Archivo de la categoría: Rugby

Primero hay que saber sufrir, después jugar, después ganar…

Como el famoso tango, “Naranjo en Flor”, Jaguares tuvo una tarde con todos los vaivenes. Supo dominar, después lo apretaron, pudo mantener la distancia en el marcador, pero no escaparse. Siempre aparecía Stormers con sus penales para acercarse al marcador. Y después sufrir un rato hasta abrazarse a la victoria, la cuarta consecutiva…

El equipo salió decidido y se propuso jugar en el campo adversario. Jaguares dominó con claridad los primeros diez minutos, firme en la ofensiva, seguro en los tackles y con mucho atrevimiento en el juego con la pelota.

Así llegó el primer try del partido, tras una buena maniobra combinada entre Cubelli que abre de un ruck, Miotti, Bofelli que sorprendió con su ingreso en el espacio y el pique hacia el in-goal adversario para habilitar a Pablo Matera, quien apoyó para sumar los primeros 5 puntos cuando iban 3′ de juego. Convirtió Domingo Miotti, luego tuvo un penal a favor y entonces Jaguares se ponía 10-0 mientras la visita casi no había inquietado.

Pero, de a poco, el equipo perdió el dominio y empezó a cometer penales (algo que se repetiría como una constante durante todo el partido) y la franquicia sudafricana se acercó en el marcador.

Tres penales del apertura du Plesis lo arrimaron a un parcial de 10-9. Y si pensamos que no pudo concretar otro desde mita de la cancha, nos encontramos que Jaguares, que había manejado muy bien el inicio, podía estar abajo en el marcador.

Sobre el cierre, llegó otro penal para Jaguares y Miotti elevó la cuenta a 13-9. Era un pequeño respiro luego de un decaimiento en la primera etapa, con dos knock on consecutivos, problemas en el manejo y un rival que no esquivaba el roce con su famoso segunda línea Eben Etzebeth primero en la línea de fuego.

Stormers volvió a acercarse con un penal y el resultado quedaba 13-12 . No conseguía Jaguares abrirse en el marcador. Pero llegó la jugada de Cancelliere, la conducción de Cubelli, el pase de derecha hasta la punta izquierda, con la entrada de Creevy, la apertura para Miotti, el pase a Orlando y el hábil Moyano sorteó un tackle y con un rápido movimiento de su brazo apoyó, con lo justo, pegado a la bandera. Miotti convirtió desde una posición muy difícil y el score quedaba 20-12. Podía ser el momento de afirmarse, pero costó porque se reiteraron los penales y las oportunidades para Stormers. Enseguida fue 20-15 y después 20-18 por el pie de su full back Willemse. Un penal de Miotti llevó el score al 23 a 18 y un try penal por knock on intencional elevó la cuenta a 30-18.

Todo debió haberse terminado allí, pero había un momento más para sufrir. Con un hombre menos, Stormers salió rápido de un scrum a favor y su medio scrum Justin Philips quien hizo una brillante corrida, habilitó a Leyds y este abrió para el wing Senatla, quien apoyó el try. Convirtió Willemse y el partido quedaba otra vez en un apretado 30-25.

Ahí, cuando faltaban 3 minutos y el partido entraba en peligro. Ahí, cuando la pelota la tenían los sudafricanos. En ese momento, cuando el cansancio físico y mental aflora, cuando ya no queda aire ni piernas. En ese tiempo en que ya no hay tiempo. Es tacklear y aguantar. Y tratar de obtener la pelota cuando suena la sirena para poder terminar la anugustia. Ahí apareció una vez más el alma del equipo para saber sufrir y aguantar. Y después, otra vez, con el orgullo a flor de piel, volver a sentir la hermosa sensación de ganar…



Hernán O’Donnell

En una noche cambiante, el equipo de Jaguares supo encontrar el camino

El clima estuvo cambiante durante todo el día; nublado a la mañana, más tarde lluvioso, al mediodía mejoró y al caer la tarde salió el sol. Cuando surgía la noche, apareció un brisa fresca. Y así fue el partido, cambiante como el tiempo. Tuvo pasajes diferentes y dominadores alternados.

El inicio tuvo el dominio de Brumbies. Más consolidados en el scrum, controlaron el juego, aunque fueron los locales los que llegaron al try tras una gran maniobra de Tomás Cubelli, una patada al fondo y la aparición de Cancelliere para apoyar en el in goal y poner el 5-0.

Pero enseguida llegó la igualdad de Brumbies tras el try de Fainga’a. El encuentro quedaba igualado, aunque el visitante era el que dominaba el terreno. A los 20′ llegó el try del full back Thomas Banks tras una buena maniobra individual, en una jugada simple, rápida y efectiva. Convirtió el apertura Lealifano y el partido quedó 5-12 para la visita.

Pero las cosas no iban a quedar así. Porque el equipo argentino reaccionó y modificó su cara y su postura en ese primer tiempo cambiante. Matías Orlando llegaría al try a los 30′ y la conversión del apertura Domingo Miotti igualaría el partido en 12 tantos.

A los 34′ Agustín Creevy marcaría un nuevo try para Jaguares, para llegar a 17-12 y sobre el cierre del primer tiempo el empuje constante de la visita lo llevaría al final, tras varios ataques bien defendidos por los argentinos, a optar por patear a los palos y acercarse en el marcador. Lealifano fue el encargado de acercar el score a un apretado 17-15 cuando ya se jugaban 40+3′.

Todo lo que se vio en el primer tiempo, cambió en el segundo. El encuentro se hizo mucho más cerrado, no hubo situaciones cercanas en los in goals, y el desarrollo no tuvo variantes. Jaguares empujó, puso el juego en campo visitante, pero no pudo quebrar la resistencia de Brumbies.

A los 61′ Domingo Miotti convirtió un penal y llevó el resultado a 20-15. A diferencia de lo que había sucedido en el primer tiempo, con dominios y tanteador alternados, el complemento fue monótono y sólo ese penal alteró el score.

Para Jaguares fue una noche felíz, porque pudo resolver los contratiempos y encontrar el camino para abrirse paso en una noche cerrada, dura y cambiante como fue el clima durante todo el día.



Hernán O’Donnell

Jaguares ganó en defensa propia

Fue un partido durísimo ante un rival calificado. Fue un encuentro deslucido en el primer tiempo, con errores y pocos momentos de brillo. Fue un juego equilibrado y complicado. Todo eso encerró la tarde-noche de Liniers. Un partido complejo para Jaguares, pero que supo resolverlo con destellos en ataque y una defensa sólida y sostenida que resultó clave en los minutos finales.

En el comienzo, la iniciativa la tuvo el visitante. Con más posesión, intentó vulnerar a la defensa argentina, pero no logró el cometido. Estaba muy sólido el equipo de Quesada y resistía, aunque le costaba elaborar maniobras de ataque. Los tantos llegaron por penales, igualdad en 3 primero, en 6 después y cuando Blues sacó un tercer penal de ventaja y se colocaba 6-9, una arremetida de Ramiro Moyano logró llegar al try y pasar al frente por 11-9.

En el segundo tiempo el visitante mantuvo su propuesta. Y otro penal de Otere Black los llevó adelante en el marcador: 11-12.

Para Jaguares la noche que caía en Liniers se presentaba complicada. Pero tuvo siempre la unión y la concentración. Una espléndida jugada de Moyano le permitió marcar otro try y con la conversión de Joaquín D1az Bonilla elevó el marcador a 18-12.

Era el momento del local. Una jugada colectiva terminó en el try de Julian Montoya (había ingresado a los 16′ por Agustín Creevy) y las tribunas se alzaron de alegría: 23-12 ante un durísimo adversario.

Parecía resuelto, pero una pelota que supo captar Papalii sobre los 32′ del segundo tiempo le dio vida a Blues: la conversión de Black puso el marcador 23-19 para el local. Apretado y a tiro de try para el visitante, que apretó en los últimos minutos en pos de llevarse el triunfo.

“Enfrentamos a un excelente rival”, señaló Quesada al final del partido. “Sabíamos como iban a encarar este juego, como lo prepararon en la semana, con que agresividad jugaron y pudimos sostenernos en la defensa y en el aprovechamiento de las pelotas disponibles”.

Había pasado un examen duro para Jaguares. Dos minutos finales de suma presión, de scrum en las 5 yardas y la cercanía del ingoal que hacían temer por la victoria.

Pero, en las palabras del entrenador Jaguares sostuvo su triunfo. Porque además de las virtudes ofensivas, esta vez Jaguares ganó en defensa propia.



Hernán O’Donnell

Jaguares ante la misión de repetir un gran rendimiento

La temporada 2018 reflejó un cambio notable en el desempeño de la franquicia argentina en el Super Rugby. Luego de dos torneos con mas frustraciones que alegrías, en la edición pasada Jaguares eclipsó esa imagen y mostró una versión mejorada. Se impuso ante rivales de peso tanto de local como también de visitante, consiguió acceder a la ronda de playoffs por primera vez, y por ello la vara quedó muy alta de cara al futuro.

Bajo la conducción de Gonzalo Quesada como flamante Head Coach, el equipo tendrá la misión de mantener y seguir construyendo el camino logrado la campaña anterior, un objetivo que de movida es todo un reto por la dificultad que implica meterse en la ronda final, dejar afuera a rivales con la misma meta o dar la talla en esos partidos mano a mano.

Además del desafío de repetir los buenos resultados cosechados, también el reemplazo de un puesto tan relevante como el del apertura se presentó como una obligación para el nuevo Staff a partir de la ida de Nicolás Sánchez al rugby francés. El tucumano fue clave en la organización de juego y fue de los puntos más altos el año pasado. Por ello, una decisión importante que se deberá tomar es la de quien ocupará su vacante. Joaquín Díaz Bonilla tuvo la oportunidad como titular en esa posición en el primer amistoso del 2019 ante Uruguay (victoria 61-0 a favor de Jaguares), y se perfila para ser el nuevo portador de la camiseta número 10, aunque también está la posibilidad para Domingo Miotti, que tuvo experiencia en Argentina XV y Pumas 7s, o para Santiago González Iglesias. Pero también Emiliano Boffelli y Juan Cruz Mallía pueden ser otras alternativas, ya que si bien se desempeñan más como fullback o wing, tienen atributos para ser considerados para el puesto. 

Otra modificación que se realizó fue la designación de un nuevo capitán. El elegido fue Jerónimo De la Fuente, centro titular que a base de buenas actuaciones, con criterio para atacar y coraje para defender, se ganó el reconocimiento y tendrá la tarea de liderar al equipo este año. 

Una novedad favorable para Gonzalo Quesada y su equipo es que podrán contar con Joaquín Tuculet, que fue baja gran parte del 2018 por una rotura de ligamentos cruzados. Esto también implica otra decisión que deberá tomar el staff, si incluir nuevamente a un jugador que solía ser titular o mantener a Emiliano Boffelli como fullback, donde se desempeñó con éxito. 

El próximo 16 de febrero Jaguares dará inicio a una nueva participación en el Super Rugby, cuando reciba a Lions en el estadio José Amalfitani, y con el objetivo de realizar nuevamente una gran temporada y que las metas sean cada vez mayores. 


Martín O’Donnell

Fin de un año con cambios para Los Pumas

El cierre del 2018 permite reflexionar acerca de lo sucedido en el año, mirar hacia atrás para hacer un análisis de la temporada del seleccionado nacional de Rugby y lo que se puede esperar para el 2019, en el que aparece en el horizonte el gran acontecimiento que toma lugar cada cuatro años: la Copa del Mundo. 

La temporada 2018 presentó cambios, cuando parecía que asomaba otro capítulo lamentable. Porque en cuanto a nivel de juego y especialmente resultados, al igual que en el 2016 y el 2017, el equipo fue superado y no mostró un buen desempeño. El ciclo de Los Pumas con Daniel Hourcade como Head Coach, parecía llegar a su fin. Luego de un brillante papel en el Mundial de Inglaterra 2015, en el que el seleccionado argentino finalizó cuarto y fue ofensivo y eficaz, los compromisos que surgieron después no fueron exitosos. Tras la ventana de junio de este año, en la que el conjunto nacional fue derrotado por equipos alternativos de Gales y Escocia, Hourcade anunció que daba un paso al costado. No logró encontrarle la vuelta a la pérdida de grandes jugadores que emigraron a competencias europeas, aunque vale destacar la parte ofensiva que transmitieron Los Pumas bajo su mando. 

Mario Ledesma era el nombre apuntado para convertirse en el sucesor. El ex hooker jugó cuatro Copas del Mundo con la camiseta nacional, y tuvo un total de 84 participaciones con el seleccionado. Comenzó su carrera de entrenador en Europa, luego integró el staff de entrenadores de los Wallabies, hasta que este año asumió en Jaguares para tener su primera experiencia como Head Coach. Los resultados fueron brillantes: el equipo clasificó por primera vez a playoffs, logró importantes victorias como visitante y logró superar con claridad a sus oponentes como local. 

De esta manera, fue anunciado como el nuevo Head Coach del seleccionado nacional. Se volvieron a renovar las ilusiones del equipo, con la esperanza de que se trasladaran los buenos resultados de Jaguares a Los Pumas.

En el primer desafío, el Rugby Championship, se logró un cambio de imagen al triunfar con claridad ante Sudáfrica en Mendoza y ante Australia como visitante, un resultado histórico aunque con un marcador más ajustado que ante Springboks. Luego hubo altibajos, el más notorio fue la derrota ante Wallabies en Salta, cuando parecía que la victoria estaba en el bolsillo. 

La ventana de noviembre volvió a traer incertidumbre, ya que no se consiguieron triunfos. Cayó ante Irlanda, un adversario que fue de los mejores equipos del año: se consagró en el Seis Naciones y derrotó a Nueva Zelanda.

El resultado ante Francia volvió a generar dudas, ya que en la previa se apuntaba como un encuentro a ganar, dado que será rival de grupo en la Copa del Mundo de Japón 2019. Luego estuvo cerca de llevarse una alegría de Edimburgo, pero entre fallas a los palos y errores de manejo de balón, Escocia dejó con las manos vacías al seleccionado argentino. 

El último partido del año fue ante Barbarians en Twickenham. En esta ocasión participaron jugadores que habían tenido pocos minutos en el año o incluso ninguno. Similar al partido ante Australia en Salta el pasado Rugby Championship, a pesar de tener una ventaja favorable en el marcador, no pudo conservar esa diferencia y volvió a perder. 

Aún así, en el balance uno no debe quedarse con la imagen de las últimas derrotas. Hay que tener en cuenta el cambio que hubo en el equipo, que supo estar a la altura de rivales importantes y que por detalles se quedó en el camino en partidos de jerarquía. El seleccionado tiene con qué ilusionarse. Es cuestión de tomar los cambios positivos que hubo este año, para encarar el próximo con el gran desafío que nos espera: la Copa del Mundo Japón 2019. 

Martín O’Donnell

Una oportunidad de cerrar el año con una sonrisa

Los Pumas enfrentarán este sábado desde las 11:30 a Barbarians en el histórico estadio Twickenham, en Londres. Como ya había anticipado el entrenador Mario Ledesma, habrá muchas modificaciones en el XV titular con respecto al que se presentó en los partidos de esta ventana.

Luego de no obtener resultados positivos en los últimos compromisos (derrota 28-17 ante Irlanda, 28-13 ante Francia y 14-9 ante Escocia), el seleccionado tendrá una nueva posibilidad de mostrar una mejor versión, pero en esta oportunidad los encargados de dicha tarea serán muchos jugadores que, hasta el momento, han tenido pocas presencias con la camiseta nacional.

Entre tantas variantes que hay en la formación inicial, se pueden destacar los ingresos de Joaquín Díaz Bonilla, Juan Pablo Zeiss y Juan Cruz Mallía. En primer lugar, el apertura surgido de Hindú tendrá por primera vez la chance de ser titular, y además su única aparición hasta ahora fue cuando ingresó en el segundo tiempo de la derrota ante Irlanda. De hecho, tampoco ha tenido muchas posibilidades en la temporada pasada con Jaguares: su primer partido desde el arranque fue en la última fecha previo a los Playoffs, ante Sharks en Durban. Por ello, el partido del sábado significa una gran oportunidad para “Tito” de demostrar su capacidad.

Por otro lado, el ingreso de Zeiss también representa su primera presentación desde el inicio. Hasta el momento, el pilar suma seis partidos en Los Pumas, todos habiendo ingresado desde el banco.

Juan Cruz Mallía será el otro que tendrá su debut como titular. El back ha tenido algunas apariciones en Jaguares la última temporada, y este año ingresó desde el banco en cuatro oportunidades con el seleccionado nacional.

También habrán otros jugadores desde el arranque que suelen participar en los últimos minutos del partido o que no tuvieron chances en el último tiempo. Julián Montoya, que cada vez que ingresa lo hace bien, suele ser suplente de Agustín Creevy, y por eso para él también esta es una gran chance. Además, a Bautista Ezcurra y Sebastián Cancelliere este encuentro también se les presenta como una oportunidad, luego de tener pocas presencias últimamente.

A su vez, estarán en el banco y podrán tener su debut tres jugadores jóvenes que participaron en el último Mundial M20 con Los Pumitas: Mayco Vivas, Santiago Grondona y Santiago Carreras.

Así formarán Los Pumas ante Barbarians:

Juan Cruz Mallía; Sebastián Cancelliere, Matías Orlando, Bautista Ezcurra, Ramiro Moyano; Joaquín Díaz Bonilla; Martín Landajo; Rodrigo Bruni, Tomás Lezana, Pablo Matera; Matías Alemanno, Guido Petti; Santiago Medrano, Julián Montoya y Juan Pablo Zeiss.

Suplentes: Agustín Creevy, Mayco Vivas, Lucio Sordoni, Tomás Lavanini, Santiago Grondona, Tomás Cubelli, Jerónimo De la Fuente y Santiago Carreras.

Este será el equipo que buscará darle otro cierre a una temporada con altibajos, pero que sin duda servirá de cara a la Copa del Mundo Japón 2019.

 

Martín O’Donnell 

La mejora no fue suficiente y se sumó otra derrota

Los Pumas no pudieron ante Escocia en Edimburgo. En un partido sumamente cerrado, el marcador terminó 14-9 a favor de los locales. Por un lado, el clima perjudicó al equipo argentino, la pelota se resbaló muchas veces de las manos de los jugadores (aunque también afectó al seleccionado escocés). Pero la derrota tiene mayor explicación si uno tiene en cuenta que, ante infracciones a favor de Argentina, la tendencia fue pedir palos, y no hubo eficacia. Nicolás Sánchez fue el encargado de ejecutar seis penales, de los cuales logró concretar tres, y Emiliano Boffelli erró otro. Pero más allá de estas imprecisiones, el rendimiento fue superior al que se mostró en los partidos pasados y Escocia se llevó la victoria por una distracción argentina.

Hubo rendimientos individuales para destacar. Para empezar, el primera línea Santiago Medrano realizó un gran partido, al poner tackles positivos y, con la pelota en sus manos,  al lograr avanzar sobre la defensa escocesa. Guido Petti y Rodrigo Bruni, quien tuvo su primera aparición como titular, también hicieron una gran labor. El capitán Pablo Matera fue otro que se destacó.

Por el lado de los backs, Gonzalo Bertranou ha tenido incomodidad para despejar con el pie, pero distribuyó rápido la pelota y no cometió errores. Para destacar es la participación de los centros, Jerónimo De la Fuente y Matías Moroni. Ambos jugaron con mucha concentración y agresividad desde el primer minuto. Matías Orlando, quien reemplazó a Moroni, no se quedó atrás y también jugó un buen partido.

La victoria, o por lo menos el empate, estuvo cerca del seleccionado argentino. Una gran combinación entre Nico Sánchez y Boffelli, quien apareció por el interno, luego pudo haber derivado en try, pero la pelota se le cayó a De la Fuente cuando estaba cerca del ingoal rival.

Si bien el resultado es frustrante, el desempeño de Argentina en el partido fue positivo. Las claves pasaron por no ser eficaces en los penales, y por los knock on que se debieron en gran parte a la llovizna en Edimburgo. Ahora queda el reto ante Barbarians en Twickenham, sobre el cual el entrenador Mario Ledesma manifestó que posiblemente tengan minutos aquellos jugadores que han tenido poca participación en esta gira por Europa.

 

Martín O’Donnell 

Los Pumas van por la recuperación

Los primeros dos partidos de esta ventana de noviembre no culminaron como se esperaba. El seleccionado fue derrotado por Irlanda y por Francia, y volvió a generar dudas. Ahora acumula cuatro derrotas consecutivas, arrastraba dos de los últimos compromisos en el Rugby Championship 2018 (ante Nueva Zelanda en Buenos Aires y la increíble remontada de Australia en Salta), y se le sumó este par en las últimas jornadas. La preocupación toma más peso al saber que Francia será rival de grupo en la Copa del Mundo del próximo año, y que el scrum argentino haya vuelto a tener falencias.

Este sábado, Argentina buscará corregir los errores de los últimos partidos y volver a la victoria, cuando se enfrente desde las 11.30 a Escocia en Edimburgo. El historial entre ambos seleccionados denota que hay cierta igualdad: se enfrentaron en 20 ocasiones, y cada equipo suma 10 victorias. De cualquier manera, el recuerdo más reciente no es favorable. En el último partido de Daniel Hourcade a cargo del seleccionado nacional, el equipo escocés dominó en Resistencia y la diferencia se vio reflejada en el marcador: 15-44.

Mario Ledesma planificó pocas modificaciones en el XV inicial con respecto al partido pasado, ante Francia en Lille. Guido Petti volverá a la segunda línea, tras la innovación de jugar como ala, e ingresará por primera vez como titular Rodrigo Bruni, jugador de San Luis.  Además, saldrá del equipo Matías Orlando, quien le dejará su lugar a Matías Moroni.

Así será la formación titular que buscará vencer a Escocia en el estadio Murrayfield: Boffelli; Delguy, Moroni, De la Fuente, Moyano; Sánchez; Bertranou; Ortega Desio; Bruni, Matera; Lavanini, Petti; Medrano, Creevy, García Botta.

Por otra parte, Escocia presenta nueve cambios con una novedad: el talentoso apertura Fin Russell jugará de primer centro, y Adam Hastings, que hasta el momento tiene seis presentaciones con el equipo nacional, portará la camiseta número 10.

Sin dudas es un partido atractivo, en el que Los Pumas deberán demostrar nuevamente si están al nivel de una selección de esta magnitud, como lo han hecho en algunos partidos del Rugby Championship, o si siguen sin resolver las dificultades que se le presentan en el desarrollo de los partidos, como sucedió en las últimas presentaciones.

 

Martín O’Donnell 

 

Los Pumas inician una gira exigente

El seleccionado se medirá el próximo sábado ante Irlanda, en el primer compromiso que tendrá en una ventana en la que lo esperan otras selecciones de alto nivel. Luego del partido en Dublín, jugará ante Francia en Lille, después visitará a Escocia en el Murrayfield, y finalizará el recorrido por el viejo continente con el partido ante Barbarians en el histórico Twickenham.

El equipo viene de hacer una aceptable participación en el Rugby Championship, edición en la que alternó aspectos positivos con falencias, pero en la que logró revertir la imagen. Logró imponerse ante Sudáfrica y Australia, y mostró un nivel que hace tiempo no se veía, quizás desde el Mundial 2015.

Pero ahora Los Pumas tienen la tarea de volver a demostrar que están al nivel de estas importantes selecciones. Es la oportunidad de dejar atrás las derrotas en las ventanas de junio de este año y de noviembre del año pasado, para dar un  paso adelante y seguir creciendo con la Copa del Mundo Japón 2019 en el horizonte. Se trata de una preparación acorde al potencial de este plantel, que pudo hacerle frente a los Springboks y a los Wallabies, por momentos también a los All Blacks, y que tendrá a Pablo Matera como flamante capitán para este nuevo rumbo, con Mario Ledesma como Head Coach, y la inclusión de juveniles en el conformado de la lista.

En la capital de la República de Irlanda será el primer reto en esta serie de amistosos, y ante nada más y nada menos que el campeón del último 6 Naciones. Como primer examen, una prueba muy exigente.

 

Martín O’Donnell 

 

Los Pumas renuevan las ilusiones

A pocas semanas del debut de Los Pumas en el Rugby Championship 2018, Mario Ledesma fue anunciado como el nuevo Head Coach en reemplazo de Daniel Hourcade. El exitoso semestre de Jaguares bajo su conducción, su experiencia en Australia, y la necesidad de que el seleccionado nacional vuelva a ser aquel que supo triunfar ante selecciones de alto nivel han sido factores fundamentales para que Ledesma asumiera como entrenador. Y de inmediato tendría la responsabilidad de mejorar la imagen de un equipo que en los últimos años fue irregular. Porque luego de tener una gran participación en el Mundial de Inglaterra 2015, en el que terminó cuarto y eliminó con autoridad a un importante seleccionado como Irlanda, Los Pumas se vieron superados en los amistosos que disputó posteriormente, y también en los Rugby Championship disputados en 2016 y 2017.

La conformación del plantel del Seleccionado Argentino debió adaptarse a las nuevas normas. Los rugbiers que continuaron su carrera en Europa no podían ser convocados para los partidos con la camiseta nacional. Ello implicó la ausencia de piezas claves para el equipo, y la necesidad de que surjan jugadores locales que se adapten a ese nivel. A partir de la participación de la franquicia argentina en la destacada competencia del hemisferio sur, el plantel de Jaguares era prácticamente idéntico al de Los Pumas. Y las primeras dos temporadas han sido difíciles para el equipo argentino, algo lógico al tratarse de una competencia nueva, que además implica realizar viajes largos.

Pero en la temporada 2018 se mostró una versión distinta, y más positiva, de Jaguares. Tras dos temporadas bajo la conducción de Raúl Pérez, la llegada de Mario Ledesma como entrenador se tradujo en importantes cambios tanto en el juego, como también se vio reflejada en los resultados. El equipo argentino logró su mejor participación hasta el momento, y alcanzó por primera vez los playoffs, en los que llegó hasta cuartos de final.

Superó con claridad a muchos oponentes como local, y de visitante también se obtuvieron victorias importantes. El equipo mostró un gran nivel de juego, pero que contrastaba con el desempeño de los mismos jugadores con la camiseta argentina. Daniel Hourcade, que realizó una gran labor en el aspecto ofensivo del seleccionado y condujo al cuarto puesto en el Mundial 2015, dio un  paso al costado tras no encontrar un buen funcionamiento del equipo y tras la acumulación de resultados negativos.

Mario Ledesma fue apuntado como su reemplazante, en busca de que pudiera trasladar aquel buen juego que mostraba Jaguares, a Los Pumas. Su primer compromiso al frente del equipo fue el Rugby Championship 2018, edición en la que el seleccionado mejor se desempeñó desde que participa en el torneo. Tras una derrota ante los Springboks como visitante la primera fecha por 34-21, se tomó revancha en la segunda cuando en Mendoza superó con claridad al seleccionado sudafricano por 32-19. Luego cayó ante los All Blacks como visitante por 46-24, pero el fin de semana siguiente se recuperó al superar 23-19 a los Wallabies, un emocionante triunfo en el que resistió hasta el final para lograr algo que el seleccionado no conseguía desde hacía 35 años: derrotar a Australia como visitante. Sin embargo, las últimas dos presentaciones ante los neozelandeses y los australianos como local no permitieron cerrar la participación de la mejor manera.

Los All Blacks fueron superiores en ambos encuentros a pesar de que el seleccionado argentino jugó bien por momentos. Por otra parte, el último partido ante los Wallabies, disputado en Salta, tuvo un resultado totalmente inesperado luego del excelente primer tiempo de Los Pumas. El seleccionado sometió a los australianos desde el primer minuto, mostró un buen ritmo de juego y se fue al descanso con el marcador 31-7 a favor. Sin embargo, en el complemento se invirtieron los roles y fueron los Wallabies quienes se impusieron, convirtiendo tres tries en los 12 minutos iniciales de la segunda parte, luego anotarían dos ensayos más y un penal convertido, mientras que Los Pumas apenas sumaron 3 puntos más por un penal convertido, y el marcador terminó 34-45 a favor de Australia. El partido estaba encaminado a una histórica victoria, pero no se sostuvo la intensidad del primer tiempo y terminó en desilusión.

De cualquier manera, Los Pumas estuvieron a la altura ante rivales de enorme nivel y lograron por primera vez dos triunfos en una misma edición del Rugby Championship. Ante Nueva Zelanda pudo hacerle frente en varios momentos del partido, y eso es importante teniendo en cuenta la jerarquía del oponente. Los triunfos ante Sudáfrica y Australia demuestran que pueden estar a su altura, y el primer tiempo ante los Wallabies en Salta también es un indicador de esperanza para el futuro del equipo con vistas al Mundial de Japón 2019. Porque si bien hay aspectos por mejorar, la participación del seleccionado en este certamen dio otra imagen, renovó las ilusiones y permite mirar con optimismo los encuentros de la ventana internacional de noviembre, y por qué no, el desafío del Mundial Japón 2019.

 

Martín O’Donnell