ante las puertas de la gloria. Y se la esperó y acunó durante todos esos días, matizados entre los entrenamientos y los preparativos para el gran día. Por eso, por 80 minutos, Belgrano se mudó de barrio. Coparon San Isidro, metieron gente en la general hasta convertirla en un racimo asfixiante de cantos, bombos, banderas y apretujones. Se desparramaron por el sector opuesto, llenaron las plateas y desbordaron cada una de las tribunas. Y el equipo respondió. Desde la entrada en calor se veía la fiereza y la concentración de un equipo que transmitía mucha confianza.

img_0707

Desde el inicio empujó a Hindú contra su in goal; lo maniató con los forwards, empujó y tuvo buena defensa cuando evitó un try en un contragolpe que hubiera cambiado la historia del partido. No pudo aprovechar dos penales desde el centro (uno pegó en el palo), pero fue determinante su vocación, su tackle a destajo y el sacrificio de los forwards, donde una vez más se lució Francisco Gorrisen.

Los dos tries de Ferronato convertidos por Lopez Isnardi, y el descuento de Díaz Bonilla de penal cerraron un 14-3 para Belgrano que presagiaba un buen augurio. Pero Hindú nunca se rinde y salió más decidido en el segundo tiempo. Así llegó al try de Faraone que lo acercó: 14-10 para el que hacía de local. Y reaccionó Belgrano. Con un penal importantísimo de Lopez Isnardi se puso 17-10; el try de Arizaga a los 26 minutos trajo la tranquilidad: 22-10 y una diferencia grande para empezar a dejar correr la ilusión…

Y los minutos finales! Ese penal que aumentaba a 25-10!! La defensa heróica, la sangre de los forwards, ¡el temperamento de Tomás Filipuzzi!, la serenidad de Tomás Rosati, ¡lo que contagia el “Oso”!!, el ingreso del benjamín “Juanchi” Lando, el símbolo “Panchito” Cubelli y los abrazos de todos en el banco de suplentes que festejaban esas últimas imágenes de un partido que, ya sin presiones, podía durar mucho más; esos momentos difíciles de ver con nitidez, pues se nublaban los ojos y la vida se paseaba como un carrousel melancólico; porque quedaban sepultados 48 años de angustias y frustraciones, porque se metían en el cuerpo y alma de toda la familia marrón los momentos vividos, el descenso del ’82, el regreso en 1983, el surgimiento de figuras increíbles como Lisandro Arbizu o Tomás Cubelli, firmes en la tribuna para alentar a su club…

Esos minutos finales deberían quedar para siempre. Para la eternidad. Una final ganada con autoridad, sin sufrimiento, con ese último tramo que uno pedía que se detuviera allí como una foto, que no se terminara nunca, que el tiempo se congelara en ese instante, porque la victoria lucía asegurada, porque nada podía impedirla y porque invitaban al goce por un título tan esquivo, un final que permitía emocionarse y festejar, gritar y reir, cantar y llorar, y mirar al cielo, que dicen que es celeste, pero para nosotros, tal vez porque tenemos la vista inundada de emoción, hoy se tiñó de marrón…

hernan-en-vina-del-mar-chile-1024x229

 

Hernán O’Donnell

 

Los Jaguares se despidieron con un triunfo

Fue una buena victoria, valiosa, merecida. No se había jugado bien en el primer tiempo, al menos no se pudieron disimular las fallas, y cada error se pagó caro. pequeños errores, que a veces pasan inadvertidos, en esa primera parte se tradujeron en puntos para los Lions. Y el acierto a los palos, la mente puesta siempre en sumar, en mantener el partido a tiro, en saber que si había una mínima chance, un penal, por ejemplo, siempre era mejor sumar de a tres que buscar un hipotético try.

WP_20160716_013

Los Jaguares entendieron que el partido significaba mucho en cuanto al futuro. La despedida, el cierre, el saber que la última imagen iba a perdurar hasta el año que viene, cuando otra vez se abra esta competencia y el Super Rugby esté en el calendario internacional.

Por eso la decisión de sumar de cualquier forma y lugar, para irse con la victoria. Para que la gente que pobló la helada noche de Buenos Aires se vaya del Estadio “José Amalfitani” con una sonrisa. La primera parte se sufrió con dos tries en contra, pero el acierto en 4 penales nos llevó a un parcial de 12-15 y un marcador ajustado, para sentir que el equipo estaba en el partido.

WP_20160716_014

Una duda en la marca en el comienzo del segundo tiempo le permitió a los visitantes visitar el in goal por tercera vez y sumar con la conversión, lo que les dio un parcial de 12-22.

Allí apareció la garra de los argentinos. La vergüenza deportiva y la decisión para revertir la situación. Facundo Isa fue el abanderado; lo siguió Lavannini y Petti, que buscaron poner siempre al equipo en ataque. Montoya no estuvo preciso en los lines, pero fue duro en el choque y en los rucks. Hernández supo utilizar con precisión su pie y Cordero aportó su habitual audacia. Los Jaguares crecieron y se superaron.

WP_20160716_015

Entonces llegó el try de Isa: el público se levantó y el marcador quedó 17-22. Otra vez estábamos cerca.

Y si el line no funcionaba, sí lo hacía el scrum. A los 17 del complemento el try penal convertido por Sánchez permitió revertir el marcador: 24-22 para los locales. Enseguida el try de Alemanno, también convertido por el tucumano Sánchez. Entonces el marcador quedó 31-22. El estadio ya vibraba con gritos y los argentinos no cesaban en el tackle y la búsqueda ofensiva.

Se jugaba en terreno visitante, que nunca pudo frenar el avance de los Jaguares. Poco quedó del equipo ofensivo y habilidoso del primer tiempo. Los Lions sufrían una amonestación y en inferioridad numérica fueron superados. Otro penal de Sánchez selló el 34-22 final.

Un triunfo justificado en el segundo tiempo, a partir de la decisión de ir a buscarlo. Los Jaguares querían despedirse de su gente, que siempre fue fiel en el acompañamiento, y en el último encuentro, tuvo su recompensa.

WP_20160514_033

 

Hernán O’Donnell

Una noche de lluvia, barro y emociones

Fue el reencuentro con la victoria y con la satisfacción del deber cumplido. Los Jaguares elaboraron un triunfo amplio y merecido, y se reencontraron también con su gente, que fue reducida por las inclemencias del tiempo, pero fiel en la presencia y en el apoyo a los jugadores.

Los Jaguares hicieron pie en el barro del Estadio “José Amalfitani”. Sobrellevaron el penal en contra y muy rápido Nico Sánchez puso el 3-3 con un penal. Después llegó el try convertido para ponerse 10-3 y el try de Creevy donde todos empujaron para establecer el 15-3 parcial. Descontaron los Bulls con un penal y nos fuimos a refugiar de la lluvia y el viento tras un primer tiempo auspicioso: 15-6

WP_20160702_009

El segundo tiempo se jugó con más ritmo y fiereza. Crecieron los argentinos por la garra de Creevy, el empuje de Lavannini, el talento de Sánchez, la capacidad de Tuculet y la audacia de Cordero.

Un penal de Nico Sánchez, y 18 a 6. Buen momento para desarrollar las facetas del juego. Tackle y creatividad. Y garra y corazón. Otro empuje coordinado, otra avalncha de peso en una banda y otro try del capitán Agustín Creevy, muy parecido al del primer tiempo: 23-6, ante un rival duro y peleador.

WP_20160702_010

Un try de Bulls achicó la diferencia a 23-11 y otro penal de Sánchez la volvió a estirar a 26-11.

Enseguida, otra vez el tucumano Sánchez acertó un penal a los palos y los argentinos se adelantaron 29-11.

Llegó el momento del rugby desplegado, abierto, duro e intenso. Los Bulls no se achicaron y pelearon el partido. Con más vergüenza que rugby fueron a buscar el descuento. Los locales contestaron con tackles y propuestas de contraataque. Fueron cinco minutos, los finales, donde se vio un rugby de nivel, jugado con honor e intensidad.

Y con toda la alegría de volver a cantar victoria, ante un público fiel y una tormenta permanente que regó de esfuerzo y sacrificio la victoria de los Jaguares.

WP_20160514_033

 

Hernán O’Donnell

Los Jaguares enamoran a la gente

Más de 3000 personas se sumaron a la fiebre de los Juaguares; tras la última victoria, la noche helada de los 73 puntos, el show de tries y el hat trick de Leo Senatore, donde alrededor de 12.000 personas desafiaron la gélida noche y fueron a Vélez Sársfield, ahora ante los Shraks el número de acompañantes creció a más de 15.000. Hast se habilitó la popular local, para que la gente tuviera más espacio. Y el equipo, a pesar de perder, respondió.

WP_20160514_012

Respondió porque puso garra, corazón y actitud; porque ante un adversario bravo, le metió presión y defendió con hidalguía su in-goal. Porque se levantó de la lesión prematura de la “Pantera” Montero, y metió dos tries antes que el visitante pueda llegar al primero.

El problema fue el de siempre: alguna indisciplina y la pérdida de puntos por penales, que los Sharks supieron capitalizar muy bien. Jaguares fue un equipo comprometido, pero en ese punto, falló. Así lo entendió Senatore al finalizar el encuentro: “Los Sharks anotaron penales por todas nuestras indisciplinas, eso no lo pudimos corregir durante el partido y debimos hacerlo. Debemos madurar, no podemos cometer algunos errores. La defensa hoy fue buena, pero nos penalizaron mucho. Estuvimos agresivos, fuertes y no nos quebraron nunca. La actitud del equipo fue muy valiosa porque los arrinconamos, los fuimos a buscar, intentamos pasar siempre y pasamos en muchas, pero bueno… no se nos dio. Hemos mejorado”

WP_20160514_026

Es bueno el análisis del rosarino. El equipo argentino fue audaz y presionó muy bien, sobre todo en el segundo tiempo. Durante diez minutos arrinconó a un adversario muy duro, lo puso en sus 25 yardas y lo obligó a defender de modo heróico su in-goal; de hecho, 4 scrums consecutivos se repitieron a favor del local, con un aroma a try que invadía el estadio.

El inside Matías Orlando lo resumió muy bien: se hicieron tres tries y hubo muchas cosas para justificar un resultado favorable, que no se dio. “Me voy dolido, amargado. Hicimos lo que teníamos que hacer tanto en la parte ofensiva como defensiva, pero nos equivocamos y nos penalizaron. Creo que dominamos el juego, el campo, la pelota, todo. Metimos tres tries y un cambio de actitud importante, pero bueno, no se dio. El triunfo hubiera sido más justo. Hoy fuimos contundentes en defensa, agresivos, muy duros en el contacto. No nos pudieron someter ahí. Nuestro juego lo pudimos hacer. Ellos fueron muy frontales, mucho uso del pie. Hay que seguir aprendiendo”.

WP_20160514_029

Es que eso deja la tarde-noche de Liniers. Una enseñanza más. En un año de iniciación, cuando se prueba por primera vez este troneo, cuando los equipos, los adversarios son todos nuevos, cuando se compite en el mayor torneo por equipos del mundo, lo primero que hay que saber es que de todo se aprende. Que es muy difícil arrancar y ganar, clasificarse, pelear arriba…Todo eso lleva su tiempo. Ahora es el tiempo de aprender, de sumar, de hacer camino al andar. La gente lo ha entendido, por eso se suma al tren de los Jaguares y cada vez son más los que quieren apoyar y disfrutar de lo que ofrece el Super Rugby y el camino que han emprendido estos muchachos que, al mergen de su actuación con Los Pumas, con esta nueva camiseta se empiezan a meter en el alma de la gente del rugby argentino.

WP_20160514_033 (1)

 

Hernán O’Donnell

 

Jaguares, volvieron una noche

Como el tango que interpretó Carlos Gardel y luego lo hicieron tantos otros, los Jaguares volvieron una noche, tal vez cuando ya pocos lo esperaban. Es que la serie de caídas provocó un desencanto y una dosis de pesimismo, aunque desde este lugar siempre sostuvimos que la participación en el Super Rugby, en esta primera oportunidad iba a traer más golpes que alegrías, que el precio de la primera vez casi siempre se paga y que existe un momento para acomodarse, adaptarse, entender desde adentro de qué se trata una nueva competencia.

Y eso le ocurrió, entre otras cosas a los Jaguares: partidos duros, ante rivales complicados, con experiencia en el torneo, muchos viajes largos y extenuantes, giras extensas que provocan cansancio físico y mental…Y el rugby, la parte deportiva, por supuesto.

WP_20160430_011

El equipo argentino arrastraba muchas frustraciones y sabía que en la helada noche de Liniers podía encontrar una satisfacción: Un adversario irregular, con carencias, jugar otra vez en Buenos Aires, empezar a aplicar los golpes de la experiencia. Todo junto y con una decisión elogiable, los Jaguares salieron a comerse al rival. Southern Kings opuso muy poca resistencia. En pocos minutos se sucedieron 4 tries, el primero de Juani Hernández, dos de Nicolás Sánchez y uno fántastico de Leonardo Senatore (después haría dos más) le dieron una ventaja importante, que sellaría el destino del juego. Hubo un penal de Southern Kings luego del primer try argentino, pero la seguidilla de invasiones al in goal le dió a Jaguares esa ventaja de 28-3, que en pocos minutos dió por sentenciada la noche.

WP_20160430_012

Después, fue el tiempo de gozar. De atacar sin pausas, de buscar los espacios y jugar con los señuelos de una “falsa” línea de pases, para atacar con los jugadores que se paraban por detrás de esa línea. Y fue una lluvia de puntos.

El primer tiempo se cerró 40-15 y todo estaba definido. Las más de 12.000 personas que se acercaron a Vélez Sársfield enetndieron que los Jaguares estaban de vuelta. Y que era un momento para disfrutar. Así vieron como se sucedieron los tries hasta alcanzar un 73-27 lapidario.

“Estamos muy contentos. Hoy volvimos a ser lo que éramos. Veníamos con bajones anímicos, queríamos ganar de local, merecíamos ganar de local y hoy nos volvimos a reencontrar con nosotros mismos. Muy agradecidos a la gente que nos bancó. Queda un partido contra Sharks en quince días y esperamos poder volver a hacer lo que hicimos hoy”, dijo Facundo Isa.

El capitán Agustín Creevy, sostuvo: “Estamos contentos, sabíamos que no veníamos jugando bien, pero hoy nos salieron las cosas en las que habíamos fallado, sobre todo en la actitud”.

Y agregó: “Hicimos mucha autocrítica durante la semana, y hoy se hizo un buen partido, no solo por el resultado sino también por el estilo de juego que propusimos, salimos bien de abajo, fue algo lindo. Salió bien el line y el scrum, el tackle, algo que veníamos fallando, se cumplieron las cosas que hablamos y por eso me pongo contento”.

Y tuvo un párrafo para la gente:“Fue emocionante que la gente se haya acercado y haya venido a alentar más allá del frío que hacía. Muchos chicos y le agradezco de todo corazón a la gente, que pese a los resultados que veníamos teniendo vinieron a alentarnos. Nosotros los necesitábamos a ellos, espero que hayan disfrutado del partido”.

WP_20160430_013

Una noche para recordar. El equipo que quiere meterse en la gente, volvió una noche. Y, si bien no hubo una multitud, un buen número de gente respondió. Más de 12.000 personas no es poco. Por el frío y los resultados que se repetían, bastantes se acercaron. para brindarles su apoyo, su aliento y su confianza. porque ellos también entienden que es un año de aprendizaje, de ganar experiencia y de meterse en el Super Rugby. Y los Jaguares están en ese camino. Por eso, no los olviden. volvieron una noche.

WP_20160319_021

 

Hernán O’Donnell

Para Jaguares, aún es tiempo de aprender

“Estamos aprendiendo; es tiempo de seguir sumando experiencia y aprender de los errores”. Así, sencillo y claro, se expresó el Capitán de los Jaguares, Agustín Creevy. Hacía referencia a la derrota reciente del equipo, por 8-13 ante Stormers, en otra presentación en el estadio de Vélez.

Y no había mucho más para agregar. Jaguares fue un equipo irregular, que repitió errores del sábado anterior ante Chiefs (en el manejo de la pelota, en algunas fallas en el desarrollo de las fases, en alguna marca) y retrocedió en cuanto al scrum, que tuvo inconvenientes en la primera línea, y en el line out, donde no se pudo obtener con limipieza la pelota.

Esto marcó un retroceso, aún cuando en este partido tuvo más actitud el equipo y un corazón enorme para volcar el juego en el campo adversario en el segundo tiempo (ante Chiefs, el segundo tiempo fue un monólogo de la visita). Esta vez hubo mucho corazón.

WP_20160326_014

Pero el equipo no lució preciso. Aún en ese lapso favorable. Y las fallas se vieron tanto en lo colectivo como en lo individual; la pareja de medios no tuvo una buena noche, y en el caso de Nicolás Sánchez se notó más, pues el pateador estuvo lejos de su precisión habitual.

Y todavía no se logra armar el juego que por momentos se insinúa. Da la sensación de que es difícil quebrar al adversario cuando no se cuenta con la velocidad de Santiago Cordero, o no se aprovecha la ductilidad de Moroni.

WP_20160326_024El equipo, aún en una noche desfavorable, mostró algunos aspectos para destacar: el empuje del segundo tiempo, la vergüenza deportiva para insistir aún cuando no se manejaba bien la pelota, el optimismo de ir a buscar el partido, la concentración para mantener el resultado “cerca” hasta el final y no permitir que el adversario “se corte” y resuelva el juego mucho antes del final…Son puntos importantes que deben acompañar al conjunto en su desarrollo.

Ahora viene una gira trascendente por Nueva Zelanda, con partidos muy duros y complicados. Es el momento de aprovechar y empezar a aplicar lo que se aprendió en estos primeros cuatro partidos.

WP_20160319_021

 

Hernán O’Donnell

El Super Rugby llegó a la Argentina

Lo que tanto se esperaba, de lo que tanto se había hablado este año, el famoso torneo de Super Rugby, que reúne a las franquicias más poderosas de la SANZAAR, el campeonato profesional de rugby más importante del hemisferio sur, llegó a la Argentina. Lo que hubiera sido inimaginable tan sólo 10 o 15 años atrás, que nuestro rugby se entrevere en un torneo profesional, ayer a la tardecita-noche de Buenos Aires, se lo vivió en el Estadio de Vélez Sársfield.WP_20160319_011Los Jaguares se toparon con un equipo duro, combativo. En una muestra de lo que se juega en cada paratido y de la manera en que se lo desarrolla desde el punto de vista estratégico y táctico, los Chiefs y los Jaguares plantearon un juego “nuevo” muy lejos del rugby tradicional donde los 8 forwards se movían juntos como un todo, buscaban la obtención de la pelota y enseguida la cedían al medio scrum para que este y el medio apertura desarrollaran el juego con los backs. Eso se terminó. Son 15 hombres por lado,  desparramados a lo ancho de la cancha, con la propuesta de jugar uno contra uno y romper por los costados. Los Chiefs les mostraron la dureza y la aspereza en la marca, con una presión constante. A los 3 minutos facturaron un penal y a los 6 igualó Nico Sánchez.

WP_20160319_012

Después llegaron las emociones. Con más corazón que juego, los argentinos llegaron al try de Creevy con un empuje del pack de forwards que pareció haber sido traido de otros tiempos. El try de McNicol sobre la bandera igualó el marcador en 8 tantos.

WP_20160319_015

No hubo demasiado respiro en la paridad; el try de McKenzie (la figura de la cancha) inclinó el resultado 8-13 para la visita, y dos penales de Nico Sánchez revirtieron el marcador 14-13 para los Jaguares.

El segundo tiempo fue mucho más complicado. Los Chiefs se plantaron en campo argentino, y no retrocedieron. A su juego intenso le agregaron más ritmo, más presión en la marca y una concentración total para capturar y facturar cada error que pudieran cometer los locales. Fueron superiores en el manejo y control del juego y propusieron un partido siempre dentro de las 40 yardas de los Jaguares.

A los 6 minutos, un penal de McKenzie les permitió subir en el marcador: 14-16; el try de Lowe, convertido por el full back estiró la diferencia: 14-23. Y todo se hizo cuesta arriba.

Los Jaguares intentaron quebrar al oponente, pero la marca dura, y a veces violenta como la que sufrió Tetaz Chaparro, hacían muy difícil la tarea de los locales. No había agujeros o canales para progresar en ofensiva. Fueron 30 minutos de dominio de los Chiefs.

WP_20160319_019Pero la noche iba a estar cargada de emociones. Cuando ya faltaba poco y parecía que el rumbo estaba definido, llegaron las sorpresas. Los argentinos lograron romper la defensa visitante en dos oportunidades y sacudieron la fría noche de marzo; porque todo era de la visita cuando se armó esa jugada colectiva que nació en la velocidad y el ímpetu de Santiago Cordero, para terminar en el try de Landajo y la conversión de Sánchez a los 31 minutos del segundo tiempo. Entonces el marcador quedó 21-23. Y el público entró en calor. Los gritos nacieron sobre el final y de contraataque, dos minutos más tarde, una corrida electrizante de Matías Moroni terminó en un try en la bandera y el abrazo gigante de los Jaguares en esa esquina. En dos ataque se revertía el marcador y quedaba 26-23.

Pero la noche no estaba terminada. Más allá de la alegría y los fuegos artificiales que se encendían ante cada conquista local. Los Chiefs mostraron todo su repertorio en esos minutos que quedaban: capturaron la pelota, abrieron de un lado a otro y McKenzie preparó el terreno para que el medio scrum ingresante Brad Weber llegara al try cuando faltaba un minuto para terminar. 26-30 para los visitantes.

La experiencia valió la pena. El público acompañó con su presencia, aunque le costó hacerse “hincha” del equipo. En definitiva, no es su club ni tampoco Los Pumas. Una franquicia nueva en un torneo profesional. Habrá que adaptarse y tomarle cariño con el paso del tiempo. Por ahora queda el balance de un encuentro duro, difícil, donde los Jaguares tuvieron sus chispazos, pero la victoria, justa, quedó para los Chiefs, por lo hecho en el segundo tiempo.

Fue el comienzo, en la Argentina, de un nuevo rugby: Profesional, desarrollado, con un marco de show y espectáculo alrededor, y con equipos, como el que nos visitó que nos muestra que dentro del campo, el juego es intenso y comprometido los 80 minutos.

WP_20160319_021

 

Hernán O’Donnell

 

 

 

 

El Super Rugby, mezcla de show y excelencia

Como la NBA en el básquetbol, como la Fórmula 1 para el automovilismo, la Champions League en fútbol o un Grand Slam de tenis. Así es el Super Rugby. Un torneo fabuloso, de altísimo nivel, con los mejores equipos del planeta y una mezcla siempre atractiva de deporte, espectáculo y show.

La Argentina contará, por primera vez, con un equipo: Los Jaguares. Un conjunto conformado por una mayoría de jugadores profesionales, con experiencia en Los Pumas, que fueron contratados por la UAR y conforman casi la totalidad de quienes brillaron en el Mundial de Inglaterra 2015. De esta base de 30 jugadores se llegará a un plantel de 45; puede haber algunos amateurs, pero está claro que este equipo de Jaguares, cuyo Head Coach es Raúl Pérez, tendrá una jerarquía importante

“Para mí es como jugar en la NBA -dijo el capitán, Agustín Creevy- es el torneo que soñé de chico, que siempre vi y al que siempre quise acceder”.

WP_20151216_003

“Nos vamos a preparar a conciencia, y como digo siempre -agregó Creevy- vamos a ir por el objetivo máximo. Como lo hacemos en cada uno de los torneos que jugamos, nosotros vamos para ganarlo. Si después se da o no, es por circunstancias de juego, pero el objetivo siempre es buscar llegar a lo más alto.”

“Para mí es un sueño, no sólo por jugar en el mejor campeonato del mundo, sino poder estar en Argentina, vivir y jugar en mi país, estar cerca de mi club, todo eso es impresionante y muy gratificante. Con respecto a Jaguares, es algo histórico también: que haya un equipo profesional argentino, en un torneo como éste en el que se juega el mejor rugby del mundo… Todavía hoy lo pienso y me emociona. Esto nos va a ayudar mucho, no sólo a unirnos como equipo sino a darle continuidad al mismo. Ahora, vamos a tener la oportunidad de seguir en franco crecimiento personal, de conocernos cada vez más en cuanto al juego y a estar más aceitados como equipo.
Si tengo que expresar algo por la capitanía, no tengo otras palabras para hacerlo: ser capitán es y representa para mí un orgullo gigante. Es muy importante en lo personal, muy gratificante, muy lindo y espero llevarlo con mucha honradez. Quisiera agradecerles a los entrenadores por el apoyo, y también a los jugadores. Esperemos que sea un gran año, de un crecimiento importante para todo el rugby argentino”, finalizó el captán argentino.

Lo mismo piensa el entrenador Raúl Pérez. “Vamos a buscar lo más alto posible. Lo importante es desarrollar nuestro juego”. Los Jaguares comenzarán a trabajar el 4 de enero, los entrenamientos serán en Buenos Aires y  habrá un par de amistosos de pretemporada antes del debut ante los Chiefs, el 19 de marzo a las 18 hs en el Estadio de Vélez Sársfield.

Super Rugby

Un reloj en la entrada de la Sede de la Unión Argentina de Rugby marca los días, horas, minutos y segundos que faltan para el primer partido. Como una cuenta regresiva ansiosa y expectante, se espera por otro torneo. Por ahora, las entradas se venden por un sistema de membresía que se publica en la web de la Unión. La TV está confirmada, el lugar y los horarios también. Hay mucho entusiasmo en los jugadores; nadie faltó a la presentación. Pumas de otras épocas también dijeron presente. La prensa desbordó la sala. Las cámaras de televisión y los reporteros gráficos trabajaron a destajo.

Un nuevo tiempo se viene para el rugby argentino. Un nuevo desafío que marca su crecimiento y su inserción a los tiempos modernos. El rugby nacional decidió, hace unos años, ponerse de pie, adaptarse al mundo y crecer. Y lo hace de manera inexorable.

WP_20150116_029

 

Hernán O’Donnell

Esta vez, el vaso quedó medio vacío

Todos imaginábamos, presumíamos que el partido iba a ser muy diferente al que se había jugado en Sudáfrica. Pensábamos que los Springbocks iban a plantear un partido más duro, que llegarían con el cuchillo entre los dientes y que buscarían un desquite de lo que fue la paliza propinada por Los Pumas el sábado 8.

WP_20150815_011

Y así fue, nomás. Los sudafricanos salieron decididos, marcaron territorio y aprovecharon cada oportunidad que se les presentó. Lambie marcó de penal a los seis minutos, Los Pumas igualaron, pero a partir de los diez de la etapa inicial, volcaron el juego hacia el campo adversario. Y dominaron con mucha claridad. Así llegaron dos tries, El primero, aprovecharon un descuido de la defensa y Habana concretó. Otro penal, y el marcador 3-13; un tryazo por una excelente jugada colectiva marcó otra diferencia. Los Pumas sumaron dos penales más y el resultado del primer tiempo se selló en 9-20.

WP_20150815_017  La segunda parte tuvo la misma tónica. Un equipo, el visitante que presionó, que jugó mucho con el físico y que a los dos minutos volvió a ampliar el marcador con un penal. 9-23. Otro descuento para el 12-23 y un penal más para Sudáfrica para cerrar en 12-26.

Lo que vale aquí no es el resultado ni los cambios en el tanteador. lo que queremos dejar es un análisis más amplio. Los Pumas fueron un equipo distinto al de siete días atrás. Un equipo que puso el corazón, pero que no le alcanzó. Que tuvo esfuerzo, pero falencias que se marcaron en algunas fallas defensivas, la imprecisión en los tackles y una merma en el ataque.

Se vieron superados por un oponente que se mostró muy duro, que no los dejó jugar y los dominó los 80 minutos. Duele decirlo, pero esta vez Los Pumas casi no pasaron la mitad de la cancha. Nos quedó más el medio vaso vacío que el medio lleno.

Es cierto que hubo ausencias importantes. Ayerza es una; Senatore, otra. Pablo Matera, también. Tomás Cubelli es una pieza claveen el equipo. El “Chelo” Bosch, es titular indiscutido. La experiencia de Juan Martín Hernández es muy necesaria. Son hombres que deben estar en el 15 titular. También hay que decir que Los Pumas jugaron con cierta presión (tal vez inconsciente) por la lista final que se daba a conocer en estas horas para ir al Mundial.

Se perdió, pero se sacan conclusiones. Se sabía que el partido iba a ser duro, intenso y de mucha exigencia física. Dolió perder. Pero la búsqueda es otra; llegar lo mejor posible al Mundial. Que este test-match  sirva para sacar lo mejor por que lo más exigente, está por venir.

WP_20150116_029

 

Hernán O’Donnell

 

 

El legado del ’65: Orgullo y pasión

Ese try formidable, cuando apenas se jugaban 2 minutos y de un line, Juani Hernández se la abrió a De La Fuente, el ingreso de Imhoff por el centro, la combinación con Bosch y el try del Chelo, limpio y contundente, despertaban la sopresa, abrían la ilusión y contagiaban un entusiasmo en una tarde que, de a poco, se hizo grandiosa e inolvidable.

Los Pumas fueron más pumas que nunca ese primer tiempo. Dominaron el partido sin tener más la pelota y sin jugar más en el campo de Sudáfrica que en el propio. Pero a pesar de que no dominaron en esos puntos, fueron inteligentes para golpear en cada momento y sacar una buena ventaja.

Llegó la gran jugada de Hernández para contraatacar, la genialidad de Tomy Cubelli y el segundo try de Argentina, el primero de Imhoff. Y una gran salida de Senatore de un scrum, otra maniobra de Cubelli y el tercer try que llega de la mano de Imhoff, el segundo personal. Un try de Sudáfrica marcaba que no había que desconcentrarse, pero se cerró el primer tiempo con un penalazo de Chelo Bosch desde la mitad de la cancha y al descanso con el tanteador inimaginado: 13-27 para el visitante.

Y el segundo tiempo comenzó con la misma intensidad; penal a favor, distracción de Sudáfrica, Hernández sorprende y Juan Imhoff mete el cuarto try de Los Pumas y tercero personal.  13-34 para Los Pumas. El tiempo de soñar…

Un try de Le Roux, tras una corrida fantástica achicó el marcador. 20-34, falta media hora y a luchar…De la mano del  full back Sudáfrica creció. Fue más intenso en el juego, se movió más rápido en el juego de manos y entró de punta con mucha dureza en cada ataque profundo. Los Pumas tackleaban y aguantaban con Senatore y Leguizamón como estandartes de la defensa. Y el reloj corría…Un drop de Marcelo Bosch fundamental cuando faltaban 20 minutos: 20-37 para la visita y más aire para Argentina. Los cambios dieron una vuelta de oxígeno. Para soportar la presión local, para mantener la presencia en el partido. Un try de Havanna achció las distancias: 25-37 y dos minutos para jugar..

Y para pelear cada pelota como la última. Para tacklear, para correr y para luchar. Con la emoción de vivir una jornada inolvidable, con la presencia de Los Pumas del ’65 en el estadio, con el himno completo, con la camiseta, medias y pantalones de toda la vida, con la estrategia de Hourcade y la fuerza y compromiso de todos…

Los Pumas jugaron como nunca. Fuero más Pumas que nunca. Para no olvidarlo jamás.

WP_20150116_029

 

Hernán O’Donnell