Los Pumas, ante el desafío del año del Mundial

Será una temporada larga, dura y competitiva. Un año lleno de Rugby, con alta exigencia y un calendario apretado y sin tregua; los jugadores deberán afrontar la competencia de las ligas de sus equipos, y a la vez participar en cada certamen que lo haga el seleccionado, amén de las nuevas franquicias que jugarán la Superliga Americana de Rugby, que dará comienzo al año.

Los Pumas jugarán ante los All Blacks el 8 de Julio próximo, en Mendoza, en el Estadio “Malvinas Argentinas”, por el prestigioso Rugby Championship. Luego actuarán en Buenos Aires, en el Estadio de Vélez Sársfield. Será el 5 de Agosto, ante Sudáfrica., en un encuentro de carácter amistoso.

Crédito: Prensa UAR

“Este año tendremos uno de los mejores espectáculos que tiene nuestro deporte, una Copa del Mundo”, señaló Gabriel Travaglini, presidente de la Unión Argentina de Rugby. Y agregó: “Es un evento muy esperado, donde los equipos buscan la excelencia del juego. Lo bueno que tiene este evento en calidad de espectáculo y juego, es que genera una menor competencia previa para preservar la integridad física de los planteles, con lo que este año nuestro Rugby Championship se jugará en forma reducida, en la que habrá sólo un partido con cada uno de los integrantes del torneo. Tendremos la posibilidad de volver a ver a los All Blacks en la Argentina, con todo lo que ello significa”.

“A la vez, la UAR continúa con el apoyo de las provincias para profundizar la federalización de los test-matches, por eso por primera vez los All Blacks jugarán con Los Pumas en la provincia de Mendoza, y nos enorgullece poder llevar este evento a Mendoza”, continuó Travaglini. Respecto al partido amistoso ante Sudáfrica en el Estadio de Vélez Sársfield, comentó: “Jugaremos contra los Campeones del Mundo, los Springboks. Es un encuentro que se hará bajo el marco habitual consensuado con la Unión Sudafricana, de jugar un amistoso previo a los Mundiales, y se hará al culminar el Rugby Championship en el estadio de Vélez Sarsfield en la Ciudad de Buenos Aires”.

Crédito: Prensa UAR

Y si bien se pensaba cerrar los amistosos de preparación a la Copa Mundial de Rugby Francia 2023 con ese encuentro, en las últimas horas surgió una nueva propuesta.

Como parte de los festejos oficiales por el Centenario de su creación, fechada en 1923, la Federación Española de Rugby invitó a Los Pumas a disputar un test-match con el seleccionado español. Este partido se jugará el sábado 26 de agosto, en el Estadio Cívitas Metropolitano de Madrid.

Bautizado como “The Match”, será el quinto partido de la historia entre Los Pumas y Los Leones. “Es un verdadero placer poder jugar otra vez un test-match con el seleccionado de España, y además participar de la celebración del Centenario de la Federación Española. Tenemos una excelente relación entre ambas Uniones desde aquel primer encuentro en Madrid de 1982. Es un partido de mucho valor, por el contexto y porque nos ayudará a prepararnos en las horas previas a disputar la Copa del Mundo de Francia”, cerró Travaglini.

El calendario está armado. Un año duro y exigente, que tendrá un largo desarrollo hasta llegar al 9 de Septiembre, fecha en que Los Pumas se medirán con Inglaterra en su debut en la Copa Mundial de Rugby Francia 2023. Ahí van Los Pumas, ante el enorme desafío de un año de alta exigencia.

Hernán O’Donnell

El año del Fútbol argentino comienza con un gran clásico en Abu Dhabi

Será el Viernes 20 de Enero de 2023, en la lejana Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos. Se medirán dos grandes de nuestro fútbol, Boca y Racing, y estará en juego la Supercopa 2022. Llega, no podía ser de otra manera cuando hablamos de nuestro fútbol vernáculo, envuelta en muchas controversias, porque deberían disputarla el Campeón de la Liga, Boca Juniors, contra el Campeón de la Copa Argentina, Patronato (Paraná), pero tras una disposición poco clara, se determinó que en lugar del conjunto de Entre Ríos, actuara el equipo de Avellaneda, sostenido en el argumento de ser el vencedor de la reciente Copa de Campeones 2022. Pero no fue la única polémica de esta Supercopa, porque una vez determinados los equipos, desde las entrañas del club bonaerense entendían que los jugadores de Boca que habían sido expulsados en la final de la Copa de Campeones no estaban habilitados para este partido. Reaccionó Boca, y sostuvo que era una competencia diferente y que en rigor de verdad la suspensión debía regir en el ámbito local. La AFA falló de modo salomónico y habilitó a los jugadores a participar de dicho enfrentamiento.

La decisión de llevar el partido a Al Ain surge de un acuerdo entre la Asociación del Fútbol Argentino y el Consejo de Deportes de Abu Dhabi (ADSC) que firmaron en Junio 2022, en el que establecieron que durante cuatro años se mantuvieran vínculos entre la AFA y el Fútbol emiratí, que incluye la organización de la Supercopa Argentina en Abu Dhabi. En su página web, la Asociación del Fútbol Argentino afirma que el partido tiene un fin que trasciende el evento deportivo, sino que además busca fortalecer relaciones de tipo cultural, y de lazos basados en la vida sana que propone el deporte.

“Compartir la final de la Supercopa Argentina con el Consejo de Deportes de Abu Dhabi, me genera una sensación de gran alegría”, afirmó el Presidente de la AFA, Claudio Tapia, en declaraciones en el sitio web oficial. Y agregó: “La Supercopa Argentina es un evento representativo de nuestro fútbol, y lo queremos compartir con el Consejo de Deportes de Abu Dhabi, que nos recibió muy bien en Noviembre pasado, cuando nos enfrentamos con su seleccionado. Nos brindaron mucha calidez y hospitalidad”, señaló.

Está listo el partido. Han salido a la venta las entradas, los equipos se preparan y la batalla de nervios basadas en declaraciones, objeciones, pedidos de suspensión y otras cuestiones, ya ha comenzado. El Fútbol Argentino le da la Bienvenida al nuevo año.

Hernán O’Donnell

América vuelve a recibir el Rugby del más alto nivel

El Rugby del continente vuelve a ilusionarse con una competencia del más alto nivel, que reemplaza a la extinta Superliga Americana de Rugby (SLAR). Ahora será el momento de “Super Rugby Américas”, una competencia de similares características a la vieja estructura de la Superliga, que tendrá la participación de combinados de siete países.

El “Súper Rugby Américas” dará comienzo el próximo 18 de febrero, y la final está prevista para el 9 de junio de 2023. Participarán siete franquicias, dos de las cuales serán argentinas: PAMPAS XV, que jugará en Buenos Aires y estará bajo la órbita de la Unión Argentina de Rugby (UAR), y DOGOS XV, que actuará en Córdoba, con la supervisión de la Unión Cordobesa de Rugby.

Además, habrá jugadores de otras nacionalidades sudamericanas, al margen del origen de las franquicias. Las otras entidades que van a jugar, serán: COBRAS BRASIL XV, sede en San Pablo, Brasil; SELKNAM, de Santiago de Chile; YACARE XV, con sede en Asunción, Paraguay; AMERICAN RAPTORS, de Glendale, Estados Unidos de América, y PEÑAROL RUGBY, de Montevideo, Uruguay. También servirá de preparación para aquellas naciones que van a participar de la Copa Mundial de Rugby Francia 2023, como Argentina, Chile y Uruguay.

El torneo se jugará con la modalidad de todos contra todos, de local y visitante, con un total de 14 fechas de 3 partidos cada una, lo que da un total de 42 encuentros en la etapa regular. Luego habrá semifinales, y la Gran Final, con lo cual se totalizarán 45 partidos de rugby.

En un comunicado de prensa, el Presidente de la Unión Argentina de Rugby, Gabriel Travaglini, expresó: “Estamos muy entusiasmados con este nuevo torneo. Hemos dado otro paso importante con la
incorporación de una segunda franquicia para la Argentina y de un equipo de los Estados Unidos, que, de esa forma, permite integrar a toda América. Este campeonato es muy necesario, un objetivo más que se cumple, el más cercano es que Sudamérica logró acceder a tres plazas en la Copa del Mundo por primera vez. El proyecto continúa, es posible que haya altibajos y cambios necesarios por factores externos, que vamos a tratar de solucionar con las mejores alternativas, con el objetivo de buscar el mayor crecimiento de muchos y no en el de pocos, con mucho sacrificio y esfuerzo de todo el rugby argentino”.

Una noticia que alegra. El Rugby de las Américas vuelve a tener una competencia propia, rica, jerárquica. Un torneo de Rugby de alto nivel, para disfrutar el deporte, y verlo crecer.

Hernán O’Donnell

¡Argentina Campeón del Mundo!

Fue el grito desahogado, el que estaba a flor de piel. El que se presumía desde hace un buen tiempo, cuando la selección Argentina comenzó un ciclo ordenado, prolijo, con un cuerpo técnico que no reunía experiencia en la conducción de un plantel internacional, pero sí reunía vivencias y acumulaba centenas de partidos internacionales, de haber sido jugadores en los Seleccionados desde los juveniles hasta los mayores. De haber disputado Mundiales de todas las categorías: Sub17, Sub 20, y los grandes. Ese grito final con el penal que convirtió Gonzalo Montiel, liberó angustias, aflojó tensiones, y llevó a la Argentina a ganar la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022, la tercera de su rica historia, que se suma a las ganadas en Argentina 1978 y México 1986.

Argentina había sido más a lo largo de los ciento veinte minutos de juego, pero este juego tiene tantas sorpresas escondidas, que debió ir al alargue y luego a la serie de remates desde el punto del penal. Y tuvo que llegar a ese tiro final y decisivo, para celebrar y gozar. El penal decisivo, el que cerró una tarde de locos.

Crédito: media.afa.org.ar

El mundo se había paralizado. Faltaban dos horas para que la Argentina y Francia jueguen la Final de la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022, y no había otra actividad en el planeta que no estuviera vinculada al partido. Las plazas de la República Argentina se llenaron de gente que pretendía ver el partido en pantalla gigante y compañía de compatriotas, para gozar y sufrir juntos. Habían proliferado las reuniones familiares, abrieron bares para llenar de bebidas y pasión en las mesas. Otros prefirieron cerrar para darle a sus empleados el día libre y que lo vean como quieran. Las bocinas y los gritos dominaron la mañana argentina, hasta que se empezó a acercar la hora del partido, y la tensión, la angustia y la expectativa jugaron su partido. Así, en cada rincón del mundo; cada vez que hay un acontecimiento de semejante magnitud. Claro que en muchos lugares la vida siguió igual, pero ese efecto que vivimos los países finalistas, se reflejó en cada aldea en la que se respira fútbol.

La ceremonia de Clausura, la música y el color. Las leyendas en los palcos de la FIFA, con estrellas de todas las épocas. Ex campeones del mundo. Figuras del espectáculo, de la dirigencia deportiva, líderes políticos. Todos, en esa inmensa galería de vanidades y egolatrías que es un palco de una tribuna deportiva.

La Argentina comenzó con Emiliano Martínez; Nahuel Molina, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico; Angel Di María, Rodrigo De Paul, Enzo Fernández y Alexis Mac Allister; Lionel Messi y Julián Álvarez.

El equipo de Didier Deschamps formó con Hugo Lloris; Jules Koundé, Raphal Varane, Dayot Upamecano, y Theo Hernández; Tchouameni y Rabiot; Dembelé, Antoine Griezmann y Kylian Mbappé; Olivier Giroud en el centro del ataque.

Crédito: media.afa.org.ar

Y cuando la pelota empezó a rodar, se acabaron las especulaciones. Francia no fue el equipo que mostraban sus antecedentes. Cauteloso, dubitativo, con llamativos errores en el manejo de la pelota. Errático Theo Hernández cuando pretendía salir por izquierda, desprolijo y falto de ubicación Griezmann, livianos Varane en defensa y Olivier Giroud en ataque, sólo la fuerza y determinación de Dayot Upamecano sostenía al equipo. La Argentina, en cambio, se mostraba concentrada, atenta, y cuando olió sangre, fue a buscar el partido. Hizo sentir el rigor de los centrales, Cristian Romero y Nicolás Otamendi, metió fuerte en el medio, Mac Allister supo darle buen destino al balón y Messi empezó a surcar la cancha, con buena ubicación y excelente lectura del juego.

A los 22′ Angel Di María encaró por izquierda, superó con un buen enganche a Dembelé, entró al área, y se cayó ante un contacto del propio Dembelé. El árbitro Szymon Marciniak sancionó el penal, y Leo Messi ejecutó con frialdad, para poner el 1-0 a favor de Argentina.

Fue el momento en que la selección se afirmó en el partido. Lo interpretó. Cedió unos metros de terreno, se agazapó y esperó que Francia intentara algo, para salir rápido de contragolpe. Así llegó el segundo gol. Una escapada por derecha, el contraataque veloz que empezó en de Paul, siguió en Messi, después Julián Álvarez, el balón cruzado para Di María, y Angelito resolvió con un remate cruzado, ante la salida de Hugo Lloris, a los 35′ de juego, para poner el partido 2-0 a favor de la Argentina.

Crédito: media.afa.org.ar

Argentina era la dueña del partido, Francia no hallaba ningún camino para equilibrar el partido. Era un equipo perdido y superado por un rival motivado, que, aún con errores en el manejo del balón, tenía la “manija” del partido.

Didier Deschamps hizo una lectura correcta de la situación, y a los 40′ decidió hacer “cirugía” en su equipo. Sacó a Dembelé y a Olivier Giroud, que habían hecho una muy pobre actuación, y puso en su lugar a Kolo Muani y Thuram. Este último fue de extremo izquierdo, y Mbappé pasó al lugar del centro del ataque.

El segundo tiempo fue parecido al final del primero. Argentina estaba bien parada en la cancha y controlaba los ataques, aislados, de Francia. A los 63′ Lionel Scaloni efectuó un cambio: Marcos Acuña ingresó en lugar de Angel Di María, que había aparecido por la derecha en los primeros minutos del complemento.

Argentina amenazó con un par de llegadas que pudieron liquidar el partido. Pero le faltó un poco de precisión en la puntada final. Y, de a poco, Francia comenzó a animarse un poco más. Sobre todo cuando se aproximaba el final y surgieron algunos olés anticipados de la tribuna. Es que parecía liquidado el partido, pero aún faltaba lo mejor. A los 70′ Didier Deschamps volvió a meter mano en su equipo; Comavinga entró por Antoine Griezmann, de buen Mundial pero de mal partido en la final, y Comán ingresó en lugar de Theo Hernández, también de buena Copa en general, y deslucido partido final.

Creció el equipo europeo. Parecía perdido, pero encontró una soga que le dio vida. A los 78′ se escapó Kolo Muani por izquierda, se metió en el área y Otamendi lo derribó, penal que ejecutó Kylian Mbappé, a los 79′, para poner un poco más ajustado el marcador. La Argentina quedaba adelante por 2-1, y aún restaban unos minutos por jugar.

Y enseguida llegó la igualdad, con una buena jugada colectiva que Mbappé coronó con un golazo, a los 80′ de juego. 2 a 2, y un final increíble, cuando parecía que la Argentina lo tenía resuelto. Hasta hubo una falta dentro del área de Romero a Thuram que el juez no advirtió, y sancionó con amarilla al delantero francés.

Gonzalo Montiel entró por Nahuel Molina para comenzar el alargue. A los 94′ Fofana reemplazó a Rabiot, que alternó buenas con malas. A los 99′, Leandro paredes ingresó por Rodrigo de Paul, y Lautaro Martínez entró en lugar de Julián Álvarez. El cansancio se acumulaba y el agotamiento llegaba a los futbolistas.

Terminó sin novedades el primer tiempo de la prórroga, y llegaron más emociones, porque Messi convirtió, tras una cesión de Lautaro Martínez, que puso el 3-2 a los 108′ de juego.

Los festejos fueron largos, los abrazos, los gritos de los relatores…parecía el final feliz del cuento, porque faltaba poco y Francia parecía agotar fuerzas, cuando Varane sacó un balón al lateral y pidió el cambio, agotado y acalambrado. Lo reemplazó Konaté, a los 112′. Después, Scaloni quiso cerrar la defensa e hizo ingresar a Germán Pezzella en lugar de Alexis Mac Allister. El tiempo se agotaba, Argentina estaba otra vez adelante en el marcador, pero una vez más los duendes del fútbol entraron a la cancha.

Una mano de Montiel, a los 118′, determinó un penal agónico para los europeos, que Kylian Mbappé convirtió en gol, para igualar 3-3 el partido.

Lo pudo ganar Francia, sobre el final, con una entrada de Kolo Muani que Emiliano Martínez tapó con su pierna izquierda. A los 120′ Disasi entró en lugar de Koundé, mientras que a los 120+1′ Paulo Dybala reemplazó a Nicolás Tagliafico, con la misión de ejecutar uno de los penales, en la serie de definición que se aproximaba.

Y fue una serie que pasó más rápida que los nervios pudieron jugar su partido. Convirtió Mbappé, luego igualó Messi. Martínez le atajó el tiro a Comán, Paulo Dybala convirtió con un tiro al medio, y la Argentina quedó 2-1 arriba. Desvió Tchouameni, Paredes ejecutó con éxito, y la Argentina quedó adelante por 3-1. Ya estaba. En la cuarta serie Kolo Muani hizo el gol con otro tiro fuerte y al medio. 3-2, Argentina. Tenía que patear Gonzalo Montiel, si lo hacía, Argentina era campeón…Y no hubo ni tiempo de pensar, porque Montiel tomó carrera, Lloris fue para el otro lado y se desató un festejo interminable…

Argentina, otra vez, Campeón del Mundo. En un partido tremendo, cambiante, intenso, Argentina sacó la diferencia en la serie de remates desde el punto del penal. Había sido mucho mejor en el primer tiempo, lo pudo liquidar al comienzo del segundo, se quedó al final y en una ráfaga se lo igualaron, casi lo pierde al final en la jugada de Thuram, sacó ventaja en la prórroga, se lo igualaron cuando todo parecía concluir, lo salvó “Dibu” Martínez en la agonía, y lo volvió a salvar en los “penales”, amén de la certera ejecución de los pateadores.

Crédito: @FIFAWorldCup

¡Argentina Campeón del Mundo! Como en 1978, como en 1986, ahora en 2022 suma la tercera estrella, que además están acompañadas por las finales jugadas, que aún sin tener el resultado deseado, valen como lo que son, una medalla de plata. Por eso, también el recuerdo honorífico a los subcampeones de Uruguay 1930, Italia 1990 y Brasil 2014.

¡Argentina Campeón del Mundo! El grito que resuena en todo el planeta, de punta a punta, que envuelve y emociona, pero que también nos invita a ver el presente de nuestro deporte, de su coyuntura, de lo que hay y de lo que falta. Las victorias sirven, siempre y cuando se las entienda como lo que son, un guiño del destino, pero lo que vale es todo el camino hecho para llegar a ellas. ¿O, si se hubiera perdido en la serie de “penales” se hubiera invalidado todo el camino recorrido? ¿Nada hubiera servido? ¿Solo habría críticas y nada para elogiar? Seguro que igual hubiera habido mucho por celebrar y festejar. Por eso no debe confundir el éxito, ni tampoco nos hubiera confundido una derrota. Al cabo, el mismo impostor.

¡Argentina Campeón del Mundo! Que sea el primer paso para el crecimiento, la organización, y la transparencia de nuestro querido fútbol argentino.

Hernán O’Donnell

Croacia llegó al tercer puesto, tras un partido jugado como una final

Lo jugaron como una final, y eso es muy elogiable. Croacia y Marruecos se tomaron el partido por la Medalla de Bronce con total seriedad, lo jugaron con ambición, vocación ofensiva y hasta un alto grado de intensidad que incluyó roces y protestas durante el tramo final del partido. Un bálsamo, al cabo, una reconciliación con el Fútbol, luego de haber visto tantos partidos por el tercer lugar, tanto en los Estadios como por TV, en donde, en algunos casos, se jugaron a desgano, o como si fuera una exhibición, un partido homenaje, o algo similar. Recuerdo aquella tarde en el Rose Bowl de Pasadena, California, Estados Unidos de América, cuando la goleada de Suecia a Bulgaria tuvo más ribetes cómicos y divertidos, más semejantes a un show que a un partido por los puntos, donde el fin de los equipos pareció entretener a la gente. O, más allá en el tiempo, pero como contraposición, recuerdo la muy fría tarde del 24 de Junio de 1978 cuando era un chico de 11 años en las plateas del Estadio de River Plate, y Brasil e Italia se tomaron mucho más en serio el partido, y lo jugaron con la grandeza que indica su historia.

Crédito: @FIFAWorldCup

Hubo muchos otros que quedaron en el olvido. Por el desinterés que muchas veces embarga a este encuentro en los Mundiales, incluso para quienes lo protagonizan. Esta vez, por suerte, Croacia y Marruecos fueron por la gloria del tercer lugar.

Croacia formó con Livakovic en el arco; Stanisic, Sutalo, Gvardiol e Iván Perisic; Luka Modric y Kovacic; Lovro Majer, Kramaric, y Orsic; Livaja. Marruecos lo hizo con Bono en la valla; Hakimi, El-Yariq, Dari y Allah; El-Khanouss, Amrabat y Sabiri; Hakim Ziyech, Youssef En-Nesyri y Sofiane Boufal.

Lo dicho, salieron a todo ritmo y a los 6′ Coracia abrió el marcador. Tiro libre ofensivo, el balón que llegó al sector izquierdo, Iván Perisic cabeceó hacia adentro con un gran giro de cabeza, y la pelota fue hacia el área, para que la aprovechara Gvardiol, quien con un tremendo cabezazo puso el 1-0 para los europeos.

Ni tiempo hubo de acomodarse en el sillón, que llegó otra emoción. Tiro libre a favor del conjunto africano desde la derecha de su ataque, la pelota llegó al área, y Sari, con un buen cabezazo cruzado puso el empate, 1 a 1.

Fue un gran partido, porque ambos buscaron sin ningún tipo de especulación. Luka Modric sacó un tremendo remate, cuando iban 23′, que Bono rechazó con justeza. Respondió Marruecos, a los 36′, con un tiro de esquina de Ziyech, que cabeceó En-Nesyri, y la pelota salió muy cerca del palo derecho del arco de Livakovic.

Y a los 41′, tras una excelente jugada colectiva, Orsic clavó un remate desde la izquierda, que cruzó el área, dio en el palo y se metió a pesar del vuelo de Bono, para que Croacia se adelantara por 2-1.

Crédito: @FIFAWorldCup

Marruecos salió a jugar el segundo tiempo con una variante: I. Chair entró en lugar de A. Sabiri. El partido mantuvo el espíritu, y se hizo más “picante”. No aflojaron los equipos, al contrario, buscaron con mayor fervor la victoria. A los 55′ llegó el segundo cambio marroquí: Ounahi reemplazó a Khanouss.

En Croacia, la primera variante se produjo a los 59′ de juego; Vlasic ingresó en lugar de Kramaric. El agotamiento físico empezaba a jugar su partido, y la acumulación de encuentros, la alta exigencia en cada uno de ellos, el cansancio mental, la fatiga y el stress, también comenzaron a aparecer en los minutos finales del anteúltimo encuentro de la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022. A los 63′ se retiró lesionado Dari, y lo debió reemplazar B. Benoun, mientras que A. Zaroury ingresó por S. Boufal, en Marruecos.

Enseguida, a los 65′, llegaron el segundo y tercer cambio en Croacia. Pasalic entró en lugar de Majer, y Petkovic reemplazó a Livaja. A los 66′ Amallah reemplazó a El-Yamiq, en la quinta modificación del equipo marroquí.

Fue una seguidilla de cambios, muchos de ellos producto de lesiones, fatigas, molestias musculares, y muchas cuestiones ligadas al agotamiento físico de un Mundial muy exigente.

Crédito: @FIFAWorldCup

Pudo definirlo Croacia, a los 86′, con un tiro de Kovacic, desde buena posición, que salió apenas desviado. También tuvo una chance Marruecos, a los 90+3′, con un centro cerrado que descolgó Livakovic. A los 90+4′ Jakic ingresó por Orsic en el equipo europeo. Y al última oportunidad de la igualdad la tuvo Marruecos a los 90+5′, cuando llegó un centro desde la izquierda y el cabezazo de En-Nesyri salió apenas arriba del travesaño.

Hubiera sido lindo ver un poco más de fútbol, pero la victoria de Croacia no se discute. Al cabo, convirtió dos golazos y sacó esa necesaria luz de ventaja, en un partido en el que los dos respetaron al fútbol y lo jugaron como una verdadera final.

Hernán O’Donnell

Francia llegó a la Final tras superar a un difícil Marruecos

Otro partidazo, de punta a punta. Lleno de emociones, vibrante, incierto, como el buen fútbol. Francia derrotó a Marruecos por 2-0 y accedió a jugar la Final de la Copa Mundial de la FIFA-Catar 2022 ante la Argentina. Pero no fue una victoria cómoda ni sencilla, tuvo momentos de dominio y superioridad, pero también sufrió durante varios lapsos del partido, y al final tuvo un poco de tranquilidad, cuando pudo establecer la diferencia en el marcador y tuvo el control del juego.

El equipo de Didier Deschamps formó con Hugo Lloris; Jules Koundé, Raphael Varane, Ibrahima Konaté, y Theo Hernández; Aurelien Tchouameni y Youssouf Fofana; Ousmane Dembelé, Antoine Griezmann y Kylian Mbappé; Olivier Giroud.

Marruecos salió con Bono; Achraf Hakimi, Jawad El Yamiq, Naif Aguerd, Romain Saiss y Noussair Mazraoui; Hakim Zyech, Azz-Edine Ounahi, Sofyan Amrabat y Sofiane Boufal; Youssef En-Nesyri.

Crédito: @FIFAWorldCup

A poco de iniciarse el partido, Francia abrió el marcador. Iban 4′ cuando Raphael varane metió un pase exquisito y profundo para Antoine Griezmann, este sacó un buen centro, Mbappé remató, pegó en un dfenesor, y el balón le cayó llovido a Theo Hernández, pero este se elevó y en un gran esfuerzo sacó desde lo alto un tiro que puso el 1-0 para Francia.

Amanecía el partido y ya había emociones, que iban a perdurar hasta el final. A los 9′ avisó Marruecos con un disparo de Ounahi que desvió Hugo Lloris. Después atacó Francia, y a los 16′ Giroud encabezó un contragolpe que terminó con un tiro en el palo derecho de Bono.

Sobre los 20′, Walid Regragui, el entrenador de Marruecos, debió efectuar la primera modificación, por la lesió de Romain Saiss, quien no estaba en buenas condiciones físicas, y debió dejarle su lugar a Amallah.

A los 35′ volvió a llegar Francia con peligro. Primero, Mbappé, tapó Bono, Tchouameni cedió a Giroud, quien de media vuelta sacó un disparo que se fue apenas desviado. A los 39′ Griezmann ejecutó un corner desde la derecha, Raphael Varane pateó al arco, pero el tiro se fue afuera.

El cierre del primer tiempo dejó una clara situación para el equipo africano, porque El-Yamiq conectó de chilena, y entre Lloris y el poste derecho le negaron el tanto de la igualdad.

Crédito: @FIFAWorldCup

Fue el anuncio de lo que sucedió en los primeros veinte minutos del complemento. Allah entró por Mazraoui en un Marruecos que volcó el juego a su favor. Se adelantó en el campo y lo metió a Francia en su área, que entendió que era el momento de ponerse el overol y defender el partido. Griezmann fue el abanderado de esa labor, en un rol de volante defensivo que no se avergonzaba si tenía que meterse en su área a marcar.

Didier Deschamps entendió que debía darle velocidad al contragolpe, y a los 64′ Thuram entró en lugar de Olivier Giroud. Mbappé se corrió al c entro del ataque, y Thuram se paró de extremo por izquierda.

A los 65′ llegaron dos modificaciones más en el equipo africano; A. Hamdallah ingresó en lugar de Y. En-Nesyri, y Z. Aboukhlal reemplazó a S. Boufal.

Francia, de a poco, empezó a salir del sosiego en que lo había metido Marruecos. A los 70′ tuvo un tiro libre a favor que Konaté cabeceó y salió muy cerca. A los 73′ Thuram encabezó un contragolpe que Fofana terminó con un remate desviado. Luego, a los 76′ vino la última variante de Marruecos: A. Ezzalzouli entró por S. Amallah. Y cuando iban 77′ Didier Deschamps realizó la segunda y última modificación en su equipo; Kolo Muani ingresó por Dembelé.

Entró tan bien el delantero de Eintracht Frankfurt que la primera pelota que tocó, fue gol. Mbappé armó una jugada bárbara dentro del área, pasó a tres hombres, sacó un tiro que se abrió a la derecha del ataque de los Galos, y por allí surgió Kolo Muani para poner el 2-0 a los 78′ de juego.

Crédito: @FIFAWorldCup

Ahí respiró el equipo europeo. Llegaba el final del partido y encontraba el sosiego, después de haber tenido un partido muy intenso, luchado y bien jugado, con un rival que supo ponerlo en aprietos durante un lapso largo del segundo tiempo.

Marruecos intentó lo último a los 90+2′, con un tiro de Ounahi que pegó en Konaté y fue al corner, y luego, a los 90+3′, con una gran jugada de Ounahi, el centro atrás y un tiro que salvó sobre la línea Konaté.

Francia celebró la clasificación a la final. Ganó un partido durísimo, que fue intenso y atractivo de principio a fin, y ahora estará frente al otro mejor equipo del torneo, Argentina, para jugar una final que será para alquilar balcones.

Hernán O’Donnell

Con convicción, seguridad y eficacia, la Argentina llega a la Final del Mundo

Media hora duró el partido. Después, llegaron dos mazasos que Argentina le propinó a Croacia y dio por terminada la contienda, aún cuando restaban más de un tiempo por jugar. Pero lo cierto es que hubo poco más de treinta minutos de paridad, de juego, de fuerzas equilibradas y de incertidumbre por el resultado. Luego, la Argentina, con la monumental conducción de Leo Messi, tomó el control físico, deportivo y psicológico, ante una Croacia que fue más por inercia y obligación que por entereza colectiva.

En esa media hora Argentina jugó un partido inteligente. Supo esperar a su rival, dejar que tomara el balón y a partir de tres cuartos de cancha, neutralizarlo. Por eso fue útil jugar con cuatro medio campistas, para ganarle esa zona de la cancha, y a partir de allí sacar contragolpes rápidos, que pudieran lastimar, mientras sostenía una defensa sólida. Por eso Lionel Scaloni modificó una vez más la formación y varió el esquema. El equipo arrancó con Emiliano Martínez; Nahuel Molina, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Enzo Fernández, Leandro Paredes y Alexis Mac Allister; y adelante, Leo Messi y Julián Álvarez.

Croacia comenzó con Livakovic al arco; Juranovic, Lovren, Gvardiol y Sosa; Luka Mocric, Marcelo Brozovic y Mateo Kovacic; Mario Pasalic, Andrej Kramaric e Iván Perisic.

Crédito: @FIFAWorldCup

En ese lapso del juego, los europeos intentaron manejar la pelota, darle buen destino y progresar con triangulaciones por las bandas. Sobre todo, por el lateral izquierdo, por el buen talante de Perisic. Los volantes, Modric, Brozovic y Kovacic, se vieron obligados a desdoblarse en el esfuerzo físico para poder dominar un sector en el que la Argentina tenía mayor cantidad de jugadores. Y el trabajo de neutralización de los muchachos de Scaloni dio resultado, porque más tarde o más temprano, recuperaban la pelota, al tiempo que desgastaban a los croatas en un esfuerzo desmedido. Y cuando tenían espacios, con la conducción de Messi, arrancaban en contragolpes de sumo peligro.

Así llegó el pelotazo largo a Julián Álvarez, la desinteligencia de Lovren en la marca, la salida desprolija del arquero Livakovic, el toque de Álvarez, el choque con el arquero, y el penal que Lionel Messi transformó en el 1-0 para la Argentina, a los 34′ de juego.

No se terminaron de acomodar en la reanudación del juego, que enseguida volveó a golpear la “Albiceleste”. Y, esta vez, sería un mazaso definitivo.

Iban 38′ cuando Julián Álvarez aprovechó un buen pelotazo hacia él, burló la salida de Lovren, después volvió a obtener el rechazo suave de Juranovic, Borna Sosa pifió el despeje, la pelota le volvió a quedar al delantero argentino que definió ante la salida del arquero croata para poner el 2-0 a favor de la Argentina.

Crédito: @FIFAWorldCup

Dos cambios realizó Croacia para comenzar el segundo tiempo; M. Orsic entró en lugar de Borna Sosa, de pobre primer período, y N. Vlasic ingresó por M. Pasalic.

Pero no le dio demasiado resultado; para colmo, a los 49′ se lesionó Brozovic, y debió dejarle su lugar a Petkovic. Croacia sumaba delanteros, pero ya estaba muy desdibujado en el campo de juego. Lionel Scaloni metió rápido, a los 60′, a Lisandro Martínez por Leandro Paredes. La intención era armar una línea de tres centrales para jugar contra los dos centro atacantes de Croacia, Kramaric y Petkovic, mientras se abrían por las bandas Nahuel Molina y Nicolás Tagliafico. El partido estaba controlado, pero el entrenador argentino no quería pasar sobresaltos y se apoyó en un esquema muy usado en estos tiempos, de tres centrales y dos laterales que puedan desdoblarse entre defender y pasar al ataque.

Pero si alguien creía que el destino del partido se podía modificar, Leo Messi se encargó de dejarle en claro que todo estaba dicho. Por eso elaboró una jugada espléndida por derecha, burló dos veces la marca de Gvardiol, llegó al fondo, se metió en el área, y sacó un centro exacto para la definición de Julián Álvarez. La argentina quedaba 3-0 arriba a los 68′ de juego, tras una maniobra excelsa de Messi y una definición contundente de Julián Àlvarez, quien tuvo una actuación descollante.

Exequiel Palacios reemplazó a Rodrigo De Paul, a los 73′, mientras que Paulo Dybala entró por Julián Álvarez.

Argentina ya había acabado con el partido. La diferencia en el score era muy grande, y en cada estocada parecía que llegaba un vuevo gol. lo tuvo Dybala en una apilada personal, lo tuvo Alexis Mac Allister en un balón al que no pudo entrarle bien y se le fue al lado del palo izquierdo del arco rival. Croacia se rpetía con centros que cortaban las salidas de Emiliano Martínez, un disparo de Orsic que se fue apenas alto y un intento de Modric que no prosperó. Y cuando salió el propio Luka Modric, a los 80′, agotado y extenuado, reemplazado por Majer, la rendición se firmó en modo incondicional. Es cierto que tuvo, a los 84′, una situación tras un tiro de esquina, el cabezazo cruzado y Dejan Lovren no llegó a definir, pero el match estaba escrito.

A los 85′ llegaron otros dos cambios en la Argentina: Juan Foyth entró por Nahuel Molina, y Angel Correa ingresó en reemplazo de Alexis Mac Allister.

Todo había concluído un largo rato antes. Con solvencia, autoridad y una alta autoestima, la Argentina había nocqueado a Croacia y llega llena de confianza a jugar la Final del Mundo, la sexta de su historia, que no se detiene.

Hernán O’Donnell

El Basketball del mundo cerró el año con el balance de Andreas Zagklis, secretario general de la FIBA

Fue una conferencia global, propia de estos tiempos. Vía “Zoom”, en definitiva, una plataforma que permite conectar a periodistas de todo el mundo para escuchar y preguntar al secretario general de la Federación Internacional de Basketball Asociado, FIBA, Andreas Zagklis, en una charla que duró poco más de una hora y en la que abordó diferentes temas, cuyo título estaba ligado al balance del año.

Comenzó, entonces, con un recuento de lo que se vivió en esta temporada. “El año que concluye es especial por el 90 aniversario de la fundación de la FIBA, un año en el que el Covid siguió presente y se vive la guerra en Ucrania. Fue una temporada llena de eventos FIBA, con la Copa Mundial de Basketball femenina de la FIBA-Australia 2022; con tres torneos continentales masculinos, con la Copa Asia que tuvo un gran nivel, la Americup contó con un ‘clásico’ entre Argentina y Brasil en la final, a Estadio lleno, el Eurobasket, más de un centenar de eventos de 3×3, la Copa del Mundo en Amberes y el circuito profesional de esta disciplina olímpica, los cuatro clasificatorios para la Copa Mundial de Basketball FIBA-Filipinas-Jaón-Indonesia 2023, acciones regionales. Aprendimos mucho y nuestro desafío es mejorar”, abrió el Secretario General de la FIBA la Video-Conferencia.

Y agregó sobre el gran evento que espera el Basketball del mundo para el año que viene: “2023 es el año de una Copa del Mundo con tres anfitriones. Deseamos que sea una experiencia inolvidable para los aficionados, y aguardamos por una final con 50.000 espectadores en Manila, Filipnas. Apoyamos el desarrollo y promoción de las federaciones nacionales, el basketball femenino, no solo con el Mundial de mujeres sino que tenga la mujer más participación en el deporte, en lugares de importancia, y también buscamos avanzar en los eSports-eFIBA”.

Consultado sobre el conflicto con la Euroliga por la cesión de jugadores, comentó: “Tenemos una buena relación con Dejan Bodiroga, hablamos en un buen ambiente, pero a nivel institucional, no logramos avanzar. Creo que se podrían dar unos pasos mínimos, y eso sería bueno. Por ejemplo, no hace falta que paren en toda la semana de Ventanas. Podrían adelantar el partido al martes, y entonces hablaríamos para que los jugadores pudieran acudir el jueves o el fin de semana a los partidos de las selecciones. Uno ve que se puede alterar el calendario, o ajustar los partidos en función de la Copa del Mundo FIFA, pero no se puede hacer para los partidos de clasificación a la Copa del Mundo de Basketball FIBA”, dijo Zagklis.

“A veces tenemos la sensación de que FIBA lo intenta en soledad; mandamos cartas, hemos sentado en la misma mesa a los dirigentes, hemos invitado a la NBA, realizamos sesiones de brainstorming, en septiembre tomamos la difícil decisión de modificar y aglutinar los partidos clasificatorios de noviembre para facilitar a nuestros jugadores y entrenadores poder participar, hemos dado muchos pasos”, señaló.

Pero lo que más nos atrae, es el futuro, y esto es la Copa Mundial que viene. “Tendremos nuevas propuestas para los jugadores. Por primera vez, tendremos una política de habitación individual para todos los equipos. Habrá una importante reducción de desplazamientos con respecto a lo que fue el Mundial anterior. Habrá una sola transferencia, solo para los equipos que jugarán las dos primeras rondas en Indonesia o Japón. Los equipos que estarán en Manila no serán movidos. Tampoco habrá movimientos luego de la primera vuelta, por lo que la primera y segunda ronda se disputarán en el mismo lugar donde jugaron los equipos en Fase de Grupos. Los equipos tendrán un día más de descanso”.

“Confiamos en que los grandes jugadores de la NBA estén en el torneo. Estará cerca de los Juegos Olímpicos París 2024”, lo que, creemos, será una magnífica oportunidad para que el Basketball del Mundo empiece a calentar motores, con estos dos grande eventos que se avecinan y que estarán vinculados por un breve lapso de tiempo.

Hernán O’Donnell

En un duelo de gigantes, Francia sacó una luz de ventaja

Fue un gran partido. Casi a la altura de las enormes expectativas que se habían generado, al punto de definirlo como una “Final” anticipada. Fue muy bueno, muy rico en los matices que cada partido de fútbol nos ofrece. No tuvo la intensidad que sus antecedentes prometían, ni se llenó de espectacularidad, pero ofreció un alto nivel de juego, jerarquía en las acciones, y una enorme riqueza conceptual.

Francia sacó una luz de ventaja sobre Inglaterra, porque fue un poco más preciso a la hora de definir, tuvo un poco más de frialdad para manejar el partido, y cada situación la aprovechó al máximo. No quiere decir que estuvo muy por encima del rival. De ninguna manera; Inglaterra jugó un buen partido, tuvo momentos de mayor dominio, y en definitiva, un penal que no pudo convertir lo dejó en desventaja mínima y, al cabo, eliminado.

Crédito: @FIFAWorldCup

El equipo de Gareth Southgate formó con Pickford en la valla; Walker, John Stones, Harry Maguire y Luke Shaw, en la defensa. Jordan Henderson, Rice y Bellingham en la media cancha; Zaka, Harry Kane y Phil Foden en el ataque.

El entrenador de Francia, Didier Deschamps, puso a Lloris al arco; Koundé, Varane, Upamecano y Theo Hernández; doble pivot con Tchouameni y Rabiot; por delante Dembelé, Antoine Griezmann y Killian Mbappé; y de centreforward, Olivier Giroud.

La cautela de ambos dominó el inicio del juego. No se metieron atrás, pero avanzaron con precauciones, sin arriesgar ni forzar demasiado el juego en los diez minutos iniciales. Luego, se empezaron a soltar. A los 10′ se escapó Dembelé por derecha, lanzó el centro al medio, y Olivier Giroud metió un buen cabezazo que desvió Pickford.

En su segundo ataque a fondo, Francia abrió el marcador. Upamecano recuperó un balón con una mínima falta sobre Zaka, cedió a Mbappé, este encabezó un gran contragolpe, combinó hacia el medio y apareció Tchouameni para sacar un potente tiro desde fuera del área y poner el 0-1 para Francia.

Ahí cobró ritmo el partido. El equipo británico se adelantó en el campo, aunque le costaba perforar el cerrojo que le planteaban los galos, porque se atrasó unos metros Giroud para tomar al volante central inglés, Rice, y detrás de él escalonar las marcas. Entonces le costaba a Inglaterra, pues Stones y Maguire, los jugadores libres, no conducían ni armaban jugadas. Buscaban con largos pelotazos a los costados, para Zaka y Foden, y a partir de allí, generar peligro.

A los 21′ Harry Kane metió un buen tiro que desvió Lloris. Volvió a rematar Kane, a los 28′, y otra vez surgió Lloris para sacarla al corner.

Francia cerró el primer tiempo con una buena jugada de tiro libre, bien armada y ejecutada, con centro de Hernández y el remate final de Mbappé, elevado.

Crédito: @FIFAWorldCup

Inglaterra avisó desde el inicio del segundo tiempo con un exquisito y potente tiro de Bellingham que Lloris sacó al corner, cuando iban 46`de juego. Enseguida, a los 51′, llegó el penal de Tchouanemi a Zaka, que tras las discusiones habituales, fue ejecutado a los 53′, por Harry Kane, quien con un tiro cruzado y a media altura, puso el 1-1 en el partido.

Y la temperatura subió aún más en Catar, porque Rabiot se encontró con un balón a la salida de la defensa inglesa, sacó un gran disparo y Pickford respondió muy bien para desviarlo, cuando se jugaban 54′ del partido.

Fue Inglaterra, a los 59′, con Harry Maguire, combinó con Zaka, y apareció el arquero Lloris. A los 69′ Maguire metió un gran cabezazo tras recibir un centro de la derecha, que pasó muy cerca del poste derecho del arquero francés. A los 71′ Shaw hizo un buen centro desde la izquierda, remató Zaka y el balón se fue afuera. Era el momento de Inglaterra, pero allí apareció otra vez su adversario.

A los 76′ Olivier Giroud recibió un centro casi al borde del área chica, sacó el tiro y Pickford desvió con una gran reacción. Enseguida vino el centro de la izquierda de Antoine Griezmann, cabeceó Olivier Giroud, y marcó el tanto de Francia, que lo puso 1-2 arriba en el marcador, cuando iban 77′ de juego.

Southgate movió el banco; a los 78′ puso a M. Mount por Jordan Henderson, y a Sterling por Zaka, mientras que Didier Deschamps hizo su primera y única modificación: Comán ingresó en lugar de Dembelé.

Llegó pronto el penal de Hernández a Mount, que el árbitro brasileño, Sampaio no advirtió, y el VAR lo invitó a revisar la jugada. Iban 83′ cuando Harry Kane se dispuso otra vez a ejecutar la pena máxima, y esta vez elevó su remate por encima del travesaño, con lo cual el marcador no se movió. Francia seguía adelante por 1-2, y ya el final se aproximaba. Una carta más se jugó el técnico inglés, con el ingreso de Rashford por Phil Foden, a los 84′ de juego. A los 90+5′ se lesionó John Stones y lo reemplazó Jack Grealish, en el último intento británico.

Crédito: @FIFAWorldCup

Con lo último fue Inglaterra, y a los 90+9′ tuvo una última oportunidad con un tiro libre de Rashford que se fue apenas arriba del travesaño.

Francia celebró con alta algarabía el triunfo. Fue apenas por 1-2, ajustado, apretado, sufrido por momentos. Tuvo una luz de ventaja en la certeza frente al arco, en cierto aplomo para afrontar un duelo de semejante calibre, y la fortuna que le sonrió en ese penal que Harry Kane tiró por arriba del travesaño.

Hernán O’Donnell

Con orden, sacrificio y efectividad, Marruecos llegó a las semifinales

El Mundial avanza y llega a sus partidos definitorios. La euforia domina y las pasiones crecen. Argentina ha llegado a las semifinales y la intensidad de los hinchas, lógica, razonable, y natural, ha ganado también a muchos periodistas, que son quienes más deberían conservar la calma, analizar el juego y tener una mirada objetiva, racional. La pasión de los hinchas, de la selección o de cualquier club, es la razón de ser de este deporte. La que le da color y sentido, incluso la que sostiene el negocio, aunque no lo vean con claridad. Sin hinchas que consuman, no hay negocio. Así de claro. Pero el periodismo ocupa otro lugar. Es difícil, porque el sentir social colectivo “obliga” a subirse al carro de la euforia, el triunfalismo, y el sentirse “parte del equipo”, cuando en realidad el periodismo siempre está, o debería estar a un costado, como narrador de los hechos, con la mirada que mejor pretenda, pero sin ser parte del equipo ni de la hinchada. Para ser integrante del equipo, hay que estar adentro de la delegación oficial. No hay otra. Por más cercano que se sienta, por más amigo que crea ser de los jugadores o el entrenador. Y para ser parte de la hinchada, hay que estar allí, con ella. En la tribuna. El palco es para periodistas, en un Mundial o un partido del Ascenso, de cualquier categoría. Aún con el cariño por una camiseta o una selección, que nunca se pierde, es cierto, pero debe quedar a un lado a la hora de trabajar. Pero todo se ha mezclado, los roles se desdibujaron, y se ha perdido el sentido profesional.

Crédito: @FIFAWorldCup

De esto se trata. De mantener el profesionalismo, de creer en lo que uno hace, realizarlo con honestidad, y sostenerlo contra viento y marea. El Mundial es un Campeonato de Fútbol, el máximo sin dudas, pero un Campeonato de Fútbol al fin, como el Campeonato de Primera “D”, el Torneo Federal, o la Liga de Chipre. Y como tal lo vemos, lo gozamos, lo analizamos y lo disfrutamos. Sin perder de vista a cada equipo, cada jugador, cada planteo y cada innovación táctica. Por eso disfrutamos tanto cada partido, tanto el de nuestra selección como el resto de los países. En este caso, el de Marruecos y su enorme sacrificio para vencer a Portugal y llegar a las semifinales, con una enorme expectativa e ilusión.

Portugal presentó una novedad, que en el fondo dejó de ser tal. Cristiano Ronaldo, su jugador emblemático, su figura más taquillera y más famosa a nivel mundial, ha quedado, otra vez, en el banco de suplentes. Una decisión táctica del entrenador Fernando Santos, que hizo lo más importante de un entrenador: tomó una decisión.

El equipo de Walid Regragui se presentó con Bono en el arco; Hakimi, El Yamiq, Romain Saiss, y Yahia Attiyat Allah; Ounahi, Amrabat, y Amallah; Hakim Ziyech, Youseff En-Nesyri y Sofiane Boufal.

Fernando Santos determinó que Portugal comenzara con Diogo Costa en el arco; Diogo Dalot, Pepe, Ruben Días y Raphael Guerreiro; Bernardo Silva, Ruben Neves y Otávio; Bruno Fernándes, Goncalo Ramos y Joao Felix.

Y salió un partidazo. Con un equipo, el africano, con un esquema muy claro. Línea de cuatro, Amrabat de volante central por delante de esa línea, los internos, Ounahi y Amallah más adelantados y a veces en línea con los extremos, Ziyech y Boufal, y Youssef En-Nesyri como centrodelantero.

Portugal se paró de manera bien ofensiva. Con las trepadas de Dalot por derecha y Raphael Guerreiro por izquierda, la habilidad de los extremos, Bruno Fernandes y Joao Felix, que hicieron un gran partido, más el aporte de Ramos, buscó desde el inicio. A los 4′ tuvo una llegada con un cabezazo de Joao Félix que Bono sacó al corner. El extremo portugués daba una señal del partido importante que iba a jugar, mientras que el arquero Bono también hacía su primera intervención de una tarde llena de brillo.

Respondió Marruecos con un cabezazo de Youssef En-Nesyri a los 6′, que salió por arriba del travesaño. El partido cobró temperatura muy rápido, y se hizo atractivo.

A los 30 volvió a tener una chance clara Portugal, con un tiro de Joao Félix que se desvió en un defensor, y el balón salió al corner.

Hasta que a los 41′ llegó el gol de Marruecos. Una centro desde la izquierda, el arquero Diogo Costa salió a destiempo, detrás incluso de la cobertura de Rubén Días, y por delante de ellos se metió Youssef En-Nesyri, para anticiparse y de cabeza poner el 1-0 a favor de Marruecos.

Crédito: @FIFAWorldCup

Portugal salió más apurado a jugar el segundo tiempo, y volcó el juego hacia el área rival. Cuando iban 50′ hizo sus primeras dos modificaciones. Joao Cancelo entró en lugar de Raphael Guerreiro, mientras que Cristiano Ronaldo reemplazó a R. Neves. En Marruecos, a los 56′ Dari debió ingresar por el lesionado Saiss.

Tuvo una gran chance el equipo luso a los 57′, con un cabezazo de Goncalo Ramos que salió apenas desviado. Luego, a los 63′, llegaron dos variantes en el equipo africano; W. Cheddira ingresó por S. Amallah, y B. Benoun ocupó el lugar de Y. En-Nesyr.

El partido ya tenía un argumento muy claro. Portugal lanzado al ataque, los africanos más replegados. Cuando iban 68′ llegaron el tercer y cuarto cambio del equipo europeo; Rafael Leão entró por G. Ramos, y V. Ferreira ingresó por Otavio.

Crédito: @FIFAWorldCup

El empuje de los lusos era fuerte y constante, pero todo terminaba en las manos de Bono. A los 78′ realizó su quinto y último cambio; Ricardo Horta entró por Dalot. Bruno Fernandes se ubicó de lateral derecho y Horta fue de extremo. Y se mantuvo el dominio de Portugal.

A los 80′ Aboukhal debió entrar por el lesionado Ziyech, mientras que Jabrane ingresó en lugar de Boufal, en la ventana en que Marruecos hizo su cuarto y quinto cambio.

Joao Félix tuvo un tiro extraordinario, a los 82′, que Bono sacó al corner con un vuelo tremendo. A los 90+1′ Cristiano Ronaldo se escapó de contragolpe y sacó un disparo rasante que desvió Bono, el arquero de Sevilla. Era un final a toda orquesta, con Portugal jugado en ataque y los marroquíes agazapados, a la espera del contragolpe.

Fue expulsado Cheddira, a los 90+2′, por doble amonestación. Y a los 90+5′ se escapó de contragolpe Aboukhal, solo, y Diogo Costa le tapó el remate con el pecho.

Hasta allí llegó el partido. Las lágrimas conmovedoras de Cristiano Ronaldo, que poco pudo hacer en el tiempo que jugó. La alegría de los marroquíes, que abrazan una semifinal histórica. Y el Mundial de Fútbol, que nos regala partidos vibrantes, atractivos y emocionantes que nos recuerdan que el juego está por encima del show, el colorido, el negocio, y las figuraciones de quienes buscan un protagonismo que está fuera de juego.

Hernán O’Donnell