Archivo de la categoría: Boxeo

Brian Castaño vuelve a enfrentar a Jermell Charlo, en un combate que toma color

Hubo dimes y diretes, idas y vueltas, postergaciones y acusaciones, pero al final la revancha entre Brian Castaño y Jermell Charlo por la unificación de los títulos superwelter ya tiene fecha confirmada y escenario para recibirla. Se hará el sábado 14 de mayo en el Dignity Health Tennis Center, en Carson, California, Estados Unidos de América. Un Estadio previsto para el tenis, pero que alberga peleas de boxeo en mayor cantidad que para el deporte que había sido pensado. Ya es un escenario tradicional y clásico del pugilismo.

Lo que estaba pactado, en principio, para el sábado 19 de marzo en el “Crypto Arena” de Los Angeles, se postergó por la lesión del boxeador argentino en el biceps del brazo derecho. “Yo venía con esa lesión y no podía dar ningún tipo de ventajas”, señaló Castaño al momento de la reprogramación, “las peleas hay que respetarlas y yo tengo que estar al 100% en lo físico y técnico para dar un buen espectáculo”, agregó Brian, quien también afirmó tener todos los estudios de la lesión ante las dudas planteadas desde el equipo del norteamericano.

Crédito: NotiFight.com

Será el esperado desquite de aquella pelea del 17 julio de 2021, cuando ambos expusieron sus coronas, Castaño la de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), y Charlo las de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Federación Internacional de Boxeo (FIB) y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Aquel combate fue espectacular y si bien muchos vieron ganador al argentino, para otros existió una paridad que ameritaba un desquite directo. Lo que sí resultó difícil de explicar fue la tarjeta de uno de los jurados, Nelson Vázquez, quien otorgó una diferencia de 117-111 a favor del estadounidense. “He trabajado mucho con mi equipo para ganar por knock out, o con mucha claridad, para que no hayan dudas. No he dejado de entrenar”, señaló Brian Castaño en diversas declaraciones.

El combate se calentó desde el momento en que terminó el primero. Porque Charlo se sorprendió por el nivel de su adversario, pero sobre todo porque la revancha estaba cantada desde ese instante. Y la postergación le agrega pimienta a una pelea que ya venía muy picante. “Pidió la postergación para ganar tiempo”, fue lo primero que dijo el norteamericano tras la postergación. Luego pidió un test antidopaje. Y la espuma subió, pues sobraron declaraciones fuertes, que a un mes y medio del combate aún pueden ascender en una trepada que no se calcula donde terminará.

Jermell Charlo se prepara en Houston, Texas. En los últimos días recibió la visita de Gilberto Jesús Mendoza, presidente de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), quien afirmó que “Charlo es un hombre sencillo y disciplinado. Tiene una notable pasión por el boxeo y muchas ganas de hacer historia en este deporte. Es valorable su esfuerzo por formarse al margen del ring y realizar una carrera universitaria. Sin duda, fue una charla amena y muy grata”.

Por ahora, el tiempo juega a favor. Faltan cuarenta y cinco días para que se enciendan las luces de California. El clima empieza a ganar temperatura. Y la pelea ya empezó.

Hernán O’Donnell

Gustavo Lemos fue demasiado eléctrico para Selby, y ahora va por el título Mundial

El Luna Park volvió a vibrar como en las mejores noches. Como en los viejos tiempos, cuando los preliminares alcanzaban una estatura digna de uno de los “Templos” más célebres del boxeo mundial, y llenaban de acción y adrenalina el Estadio hasta alcanzar un fuego avasallante en la pelea de fondo. Así fue la noche del sábado 26 de marzo en el mítico escenario de Corrientes y Bouchard. Porque no sólo fue vibrante el combate estelar, sino que hubo un show de knock outs previo que valieron la pena ir bien temprano a vivir la jornada.

Pero toda la fiesta se la quedó Lemos. Desde la salida desbordó confianza y espíritu ganador. Entró con una canción pegadiza y muy adherida al sentir del deportista y del público argentino: la canción que Rodrigo le dedicó a Diego Armando Maradona.

Fue de estudio el inicio del primer round. Lemos salió con la guardia alta y bien cerrada, perfilado de costado, pero con el paso adelante permanente y la mirada desafiante. En un momento hasta le levantó las cejas, en un gesto que implicaba una amenaza por todo lo que iba a llegar.

Selby, de mayor altura, intentó moverse rápido y de manera lateral, pero no pudo hacer pesar esos movimientos. Sí tuvo un buen momento con su alcance de brazos y el jab, pero sobre el cierre de la primera vuelta Lemos pudo hacer una buena combinación. La primera vuelta fue para Selby, 10-9, en una decisión muy leve.

Salió con mayor determinación el argentino en el segundo round, decidido y ofensivo. Fue al ataque y dominó el primer minuto del segundo round con claridad. Había pasado el round de estudio y quedarse hubiera significado retrasarse en las tarjetas. Debía salir a pelear, sin pérdida de más tiempo.

Y le sumó buenos golpes abajo, sin desesperarse por llegar arriba. Lemos 10-9, tras la segunda vuelta las tarjetas quedaban igualadas en 19.

Un cruce de Lee Selby abrió a “Tito” en el inicio del tercer round, que le produjo un corte amplio al local. Ya era el combate esperado, con el argentino lanzado al ataque. Selby sintió los golpes y comenzó a perder la estabilidad. Lemos atacaba arriba y abajo, dominaba el centro del ring y comenzó a hacerle sentir el poder de sus puños. El local achicaba distancias y no era suficiente el jab de Selby para marcar el espacio. Logró un par de golpes al final, mostró que no se entregaría fácil, pero Lemos había sido más a lo largo del asalto. 10-9 para Lemos, y 29-28 el resumen del combate para el argentino.

En el cuarto round el galés intentó revertir el rumbo que tomaba el combate. Comenzó a usar la derecha, fuerte y precisa, para trabajar en la herida del “Eléctrico”. Pero Lemos era consciente de la situación y se fue encima del rival, a puro golpe y coraje, que levantó al público en las tribunas, y cuando faltaban 20″ dos golpes a la zona hepática derrumbaron al galés, que puso rodilla en el suelo y buscó la cuenta de protección para retomar el aire. Sintió el golpe. Y se levantó con lo justo, para que el reloj corriera y tras un segundos de aguante, pudiera ir al rincón. 10-8 para Gustavo Lemos y el marcador quedó 39-36.

El quinto round fue contundente. Una derecha de Lemos al rostro del galés fue decisiva. Lo tiró y obligó a quedarse hasta el límite para recuperarse. Se levantó Selby, pero estaba entregado. Lemos olió sangre y fue. Pegó duro, mientras buscaba el agujero. Y encontró la sien del rival con un derechazo que lo tiró y ya no tuvo sentido seguir. Knock Out Técnico en el quinto round, KOT5, para que Gustavo Lemos abrazara el sueño, la ilusión y el alma de miles de argentinos que llenaron el Luna Park y vibraron con una pelea espectacular, intensa y rápida que le abre al “Eléctrico” una puerta para buscar el anhelado título mundial.

Hernán O’Donnell

Sergio Martínez se encamina al sueño que pocos imaginaban

Luce mucho mejor que en la pelea en que decidió remontar el barrilete del sueño imposible. Está más rápido, más acentuado, más sólido y con un mejor manejo del tiempo y la distancia. Sergio “Maravilla” Martínez se propuso volver a ser Campeón Mundial de Boxeo, tras más de 6 años de inactividad. Porque cuando cayó ante Miguel Cotto el 7 de Junio de 2014 en el Madison Square Garden de Nueva York, el final parecía definitivo. En un combate que se fue olvidado e inadvertido por un público argentino pasional, pero muy afecto al exitismo, y por esa cercanía al inicio de la Copa Mundial de la FIFA-Brasil 2014, donde los sueños de Campeón eran alimentados a diario por la masa de la “patria deportista” cosumidora de casi todos los deportes, pero si traen victorias, mucho mejor, tras esa caída, con la imagen de sus rodillas maltrechas y tapadas por una larga bermuda, amén de la superioridad marcada con claridad por el portorriqueño, salvo para los fanáticos del boxeo, el adiós a la actividad de Martínez para muchos se fue como una ola regresa al mar…

Pero para “Maravilla”, la historia no estaba terminada. Y luego de un largo paréntesis que incluyó presentaciones teatrales en versión del llamado “Stand-up”, incursión como promotor de boxeo, algún paso por los medios, el pugilista que lleva en la sangre volvió a tocar la sensibilidad de su corazón. Anímate y arriesgate, le dijo. Y tras seis años de ausencia, un día “Maravilla” volvió a subirse a un ring en forma profesional.

Fue el 21 de Agosto de 2020, en la ciudad de Torrelavega, en Cantabria, comunidad autónoma española. Allí se midió ante José Fandiño, a quien venció por KOT 7, en una pelea pactada a 10 asaltos. Luego venció al finés Koivula, más tarde al inglés Brian Rose, y el último Jueves 27 de Enero de 2022 logró un triunfo contundente, sólido, inapelable, ante el Macaulay Mc Gowan, a quien derribó en tres oportunidades, la última, la más clara, sobre el cierre del décimo round, pero que no le alcanzó para ganar por knock out, pero sí para llevarse el combate por decisión unánime en medio de la algarabía y los aplausos del público que concurrió al WiZink Center, como se conoce hoy al viejo y añorado Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, España.

Y fue una pelea tremenda, que creció con el correr de los minutos. Si bien Martínez sacó ventajas rápido y tomó el control de la contienda desde el inicio, en el segundo ya marcó una diferencia cuando lo dejó expuesto sobre el cierre del round, y salvo un sobresalto entre el tercero y el cuarto, a partir del quinto asalto el dominio del argentino fue marcado.

En el séptimo estiró dos puntos más la ventaja, tras un gancho al hígado que obligó al británico a poner la rodilla en la lona y soportar la cuenta de protección. Por experiencia y capacidad, Martínez se adueñó de los siguientes rounds y, lo dicho, sobre el cierre de la pelea estuvo a punto de noquearlo, tras otro golpe que derribó al oponente.

“Hasta el Mundial no paro!” gritó Sergio una vez acabado el combate. Fue el momento suyo de la noche, de los que más disfruta cuando se presenta, en un ring o en un escenario. Cuando está ante el público y deja florecer sus sentimientos. Esta vez, aún con el cansancio y la sed acumuladas, se dio un tiempo para pedir un aplauso para su adversario Mc Gowan, celebrar la noche y proponer un grito que nos recuerda el pasado glorioso y nos adelanta el futuro deseado.

Hernán O’Donnell

(Enviado especial a Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba)

El Luna Park reabrió sus puertas y la “Gurisa” Dionicius se quedó con la fiesta

Fue una noche maravillosa de Noviembre. Con la expectativa enorme de un público ávido por ver boxeo, que al atardecer empezó a arribar al mágico Templo de Corrientes y Bouchard para vivir una nueva apertura al boxeo, actividad por excelencia que albergó el Luna Park durante más de noventa años de existencia, pero que tuvo algunas interrupciones, y que cada vez que se anunció su re apertura, se vivieron noches como la del Sábado 20. Como aquella de 2002, cuando Omar Narváes venció a Adonis Rivas, en un combate que tuvo una inmensa convocatoria, un poco por el “Huracán” y otro mucho por vivir una vez más el glamour y la adrenalina de una noche de boxeo en el célebre escenario de Buenos Aires. Y, tras la última velada de 2013, tras una década llena de pugilismo, el Luna Park interrumpió el boxeo hasta llegar, tras ocho años, a esta nueva presentación.

Y lo hizo con atractivas peleas, algunas con más intensidad y emoción de la esperada, con varios pugilistas interesantes que invitan al seguimiento, y la de fondo que fue un poco menos de lo que se imaginaba.

“La Leyenda Continúa”, fue el título elegido para la velada. Y hubo más de novedades que de leyendas, al margen de la merecida expresión y reconocimiento a aquellos boxeadores que marcaron una época, como el caso de “Rocky” Flores, o el gran Juan Martín “Látigo” Coggi, o el sentido homenaje a todos los hombres y mujeres ligados al boxeo que han dejado este mundo en los últimos dos años.

El aperitivo resultó fantástico. Entre las peleas destacadas, la de Alan Chaves ante Matías García resultó muy destacada; de familia de boxeadores, pariente de Diego “la Joya” Chaves, Alan demostró buena presencia, una guardia zurda cerrada y desplazamientos correctos. Ganó bien el primer round y en el segundo round, comenzó con el dominio a través de un buen cross de de derecha, y luego volvió a dominar con un gancho al hígado que derribó a García, lo volvió a tirar con otro golpe a la zona blanda y sobre el cierre el árbitro paró el castigo para cerrar con una victoria por KOT 2 para Alan Chaves, que sumó su quinta victoria en otras tantas presentaciones.

Luego llegó el match entre Germán López y Rodrigo Ruiz, por la categoría Super Gallo. Ruiz dominó cuatro de los seis rounds, lo derribó en el primero, pero en el sexto y último consiguió el knock out con una buena combinación de golpes cuando sólo faltaban unos pocos segundos para terminar. Rodrigo Ruiz, otro vencedor de la noche.

La siguiente, Angel Nicolás Aquino y Kevin Muñoz. Por el Título Latino de la Categoría Gallo de la Federación Internacional de Boxeo. Y fue un triunfo claro de Aquino, representante del Club Atlético Platense. Un dominio del ganador notorio en el segundo round, luego en el cuarto lo desbordó y en el quinto una izquierda maciza y contundente, un cross que lo derribó y no pudo seguir.

Los medio pesados, Juan Boada de Colombia y el local Braian Suárez protagonizaron la pelea de semi fondo; aunque en realidad sólo hubo un protagonista: Suárez. El colombiano salió con decisión en el inicio del primer round, conectó bien en los primeros veinte segundos pero sobre el cierre, en el último minuto Suárez torció el destino. Se apoderó del segundo asalto y en el tercero lo derribó con un gancho al hígado y de la esquina del colombiano voló la toalla para cerrar la presentación. Braian Suárez era el nuevo campeón Latino de la categoría Medio pesado de la Organización Mundial de Boxeo.

Todo el show previo, hecho con buen gusto expectativa, previo a la pelea de fondo, se diluyó al comenzar la pelea entre Marcela Acuña y Débora Dionicius por el título Mundial interino de la categoría Super Gallo de la Organización Mundial de Boxeo.

El primer round fue pleno de estudio y casi no hubo acciones para destacar. Algo similar pasó en el segundo y en el tercero comenzó el dominio de Dionicius. Con muy buenos desplazamientos, una distancia apropiada para mantener a raya a la “Tigresa” y con la habilidad necesaria para acercarse y conectar algunos buenos golpes. En el cuarto ya fue más marcado el control de la “Gurisa”, y el dominio fue de ella. Y la tónica se mantuvo en los siguientes asaltos, sólo en el décimo aflojó Dionicius y se conformó con lo hecho. Pero había sido mucha la diferencia a favor de Débora, así como dos jueces lo vieron por 97-93, igual a nuestra apreciación, y el restante 96-94.

La historia dirá que Débora Dionicius ganó por puntos y se llevó el título Mundial interino de la OMB. “Estoy muy agradecida a Dios por esta victoria. Fue una noche soñada”, dijo la vencedora. Y le agradeció a Marcela Acuña la oportunidad.

Lloró, rió, agradeció y festejó. Que de eso se trata la vida.

Hernán O’Donnell

Oleksandr Usyk abrió las puertas del mundo

“El talento es solo el 1% de lo que soy como boxeador; el resto, el 99%, es fruto del trabajo, del esfuerzo, del sacrificio en los entrenamientos”; así se describió Oleksandr Usyk cuando empezó a asomar su cabeza y su figura en las grandes marquesinas del pugilismo, y así está reflejado en el capítulo dedicado a su vida en el libro “Un puñado de murmullos”, de este periodista.

Oleksandr Usyk trazó una inmensa carrera como amateur, fue dominador de la categoría Crucero y se lanzó a la conquista de los pesos Pesados. Nada menos. Y, para arrancar, derrotó a una estrella como Anthony Joshua, en Londres, en el inmenso Estadio de Totenham Hotspur, ante más de 60.000 personas, y se adueño de los cinturones correspondientes a la Asociaión Mundial de Boxeo (AMB), Organización Mundial de Boxeo (OMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Para el británico Joshua la noche del 25 de Septiembre tuvo un sabor amargo, que retrotrajo a aquel traspié ante Andy Ruiz, cuando pocos apostaban por el mexicano y, sin embargo, ganó sin atenuantes. La noche del último sábado se vivió una suerte de flashback, porque Joshua mostró cierta fragilidad para soportar el castigo. No pudo hacer pesar su mayor altura, su más largo alcance de brazos, ni la distancia que su contextura física le podía facilitar. Otra vez quedó expuesto, en deuda con su gente y con una cuenta pendiente que se podrá saldar cuando llegue el momento del desquite, que se calcula será en Febrero o Marzo de 2022.

Usyk fue inteligente, capaz y ambicioso. Achicó los espacios, se metió en la corta y supo plantear el combate en la zona que más le convenía. Se mostró sólido, con un plan previsto y hasta contó con el beneficio de la mala noche de su rival. Fue tan grande la superioridad de Usyk sobre Joshua que muchos creyeron ver que el último round había finalizado unos segundos antes de los que marca el reglamento, porque el dominio de Oleksandr era notorio y Joshua se veía agotado y desbordado, ante un inminente knock out. Pero varios especialistas comprobaron que el asalto duró los tres minutos reglamentarios y que sólo se vio un desfasaje en la transmisión por streaming a partir de que el cronómetro de la emisión comenzó unos cinco segundos posteriores al comienzo del round.

El ucraniano tiene el objetivo de consagrarse en la categoría completa, y con sus atributos está en camino de poder ser el mejor Pesado, aún cuando su contextura lo vincule más a la categoría Crucero. Tiene una muy buena técnica, si logra crecer en la musculatura (más de lo que ya es) podría ser un temible noqueador. Ante Joshua mostró muchas de sus cualidades de su repertorio.

Pero la mejor imagen la dio al final, cuando todo había concluido y se escuchó el fallo de los jurados. Apenas el árbitro levantó su mano derecha en señal de triunfo, su cara se transformó, se compungió y se apretó al máximo, en un mar de lágrimas que desbordaron sus ojos e invadieron su rostro. Simple y conmovedor. Era el gesto del desahogo, de la ilusión alcanzada, de la emoción que embarga a una tarea planificada, soñada y trabajada para lograrla. El mundo conoció al hombre que quiere ser el rey de los Pesados, y él sabe que el camino para acceder al trono tiene solo el 1% de su talento, porque lo demás habrá que construirlo a base de entrenamientos, humildad y sacrificios.

Hernán O’Donnell

Brian Castaño, ante la noche de su vida

Es el mejor pugilista argentino del momento, vive una etapa de plenitud profesional, ha hecho bien las cosas desde el comienzo, ha trabajado mucho y con humildad. Tiene 31 años y está invicto. Tiene carisma y es la gran esperanza de ubicar, otra vez, al boxeo argentino, en las primeras marquesinas del mundo. Es el campeón mundial super welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), y se medirá ante el fantástico Jermell Charlo, quien cuenta con los títulos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB). Los cuatro cinturones estarán en juego el próximo sábado 17 de julio en el AT&T Center, de San Antonio, Texas, Estados Unidos de América.

El desafío es enorme. Por los cuatro cinturones. Por el único en las 154 libras. “Esta es la pelea de mi vida”, sostuvo Castaño en la primera rueda de prensa que se efectuó de cara a un combate que promete ser histórico. “Este es mi momento. Es la pelea más importante de mi vida; tengo el arsenal más variado que cualquiera de los boxeadores a los que haya medido antes”, dijo el argentino.

En tanto, Charlo afirmó: “Este es el momento de poner mi vida en el ring, como lo hago siempre. Castaño también irá allí para arriesgar su vida. Es una lucha por el legado y yo estoy preparado para eso. Estoy ansioso y con muchas ganas”, afirmó el norteamericano.

Castaño viene de ganar el título OMB ante el brasileño Patrick Teixeira el 13 de febrero último, tras haber resignado el cinturón AMB por no haber concedido un desquite ante el francés Michel Soro, rival al que había derrotado el 1 de julio de 2017 en una pelea dura y complicada, pero que además fue desteñida por un final confuso, controvertido, con una demora sospechosa en leer el fallo de los jueces, sumado a la presencia del manager del francés en las cercanías de los jurados, lo cual enturbió el final y provocó el disgusto del equipo argentino, pues Castaño había ganado con claridad arriba del ring, pero a la hora de leer el veredicto, todo se enredó en un cono de sombras.

“Se recibió de Campeón” fue el título que eligió el prestigioso periodista Carlos Irusta para definir auqel combate en la histórica revista “Ring Side”. Pero poco tiempo después, la

“Se recibió de campeón” fue el título que entonces eligió el prestigios periodista Carlos Irusta en la histórica revista “Ring Side” tras aquel combate. Era la primera defensa del título, pero luego llegaría el despojo de su título por parte de la AMB (Asociación Mundial de Boxeo), luego de que Castaño se negara a realizar una pelea mandatoria con el francés Soro.

El equipo del argentino se negó a firmar el contrato porque no se cumplieron dos de los requisitos que habían exigido: que el control antidoping estuviera a cargo de la empresa VADA, que hace los controles olímpicos, y que la bolsa de Castaño fuera depositada en una cuenta bancaria 10 días antes de la fecha programada para la pelea.

Lo cierto es que Brian debió remar la reconstrucción. Una presentación ante el nigeriano Wale Omotoso, que le permitió conquistar el Título Intercontinental de la OMB de peso super welter, y el combate ante el brasileño Teixeira para llevarse el cinturón mundial de la OMB en ese mismo peso.

Ahora está ante la oportunidad de su vida. Frente a un boxeador que engalana las marquesinas de los sábados a la noche. y con la chance única de embanderarse en cuatro títulos en una sola pelea. La noche de su vida.

Hernán O’Donnell

Erica”La Pantera” Farías, a la búsqueda de la recuperación

Será el próximo 19 de Junio. En pocos días más, en definitiva. Y en Estados Unidos, la meca del boxeo. Hasta el Resort Virgin Hotels de Las Vegas, Nevada, volarán los sueños de Erica “La Pantera” Farías, quien se enfrentará a la actual campeona mundial OMB (Organización Mundial de Boxeo) de la categoría superpluma,
Mikaela Mayer (con un interesante récord de 14-0, 5 KO), en la pelea de semifondo del combate estelar entre el campeón mundial de peso gallo de la AMB (Asociación Mundial de Boxeo) yFIB (Federación Internacional de Boxeo), Naoya “Monster” Inoue, contra el retador obligatorio Michael “Hot and Spicy” Dasmarinas.

Para Farías será la oportunidad de volver a ser Campeona del Mundo; había logrado aquella distinción en las 135 y en las 140 libras, dentro del CMB (Consejo Mundial de Boxeo); Su última pelea combate fue ante Jessica McCaskill, en Chicago, Estados Unidos, en la que perdió por decisión mayoritaria, el 12 de Octubre de 2019.

La pandemia le quitó tiempo y posibilidades a Farías. “Siempre traté de mantener un entrenamiento, aunque no es lo mismo hacerlo en tu casa que en el gimnasio, donde podés tener un sparring, hacer guantes y demás”, declaró hace ya un tiempo a la señal de cable TyC Sports.

Ahora va tras un sueño…

Hernán O’Donnell

Adiós a León Spinks, el que sorprendió a Alí y al mundo…

“El mundo no lo puede creer: perdió Alí”. Así tituló la revista El Gráfico aquella pelea que conmovió al mundo, cuando el 15 de Febrero de 1978 un joven y novato León Spinks derrotó al mítico, célebre y legendario Muhammad Alí. Fue una conmoción; pocos creían en ese novato que rceién iba por su octava pelea en el campo rentado y destronaba a una verdadera leyenda del deporte, al que le arrebataba los cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y Consejo Mundial de Boxeo (CMB) de los pesos pesados.

Había sido su noche. La consagratoria. La que le dio esos quince minutos de fama (en este caso mundial) y que obligó al gran Alí a hacer un replanteo de su carrera. Había tenido una noche desprolija y fue el primero en reconocer su derrota. No habló ni de “robo” ni culpó a terceros. Spinks supo que el triunfo había sido de él, pero el futuro le depararía nuevos desafíos.

Hasta entonces, su realidad profesional era incipiente. Había ganado la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Montreal 1976, y en Enero de 1977 debutó como profesional con un triunfo ante Bob Smith, en Las Vegas. Luego llegaron un puñado de combates más y la gran chance ante el Más Grande de Todos los Tiempos.

A los siete meses, el 15 de Septiembre de 1978, le dio el desquite a Alí. En Nueva Orleans, con una expectativa mundial que batió records de audiencia televisiva. Y allí cayó, casi sin atenuantes. Luego perdió con Gerrie Coetzee y encadenó algunas victorias hasta tener otra chance por el título mundial. la oportunidad la tuvo el 12 de Junio de 1981 ante Larry Holmes, pero perdió por KOT3.

Otra vez, a remar contra la corriente. Una serie de peleas, en la que más se destacó su vicotria frente a Jesse Burnett. Y otra chance en 1986, el 22 de Marzo, frente a Dwight Muhammad Qawi, en la categoría crucero. Pero cayó por KOT en el 6º asalto y allí se acabaron las oportunidades.

Comenzó un derrotero de sobresaltos, con triunfos y derrotas casi alternados. Desde aquella oportunidad, hasta su retiro en 1995, peleó 22 veces con más caídas que victorias.

Su hermano Michael Spinks también le hizo honor al apellido con una fructífera carrera. León, luego del histórico triunfo ante Alí, tuvo una recorrida inestable. El último viernes 5 de Febrero se despidió de este mundo, a los 67 años, en Las Vegas, luego de tantos combates, tantas noches sin lunas ni soles, pero con el recuerdo eterno de los amantes del boxeo que lo vieron consagrarse ante la leyenda de este deporte una noche de febrero que quedará siempre en la memoria.

Hernán O’Donnell

Las distintas miradas en un deporte de apreciación para explicar el triunfo de Teófimo López

Esperábamos a la pelea del año; así se la había promocionado, también aceptamos que nosotros entendíamos que así podía ser. Para los fanáticos del boxeo el choque entre Vasily Lomachaneko y Teófimo López que unificó todos los cinturones de Peso Ligero, era el combate del año. y nos decepcionó, al margen de la victoria de López, a quien vimos ganar por 115-113, y llevarse los tìtulos que tenía el ucraniano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Organización Mundial de Boxeo (OMB) y Consejo Mundial de Boxeo (CMB) amén de mantener el propio, el de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Pero la pelea estuvo muy lejos de ser la esperada. López se hizo dueño de la primera mitad del combate, un poco por su iniciativa y otro tanto por la pasividad exasperante de Lomachenko. En el primer round se lo vio más suelto al norteamericano de origen hondureño, con un dominio del centro del ring y una disposición a buscar al adversario. El segundo capítulo fue más equilibrado, pero también lo vimos con una leve ventaja a López. y así, hasta el sexto round.

La gran duda es por què Lomachenko no soltó manos, se dedicó a caminar el cuadrilátero y solo jugó al desgaste de su rival. Una estrategia peligrosa, casi suicida, porque si bien provocó que López hiciera el gasto y afrontara la segunda parte de la pelea con menos energía también se posicionó en una clara desventaja en las tarjetas, y si no llegaba el knock out podía pasar que su ímpetu final no alcanzara.

Desde el séptimo round en adelante, el protagonismo fue de Lomachenko. Tuvo todo lo que sus fanáticos le reconocen: buenas combinaciones, el paso adelante en el tiempo exacto, precisión en el blanco, potencia en los puños, velocidad. Tuvo un octavo round muy destacado, de lo mejor de la noche.

Y continuó con la imposición de condiciones en las siguientes vueltas. Para nosotros ganó sin discusiones el noveno round, el décimo y el decimoprimero.

Si lograba mantener el dominio en el último asalto hubiera sido empate, tal como muchos lo vieron. Creemos que comenzó mejor el ucraniano, que tuvo su momento en el primer minuto y medio del round, pero luego se sobrepuso Teófimo, lo conectó con una buena combinación de manos, por momentos desbordó y en un round fuerte, lo vimos un poco mejor. Justo para sacar la diferencia de dos puntos, 7 vueltas a 5, y ganar por 115 a 113.

Ni por asomo vimos una distancia de 10 puntos que implican que 11 rounds los gano López. De ninguna manera; no es posible esa tarjeta, no se puede afirmar que Lomachenko se llevó sólo un asalto. No se pueden discutir los rounds 8, 9 y 11. Tampoco el décimo. Por eso, si alguien vio mejor a Loma en el último y le quedó empate, está bien. Es la posibilidad de otra mirada en un deporte de apreciación. Lo mismo en el round 2 y 6; hay quienes vieron mejor a Vasiliy allí, por lo cual muchos también lo vieron ganar la pelea. Se puede discutir mucho porque la paridad estuvo muy presente en este duelo. Por eso no creemos en semejante diferencia.

Teófimo celebró con emoción su victoria más importante en su ascendente carrera. Polémico, pero triunfo al fin. “Iremos a Disney World a festejar”, gritó en el escenario cuando ya la miel de la victoria lo envolvía. Es tiempo de darle rienda suelta a su alegría, en su noche más trascendente ante un rival calificado que se fue envuelto en un preocupante silencio y lleno de dudas.

Hernán O’Donnell

Vasyl Lomachenko y Teófimo López prometen la pelea del año

Es un año singular, atípico, muy diferente a todos los que vivimos. Con costumbres modificadas, sueños interrumpidos y una incertidumbre que envolvió al mundo por una pandemia inmanejable y que parece tener un fin lejano. Así se cambiaron todos los hábitos. Primero, la ausencia de competencias deportivas. Luego, la reanudación lenta y por etapas. La disposición en algunos países. los cambios de fases. El cierre de las fronteras y la quietud de un planeta que, como en el caso de este combate, hubiera albergado a miles de fanáticos llegados de todo el mundo. Pero las cosas se dieron así, y con algunas actividades que de a poco se pusieron en marcha, el planeta intenta acomodarse a la vida conocida.

Por eso esta pelea entre Vasyl Lomachenko y Teófimo López por el Super Campeonato Ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) es uno de los grandes anuncios del año. Que tuvo pocos, es verdad, muchos menos de lo que ocurre en los años habituales, pero que ahora propone un choque entre dos realidades y una velada muy especial el próximo 17 de Octubre en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, USA.

Los dos pugilistas fueron presentados en estas páginas y en la Revista especializada “Ring Side”, con una detallada reseña de sus biografía. Sus comienzos, sus inicios en la actividad, sus influencias y sus sueños. Cada ilusión que los embargó, cada palabra de aliento, cada sueño que los estimuló, en esta web fue comentado. Tuvieron sus notas presentación y vale la pena repasar, por que no, de quienes estamos hablando.

Lomachenko domina la categoría Ligero, es un nombre consagrado y conocido . y muy valorado. Para muchos, está entre los mejores libra por libra de la actualidad. Fue Campeón Mundial Pluma, luego Superpluma y hoy posee los cinturones Ligero de la Asociación Mundial de boxeo (AMB), Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Organización Mundial de Boxeo (OMB). Tuvo un prolongado recorrido amateur y luego caminó el profesionalismo a pasos agigantados: en su tercer combate se consagró Campeón Mundial de peso Pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Ahí comenzó una cadena de éxitos que incluyen rivales como Guillermo Rigondeuax, Jorge Linares, José Pedraza, Luke Campbell. Y ahora se enfrenta a un hombre en ascenso, que dejó está en ese momento en que un boxeador debe dejar de ser promesa para ser realidad: Teófimo López.

Teófimo López, el joven nacido en Brooklyn, de origen hondureño, es uno de los prospectos más interesantes del boxeo de la actualidad. Creció al compás de sus fuertes declaraciones, algunas actuaciones histriónicas y un poder de fuego de sus puños.

El 14 de Diciembre de 2019 conquistó el título mundial de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) al vencer al ghanés Richard Commey por KOT 2 en el Madison Square Garden. Esa noche se consagró; se metió de lleno en el panorama del boxeo mundial. Cuenta con el apoyo incondicional de su padre, quien afirmó que vencerá a Lomachenko sin inconvenientes.

En declaraciones que reproduce el sitio notifight.com, Lomachenko dijo que “López puede hablar todo lo que quiera. En eso es muy bueno; soy un peleador y mi objetivo es ganar otro título mundial. Cuando nos enfrentemos en Las Vegas, se comerá mis golpes y sus palabras. Seré el mejor hombre, y llevaré cuatro títulos mundiales conmigo a Ucrania”. 

También en notifight.com habló Teófimo López: “Le voy a dar una paliza a Lomachenko y le quitaré los títulos. Tan simple como eso. Vengo a Las Vegas para hacer historia. Él no me cae bien, y me voy a divertir mientras golpeo con mis puños la cara de Lomachenko. El reinado de Lomachenko llegará a su fin”.

Con esa chispa y esas fuertes declaraciones cruzadas, se armó la pelea. La gran pelea del año. Con todas las dificultades de un año atípico, con la imposiblidad de miles de fanáticos de estar presentes, con todas las contras, la pelea promete ser espectacular y para alquilar balcones.

Hernán O’Donnell